lahaine.org

compartir

twitter  facebook  barrapunto  tuenti  Meneame  google  linkedin        
Dirección corta: http://www.lahaine.org/cG8n
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

05/05/2010 :: Europa

France Telecom: los suicidios en los tribunales

x Miren Garate
Ha habido acoso moral y se ha puesto en peligro sus vidas. Los empleados de la sucursal de Milán de Ikea también fueron a la huelga

La Fiscalía de París ha abierto una investigación sobre France Telecom, para estudiar la responsabilidad de la empresa en el suicidio de muchos de sus empleados. La inspectora dice que ha habido acoso moral y que se ha puesto en peligro sus vidas.

Uno saltó por la ventana de la oficina de un quinto paso al saber que tendría un nuevo jefe. Otro se clavó un hacha en la cabeza cuando le dijeron que le trasladarían a otro puesto a cien kilómetros. Son ya 44 los trabajadores de France Telecom que se han suicidado, 11 de ellos este mismo año (uno de Bayona). Esta empresa se ha convertido en símbolo del sufrimiento de los trabajadores, ya que parece algo más que mera casualidad que haya tantos suicidios en un mismo sitio. Sospechando que se comete acoso moral y se pone en riesgo las vidas de los empleados, la Fiscalía de París ha abierto una investigación judicial, basándose en los informes de la inspectora de trabajo Sylvie Catala. En un informe de 82 páginas ha detectado “graves ataques a la salud de los empleados y métodos de gestión con rasgos de acoso moral”. A su juicio, la dirección estaba al corriente de la situación. En efecto, los médicos de la empresa le habían dado docenas de avisos del preocupante estado psicológico de muchos empleados. La empresa, sin embargo, no hizo caso de ellos. Antes de suicidarse, muchos trabajadores han dejado cartas de denuncia de la presión soportada en la empresa.

Plan de reestructuración

La inspectora ha mencionado también el plan de reestructuración iniciado en 2006, considerado, precisamente, como la principal razón de los suicidios. France Telecom es una empresa privada desde 1990 y en 2006 puso en marcha un plan de reestructuración con la intención de reducir costes. Una de las medidas propuestas era el despido de 22.000 empleados. Los sindicatos dicen que imponen a los trabajadores objetivos inalcanzables y han denunciado duramente el plan de movilidad, tanto referente a los puestos de trabajo como geográfica.

En vista de la situación, la multinacional suspendió provisionalmente el plan. Ha adoptado otras medidas. El director, Didier Lombard, dimitió ─aún es presidente─ y desde el 1 de marzo le sustituye en el cargo Richard Stephan. Para calmar el ambiente, anunció que darán las primas en función de los “resultados sociales”. Esto es, se las subirán a los 1100 directivos, considerando la opinión que tengan de ellos los empleados. Stephan ha admitido que la situación de la empresa es “crítica”. Sin embargo, el abogado de la empresa dice que no toda la responsabilidad es de la dirección. Dice que “el sindicato Sud sostiene que la política de reestructuración está detrás de los suicidios, pero eso es actuar con ligereza”. Precisamente, el 14 de diciembre Sud interpuso una denuncia por acoso contra el ex director Didier Lombard y dos altos cargos. El sindicato ha tomado la decisión de la Fiscalía como “la primera victoria”. “No significa que al final vaya a haber acusaciones, pero al menos demuestra que la Justicia se toma en serio el tema”, dice el delegado sindical Patrick Ackermann. Aunque la Fiscalía ha abierto la investigación, aún no ha acusado a nadie.

Ese mal ambiente de trabajo no ha tenido demasiada influencia en los resultados de la empresa. Aunque el año pasado obtuvo un 26,35% menos de beneficios, en 2009 se ha embolsado 2297 millones de euros. Stephan ha destacado que son los datos son “muy buenos”.

Control sobre el tiempo en el lavabo

Los empleados de la sucursal de Milán de Ikea tampoco están a gusto con su situación y, por ello, fueron a la huelga el pasado 9 de abril. Les parece “inadmisible” que se les controle el tiempo que pasan en el lavabo. Además de eso, les han prohibido comer chicle y también se ha informado de casos de acoso. Los 542 empleados han dicho que “esa política de presión es inútil”. Preguntada por la protesta, la multinacional sueca le ha quitado importancia. Ha explicado que aplica la misma política laboral en las dieciséis sucursales que tiene en Italia, así como que actuará con “buen sentido”.

* Miren Garate es periodista económica
Berria, 10 abril 2010. Traducción para sinpermiso.info: Daniel Escribano

compartir

twitter  facebook  barrapunto  tuenti  Meneame  google  linkedin        
Dirección corta: http://www.lahaine.org/cG8n
 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

©2014 by La Haine.

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal