Principal ImprimirImprimir | Volver al artículo
19/04/2003 :: Estado español

Info Métodos de tortura

x Uhuru

Métodos de tortura

Los métodos de tortura que se utilizan contra las ciudadanas y ciudadanos vascas detenidas bajo régimen de incomunicación son métodos que han sido científicamente estudiados para mejor obtener los objetivos marcados.
La experiencia de la tortura implica un proceso de puesta en cuestión de la propia identidad.
Los métodos de tortura han ido variando a lo largo de los años. Actualmente se utilizan formas mas sofisticadas, encaminadas a evitar dejar huellas en la superficie corporal que puedan ser detectadas en un examen médico. Así, se observa una irrupción de técnicas denominadas psicológicas.  

Definición y descipción de los metodos de tortura

Según recoge la ONU en el primer artículo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: "A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "Tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas."
En base a esta definición, universalmente adoptada, cuando hablamos de la tortura nos referimos a los sufrimientos graves que se inflijan a una persona, sufrimientos que pueden ser físicos o psicológicos, cuando sea infligido por un funcionario público o persona en el ejercicio de funciones públicas.
Los métodos de tortura que se utilizan contra las ciudadanas y ciudadanos vascas detenidas en régimen de incomunicación son métodos que han sido científicamente estudiados para mejor obtener los objetivos marcados. La experiencia de la tortura implica un proceso de puesta en cuestión de la propia identidad. Los métodos de tortura han ido variando a lo largo de los años. Actualmente se utilizan formas mas sofisticadas, encaminadas a evitar dejar huellas en la superficie corporal que puedan ser detectadas en un examen médico. Así, se observa una irrupción de técnicas denominadas psicológicas.
Los métodos de tortura han sido definidos habitualmente en métodos físicos y métodos psicológicos. Los primeros serían aquellos aplicados por agresión y/o provocación de efectos de sufrimiento físicos. Los métodos psicológicos son aquellos que, sin agresión física, producen una alteración en el estado psicológico de la persona. Sin embargo hay que tener en cuenta que todo sufrimiento físico conlleva un sufrimiento psicológico, y que muchos métodos de tortura pueden considerarse combinados, y además, que habitualmente se utilizan varias técnicas sobre una misma persona de forma simultanea. Entre los métodos que destacan nos encontramos con los siguientes:

* 1. GOLPES: Es la agresión más denunciada por los y las detenidas. Generalmente los y las detenidas denuncian que los golpes que sufren son generalizados, y estos pueden ser bien con las manos, puños, o con diversos objetos como pueden ser periódicos enrollados, listines telefónicos, palos forrados con periódicos o cinta aislante... Estos golpes suelen ser generalmente en diferentes zonas sensibles del cuerpo, como pueden ser la cabeza, el estómago, las piernas, los brazos... En ocasiones los golpes los profieren directamente, y en otras ocasiones cubriendo la parte donde se va a golpear con mantas etc. Todo ellos dirigido a no dejar marcas en el cuerpo del apersona detenida.

* 2. EXTENUACION FISICA: Provocar el agotamiento físico en la persona detenida, es un método que se repite cada vez con mayor intensidad, generalmente mediante la obligación de la persona detenida a permanecer de pie durante horas, incluso días, y este año hemos observado el aumento de obligación de permanecer en posturas anómalas a los detenidos sobre todo por parte de la Ertzaintza. También se alcanza el agotamiento de las personas detenidas mediante la realización de ejercicios físicos como flexiones, abdominales etc.

* 3. BOLSA: Técnica mediante la cual se priva a la persona de oxígeno durante cierto periodo de tiempo, llegando las personas detenidas a la pérdida del conocimiento. Este método consiste en colocar una bolsa a la persona detenida y apretarle el cuello provocándole de esta forma la asfixia. Hay relatos de personas detenidas que nos han hecho llegar que en el momento de asfixia, notaban un sentimiento de muerte, llegando incluso a defecarse y orinarse encima.

* 4. BAÑERA: Es otra técnica de asfixia, método de tortura que no había sido utilizado en los últimos tiempos, pero que este año nos lo han relatado en dos ocasiones. Una de las detenidas nos relataba que le introducían la cabeza en un balde lleno de agua, dejándole después en estado de semiinconsciencia, tirada en el suelo. Otro detenido nos ha relatado que le introdujeron la cabeza en un váter mientras tiraban de la bomba.

* 5. ELECTRODOS: Este método de tortura consiste en aplicar descargas eléctricas sobre distintas partes del cuerpo de la persona que permanece detenida, generalmente en zonas sensibles como pueden ser los costados, orejas, genitales, muñecas, pies, pechos...

* 6. IMPEDIMENTO DE LA VISION: Es cada vez más habitual entre todos los cuerpos policiales el impedir la visión a las personas detenidas, ampliando de esta forma su inseguridad y desorientación. Este impedimento de visión puede ser producido mediante la colocación de antifaces o capuchas (generalmente ene l caso de que los detenidos lo sean por la Guardia Civil), o bien obligando a las personas detenidas a permanecer con la cabeza agachada y los ojos cerrados.

* 7. AMENAZAS, GRITOS, HUMILLACIONES: Las personas detenidas nos relatan muy a menudo el haber oído los gritos de personas que han sido detenidas con ellas o de familiares o amigos a los que los agentes que participan en el interrogatorio han amenazado con detener, torturar, violar o matar. Por lo habitual las amenazas que nos relatan se refieren a amenazas contra sí mismos (la aplicación de diferentes métodos de tortura, amenazas de muerte...) o contra los seres queridos.

* 8. AGRESION SEXUAL: Este año hemos comprobado por los diferentes relatos que nos han hecho llegar las personas detenidas, que las agresiones y vejaciones sexuales han aumentado considerablemente, tanto en el caso de las mujeres como de los hombres. Es norma habitual que a la persona detenida se le obligue a desnudarse parcial o totalmente y en ocasiones a mantener posturas vejatorias, y es entonces cuando se suceden las amenazas y las vejaciones o humillaciones sexuales, de tipo oral (amenazas, vejaciones, insultos, amenazas de violación), mediante la violencia contra los órganos sexuales (mediante golpes o la colocación de electrodos), la desnudez obligatoria, tocamientos, movimientos obscenos contra sus cuerpo, llegando este año a la violación en comisaría por parte de la Guardia Civil mediante la introducción de un palo en el ano en el caso de diferentes hombres, e introduciendo lo que una detenida cree que era el pene de uno de los torturadores en su boca.

* 9. SIMULACRO DE EJECUCION: Muchas de las personas detenidas relatan que les han amenazado con matarles, bien en dependencias policiales, bien en su traslado hacia ellas. Hay relatos que nos hacen conocer que en ocasiones esa ejecución simulada consiste en colocarle un arma en la cabeza, cara etc. y apretar el gatillo. Otras personas relatan que en los traslados a dependencias policiales, los agentes paraban el coche obligándoles a salir de él mientras los agentes les decían que les daban cierto espacio de tiempo para que echasen a correr, haciendo constantes referencias a ciudadanos vascos que han sido encontrados muertos en el monte en extrañas circunstancias.

* 10. POLICIA BUENO POLICÍA MALO: Esta técnica es muy utilizada por los distintos cuerpos policiales, que logran la desorientación completa de la personas detenidas, al hacerles pasar de un estado de alerta en un estadio de brutalidad infinita a un estado de semi-tranquilidad con algún otro agente "amable".

* 11. CONSTANTES INTERROGATORIOS: Las personas detenidas nos relatan que los interrogatorios que sufren son constates, sin tener tiempo apenas para descansar o dormir.

* 12. OBLIGACIóN DE OÍR LOS GRITOS DE OTRAS PERSONAS QUE ESTÁN TAMBIÉN DETENIDAS Y/O FAMILIARES O AMIGOS: En más de un relato hemos encontrado que las personas que han permanecido detenidas nos dicen que han oído los gritos de dolor y sufrimiento, y el llanto de otras personas que se encontraban también incomunicadas. Y en el caso de los detenidos por la Ertzaintza nos han relatado que oían las voces de sus seres queridos, como si se encontrasen en dependencias policiales.

