Principal ImprimirImprimir | Volver al artículo
20/03/2019 :: Venezuela

El 23F terminó como una guarimba más

x Mario Hernández / Claudio Katz
Entrevista con Claudio Katz, de Economistas de Izquierda (EDI) :: Estamos en el debut de un tercer fracaso imperialista en Venezuela

M.H.: Escribiste (en https://katz.lahaine.org/) un artículo titulado "Venezuela define el futuro de toda la región". ¿Por qué?

C.K.: Porque es evidente que lo que allí suceda determinará si en toda América Latina se afianza un giro al autoritarismo liberal o un proceso opuesto de retomar un curso de emancipación popular. Yo creo que lo interesante de la coyuntura de estos días es que los fracasos de los golpistas se están acumulando. Tuvieron un primer fracaso con la autoproclamación de Guaidó que dijo que iba a convocar a elecciones en 30 días. Ha pasado el tiempo y el hombre no ha podido cumplir ninguna función presidencial.

La derecha venezolana es experta en fracasos golpistas, porque no olvidemos que falló 5 veces desde 2013, este tampoco le está saliendo. Lo que ocurrió el sábado 23 es el segundo fracaso. Era el día "D". Toda la oposición apostaba a hacer pasar los camiones, no pasó ninguno y se demostró la farsa de la ayuda humanitaria, porque la condición de una ayuda humanitaria es la imparcialidad política. Tiene que haber una entidad neutral que deslindada de los bandos en disputa auxilia a los que están necesitados. Ni la Cruz Roja, ni las Naciones Unidas, ni Médicos Sin fronteras, ni ningún organismo neutral participó. En realidad si ellos querían auxiliar al país lo primero que tenían que hacer era desbloquear las cuentas que impiden la financiación de Venezuela. Es la misma hipocresía que el embargo sobre Cuba.

Yo creo que se ha definido muy bien ese operativo como un caballo de Troya, era el disfraz de una acción militar, porque era una ayuda humanitaria que llegaba con aviones despachados desde las bases norteamericanas del Caribe y coordinada por contratistas del Pentágono. Lo del sábado 23 fue una farsa increíble. El famoso puente que decían que Venezuela bloqueaba para impedir la ayuda, nunca fue inaugurado y está construido hace 3 años. Los colectivos que decían que se quemaban, se quemaban del lado colombiano. Se pareció mucho a la farsa de Bush con Saddam Hussein con las armas de destrucción masiva, que nunca existieron y que fueron el gran pretexto para el operativo de ataque a Irak.

El sábado 23 terminó como una guarimba más, como un grupo de provocadores derechistas haciendo un operativo sin ningún significado y los que esperaban la gran deserción militar, una especie de muro de Berlín que se iba a caer con regimientos masivos pasando al lado colombiano, no pasó. Hubo presión sobre los cuarteles y no pasó nada.

Me parece, y esto es un poco más especulativo, que estamos en el debut de un tercer fracaso, porque el vicepresidente brasileño ya dijo que se opone a una invasión militar. Hay un choque con Bolsonaro; la cúpula militar, que es la que está ejerciendo el gobierno efectivo de Brasil, está diciendo "No me gusta el traslado de la embajada brasileña a Jerusalén", "No me gusta la base de Alcántara", "No quiero meterme en una aventura militar contra Venezuela". Entonces todo este Grupo de Lima está empezando a hacer agua.

Por eso el vicepresidente Mike Pence le está reclamando a Guaidó que lo engañó, porque no hay deserción militar, la base social del chavismo se sostiene, el régimen no se viene abajo y lo de Brasil es importante porque si pone un freno, Colombia también empezará a vacilar. Colombia sola no va a estar muy dispuesta a lanzarse en una operación militar. El opositor Petro ya está haciendo campaña en contra y están los países ridículos, Piñera haciendo ese show absurdo de ir hasta Cúcuta, volvió con las manos vacías, lo mismo Paraguay y Panamá.

Por lo tanto hay fracasos, en la proclamación, en el operativo de la ayuda humanitaria, en el Grupo de Lima. La gran pregunta es si van a subir la apuesta y si van a intentar una operación militar. Yo lo veo difícil. Hay muchas declaraciones, está la ultraderecha norteamericana en Cúcuta, está Marco Rubio, Díaz-Balart, estos arquitectos de masacres que son Elliott Abrams y John Bolton. Hay muchas declaraciones brabuconas pero es muy difícil lanzarse a una captura territorial y armar un gobierno paralelo siguiendo el modelo de Medio Oriente. Es más difícil todavía armar todo un contingente militar latinoamericano del tipo del que fue a Haití. Yo creo que lo que van a intentar son operativos fronterizos, de terrorismo, de acción acotada; tipo la contra nicaragüense de los ´80 y '90. El problema es que Trump está con muchísimos problemas, en un retiro militar en Siria, en Afganistán, en Irak; está intentando hacer las paces con Corea del Norte porque no se atreve a mucho más. Las posibilidades de Trump de repetir la invasión de Granada en 1983, la de Panamá de 1989, la acción en Honduras de 2009, es muy difícil. Europa no acompaña, hay una crisis muy fuerte en la OTAN. Por lo tanto, creo que la buena noticia es que están en problemas, la derecha está en problemas y también tenemos que hacer un balance del otro lado.

Es una lucha de David contra Goliat, pero así fueron siempre las grandes gestas

Te iba a consultar por eso, porque si bien hasta ahora la entendemos como una batalla ganada, la situación económica de Venezuela tiene serios problemas. Vos mismo en esa nota que mencionaba al principio de la entrevista señalás una caída del 30% del PBI, del 50% de la extracción de petróleo y el fenómeno de la hiperinflación inmedible a esta altura.

La situación es gravísima y se va a agravar más ahora porque el bloqueo se va a acrecentar. EEUU ha expropiado Citgo con lo cual no se sabe qué es lo que va a ocurrir con la afluencia de dólares que necesita Venezuela. Hay un colapso de la economía que tiene un primer gran responsable en la guerra económica, en el sabotaje exterior, el cerco; pero también una responsabilidad, la improvisación, la impotencia, la complicidad del gobierno con la boliburguesía.

Ahora hay un momento de replanteo. Hay muchos economistas del chavismo crítico que están planteando que es el momento de producir un giro, porque Venezuela necesita responder a la nueva agresión de embargos y expropiación de Citgo y el punto de partida es una moratoria de la deuda. Venezuela ha pagado unos 70.000 millones de dólares en concepto de intereses de la deuda, pero ahora se quedó sin nada. Entonces hay muchos economistas que plantean la importancia de una moratoria inmediata de la deuda, diferenciando claramente los títulos en función de cada acreedor. Venezuela necesita mantener una red de alianzas económicas internacionales, que es indispensable y una política económica asentada en las comunas, en la acción de la economía popular pero con una orientación macroeconómica totalmente distinta. Y creo que es posible un giro de este tipo porque hay decisión de luchar.

Lo que demostró este último mes es que hay un pueblo y un gobierno, porque el chavismo no se reduce ni a Maduro ni al PSUV; es una construcción política que abarca a todo el pueblo venezolano y hay una decisión de resistir, a diferencia de lo que ocurrió con Dilma en Brasil. Maduro ha convocado 6 movilizaciones en días, y disputa de igual a igual la calle con la derecha. Hay un sentimiento patriótico muy fuerte en el Ejército que bloquea la campaña para que haya deserciones.

300 deserciones sobre 300.000 efectivos.

Una cifra ridícula, porque hay una construcción en el Ejército de 20 años de conciencia soberana, hay una educación socialista en las FF AA. Además el gobierno está actuando con inteligencia, está manteniendo una serenidad frente a las provocaciones. Yo creo que aprendió de las guarimbas de 2017, contra las bandas fascistas lanza gases lacrimógenos, evita que lo lleven a un conflicto armado y sobre todo manteniendo la bandera de la paz.

Nadie quiere una guerra civil y el gobierno insiste en que Trump es eso. Plantean que no quieren una masacre, ni que se repita lo de Libia. Han pasado 8 años del golpe de Gadafi y Libia no existe, quedó desmembrada, el principal campo petrolífero está cerrado porque los grupos armados se lo disputan, cada potencia tiene un jeque local con el que hace negocios.

Entonces, yo creo que el gobierno venezolano lleva adelante acciones medidas, cierra la frontera, rompe relaciones con Colombia porque desde allí se prepara la agresión, pero tiene una estrategia internacional inteligente, es mayor el número de países que reconocen su gobierno que los que reconocen a Guaidó, una alianza militar con Rusia, el evitar que la ONU repita lo de Saddam Hussein, que saque una declaración que legitime la invasión. Es una lucha de David contra Goliat, no hay que perder esto de vista, pero así siempre fueron las grandes gestas.

Y para América Latina, volviendo a la primera pregunta, es clave, define todo. Yo creo que si triunfa la derecha es como el golpe de Pinochet, es el mismo significado, es un cambio de época, un 1973 en América Latina, por eso es tan importante la resistencia, y superar ese clima de derrotismo que hay entre muchos progresistas mientras se desvanece la superficialidad del triunfalismo que hay en la derecha. Se puede resistir, Cuba hace más de 5 décadas que resiste, Irán hace 4 décadas. Es una lucha complicada claro, porque aquí lo que hay es una lucha de distinta generación, no sólo es una campaña militar, es desmoralizar al enemigo a través de los medios de comunicación y en la batalla por la opinión pública. Lo que tiene Venezuela es que la guerra de la opinión pública la está comandando una persona de torpeza mayúscula como Trump y todos los facinerosos de Miami.

Además el conflicto se está internacionalizando. Es interesante porque aparecieron banderas a favor de Venezuela entre los chalecos amarillos de Francia. Otro ejemplo son los bufones musicales del imperio que fueron a la frontera de Colombia a hacerle una comparsa a la derecha; tuvo respuesta del otro lado, Roger Waters ha emitido unos tweets muy importantes convocando a una organización musical alternativa. La gente de La Bersuit estuvo en Venezuela en un musical alternativo.

Estás con el golpe o estás en defensa de Venezuela

Y el pronunciamiento de Pamela Anderson criticando a la diputada progresista de Nueva York planteando que la lucha en Venezuela es entre el totalitarismo y la democracia. Yo creo que eso también es un síntoma más de lo que estás comentando.

Claro. Y un tema más tiene que ver con que hay una divisoria de los que están en un campo o en el otro, estás con el golpe o estás en defensa de Venezuela. Lo que cada vez tiene menos espacio es ese mundo neutralista de algunos intelectuales que piensan que hay que estar en el medio, que Maduro es tan culpable como Guaidó, que el gobierno de la derecha es igual al gobierno del chavismo. Yo creo que afortunadamente ese tipo de posicionamientos está perdiendo fuerza y lo comento porque he visto un acontecimiento vergonzoso, un sector de intelectuales de izquierda en Venezuela tuvo una reunión con Guaidó.

Sí, te referís a la reunión del grupo de Marea Socialista.

Exactamente. Es vergonzoso, inadmisible. No importa el contenido, sino el hecho. Pueden haber conversado lo que quieran, lo que importa es la foto. Pero además porque la función de un movimiento o partido de izquierda no es ser intermediarios, no es ser organizadores de una mediación, para eso están Uruguay, México, el Vaticano. Una organización de izquierda tiene que decir a qué marcha va, con qué sector se ubica. Es importante tomar distancia. Sobre todo porque esto va de la mano con ideas muy equivocadas como que el gobierno de Maduro es una dictadura, o un gobierno totalitario, lo cual es totalmente absurdo.

Yo no estoy de acuerdo con muchísimas cosas del gobierno de Maduro, muchísimas, podría escribir un cuaderno con las cosas con las que disiento. Pero no es un gobierno represivo, en realidad es un gobierno que es más permisivo que otra cosa. Muy pocos gobiernos tolerarían lo que está tolerando Maduro. Las comparaciones con Siria no tienen ni pies ni cabeza. Es un gobierno que no persigue sectores populares, pone presos a los que tiene que poner presos que son a los fascistas que arman golpes de Estado y no están presos por sus opiniones sino por organizar golpes de Estado. Además es tan ridículo que se diga que es una dictadura cuando todos los días hay una marcha multitudinaria de la derecha y una marcha multitudinaria del gobierno.

Aparte una situación como la de Guaidó no es aceptable en ninguna parte del mundo y encima sin ningún poder.

Exactamente. Así que yo creo que lo bueno es que hay una conciencia en Argentina.

Ojo porque ha habido un cierto corrimiento del FIT. Yo recuerdo que el año pasado el "Pollo" Sobrero pidió en la embajada de Venezuela la renuncia de Maduro.

Sí. Yo creo que es muy auspicioso lo que está pasando aquí en el plano de la izquierda porque recordá que cuando fueron las guarimbas de 2017 hubo un debate muy grande en la izquierda, hubo un sector que pensaba que no era la derecha, que pensaba que el culpable era Maduro. Hubo muchas vacilaciones y me parece que ahora hay un giro y una posición muy correcta de toda la izquierda que no solo denuncia el golpe sin vacilar, sino que hacen marchas y movilizaciones.

Y la primera movilización la hizo el FIT a Cancillería por este tema.

Claro, es muy positivo. Y también creo que es muy positiva la posición que en general está tomando el kirchnerismo. Hay infinidad de matices en esto, pero en general han tenido una posición de cuestionamiento al golpe. Este conflicto se observa por los trazos gruesos y no por el detalle. Han tenido una actitud de denuncia del golpe y es importante porque del otro lado del peronismo los tenemos a Urtubey, a Massa y a Pichetto que apoyaron a Guaidó. Han sido más macristas que Macri.

Yo tengo la impresión que el propio Macri está empezando a poner paños fríos. Él es un cruzado de la primera hora, exime a los venezolanos del hostigamiento a los extranjeros, hizo la payasada de nombrar embajadora a una funcionaria de su administración, pero se fue a Vietnam en vez de ir a Cúcuta. Esta vez se dio cuenta que las payasadas tienen un límite. Así que hay que seguir en la lucha, en la movilización y en la primera fila defendiendo al pueblo venezolano contra el imperialismo.

La Haine

 

https://www.lahaine.org/mundo.php/el-23f-termino-como-una