Principal ImprimirImprimir | Volver al artículo
04/02/2019 :: EE.UU.

Experto ruso en asuntos militares escribe sobre Venezuela

x kritica
Un diagnóstico sobre la agresión del régimen de EEUU a la República Bolivariana

Análisis publicado por la Revista Digital The Saker (http://thesaker.is/)

Los Neocons nunca dejan de sorprender . Su último truco con Venezuela cae en esa categoría extraña de eventos que son absolutamente impensables y, al mismo tiempo, absolutamente previsibles.

Esta aparente contradicción lógica es el resultado directo de una visión del mundo y una mentalidad que es exclusiva de los neoconservadores: una mezcla de arrogancia imperial , total falta de decencia, desprecio por el resto de la humanidad, ignorancia burda , sumada a la incapacidad de un narcisista y sociópata incapaz de tener empatía con otros seres humanos y por último, pero no menos importante, una estupidez supina .

Hay tanto que se puede decir sobre la última agresión de los EEUU a Venezuela que se podrían escribir libros enteros sobre esto, pero quiero comenzar por observar algunos aspectos específicos pero sintomáticos:

¿Recuerda la reacción casi universal de horror cuando Bolton fue nombrado Asesor de Seguridad Nacional?

Bueno, al parecer, los Neocons lo pasaron por alto por completo, o hicieron lo que siempre hacen, decidieron doblar la apuesta recuperando a Elliott Abrams como Enviado Especial para Venezuela.

Quiero decir que los Neocons son lo suficientemente estúpidos y sociópatas como para no preocuparse por los demás, pero en este caso creo que estamos tratando con una “táctica Skripal”: hacer algo tan ridículamente estúpido y ofensivo que pone a tus vasallos ante una dura elección: haz como si no te hubieras dado cuenta o, atrévete a decir algo y enfrenta la ira del tío Sam.

Y les funcionó, en nombre de la “solidaridad”, o lo que sea, los lacayos más fieles del Imperio se alinearon inmediatamente detrás de la última agresión estadounidense contra una nación soberana, a pesar del hecho evidente que esta agresión viola todas los principios más sagrados del derecho internacional.

Esta es exactamente la misma táctica que cuando te hacen limpiar los inodoros con un cepillo de dientes o hacer flexiones en el barro durante un entrenamiento militar básico: no solo es para condicionar una obediencia total, sino también para hacer que renuncies públicamente a cualquier apariencia de dignidad.

La dura realidad

Sin embargo, este no es sólo otro caso donde la historia se repite como una farsa. Es difícil exagerar lo totalmente ofensivo que es un personaje como Elliott Abrams para los latinoamericanos que recuerdan la sangrienta debacle de EEUU en Nicaragua. Los Estados vasallos ahora tienen que renunciar a cualquier tipo de dignidad frente a su propia gente y actuar como si Abrams fuera un ser humano respetable.

Creo que este tipo de “condicionamiento de la obediencia mediante la humillación” no significa que los neoconservadores sean idiotas, mas bien me parece que es una táctica deliberada que, por supuesto, será contraproducente y terminará lastimando a los títeres de los EEUU en todo el mundo.

Me parece que los antiguos Neocons están demostrando que están asustados y paranoicos al poner a Abrams en un puesto clave pese al fuerte olor a naftalina que emana de él. Pareciera que la Casa Blanca simplemente ya no pueden hacer nada, Todos sus pseudo-éxitos están inevitablemente seguidos por fracasos vergonzosos.

La buena noticia de la Presidencia de Trump es que la estupidez puede llegar a ser buena porque estas personas sólo adelantarán el colapso del Imperio anglo-sionista, lo cual es algo muy bueno. Lo malo es que los Neocons se están resistiendo a un colapso lento y gradual. En cambio, están creando una dinámica en la que un colapso repentino y catastrófico, se vuelve mucho más probable.

Todos hemos visto la última aparición de Bolton con un cuaderno amarillo donde se leía : “5.000 soldados a Colombia” . Esto podría significar que Bolton este senil o que no le importe nada. Lo dudo. Creo que es sólo otra manera ,nada sutil ,de amenazar a Venezuela con una invasión dirigida por EEUU. Y, en serio, ¿por qué no?

Si el Imperio cree tener la autoridad para decidir quién debe ser el Presidente de Venezuela, tiene que respaldar esta postura con una amenaza, la pregunta obvia es ¿Cómo recibirá esta amenaza los venezolanos?

La respuesta depende, en gran medida, de cuán creíble sea esa amenaza. Ahora, “5. 000 soldados” podría significar cualquier cosa, desde un equipo de combate de brigada de infantería hasta una combinación típica estadounidense, de tantas fuerzas como sean posible para quedar bien con todos estamentos militares y dar a todos una parte de lo esperado ( repartir el “pastel de victoria” le llaman)

En este punto, prefiero no especular y obtener información técnica sobre cómo podría estructurarse tal fuerza. Supongamos que será una fuerza creíble y bien entrenada . Entonces analicemos cómo los venezolanos podrían reaccionar ante una intervención de este tipo.

El estado de los militares venezolanos.

En este asunto tengo suerte porque cuento con un amigo latinoamericano de confianza que ahora es Teniente Coronel retirado y que trabajó en Venezuela con su ejército en un tipo de entrenamiento que no puedo revelar. Mi amigo tuvo acceso a casi todas las unidades e instalaciones militares del país y, hace apenas un par de años, compartió conmigo su impresión sobre el ejército venezolano. Aquí está lo que me dijo:

Un militar, cualquier militar, es siempre producto de la sociedad en que vive, esto también es cierto en Venezuela. Sería una tontería no admitir que la economía venezolana es un desastre y creer que las fuerzas armadas venezolanas son un ejemplo de profesionalismo, honestidad y patriotismo. La triste realidad es muy diferente.

 Por un lado, gran parte de los militares venezolanos son corruptos, al igual que parte de la sociedad. En un país cuya economía está implosionando, esto No debe sorprendernos. Además, durante años, tanto Chávez como Maduro han librado una batalla cuesta arriba para eliminar a traidores y enemigos de clase (en un sentido marxista) entre los militares venezolanos y reemplazarlos con elementos “socialmente cercanos” a los sectores más pobres de la sociedad.

 A decir verdad, esta fue una estrategia parcialmente exitosa, como se vio en el último intento de golpe. Los militares venezolanos apoyaron de manera abrumadora la Constitución venezolana y la legitimidad de Maduro. Sin embargo, ese tipo de lealtad a menudo sobrevive en medio del profesionalismo y el riesgo de corrupción, como hemos visto con el agregado militar venezolano en los EE UU, que claramente es un agente estadounidense.

 Me temo que la situación actual en Venezuela podría ser similar a lo que fue en Siria en las etapas iniciales de la guerra anglo-sionista contra este país, cuando una veintena de altos funcionarios del gobierno sirio demostraron ser traidores y / o agentes estadounidenses.

 En Siria, el gobierno volvió a tomar el control de la situación, pero sólo con la ayuda de Irán y Rusia y luego de ser casi derrocado por las fuerzas de Takfiri dirigidas por EEUU.

La buena noticia, según mi amigo, es que las fuerzas especiales venezolanas (tropas del ejército, tropas de infantería de la selva, unidades de contrainsurgencia “Caribe” y , unidades aéreas, etc.) están en una forma mucho mejor y podrían formar el núcleo de una fuerza de resistencia a la invasión, no muy diferente a la Guardia Republicana de Irak.

La mayor diferencia con Irak es que en Venezuela la mayoría de la gente todavía respalda a Maduro y que cualquier fuerza de invasión debería encontrar mucha resistencia del tipo que EEUU encontró en Irak después de la invasión del país. Además pese a que Hugo Chávez logró que la guerrilla de izquierda aceptarán detener sus operaciones militares en Colombia, estas fuerzas han mantenido todas sus armas “por si acaso”. Esta combinación con seguridad es muy peligrosa, a medio y largo plazo.

Hay que tener en cuenta que a los oficiales corruptos no les gusta el combate y que, si bien pueden ayudar a una fuerza de invasión de los EE UU, solo lo harán mientras las cosas parezcan fáciles, pero tan pronto como las cosas vayan mal (que es lo que siempre ocurre) las fuerzas de invasión correrán tan rápido como puedan.

Entonces, si bien la corrupción endémica ahora parece ser un problema para el gobierno de Maduro, se convertirá en un problema para los EEUU tan pronto como el gobierno legítimo sea derrocado.

Las comparaciones son necesariamente difíciles y terriblemente crudas, pero con estas advertencias, no piense en “Siria”, sino en “Irak” cuando considere los posibles resultados de una invasión de los EEUU.

El estado del pueblo venezolano.

Esto es realmente crucial. Las reformas de Hugo Chávez enajenaron a muchos venezolanos, especialmente a aquellos que hicieron su fortuna sirviendo los intereses de los EEUU y que se convirtieron en su versión típica de una burguesía “compradora” pero también afectó a gran parte de la clase media, que está molesta y enojada.

Sin embargo, las reformas dieron poder a un gran número de venezolanos pobres que, por primera vez, sintieron que un gobierno defendía sus intereses y que ya no vivían en la pobreza extrema bajo un régimen respaldado por EEUU.

Es probable que estas personas combatan con firmeza (no necesariamente de manera competente) para mantener los derechos que adquirieron durante los años de Chávez. Incluso hay “Chavistas sin Chávez “, que son una facción más pragmática, menos ideológica, que reconocen los errores de Chávez pero que no quieren que su país se convierta en una colonia estadounidense al estilo colombiano.

De todas maneras, las políticas populares de Hugo Chávez dejaron una huella muy profunda en el país y se puede esperar que muchos venezolanos tomen las armas y resistan una invasión de los EEUU y Colombia.

¿Cúal sería el resultado?

Creo que todos debemos expresar nuestro sincero agradecimiento por el nombramiento de “Elliott Iran-Contra Abrams “ . Esta nominación ha hecho más que cualquier propaganda del gobierno venezolano para explicar de manera clara y directa al pueblo que está haciendo EEUU y por qué.

Ahora en serio , Ron Paul o Tulsi Gabbard hablando de democracia son una cosa, pero tener pandilleros y matones psicópatas como Pompeo, Bolton y Abrams como responsables nos envía un mensaje fatal. Este mensaje es que estamos lidiando con un asalto provocado por dos consideraciones muy crudas:

Primero, retomar el control de los inmensos recursos naturales de Venezuela.

Segundo, demostrarle al mundo que el tío Sam todavía puede, ” atacar un pequeño país y demostrar al mundo que EEUU habla en serio ”

El problema obvio es que nadie toma en serio a los militares de EEUU porque no han sido capaces de derrotar, desde hace décadas, a ningún país de se decide resistir una agresión.

Las diversas fuerzas especiales de EEUU , que normalmente encabezan cualquier invasión, tienen un registro especialmente espantoso de fallas cada vez que dejan de posar para las cámaras y tienen que participar en un combate real.

Estoy seguro que a nadie en el ejército venezolano le importan películas como “Rambo” o “Delta Force” . Mientras tanto es seguro que estudian atentamente cómo actuaron los fuerzas especiales de USA en Somalia, Granada, Irán y otros lugares. También puedo apostar por los cubanos, (que son muy competentes) que han tenido muchos años de experiencia en Angola y en otros lugares; ellos compartirán su experiencia con sus colegas venezolanos.

Por último, pero no por ello menos importante, hay muchas armas en circulación en Venezuela y las milicias populares y la Guardia Nacional estarían felices de distribuir más armas en la población local si una invasión pareciera tener éxito.

El estado del imperio y su marioneta-presidente

Bueno, aquí la frase “locura es repetir lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes” es la mejor descripción posible de las acciones de los EEUU. Solo observe esta secuencia:

– Los líderes del Imperio anglo-sionista han nombrado un híbrido de Obama y Macron llamado Juan Guaido como “Presidente interino legítimo”

– Las marionetas estadounidenses en Europa y América Latina se alinean inmediatamente detrás del tío Sam

– EEUU promete una guerra (también conocida como ” graves consecuencias “) si Guaido es arrestado

– El imperio roba a Venezuela miles de millones de dólares en activos

– El Imperio entrega parte de ese dinero a la “oposición moderada” para financiar una insurrección

– La “oposición” venezolana pide armas estadounidenses

– Los medios vasallos del Imperio lanzan una información sobre aviones rusos que se llevan oro venezolano fuera del país

– El Imperio sabotea a la mayor petrolera de Venezuela.

– El Imperio entrega un ultimátum evidentemente inaceptable a Venezuela, el cual es evidentemente rechazado.

– Ningún político occidental se atreve a decir una sola palabra sobre esta violación masiva todos los principios más sagrados del derecho internacional. De hecho la ley internacional ha estado muerta desde la guerra de EEUU y la OTAN contra el pueblo serbio, por lo que esto no esto no es una “noticia” …

¿Esta mezcla de neoconservadores, gerontocracia más miembros del estado profundo es realmente efectiva? ¿Creen que esta vez van a “ganar”? Más relevante aún : ¿Alguna vez esta receta funcionó en el pasado?

Yo diría que si aceptamos el argumento, que el objetivo es “restaurar la democracia”, entonces obviamente “no ha funcionado nunca“. Pero si el objetivo es destruir un país, entonces ha funcionado, muy pocas veces.

Algunas esperanzas mal puestas

Recibo muchos correos electrónicos que sugieren que Rusia podría hacer en Venezuela lo que hizo en Siria. Déjame decirles inmediatamente que esto no va a suceder. Sí, hay muchos rusos en Venezuela, pero los “rusos no llegarán”.

Por un lado, nunca dejaré de repetir que la intervención rusa en Siria fue muy pequeña, y que incluso si esta pequeña fuerza resultó formidable, realmente actuó sólo como un multiplicador de fuerza para las fuerzas del gobierno sirio, los iraníes y Hezbolá .

Sin embargo, el despliegue de esta fuerza tan pequeña requirió un gran esfuerzo logístico de Rusia, cuyo ejército (siendo puramente defensivo) simplemente no está estructurado para una proyección de poder a larga distancia. Siria está a unos 1.000 km de Rusia, Venezuela está cerca de 10 veces más lejos.

Sí, ya sé, unos pocos Tu-160 visitaron Venezuela dos veces y hay asesores rusos en el país y los venezolanos tienen unos pocos sistemas de armas rusos bastante buenos. Pero aquí, de nuevo, este es un juego de números. Un número limitado de aviones de combate de fabricación rusa (ala fija y giratoria), misiles de defensa aérea o incluso un gran número de MANPAD avanzados o rifles de asalto no serán suficientes contra una invasión de EEUU y Colombia.

Luego está el terreno de batalla . Gran parte de Venezuela es difícil de acceder, pero no para las fuerzas con la experiencia en la jungla que tienen el ejército estadounidense y él colombiano. Además, no hay absolutamente ninguna necesidad de invadir todo el país para derrocar al gobierno legítimo.

Para eso, todo lo que se necesita es controlar algunas instalaciones claves en algunas ubicaciones clave y listo. Por ejemplo, no veo que la USAF o la USN pierdan tiempo en un combate aire-aire contra los (pocos) Sukhois venezolanos; simplemente los destruirán en sus hangares junto con las pistas y los radares de control de combate aéreo y los puestos de mando.

Por lo tanto, el terreno no impedirá que el Imperio suprima las defensas aéreas venezolanas y tan pronto como esto se haga, se puede esperar la combinación habitual de ataques con bombas y misiles que creará caos, destruirá las capacidades de comando y, básicamente, tratará de desorganizar gran parte de las fuerzas militares venezolanas. De esta manera las fuerzas estadounidenses instaladas en Colombia y los barcos de la USN, que están frente a la costa venezolana podrán lanzar tantas golpes mortíferos como deseen.

La esperanza que Rusia y China de alguna manera resuciten la economía venezolana también son infundadas. Primero, ninguno de los países está interesado en verter dinero en un pozo sin fondo. Una cosa es firmar contratos que probablemente generarán un retorno de la inversión y otra muy distinta es arrojar dinero en un pozo sin fondo (como lo han descubierto EEUU y Europa en Ucrania).

En segundo lugar, la economía venezolana está tan profundamente enredada en el sistema financiero internacional de EEUU y del Reino Unido que ni China ni Rusia pueden hacer nada al respecto.

Esto no quiere decir que las sanciones, la subversión y el sabotaje de los EEUU no hayan jugado un papel importante en el colapso de la economía venezolana. Sí lo hicieron, pero es igualmente cierto (para los especialistas rusos) que muchas de las reformas chavistas fueron frustradas y los cambios han llegado demasiado tarde.