   
Estudio sobre los métodos de tortura por cuerpos policiales

Metodos de tortura de Guardia Civil

Este cuerpo policial ha destacado el año 2002 por el gran número de ciudadanos y ciudadanas que han sido detenidas, incomunicadas y torturadas, y por la brutalidad en el trato del que han sido objeto, tanto física como psicológicamente. Para este estudio, contamos con 14 testimonios de mujeres y 45 testimonios de hombres.
Todas las personas detenidas por este cuerpo policial nos han relatado que han sufrido gritos durante toda su estancia en dependencias policiales, gritos que eran constantes y en casi todos los casos por más de un agente a la vez.
El impedimento de la visión ha sido una práctica habitual en todos los casos, bien mediante la colocación de una capucha, de un antifaz o mediante la obligación de permanecer con los ojos cerrados y la cabeza agachada hacia el suelo. Generalmente este impedimento de visión comienza en el momento en que la persona detenida es introducida en el coche, y se prorroga durante todo el período que ha durado la incomunicación.
También todas nos han relatado que han sido objeto de constantes amenazas. Entre éstas podríamos destacar las amenazas contra seres queridos (familia, amigos/as, pareja, amenazas con detenerles y/o torturarles, de muerte...), amenazas contra sí misma: amenazas de muerte y de ser llevada al monte, amenazas de violación, amenazas de sufrir otros tipos de torturas (bolsa, bañera, electrodos, "pasar a una fase más intensa de torturas"...), amenazas con su ingreso en prisión, obligación de coger una pistola diciéndole que tienen sus huellas, con su hijo (que le van a quitar la custodia...).
También nos han relatado que han sufrido numerosos golpes. Golpes en la cabeza, tanto con las manos como con diferentes objetos (guías telefónicas, periódicos enrollados, palos forrados con algún material, en ocasiones mientras tenían la zona que le estaban golpeando cubierta mediante una manta...), sopapos en la cara, golpes en el estómago, patadas en el estómago, en las costillas, en la cabeza, tirones de pelo, empujones contra la pared, golpes en el pubis. Golpes que muchos nos han relatado eran hasta caer inconscientes al suelo, y que continuaban mientras se encontraban en esa posición.
Hay que destacar que todas las personas detenidas nos han relatado haber sido objeto de todo tipo de vejaciones sexuales, tanto orales, como físicas. Nueve de las mujeres nos han relatado que han sido desnudadas en dependencias policiales, y mientras han permanecido desnudas han sido víctimas de todo tipo de vejaciones: tocamientos, amenazas de violación (bien por los guardias civiles o bien mediante la introducción de diferentes objetos como palos, porras, vibradores...), amenazas con dejarle embarazada o por el contrario de no poder tener hijos jamás, simulacros de violación mientras realizaban movimientos obscenos contra ella, o rozándole el cuerpo con diversos objetos, amenazas con colocarle electrodos en los genitales, obligación de tocarse ella ante de ellos, obligación de tocarles los genitales a los guardias civiles, colocarle unos alicates en los pezones mientras los hacían girar... Y una de las mujeres nos ha relatado que mientras permanecía tumbada en el suelo, con los ojos tapados, le introdujeron lo que ella cree que era el pene de uno de ellos en la boca. Las amenazas, insultos, humillaciones a las que han sido sometidas oralmente han sido numerosas: contagiarle el SIDA, dejarle embarazada, estar con el periodo y darle los tampones abiertos, en otros casos sin aplicador, oír que les "estaba poniendo cachondos", meterse con sus cuerpos "gorda, fea, no te violo porque me das asco..." etc. En el caso de los hombres, también hay que destacar que las vejaciones sexuales han sido innumerables y persistentes, mediante desnudez forzada de casi todos ellos en casi todos los interrogatorios, mediante tocamientos constantes con diversos objetos (palos, patas de alguna silla...), amenazas de violación, llegando a consumarlas en el caso de siete detenidos, llegando a ser violados mediante la introducción de palos por el ano, o en un caso la introducción de un dedo de uno de los torturadores por el ano.
Para conseguir el agotamiento físico de las personas detenidas, en muchos casos les han obligado a permanecer durante horas de pie contra la pared, incluso días, sin sentarse, tumbarse, ni dormir, y con la cabeza agachada, tanto en los interrogatorios como en el periodo de tiempo que permanecían en los calabozos. También nos han relatado que han sido obligados y obligadas a realizar flexiones hasta la extenuación, flexiones de piernas en algunos casos con la obligación de mantener las manos levantadas, abdominales etc.
Nos han relatado en numerosos casos que han sufrido asfixia , mediante la colocación de una bolsa en la cabeza, mientras se encontraban en diferentes posturas: en algunos casos nos han relatado que se encontraban de pie, en otros sentadas en una silla y con las manos y los brazos atados a ésta. En otras ocasiones les cubrían el cuerpo con una manta, les tiraban al suelo, y mientras entre algunos guardias civiles les sujetaban, otros les ponían una bolsa en la cabeza que la apretaban hasta la asfixia, casi siempre mientras permanecían boca abajo. En otras ocasiones les obligaban a tumbarse en un colchón de goma espuma y después les cubrían con otro colchón o colchoneta colocándose algunos guardias civiles sobre sus cuerpos mientras otros les hacían la bolsa. En numerosas ocasiones nos ha relatado que han legado a perder el conocimiento y a defecarse y/o orinarse encima, obligándoles a permanecer con la misma ropa sucia durante todo el periodo de incomunicación.
Ha habido dos detenidos (una mujer y un hombre) que nos han relatado que fueron objeto de la asfixia, mediante el método conocido como la bañera, mientras permaneció en el cuartel de Intxaurrondo, introduciéndole la cabeza en sendos baldes llenos de agua, y el otro, introduciéndole la cabeza en el váter mientras tiraban de la cadena.
También ha habido personas que han sufrido la aplicación de electrodos en diferentes partes de su cuerpo, mientras permanecían desnudas y después de haberles echado agua fría. Los electrodos les fueron aplicados en diferentes partes sensibles del cuerpo como el culo, en los brazos y en las orejas, pene, pezones. Y la mayoría de las personas detenidas nos han relatado haber sufrido amenazas de colocárselos, en algunos casos llegando a sufrir simulacros de electrodos, mientras les mojaban el cuerpo, les obligaban a agarrar unos cables con las manos o colocándoselos en los pies.
También nos han relatado que han sufrido simulacros de ejecución. En algunos casos les ponían las pistolas en la cabeza, o en la cara, mientras apretaban el gatillo, en otras ocasiones les decían que les llevaban al monte, parando el coche y obligándoles a bajar de él mientras les decían que les daban algo de tiempo para echar a correr.
En los casos en que han detenido a una pareja sentimental, han sido constantes las amenazas con el compañero y la compañera, les han obligado a oír sus gritos, y les han chantajeado con ellos.
Cambios bruscos de temperatura; quitarles la ropa y dejarles al lado de una ventana abierta, echarles agua fría por el cuerpo... También ha habido en los diferentes interrogatorios los que hacían el papel de policía bueno y los malos.
Ha habido mas de un caso en el que nos han relatado que en dependencias policiales sufrieron alucinaciones, que veían cosas raras, figuras que sobresalían de la pared, bichos...

