lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: http://lahaine.org/fC2I

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

08/11/2016 :: Mundo, James Petras

La Revolución de Octubre fue uno de los más importantes acontecimientos en la historia mundial

x James Petras - La Haine
Fue decisiva para empezar el proceso revolucionario en todo el mundo culminando con la gran revolución en China, después en Indochina y después en Cuba

Análisis de James Petras en CX36, 7 de noviembre de 2016. Escuchar: http://www.ivoox.com/analisis-james-petras-cx36-audios-mp3_rf_13649296_1.html

Efraín Chury Iribarne: Petras, queríamos una breve reflexión sobre este aniversario y sobre este camino hacia el primer siglo de la Revolución Soviética.

JP: La Revolución de Octubre en Rusia fue uno de los más importantes acontecimientos en toda la historia mundial. Podríamos decir que el primer gobierno de obreros, los Soviets como se llamaron, los consejos obreros, fue decisivo para empezar el proceso revolucionario en todo el mundo culminando con la gran revolución en China, después en Indochina y después en Cuba.

Podríamos decir que fue el inicio de todos los grandes acontecimientos mundiales donde los trabajadores tomaron el poder y empezaron a implementar sus programas sociales; y también debemos incluir las revoluciones antiimperialistas, anticoloniales que estuvieron influidas directamente e indirectamente por la Revolución Soviética.

La derrota del fascismo también es producto de la revolución en la Unión Soviética donde los ejércitos nazis, desde Hungría a Finlandia, los alemanes con Italia y sus aliados en otras partes, trataron de conquistar el mundo eliminando gitanos, trabajadores, esclavos, judíos y comunistas; fueron derrotados por el ejército soviético. Dos tercios de las Fuerzas Armadas de Alemania se tiraron contra Rusia. En otros frentes, los países occidentales -Inglaterra, EEUU-, sólo tenían que enfrentar un tercio del ejército alemán, y eso era también producto de la gran lucha soviética.

Y podríamos decir que los cambios sociales y económicos, también producto de la Revolución, a partir de las nacionalizaciones, las presiones hacia los países occidentales para igualar esos beneficios, resultaron en el Estado de bienestar social.

Ahora, las perversiones cometidas por Stalin a partir de la dictadura de los '30, podríamos decir que fueron un obstáculo para los obreros y sigue siendo un gran problema para las fuerzas populares porque con Stalin tenemos las desviaciones en el exterior, los arreglos que hicieron los soviéticos con los países occidentales sacrificando políticas revolucionarias, traicionándolas en algunos casos.

Pero más allá de eso podemos decir que el estalinismo, si queremos usar este término, fue resultado de las desviaciones y resultó en la caída de la URSS y la subida de los vasallos de EEUU, Yeltsin y todos los oligarcas. Solamente con Putin hay una recuperación del estándar de vida, de las pensiones y las posibilidades de mejorar y profundizar los cambios sociales.

Pero resulta que con las revoluciones soviéticas desapareciendo, el mundo occidental pudo intervenir con impunidad. E incluso en Rusia la pobreza se generalizó bajo el mandato de Yeltsin y sus apoyos occidentales, fue una gran derrota. La mortalidad creció, las enfermedades crecieron. Y podríamos decir que se termina el Estado de bienestar en Occidente, ya no tenía que competir con el gobierno socialista en Rusia y pudieron eliminar los programas de bienestar social con Thatcher en Inglaterra, los demás en el continente y en los EEUU.

En fin, podríamos decir que la revolución soviética fue un gran paso adelante y con Yeltsin es un paso atrás, pero con Putin hay una recuperación.

EChI: Muy bien, Petras, te agradecemos mucho esta incorporación a lo que veníamos narrando en recuerdo de la Revolución Soviética. Ahora pasamos a los temas en que estábamos interesados que comentaras. Ustedes están inmersos en pleno con las elecciones en los EEUU.

JP: Sí, es la gran subasta más que elecciones. Hemos recibido datos de que en las elecciones presidenciales, en el Senado, en el Congreso y lo demás, los políticos han gastado U$S 7.000 millones.

