Principal Imprimir | Volver al artículo
15/07/2021 :: Cuba

Cuba: ¿cuál es el papel de EEUU en las protestas?

x Danay Galletti
EEUU y la injerencia extranjera

La cubana de 74 años Norma Suárez, residente en el habanero municipio de Plaza de la Revolución, manifestó su inconformidad respecto a los actos de desestabilización política y social en varias provincias del país este domingo 11 y lunes 12 de julio. "Estoy muy dolida y preocupada porque a esta altura, después de tantos años de paz, tranquilidad y sacrificio, percibo cómo un grupito quiere destruirlo todo. Nadie está obligado a pensar de determinada forma, pero no es correcto el vandalismo en tu propio país. ¿Cómo vas a hacer eso contra tu tierra?", enfatizó.

Para Suárez, jubilada y una de las participantes en la campaña que declaró a Cuba libre de analfabetismo en 1961, el intento de estallido social respondió a la manipulación, la difusión de las fake news y las numerosas acciones enfocadas a la instigación al caos, desde plataformas como Twitter.

La guerra económica, el bloqueo que impide la llegada de medicamentos y combustibles, la caída del turismo y la variante Delta de la pandemia —causante, entre otros factores, de las ligeramente altas tasas de contagio en la isla durante los últimos días— propician un escenario actual que los entrevistados por Sputnik califican de duro y difícil; no obstante, Cuba cuenta con cinco candidatos vacunales, con tecnología propia, contra el COVID-19.

Unido a ello, la nación caribeña carece del financiamiento para cumplir con los ciclos de reparaciones, las piezas de repuesto y los insumos necesarios con el propósito de mantener la vitalidad del Sistema Electroenergético Nacional. En este contexto difícil se suceden las protestas y los intentos de EEUU de sacar provecho de la situación. El propio presidente Miguel Díaz-Canel advirtió que la campaña contra el país promovió manifestaciones debido a la afectación de la energía eléctrica, la falta de alimentos y las tiendas en moneda libremente convertible, insatisfacciones de la población, al tiempo que culpó al bloqueo de la crisis económica interna.

Recientemente, medios de prensa denunciaron la divulgación de un video en el cual mostraban una masiva protesta nocturna contra la Revolución, supuestamente en el país caribeño, y se trataba de imágenes de la celebración de la noche del sábado 10 en Buenos Aires, tras el triunfo de Argentina en la Copa América.

"Crear una situación de caos no es la solución, las peleas se sabe cuándo comienzan, pero no cuando terminan. No considero que ese sea el método correcto para evidenciar el desacuerdo, tampoco la delincuencia. El revolucionario es quien ejerce la crítica constructiva y aquí existen espacios de diálogo y búsqueda de soluciones", aseveró el músico Oscar León.

EEUU y la injerencia extranjera

Para Luis René Fernández Tabío, académico del Centro de Investigaciones de Economía Internacional de la Universidad de La Habana, existen antecedentes a los disturbios de este domingo 11 como el impulso a bandas de alzados que operaban en la zona del Escambray, en el centro de la isla, durante los primeros años de la década de 1960.

En aquella época, grupos criminales protagonizaron acciones internas en esa área con el propósito de apoyar, llegado el momento, una intervención o invasión planificada por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) y destruir la naciente Revolución cubana. Recursos similares también fueron empleados con anterioridad en Guatemala y luego en Nicaragua, décadas más tarde.

Constituye, a juicio del académico, un medio para revertir o derrocar cualquier gobierno que rompa la hegemonía del imperialismo en el hemisferio occidental, con la utilización de agentes y fuerzas locales, financiadas actualmente por la Fundación Nacional para la Democracia (NED), instrumento de dominación creado en los años 80 durante el mandato de Ronald Reagan (1981-1989).

"Sufraga a ONGs sin evidenciar su participación directa y las acciones incitadas por ellas tratan de presentarlas como hechos espontáneos, realizados en cada uno de los países por la sociedad inconforme y cansada. Sumado a ello, está el uso de la guerra mediática y comunicacional mediante redes sociales y páginas web", reconoció.

Fernández Tabío refirió que las políticas de EEUU hacia Cuba son oportunistas y agudizadas durante situaciones complejas, especialmente, la coerción o guerra económica para generar un ambiente de desesperanza, asfixia y persecución y, al mismo tiempo, culpar al Estado de esos problemas y propiciar un cambio de gobierno.

"Resulta un paso que va más allá del daño o la presión, agudizado durante el mandato de Donald Trump [2017-2021] y que la administración actual de Joe Biden, por sus propias debilidades, se ha abstenido de cambiar. Por el contrario, asesores y laboratorios de inteligencia aprovechan este escenario de crisis económica internacional y peor momento de la pandemia", indicó.

A lo anterior, añadió, los medios de propaganda y algo que denominó como "nuevos mercenarios", disfrazados hoy de opositores o críticos, pero ausentes de cualquier proyecto y capaces de arrastrar a personas ingenuas, carentes de nivel político y desconocedoras de la realidad o la significación de los actos.

"Lo que sucedió el domingo [11 de julio] fue producido, diseñado y orientado desde Washington, no solo desde el punto de vista financiero, también respecto a la dirección, los contenidos y lo que hay que hacer, sobre todo el pedido de intervención humanitaria que supone la inexistencia de un gobierno efectivo", puntualizó.

Protestas y redes sociales

La actividad subversiva contra Cuba tiene, en los últimos tiempos, como protagonista a las redes sociales al apelar a la sensibilidad de la juventud —la de menores vínculos con la historia— y la pretensión de silenciar la verdad y amplificar las mentiras, explicó el presidente de la Casa de las Américas de La Habana, Abel Prieto.

"Resulta, en cierta medida, más fácil difundir una falsa noticia con determinada carga sensible, pues la mayoría de las veces las personas no buscan contrastes con medios de prensa o fuentes creíbles. La campaña interna reciente apeló a esos recursos para tergiversar noticias e informaciones", argumentó.

Desde el exterior, analizó el intelectual de la nación caribeña, las acciones están orientadas a opacar la realidad además de crear una disidencia, entre comillas, y el acompañamiento en ese tipo de operaciones del reflejo mediático.

En su opinión, resulta más significativo lo que se obtiene al registrar determinado acontecimiento que el suceso en sí, término acuñado por los especialistas como posverdad y catalogado por el diccionario de Oxford como: "los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que las interpretaciones que apelan a la emoción y a las creencias personales".

La juventud del país caribeño recibe una "lluvia incesante de mensajes de la industria hegemónica del entretenimiento" y de las redes sociales, las cuales convocan al desconocimiento de la historia, llamado similar al realizado por el entonces presidente Barack Obama (2009-2017), durante su visita a Cuba en marzo de 2016.

Los artistas y la Revolución cubana

Miguel Barnet, actual Presidente de Honor de la Unión Nacional de Artistas y Escritores de Cuba (Uneac), recordó que la historia del país caribeño encierra situaciones difíciles, si bien la actual es la peor por el enfrentamiento a la pandemia COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo, con la incorporación de 243 disposiciones durante el gobierno de Trump.

"Quiten esa medida y verán todo lo que puede hacer Cuba, el doble de lo alcanzado hasta la fecha. Es un momento, repito, de cerrar filas y de apoyar a esta Revolución que nos ha dado dignidad y nos ha convertido desde los organismos multilaterales en un baluarte de decoro", aseguró el ensayista y etnólogo.

De acuerdo con el intelectual es un momento de reflexión y cordura, de defensa a los valores promovidos por el líder Fidel Castro y un proceso de justicia en todos los órdenes: cultura, educación y salud y, por ello, "es preciso cerrar filas de nuevo y no con un patriotismo de barricada".

"Somos un país de paz y así debemos actuar. Nuestra lucha es contra el vandalismo y contra esa actitud inconsciente y punible de quienes arrancan una bandera o rompen la vidriera de una tienda. ¿Qué podemos pensar de esos destructores? ¿Ellos van a gobernar este país? Jamás", expresó.

La directora de cine Lourdes de los Santos también condenó los disturbios callejeros, aprovechando el desgaste del país durante el enfrentamiento a la pandemia y las carencias y dificultades, debido al hostigamiento por las restricciones y leyes aplicadas durante los gobiernos norteamericanos.

Lourdes de los Santos

Por su parte, la artista plástica Lesbia Claudina Vent Dumois consideró que en estos momentos resulta imprescindible la defensa de la patria; mientras que Orlando Vistel, presidente del Instituto Cubano de la Música, aludió al propósito del Gobierno del país norteño de confundir al pueblo de la isla.

"Los músicos tenemos una larga historia de apoyo al proceso revolucionario, en el llamado a la unidad y a no dejarse manipular, pues como dijo nuestro presidente, Miguel Díaz-Canel, algunas personas pueden estar confundidas por la desinformación divulgada en las redes", señaló.

"EEUU comete un crimen contra la sociedad de la mayor de las Antillas, al obstaculizar el acceso a medicamentos, materias primas y a la entrada de divisas. Es importante no dejarse confundir por quienes pretenden restablecer un proyecto neocolonialista", concluyó Fernández Tabío.

Sputnik / La Haine

 

https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/cuba-icual-es-el-papel