Metodos de tortura de la Policía Autonómica Vasca

En lo que respecta al trato que han sufrido los detenidos por la Ertzaintza (contamos con 26 relatos de malos tratos en el 2002), nos encontramos con que ha habido un salto tanto cuantitativo como cualitativo en el número de detenidos, incomunicados y torturados, así como en la brutalidad del trato del que han sido objeto. Hasta ahora, podíamos observar que el trato que los detenidos sufrían a manos de la Ertzaintza era un trato donde destacaba el mal trato psicológico, sin que hubiese apenas casos de malos tratos físicos, pero este año 2002, nos encontramos con que han combinado las torturas psicológicas y las físicas, incidiendo en el maltrato físico.
Entre los métodos de tortura que nos han relatado que han sido utilizados por la Ertzaintza, nos encontramos con que se han centrado en conseguir la extenuación física de los detenidos, mediante la obligación de permanecer en posturas anómalas durante los días que ha durado la incomunicación. Entre las posturas anómalas que nos han descrito, destacamos las siguientes: obligación de permanecer de pie con las piernas abiertas, las rodillas flexionadas y los brazos en cruz, o de pie con los brazos en cruz o levantados por encima de la cabeza, de pie con las piernas rectas y el torso doblado, de pie con los brazos detrás, el torso doblado, la cabeza agachada y las rodillas flexionadas, de pie con las rodillas flexionadas, brazos detrás, la cabeza agachada y el culo fuera, piernas abiertas y flexionadas, torso completamente agachado, con la cabeza entre las piernas, los ertzainas apoyándose sobre su espalda, y presionando con sus piernas los muslos del detenido. De rodillas, en cuclillas, a la pata coja. También nos han relatado que les obligaron a realizar flexiones. La obligación de permanecer en estas posturas se prolongaba en el tiempo tanto en los interrogatorios (que eran muchos, largos y constantes), como en el periodo que permanecían en el calabozo (los ertzainas se acercaban a los calabozos mirando por la mirilla y si no les encontraban en la posición obligada les amenazaban), y hasta que los detenidos no podían más y se caían al suelo a consecuencia del agotamiento, para volverles a obligar a ponerse en las mismas posturas, sin dejarles descansar en ningún momento, sin dejarles sentarse, ni tumbarse, ni dormir. También les obligaban a ir encorvados cada vez que les sacaban del calabozo para trasladarles a cualquier otra parte.
También nos han relatado que mientras permanecían en estas posturas anómalas en los interrogatorios, fueron objeto de todo tipo de vejaciones sexuales: desnudez, tocamientos generalizados por el cuerpo, tocamientos en los genitales, en el culo, incluso por debajo de la ropa, tocamientos que los realizaban con las manos o con diferentes objetos, y mientras tanto sufrían amenazas de ser violados. Llegaron a obligar a alguno a apoyarse en una mesa, mientras los ertzainas simulaban que le violaban. Uno de los detenidos llegó a bajarse los pantalones pensando "que por lo menos la botella es pequeña". Se produjeron también vejaciones haciendo movimientos obscenos contra ellos así como tirones de los testículos, amenazas de detención y de violación de sus familiares, madre y novia.
También los detenidos han relatado haber sido golpeados hasta perder el conocimiento. Algunos han relatado que sufrieron golpes generalizados, golpes en la cabeza con las manos, con un libro, contra la pared, puñetazos en el estómago y en la espalda, golpes en las costillas, puñetazos en la espalda, patadas en los tobillos, en los pies, en las rodillas, golpes con las manos huecas en los oídos, tirones de pelo hacia detrás y de las orejas hacia delante, les clavaban los dedos en diferentes partes del cuerpo mientras les decían que ese era un método de tortura muy utilizado por la Guardia Civil, método que no deja marcas. También nos han relatado que mientras permanecían en las diferentes posturas en los interrogatorios, los ertzainas golpeaban los armarios, las mesas, llegando incluso a tirar sillas contra la pared al lado de ellos. A consecuencia de los golpes y de las posturas anómalas en las que les han obligado a permanecer, muchos de los detenidos han tenido que ser trasladados al hospital, con diferentes lesiones; tendinitis bizipital, esguince de tobillo...
Las amenazas de las que han sido objeto han sido constantes; amenazas contra sí mismo y contra sus seres queridos, padres, hermanos, novia... Amenazas como "vas a salir con los pies por delante de aquí, te vamos a dejar en una cuneta con un tiro en la cabeza, déjame la pistola que le vamos a matar (mientras le colocaban algo en la cabeza como si de una pistola se tratase); amenazas con las novias "vamos a traer a tu madre y a tu novia y les vamos a violar con una porra", e incluso han llegado a chantajear a los detenidos enseñándoles las órdenes de detención de sus compañeras sentimentales. También les han amenazado llegando a colocarles una pistola en la cabeza.
También nos han relatado que han sufrido impedimento de visión, bien obligándoles a permanecer contra la pared en todo momento, con la cabeza agachada, los ojos cerrados, o mediante la colocación de toallas o trapos en la cabeza cada vez que eran trasladados de un sitio a otro.
Los insultos y las humillaciones eran constantes: asesino de ertzainas, cabrón, hijo de puta, "de madre puta, hijo de puta", subnormal...
Los detenidos han sufrido todo tipo de agresiones sonoras como gritos al oído, golpes en los oídos... La música permanecía puesta a tope constantemente, sobre todo cada vez que empezaban los interrogatorios. También han sufrido agresiones de luz. La luz del calabozo estaba permanentemente encendida, en ocasiones durante los interrogatorios apagaban todas las luces y hacían ruidos, golpeaban los armarios, las paredes... Cambios de temperatura: en los interrogatorios hacía calor, sudaban y en los calabozos hacía frío y no les dejaban coger las mantas.
Les daban algo para beber que no era agua, y en algunos casos les producía una especie de mareo, llegando más de uno a sufrir alucinaciones: ver humo que salía de las paredes, imágenes que salían de las paredes como ventanas...
También nos han relatado que en dependencias policiales oían los gritos y llantos de otros detenidos, llegando incluso también a oír las voces, los gritos y llantos de familiares que no estaban en dependencias policiales.