Pero no nos equivoquemos . No hay que comparar manzanas con naranjas: el objetivo del Imperio es destruir la economía venezolana, mientras que la objetivo chino y ruso es , al menos en teoría, rescatarla. Destruir es mucho más fácil que construir, por tanto toda comparación es errónea y fundamentalmente injusta.

Realmente no quiero ofender a los partidarios de Hugo Chávez y sus ideales (me incluyo en esa categoría) pero los informes sobre el colapso económico en Venezuela no sólo es “propaganda de los EEUU”.

Lamentablemente, gran algo de esto es cierto. Pero lo que dice la propaganda es exagerado, desequilibrado, de hecho esconde, interesadamente, los éxitos reales de las reformas de Chávez. Esto explica el continuo apoyo popular que, a pesar de todo, sigue disfrutando el gobierno de Maduro. Sin embargo, el panorama general es muy sombrío y Venezuela deberá tomar medidas consistentes para recuperarse de la situación actual.

 ¿Hay todavía esperanza?

Hace poco respondí lo siguiente a un amigo que me preguntó acerca de una posible intervención rusa en Venezuela: ”Yo no confío ni en el ejército venezolano, ni en la ayuda china o rusa, creo que nuestro mejor aliado es la increíble capacidad de los estadounidenses para cometer actos con estupidez, ignorancia, arrogancia y cobardía “.

En efecto, lo que pasa actualmente con la “política” de los EEUU en Venezuela es una buena herramienta para hacer un diagnóstico. No sólo diagnostica la degeneración moral y la patología mental de los líderes estadounidenses, sino también descríbe el estado real de desesperación y caos del Imperio .

Bajo Obama, a pesar de todas sus fallas y debilidades, EEUU logró subvertir una lista de países latinoamericanos cruciales (como Brasil o Argentina), pero ahora ni siquiera pueden hacer eso.

El tipo de travesuras de la pandilla de Pompeo, Bolton y Abrams es asombroso por su crudeza y, francamente, hace que la supuesta “nación indispensable” parezca absolutamente ridícula. Estos perdedores ya tuvieron que retirarse varias veces de otros escenarios, y aún así piensan que sus métodos de acoso pueden ser exitosos. Ellos no entienden que su inmensa potencia de fuego nunca será un sustituto para el cerebro humano.

En su corta historia los EEUU casi siempre han actuado como una empresa criminal dirigida por pandilleros brutales, pero en el pasado algunos de estos pandilleros podían ser bien educados e inteligentes (pienso en James Baker). Hoy en día el Imperio es manejadas por ignorantes. Ahora, un ignorante armado pueden ser muy peligroso, pero nunca será efectivo.

Conclusión

En este momento, los EEUU, respaldados por sus diversas colonias y estados vasallos, parecen estar listos para dar un golpe mortal a Venezuela y, a decir verdad, podrían ser capaces de hacer eso. Pero mi intuición me dice que volverán a fallar.

Esto último no quiere decir que Venezuela no tenga un problema muy grave. Pero, creo que a pesar de estar en una condición crítica, Venezuela podrá recuperarse, al igual que Siria. Después de todo, el ejemplo sirio demuestra que es posible resistir una fuerza invasora superior y al mismo tiempo realizar con éxito las reformas necesarias.

Sí, la Caracas de hoy está en peligro, pero la ciudad de Alepo estaba mucho peor hasta que fue liberada (pese a que todavía está en ruinas). Los yanquis (para usar la expresión latinoamericana habitual) son como los israelíes: capaces de devastar un país por la violencia pero incapaces de permanecer en su territorio; si las cosas no van rápido se empantanan en algún lugar.

Incluso podrían hacer lo que hicieron en Irak y Afganistán: construir embajadas obscenamente enormes, crear una zona especial a su alrededor y quedarse quietos mientras el país este envuelto en una sangrienta guerra civil.

De esta manera, podrían proporcionar imágenes a la CNN y compañía, con un “vecindario pacífico”. Este sueño norteamericano sería desastroso para la nación venezolana. Por eso todos tenemos que tratar de prevenir un resultado como este.

Con suerte, los fracasos humillantes de otras sangrientas invasiones quizás logren convencer a algunas personas responsables en el Pentágono y logren evitar que EEUU se involucre en otra guerra estúpida e inmoral orquestada por los Neocons.

www.kritica.info

 

https://www.lahaine.org/mundo.php/experto-ruso-en-asuntos-militares