Principal Imprimir | Volver al artículo
28/09/2021 :: Medio Oriente

Sí, estos palestinos son luchadores por la libertad

x Gideon Levy
Para la demagogia israelí no es terrorismo asesinar a niños palestinos en una playa. En Israel glorifican asesinar a palestinos: "Nuestros terroristas son nuestros héroes"

El nombre Raed Youssef Jadallah no significa nada para los israelíes. Era un hombre corriente, un jardinero de 39 años y padre de cuatro niños pequeños. Esas son exactamente las mismas palabras con las que mi colega, Josh Breiner, comenzó su artículo de opinión “Asesinos, no luchadores por la libertad” (Haaretz Hebrew, 20 de septiembre de 2021). Solo que en lugar de Raed Jadallah, estaba escribiendo sobre Samuel Milshevsky, cuyo nombre, señaló, no significa nada para la mayoría de los israelíes.

Milshevsky era un israelí que murió en un ataque terrorista palestino en 2002. Pero Jadallah también murió en un ataque terrorista de las Fuerzas de Defensa de Israel. Los soldados le dispararon después de que encendiera un cigarrillo en la oscuridad y en la hora y media que siguió no se molestaron en ver a qué habían disparado. El hijo de Jadallah, de 15 años, encontró su cuerpo tirado a un lado de la carretera.

El desafortunado Milshevsky murió en un ataque suicida en el autobús en el que viajaba. El desafortunado Jadallah fue asesinado por soldados que dispararon a ciegas. ¿Se atrevería Breiner a llamarlos asesinos? ¿Planearon matar? Ciertamente no hicieron nada para evitar matar.

La cuestión de la intención es irrelevante. Solo sirve a la demagogia israelí. ¿Tenían los soldados israelíes la intención de matar a Mohammed al-Alami, el niño de Beit Ummar, cuando bañaron a balazos el coche de su padre cuando regresaban de un viaje de compras? ¿No es terror? El asesinato de los cuatro hijos de la familia Bakr mientras jugaban al fútbol en la playa de Gaza, ¿fue intencional? ¿No fue intencional? ¿Hace alguna diferencia? ¿Fueron los aproximadamente 400 niños muertos en la Operación Plomo Fundido sin querer?

Hay un límite a lo que la mente puede tolerar. Breiner y casi todos los israelíes no se atreven a responder directamente a estas preguntas. Para ellos, los judíos siempre están del lado correcto, siempre defendiéndose; los palestinos son siempre terroristas y asesinos. Las matanzas solo están permitidas para los judíos. Veo las cosas de otra manera.

Breiner trata de tocar nuestras fibras del corazón relatando los actos de terror que llevaron a los fugitivos a la prisión de Gilboa en primer lugar. Tiene éxito. Cuando trato de hacer lo mismo por las víctimas de la ocupación, me encuentro con menos éxito. Pero no es realmente ese éxito lo que debería preocuparnos, sino la pregunta de Breiner: ¿Qué estado mental lleva a alguien a glorificar a los asesinos? Al preguntarlo, está insinuando el dudoso estado mental de quienes justifican el asesinato. Pero es un estado mental saludable, que se conoce con otros nombres, como derechos humanos, derecho internacional, valores universales e incluso humanidad: identificación y compasión por los oprimidos y los débiles.

Breiner sostiene que los fugitivos son terroristas que deberían pudrirse en la cárcel hasta el día de sus muertes. Sostengo que son valientes luchadores por la libertad. ¿Por qué? Están luchando por la libertad de su pueblo y eso los hace no menos valientes que muchos de los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel en virtud de su disposición a sacrificarse.

¿Son justos sus fines? No hay nada más justo. ¿Los medios que adoptan para lograrlos son criminales, crueles e impactantes? Ciertamente que sí. Pero no son menos crueles que lanzar un dron de ataque contra niños empobrecidos que juegan en una playa de Gaza. Los seis fugitivos de la prisión de Gilboa hubieran preferido organizar un ataque con un dron con un joystick en lugar de un ataque suicida. Habrían preferido atacar una base del ejército en lugar de civiles inocentes si hubieran tenido las armas sofisticadas necesarias para hacerlo. ¿Deberían poder portar armas? Nada menos que los militares israelíes.

Nuestros terroristas son nuestros héroes. Cuando Shlomo Ben-Yosef arrojó una granada a un autobús que viajaba entre Rosh Pina y Safed, tenía la intención de matar a personas inocentes para vengar la muerte de judíos. Hay una calle que lleva su nombre en Tel Aviv. Quienes colocaron las bombas en el hotel King David querían expulsar a los colonialistas británicos. Eran luchadores por la libertad, incluso si sus acciones no fueron aceptadas por la mayoría del Yishuv, la comunidad judía en Palestina. Y, cuando un palestino apuñala a un colono en un intento de expulsar al invasor de su tierra, también es un luchador por la libertad, incluso si los medios que utiliza son espantosos.

"Estas son las personas que Levy ve como 'luchadores por la libertad', los asesinos de padres, hermanos, jóvenes". Los asesinos de padres, hermanos y jóvenes, para nuestro gran horror, se encuentran en ambos lados. De nuestro lado, sin embargo, hay muchos más porque el equilibrio de poder está a nuestro favor. La cuestión de qué lado tiene razón en la lucha para poner fin a la ocupación está en el centro del debate y mi respuesta es clara. Para Breiner, lo es menos. Para él, es suficiente para mejorar las condiciones en las cárceles israelíes.

Haaretz. Traducción: PalestinaLibre.org

 

https://www.lahaine.org/mundo.php/si-estos-palestinos-son-luchadores