Metodos de tortura de la Policía española

El número de detenciones practicadas por este cuerpo policial no ha sido tan amplio como el de los restantes cuerpos que actúan en Euskal Herria, contamos con 20 testimonios o relatos de tortura que nos han hecho llegar algunas de las personas detenidas, incomunicadas y torturadas por este cuerpo policial.
Entre los métodos de tortura relatados por la mayoría de los y las detenidas por la Policía Nacional, vemos que se combinan los malos tratos psicológicos con los métodos físicos.
Entre los métodos más frecuentemente empleados, nos encontramos con constantes gritos desde el primer momento, amenazas , sobre todo con métodos de tortura más duros como la aplicación de los electrodos, la bolsa, con los seres queridos (detenerles, arruinarles la vida...), con el ingreso en prisión, amenazas de muerte, amenazas de violación...
A los detenidos se les impide la visión desde el primer momento, bien mediante la obligación de llevar la cabeza agachada y los ojos cerrados, bien mediante la colocación de alguna prenda de vestir suya por la cabeza, o bien mediante la colocación de una capucha.
En los constantes interrogatorios que sufren las posturas en las que les obligan a permanecer, buscan su extenuación física, en ocasiones obligándoles a permanecer de pie durante horas (incluso en el tiempo en que permanecen en el calabozo), en cuclillas o con todo el cuerpo apoyado sobre los dedos índices.
Los golpes que sufren también son constantes; golpes en la cabeza, tanto con las manos, como con diferentes objetos, listines periódicos enrollados, tirones de pelo, empujones, golpes con las manos huecas en los oídos, golpes en el cuello, en los genitales, en los riñones, en el estómago, patadas en los pies, en las espinillas... A un detenido le obligan a tumbarse sobre una mesa con medio cuerpo colgando, le colocan la camiseta por la cabeza provocándole la asfixia, mientras le golpean en los testículos.
También los detenidos han denunciado haber sufrido constantes cambios de temperatura de frío al calor de los interrogatorios al calabozo, y el impedimento de conciliar el sueño , por permanecer la luz del calabozo constantemente encendida.
También han sido objeto de vejaciones sexuales , como el ser obligados a permanecer desnudos, y ser amenazados con ser violados ("te vamos a hacer un desgarro rectal").
También nos han relatado haber sufrido simulacros de ejecución.

Otro pilar de la tortura: la impunidad

Se trata de un sistema legal en el que el Parlamento oculta la legislacion especial antiterrorista (aquellas tristemente famosas leyes antiterroristas) en el cuerpo procesal ordinario. El parlamento da vía libre a que los cuerpos policiales detengan y apliquen la legislación antiterrorista (incomunicación) sin ningún requisito previo y concede plena autoridad a los jueces de la Audiencia Nacional para entender sobre la materia. Autorizan estas incomunicaciones y conceden la prórroga de la misma hasta el máximo de cinco días cuando así lo solicitan los cuerpos policiales, sin necesidad de ninguna explicación ni razonamiento concreto para ello.
En este espacio de incomunicación y prórroga de la detención, nadie ajeno a las personas que se encuentran en comisaría (detenidos, policías y funcionarios de la Audiencia Nacional) conocen lo que está sucediendo en ese lugar. Evidentemente se trata de espacios policiales secretos, en los que la práctica de la tortura en casos de detenciones políticas es habitual.
Se tortura tratando de no dejar marcas. La bolsa, la bañera, los golpes con las manos abiertas, las amenazas, vejaciones sexuales, humillaciones, simulacros y amenazas de ejecución... "te voy a machacar y tú luego me denuncias que no me va a pasar nada" le decía un agente de la policía a uno de los detenidos en el 2.000. Claro que no le va a pasar nada, incluso, con un poco de suerte lo ascienden por sus méritos.
Los jueces de la Audiencia nacional no quieren ver que se tortura, hacen la vista gorda cuando realmente se aprecian marcas o el estado psicológico de los detenidos es lamentable. Se basan en el resultado de los interrogatorios policiales para tomar declaración a los detenidos, en definitiva, la tortura también es útil para ellos. Sin embargo, muchas de las personas que han sido torturadas tienen el valor de denunciarlas ante instancias judiciales, y a veces, algunos jueces abren investigaciones y llevan los casos hasta el final, hasta la condena de los torturadores. Esto supone un triunfo a la tenacidad de las personas que han denunciado haber sido torturadas. Tras largos años de lucha (los procesos llegan a dilatarse durante años, 15 años, 17 años, 20 años), logran dejar sentado que realmente ellos fueron torturados. Ahora bien, también supone un pequeño problema para un estado que permite la práctica de la tortura. Es una pequeña brecha en el sistema ideado.
Es en estos casos en los que opera finalmente el gobierno. Los agentes denunciados, imputados y procesados no son apartados preventivamente de sus cargos, no. Continúan en ellos cuando no son premiados con ascensos en sus cuerpos policiales. Una vez condenados el gobierno les saca las castañas del fuego y los indulta. Es el caso de este último indulto.
Diversos organismos internacionales han establecido el marco de la incomunicación como el marco que permite y facilita la práctica de la tortura, han instado al Gobierno español a adoptar medidas para la superación del mismo, pero hasta la fecha estas medidas no han sido adoptadas y se continúa "perdonando" el delito de torturas. El Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, el Relator Especial de Naciones Unidas para la Cuestión de la tortura, Amnistía Internacional son algunas de las ONG e instituciones que han interpelado a los sucesivos Gobiernos españoles.
El Relator especial de la ONU Peter Kooijmans, en su informe anual a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en el año 1992, señalaba que la impunidad con que actúan los cuerpos policiales y la falta de investigación de las denuncias así como los largos procesos a los que se enfrentan los denunciantes son los pilares de la práctica de la tortura ¿acaso se refería al Estado español?. En el mismo sentido ha manifestado su preocupacion referidas al Estado español el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas en varias ocasiones.
A continuación detallamos los indultos concedidos por el Gobierno español a varios torturadores, poniendo en relación los decretos de indulto con los casos de torturas en los que incurrieron y por los cuales recayeron las condenas.
 
 
* Julio Hierro y María Jesús Fanegas
 
* Aníbal Machín, Juan José Fernandez y Abel Alberto Nuñez

* Isidoro Martinez, Emilio Mariño y Carlos Prieto
 
* José Luis Fraile y Luciano García
 
* Pedro Laiz y Paulino Navarro
 
* José María Rodríguez y Damián Viyano

Muertos bajo tortura

MUERTOS BAJO TORTURA DESDE EN REGIMEN DE INCOMUNICACIóN DESDE 1981

JOXE ARREGI IZAGIRRE, 30 años, muerto en la cárcel de Carabanchel (Estado Español) en Febrero de 1981, tras haber sido torturado durante los 9 días que permaneció bajo detención incomunicada en la Dirección General de Seguridad en Madrid. Sus últimas palabras antes de morir en el hospital de Carabachel fueron "oso latza izan da" (ha sido muy duro).

ESTEBAN MURUETAGOIENA SCOLA, 38 años, muerto en su domicilio en Marzo de 1982, tras haber permanecido 10 días bajo detención incomunicada en dependencias policiales. La autopsia mostró evidencias de tortura.

MIKEL ZABALZA GARATE, 32 años, su cuerpo fue hallado en el río Bidasoa en Diciembre del año 1985. Fue encontrado esposado. Había sido arrestado por la Guardia Civil en Noviembre de 1984. El cuerpo policial alegó que Zabalza había escapado. Testigos aseguraron haber visto a Zabalza tendido en una camilla en dependencias policiales y que parecía demasiado débil como para haber intentado huir.

GURUTZE IANTZI IGERATEGI, 31 años, muerta en Septiembre de 1993 en el cuartel central de la Guardia Civil en Madrid donde permanecía arrestada bajo régimen de incomunicación. Las Autoridades aseguraron que murió de un ataque al corazón. Las personas que fueron detenidas junto a ella relataron y denunciaron torturas.

XABIER KALPARSORO GOLMAIO, 26 años, muerto en Septiembre de 1993 por las heridas provocadas cuando cayó por una ventana del tercer piso del cuartel central de la policía española. El cuerpo policial alegó que intentó huir mientras estaba siendo interrogado. Según su propio testimonio, enviado a la organización ETA antes de morir, permaneció secuestrado durante un mes, desconociencdose en la actualidad quienes fueron sus secuestradores, aunque él mismo los identificaba como policías.

 

https://www.lahaine.org/mm_ss_est_esp.php/info-metodos-de-tortura