Principal ImprimirImprimir | Volver al artículo
02/09/2008 :: EE.UU.

Último comunicado de Jeffrey Luers/preso libertario-ecologista-

x La Cizalla Acrata
Jeffrey Luers, preso libertario ecologista, publica un nuevo comunicado desde prisión

Jeffrey Luers, 2 Agosto del 2008. Comunicado desde prisión.

Son las diez de la mañana de un sábado. Si no estuviese en la cárcel esta sería una mañana de sábado corriente, en la que estaría bebiendo café y escribiendo un poco.

No estoy seguro de cuando empecé a pensar en mi mismo como escritor. Aunque ciertamente no es algo con lo que me sienta identificado, no me considero un “autor” ni un periodista o encuentro ninguna afinidad con las profesiones relacionadas con la escritura. Simplemente pienso en mi mismo como alguien que escribe.

Es mi tipo de arte. No es bonito, ni genial, pero cuando escribo puedo canalizar las emociones salvajes que hay dentro de mi alma. Las doy vida. A veces dejo que escapen. Algo similar a lo que debe ser escribir una noticia, algo que no he hecho nunca.

Estos comunicados, sea como sea, sirven como una crónica de mi vida en la cárcel. Las emociones ardientes, las apasionadas comparecencias, la tristeza, la alegría y el dolor de corazón.

A lo largo de los años estos escritos han servido como una ventana abierta a mi vida. No comencé a escribirlos con esa intención. Empecé a escribirlos como una manera de demostrarle al mundo y a mi mismo que ninguna celda podría acabar con mi espíritu. De cualquier manera, se han convertido en algo mucho mayor.

Mediante estos comunicados, quienes los leéis podéis obtener una pequeña aproximación a lo que es ser un preso político. No la “fama de héroe” que tan a menudo acompaña a aquellxs de nosotrxs que estamos encarcelados por practicar la acción directa, si no el sentimiento amargo que conlleva estar encerrado por un acto de protesta

El sacrificio por un principio. Por esta noble causa que crece exponencialmente cada año. Si alguien me hubiese preguntado a los 21 años cómo pensaba que iba a ser la cárcel mi respuesta hubiese sido penosamente pobre.

Por supuesto, conforme aumenta la dureza también aumenta la fuerza y la determinación: el deseo de llegar al final de todo esto. Mi corazón se rompe una y otra vez, una y otra vez, pero mantengo la cabeza alta y mis fuerzas siempre están altas.

¿Es esto lo que significa ser un héroe?, según algunos, supongo que sí. Pero personalmente creo que simplemente tiene que ver con que soy un cabezota incorregible.

He pasado años enteros soñando con mi liberación. Años. Todavía no me puedo creer el estar haciendo planes para cuando salga de aquí, pero los estoy haciendo. Hace poco una amiga lo puso en una perspectiva muy real. Me contó que estaba echando un ojo a su calendario y se dio cuenta de que iba a salir en muy poco tiempo. Tan solo 16 meses y 13 días a partir de hoy (pero, ¿quién se va a poner a contar?).

Años de soñar despierto están a punto de ver esos sueños hechos realidad. Bueno, no es así exactamente. Eso es lo malo de los sueños, nunca se hacen realidad en la manera que imaginamos.

Se hace difícil cuando los sueños no están a la altura. Nos ocurre a todxs. Es la naturaleza de los sueños, supongo. Aun así, es muy cruel cuando años de esperanza se deshacen. Es verdad que a veces caigo en el romanticismo con el que muchas veces me meto, pero no puedo hacer nada por evitarlo, soy un romántico sin esperanza.

En mi sueño siempre está ella esperando en la puerta de salida. Es un momento melancólico pero alegre. Simplemente, es ella. Además, no soy de los que les gustan las multitudes y no estoy interesado en un recibimiento del tipo “aquí llega el héroe”. Solo quiero ir a casa con ella.

No es el típico sueño que se tiene del momento de salir de prisión. No hay un motel cutre en el que nos acostamos. No tiene nada que ver con el sexo, si no con el corazón. Solo quiero que esté allí.

Lo cierto es que mentiría si dijese que siempre ha sido el mismo sueño, o las mismas mujeres sus protagonistas. Tristemente, no soy ningún desconocedor del desamor y me han dejado unas cuantas veces.

Pero este sueño era único (los otros eran en los que salían moteles cutres). En este sueño solo aparecía una mujer. Es la mujer con la que llevo imaginando ir a su casa durante tres años.La conozco desde hace nueve años, aunque no todos han sido buenos. Ha habido épocas en las que no me gustaba (momentos de los que ahora me arrepiento y por los que me ha hecho arrepentirme también)

De cualquier manera, los Buenos tiempos fueron muy buenos. La manera en que jugábamos, la sonrisa que se reservaba solo para mí, el gesto tierno y pacífico que tenía cuando dormía entre mis brazos… Y como idealizábamos la sala de visitas de la cárcel. Cuando tu vida se reduce a una sala de visitas, así es como ves esa sala.

Aun así, algunos sueños simplemente no pueden hacerse realidad y aunque lo intentes con todas tus fuerzas se acaban escapando de tus manos. A veces, por difícil que parezca, solo puedes aceptar que se vayan y esperar lo mejor. No me gustan para nada ese tipo de situaciones, pero las comprendo.

Ya os habréis dado cuenta de que no estoy escribiendo todo esto para vosotrxs, si no para ella.Es un cliché y lo sé, como el músico que escribe sobre su corazón partido en dos. Espero que me perdonéis por esta licencia que me he tomado. Algo me dice que hay un romántico sin esperanza dentro de cada unx de nosotrxs, y que no solo mis amigxs entenderán esto que escribo.

Hay cosas que deberían ser inmortalizadas. Especialmente aquellos momentos que nos convierten en mejores personas. Esta experiencia, compartida con ella durante estos años, ha sido uno de esos momentos.

Así que, mis queridxs amigxs, mientras nuestros caminos parecen separarse aquí, espero el momento en que vuelvan a juntarnos. Gracias por compartir esta parte del viaje conmigo

- Jeffrey Free Luers


La Cizalla Ácrata

 

https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/ultimo_comunicado_de_jeffrey_luers_preso