Entre la Presidencia y la señora Clinton han gastado por lo menos U$S 1,5 mil millones para ganar las elecciones, a pesar de que es una delincuente convertida en un candidato presidencial, que con su marido representan lo peor del capitalismo guerrerista, amenazando con una guerra nuclear. Del otro lado tenemos un candidato multimillonario que está tratando de establecer el poder del capital incondicional.

Entonces, tenemos que elegir entre un candidato guerrerista, con guerras nucleares y el otro que apoya Wall Street incondicionalmente. Los candidatos menores como el Partido Verde ni siquiera van a conseguir 3 o 4% y las abstenciones podrían alcanzar al 50% del electorado.

En otras palabras, la gente está harta, a cualquiera que le preguntas están hartos con la saturación, que los medios de comunicación diariamente mientan con promesas que nunca van a cumplir los políticos, eso es entendido.

Últimamente hemos visto análisis científicos que dicen que la gran mayoría de la gente no cree que su voto vaya a influir en el resultado, van a votar simplemente por hábito, por sentido de obligación, pero no creen que los electores van a tener alguna influencia sobre las medidas en el gobierno, por el Congreso o por el presidente.

EChI: Petras, pasamos a otra elección con alto abstencionismo en Nicaragua, se ha votado a Daniel Ortega para un tercer mandato.

EChI: Sí, el hecho es que Ortega utiliza un doble discurso. Es un candidato demagógo por izquierda apoyando aquí y allá las declaraciones en Venezuela, en Bolivia, apoyando a Cuba, pero en la práctica las grandes empresas multinacionales tienen zonas libres de capital explotando la mano de obra. Los capitalistas, incluso los ex sandinistas son los nuevos ricos, y por esa razón hay un alto nivel de abstención, porque Ortega anuló los permisos a votar la derecha dura, y como resultado dicen que hubo una abstención que supera el 50%.

Entonces, a pesar de que Ortega consigue el 71%, tal vez en la realidad consigue un 35%. Y no sé si la oposición tenía tanto apoyo tampoco pero por lo menos podríamos decir que no es exactamente un proceso revolucionario, ni siquiera es muy reformista. Es una retórica en las relaciones externas donde Ortega y su esposa están manejando las prebendas y financiando apoyo entre sectores populares pero no a partir de transformaciones sociales.

EChI: Muy bien, Petras, como siempre, seguramente tú tienes algún otro tema en el trabajo semanal.

JP: Sí, dos temas que debemos analizar, los acontecimientos en Siria donde EEUU está tratando de dividir Siria y sigue mandando tropas a Raqqa para conquistarla y dividir a Siria en dos. Los kurdos y los fascistas de un lado y los gobernantes sirios del otro. Y Raqqa está cerca de la frontera con Turquía, y eso es un problema para Washington porque apoya a los turcos invadiendo Siria e Irak y del otro lado está apoyando a los kurdos que son enemigos de Turquía. En algún momento vamos a ver que los kurdos y los turcos, una vez que conquisten Raqqa, entran en conflicto.

Y el otro asunto que podríamos considerar es la conducta de Luis Almagro, que al estar tan americanizado ya le dicen "Louis". Consideran a Almagro como el mejor representante de Washington en muchos años, como secretario general de la OEA. Y ahora está pisando la soberanía de Bolivia tratando de intervenir en un proceso judicial contra una red capitalista que ha cometido fraudes en muchos fondos públicos que manejaban a partir de una pseudofundación.

Pero Almagro está presente como los dirigentes de Washington dictan. Almagro es el tipo que cumple las tareas que se fijan en la Casa Blanca y es descarado en su forma de intervenir. O sea, si Washington tiene problemas en Venezuela, Almagro está allá. Si hay un problema con el golpe en Brasil, Almagro está allá. Ahora se mete otra vez en Bolivia donde Washington quiere imponer una política contra Evo y Almagro está allá.

Es un gran cumplidor con el imperialismo, y cuando termine su Secretaría en la OEA podrían ofrecerlo como ciudadano ejemplar para iniciar cualquier otra función imperialista.

Extractado por La Haine

compartir

                        

Dirección corta: http://lahaine.org/fC2I

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

©2017 by La Haine.

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal