Principal ImprimirImprimir | Volver al artículo
10/03/2019 :: Nacionales E.Herria

Socialismo o barbarie, respuesta a Eneko Compains y a la burocracia de Sortu

x Kolitza
Antes que todo quiero dejar clara una cosa: nuestra resolución política por la organización comunista es definitiva, no nos vais a acobardar

Artículo de Eneko Compains "Gaztetxes y lucha obrera. al que hace referencia

NTRODUCCIÓN: CONTEXTO POLÍTICO DEL DEBATE Y CUESTIONES DE DECENCIA QUE NUESTROS INTERLOCUTORES ESTÁN LEJOS DE CUMPLIR-

La 'ponencia' escrita por Eneko Compains al hilo de la sencilla presentación de la organización socialista Gazte Koordinadora Sozialista parece ser la última escena de la famosa y ya conocida ofensiva general orquestada por la burocracia de Sortu contra las organizaciones comunistas. El objetivo: impedir toda organización proletaria independiente, tildándola y catalogándola de lo primero que se les ocurra, apoyándose en falacias, mentiras y manipulación mediática. Una vez más, la generación de la derrota en todos los frentes pretende aleccionar, con la superioridad moral y el tufo burócrata que le caracteriza, a la nueva generación de militantes socialistas de Euskal Herria.

Antes que todo quiero dejar clara una cosa: nuestra resolución política por la organización comunista es definitiva, no nos vais a acobardar ni con vuestra actitud mafiosa, ni con vuestras amenazas, ni con vuestro intento de poner a toda la opinión pública en nuestra contra. Nuestra iniciativa política se fundamenta en una clara conciencia de nuestra situación, de la dificultad real en la que nos encontramos como clase, y del fundamento ético de nuestras convicciones. Sabemos también que como generación política tenemos la carga añadida de vuestra generación derrotada, que nos embiste y estorba a cada paso, tórpemente, con todos sus miedos, sus resentimientos, y sus fantasmas del pasado, todo su imaginario de impotencia, de generación derrotada y humillada. Grotesco espectáculo contra la vida, contra la verdad, contra lo nuevo y contra el futuro de la nación.

En este contexto, Eneko Compains ha decidido ejercer de abogado 'leninista' del sentido común más adocenado, promovido por el PNV durante décadas de violencia sistemática sobre el proletariado vasco. Es una verdadera pena, Eneko, que hayas caído tan bajo, cuando haces falta para lo contrario, para proteger a los sectores proletarios que intentan levantar la cabeza, y no para deslegitimarlos y tratar de humillarlos.

Es muy importante, por otro lado, fijarse en cómo Gara, un periódico financiado en el pasado por todas nuestras familias, ejerce ahora una función clasista, riéndole las gracias al PNV, promocionando las oposiciones a la ertzaintza, y ninguneando a las organizaciones más combativas y comprometidas de base; aun vulnerando el derecho de información de sus lectores. No parece importarle a la dirección de este periódico publicar un extenso artículo de opinión de un burócrata de partido, sin publicar antes información real y objetiva alguna sobre la nueva organización que es atacada por dicho artículo. Difícilmente puede un medio de manipulación de masas semejante llamarse 'periódico', que ni siquiera tendenciosamente se digna a dar la noticia real que es objeto del artículo de 'opinión'. A lo mejor la empresa Gara considera totalmente prescindible que la juventud combativa vasca no monitorizada por Sortu, que ha decidido constituirse en organización, pueda hacer llegar su voz, su propio mensaje, a sus lectores 'con criterio'. A lo mejor el periódico del Partido no se fía del criterio de sus lectores, por mucho que lo reivindique en la portada, y pretende substituir dicho criterio por el control sistemático de la información a la que tienen acceso sus lectores (no vaya a ser que realmente tengan criterio propio). O a lo mejor la dirección revisionista de Sortu, que utiliza de forma partidista el derecho de los lectores de Gara a la información (lo cual también hace con su propia militancia), pretende salvar su culo de las miserias que la aplastante ética organizativa de esta nueva generación está poniendo al descubierto. Para eso es importante deshumanizar y presentar como una banda de estúpidos, charlatanes y arrogantes a la nueva generación, allá donde los medios burocráticos lleguen. En cualquiera de los casos: el nivel de ética 0 y ombliguismo intelectual a todos los niveles al que está llegando la gigantesca secta demócrata es lamentable.

Llendo al grano, mediante una valoración general de la 'ponencia' de Eneko Compains, hay que decir:

Se basa totalmente en mentiras. Mentiras prefabricadas por su propia estructura cultural de partido para producir una realidad paralela y falsa: el Gara, el profesorado universitario despolitizado, el profesorado despolitizado de secundaria, un ejército de poteadores-opinadores y una banda de tertulianos a sueldo en redes sociales y medios de comunicación.

Confunde conceptos políticos del marxismo o no los maneja en absoluto aunque no tiene vergüenza alguna de usarlos de forma arrogante para aleccionarnos a los demás.

3-Consiste como artículo en una defensa de la línea de actuación real, de un partido del ordenamiento jurídico español con un programa idealista de clase media como es Sortu; por mucho que lo adorne con una mezcolanza ingobernable de referencias 'marxistas' sacadas de contexto y que en general no ha demostrado comprender ni en su contexto ni en su significado político.

Pero vayamos paso a paso, pues hay que impugnar cada párrafo de esta obra de arte de manipulación mediática.

Para empezar, sobre cuestiones de método, me voy a detener un rato, porque es muy importante: ''Crítico soy un rato''. Así nos dice el crítico Compains. Olvida este crítico que los dos presupuestos fundamentales de la crítica son: 1-Ponerse en duda a sí mismo como crítico, como sujeto que ejerce la crítica y 2-Conocer con exhaustividad el objeto de crítica. El primer requisito ya lo incumple al demostranos la percepción desproporcionada de sí mismo que tiene: nunca nadie puede pensar eso de sí mismo, es una contradicción en términos: toda persona crítica debe poner continuamente en tela de juicio su capacidad crítica, y su opinión constituida. En lo que respecta al segundo requisito, es curioso que un político y científico como el profesor Compains construya todo un enjuiciamiento 'crítico' de una organización recién presentada, que apenas ha tenido ninguna posibilidad de ejercer su práctica ni de dar su opinión sobre los diversos temas centrales de la vida política del país. Parece, más que un ejercicio de crítica real, un ejercicio de protagonismo, de llevarse el mérito de ser quien imparte 'justicia teórica' ante todo un sector de opinión que aplauda tu habilidad. Es preocupante esta actitud ya que está muy extendida en la base militante de la izquierda abertzale: una autopercepción desproporcinada, unida a un muy deficiente conocimiento de la materia sobre la que se habla, que produce actos de protagonismo letales, atiborrando el debate de falsos discursos y desorientando a la base social.

Para no ser meramente un ejercicio irresponsable y apresurado de protagonismo, el texto del profesor Compains debería de constar de mucha más argumentación, de no tantas afirmaciones categóricas sin fundamento, ni de tantas suposiciones, empezando por haber esperado un tiempo considerable para observar la práctica real de GKS, y los distintos comunicados que GKS saque sobre las distintas cuestiones de importancia política. Pero algunos parecen tener mucha prisa por ejercer la 'crítica', tanto es así que destruyen los propios presupuestos de la misma. Lo que pasa, profesor Compains, cuando disparas antes de apuntar es que con las prisas la presa se te escapa, o peor: que puedes disparar al objetivo equivocado. La crítica sistemática no tiene nada que ver con esta forma apresurada, tosca, infundamentada e impulsiva de construir discurso, muy habitual en los cuadros dirigentes de la izquierda abertzale. Esperemos que las generaciones futuras corrijan esa construcción egocéntrica y errónea del discurso, y sean capaces de hablar cuando es necesario y callarse cuando no es necesario escucharles, y todo ello de la manera más adecuada a las necesidades de su clase, sin partidismos, coleguismos ni egocentrismos de ningún tipo.

Pero ojo, cuando estas cuestiones fundamentales de procedimiento honesto se les señalan, estos críticos profesionales se resguardan en su muy abstracto y discutible 'derecho a la crítica', que más parece ser la licencia de agredir a todo lo que se mueva fuera del sentido común sin tener que argumentar demasiado. Mención aparte merece disfrazar de supuesto 'humor' las mayores bajezas y tretas políticas ejercidas desde el anonimato pero que no engañan a nadie. Ya sabemos que sois vosotros.

En una sociedad no afectada de infantilismo todo este espectáculo sería realmente impresentable.

Pero es que además, a GKS no le corresponde como organización juvenil detallar un programa integral del proletariado vasco, y menos hacerlo en su acto de presentación, pues es, en sus propias palabras, una organización constituida para hacer frente a la problemática juvenil.

En todo caso el profesor Compains y su grupo de apoyo no parecen tener ninguna duda de la doctrina estratégica que se esconde tras la organización recién presentada, con lo que se creen en condiciones de hacer un juicio sumario a una organización de la que no saben nada. Las ganas de destruir parecen haber substituido en la burocracia de Sortu al buen juicio que recomienda prudencia antes de hacer el ridículo.

GKS ha explicado en su presentación lo que tiene que explicar: que es una herramienta para abordar en perspectiva de clase la problemática juvenil, y detallando concretamente en qué puntos identifican esa problemática. ¿Tienes alguna objeción a lo realmente dicho por estos jóvenes, Eneko Compains, o sólo a lo 'no dicho' y que tu consideras que tiene que ser su programa (programa que por el momento no han presentado y que tú desconoces)? Es decir: aparte de reprocharles no ser directamente Ernai y obedecer vuestras órdenes, no ser una plataforma juvenil de propaganda de vuestro partido revisionista y de vuestra república vasca imaginaria, de no ser una organización burocrática sin efectividad real ninguna, ¿Tienes algo que reprochar al planteamiento real de estas jóvenes, que es fruto de la articulación de numerosos colectivos juveniles proletarios de Euskal Herria que se lo curran en sus barrios y pueblos, y que viene delimitado por su ámbito de actuación: la problemática juvenil?

Pues bien: dicho todo esto, bienvenido sea el debate político, con el profesor Compains o con quien sea. Ahora bien, difamar no debe ser confundido con presentar un texto con objeciones críticas. Y el texto que el profesor Compains nos presenta está lamentablemente muy lejos de cumplir los requisitos para poder ser catalogado de crítico.

-DE OBRERISMO, PRESOS Y DOGMAS-

Vamos a la primera acusación: Compains cataloga de obrerista a la joven organización. Pero el 'obrerismo' es una doctrina que identifica la vanguardia revolucionaria en los empleados de fábrica, y fue importante en las décadas de los 50-60 en Italia (y en los 60-70 en Euskal Herria, por cierto), cuando efectivamente la figura central de la producción era el obrero de fábrica (tanto en Italia como en el estado Español, ya que los procesos de industrialización fabril se dieron en gran escala en esas décadas en ambos estados). En realidad, el obrero de fábrica nunca ha sido la vanguardia revolucionaria en el centro imperialista, y desde luego ni siquiera es ya hoy la figura central en la producción, además de que los obreros de fábrica en general son un sector pequeño de la clase obrera que cobra sueldos muy por encima de la media. En todo caso, quizá alguno de estos tertulianos de Sortu, o el profesor Compains mismo, nos puede explicar qué tiene que ver esta doctrina política de mediados del siglo XX con el concepto de clase que emplea GKS en el siglo XXI, y que también emplean otras organizaciones marxistas y comunistas vascas, como por ejemplo Ikasle Abertzaleak. Y más deberían de explicárnoslo, teniendo en cuenta que en Euskal Herria también existió una perspectiva obrerista (a veces disfrazada con terminología marxista, aunque lejos del nivel de profundidad analítica de la italiana), perpectiva obrerista vasca que se identifica demasiado a la ligera con el sector españolista, pero que también arraigó con fuerza en el sector independentista en todo el proceso de constitución ideológica de lo que es hoy la izquierda abertzale, provocando una comprensión errónea y hoy históricamente desfasada del carácter y amplitud real de la lucha de clases, de lo que singnifica la clase obrera. Perspectiva obrerista que todavía hoy nuestros grandes 'críticos' de partido arrastran y esparcen a su alrededor, condenando la lucha de clases a mera lucha sindical en los puestos de trabajo, con centralidad indiscutible de la industria.

¿Se puede pensar mayor absurdo que acusar a los demás de tus ignorancias y errores? Valga un ejemplo de obrerismo: decir que 'los explotados' no están en los centros educativos, sino en las fábricas, como hace el profesor Compains en este mismo artículo, es una expresión obrerista y contraria a la realidad del capitalismo en general, y muy en particular al capitalismo desarrollado actual. El profesor Compains deja constancia de la radical incomprensión de la amplitud del proletariado, de sus luchas del presente, y de los progresos que existen en la comprensión de su composición de clase a nivel internacional.

De tal manera que no, Eneko, que GKS instituya una perspectiva proletaria a la problemática juvenil demuestra precisamente que está en condiciones de enfocar correctamente la problemática juvenil, que es una problemática capitalista, y transformar la realidad social en este ámbito, y desde luego esto se contrapone con la comprensión obrerista y fragmentaria que vosotros manejáis de la realidad social y los distintos campos de lucha. Los jóvenes, los inmigrantes, las estudiantes, las madres, son sectores proletarios y explotados, no son sectores para desarrollar una propaganda demócrata, esterilizada en la lucha y capitalizable electoralmente. Y proletario no significa trabajador de fábrica.

Pasamos al siguiente punto: Decir que no se hace mención a los presos o a los represaliados y que eso demuestra desconexión con la Historia de lucha de este país, cuando en la foto aparece gente que ha sido represaliada, que ha sido torturada, gente que tiene familiares en la cárcel, gente que ha chupado cárcel como tú eneko, es una falta de respeto inadmisible. Que lleguéis a estas bajezas morales, faltando al respeto del sufrimiento de la gente, dice mucho de vuestra falta de escrúpulos. ¿Quién eres tú para exigir que se hable de eso donde tú lo crees conveniente, tú que perteneces a la dirección de un partido que chantajea a los presos políticos, tú que perteneces a la dirección de un partido que da la espalda e invisibiliza a un grupo de presos políticos que se han sacrificado para que tu hoy estés dando tu opinión? Sobre los presos, no sois los más autorizados para dar lecciones Eneko. Lo que GKS piensa al respecto, como organización, lo dirán ellos cuando lo consideren oportuno, y no tú, Eneko Compains.

Que ''nuestra doctrina no es un dogma, sino una guía para la acción'', es hasta donde mi estudio del marxismo me permite saber una frase de Engels, no de Lenin. La frase no se refiere al marxismo, sino a la teoría en general, y precisamente para defender la validez permanente del marxismo. En la carta a Sorge de 1886, donde aparece la frasecita, Engels dice también esto:

''El primer gran paso de importancia para todo país que entre en el movimiento es siempre la organización de los obreros como partido político independiente, no importando cómo, siempre que sea un partido netamente obrero (...) Y si hay a mano gente de mentalidad teóricamente clara, que pueda explicarles de antemano las consecuencias de sus propios errores y hacerles comprender que todo movimiento que no tenga en vista constantemente y como objetivo final la destrucción del sistema asalariado está destinado a descarrilarse y fracasar, entonces pueden evitarse muchas tonterías y puede acortarse considerablemente el proceso.''

A lo mejor Compains no conoce la procedencia de la frase que emplea, pero la carta es contundente contra posiciones políticas como la de su partido revisionista. Es decir: la teoría es guía para la acción, pero para eso tiene unos conceptos fundamentales, como por ejemplo la independencia organizativa del proletariado, esa que vosotros atacáis, esa que os provoca tanta angustia. Como por ejemplo la necesidad constante de tener a la vista la destrucción del sistema asalariado. Algo muy distinto de blanquear la explotación, o hablar de que el país necesita 'empresarios decentes' como hace otro miembro dirigente de su partido. Algo muy distinto de acudir a ferias empresariales, o de dar la mano al presidente de la patronal, como hace otro miembro dirigente de su partido.

Por otro lado Lenin insiste en esa idea en el escrito ''¿Ningún compromiso?'' (1920), en el que dice, en conexión con el significado de la frase, lo siguiente:

''El capitalismo dejaría de ser capitalismo si el proletariado «puro» no estuviese rodeado de una masa abigarradísima de elementos que personifican la transición del proletario al semiproletario -el que obtiene la mitad de sus medios de existencia vendiendo su fuerza de trabajo-, del semiproletario al pequeño campesino -y al pequeño artesano, al obrero a domicilio y al pequeño patrono en general-, del pequeño campesino al campesino medio, etc., y si en el seno mismo del proletariado no hubiera sectores de un desarrollo mayor o menor, divisiones de carácter territorial, profesional, a veces religioso, etc. De todo eso se deduce la necesidad -una necesidad imperiosa para la vanguardia del proletariado, para su parte consciente, para el partido comunista- de recurrir a la maniobra, a los acuerdos, a los compromisos con los diversos grupos proletarios y con los diversos partidos de obreros y de pequeños patronos. El quid de la cuestión está en saber aplicar esta táctica para elevar, y no para rebajar, el nivel general de conciencia del proletariado, su espíritu revolucionario y su capacidad de lucha y de victoria''

Es decir, que la maniobra central de los acuerdos es la organización independiente del proletariado, el Partido Comunista, y los acuerdos en ausencia de Partido Comunista, la disolución organizativa del proletariado en partidos controlados por la clase media, con un programa hecho a medida de los intereses de la clase media, es absolutamente contrario a las ideas de Lenin. Pero el profesor Compains, el primer leninista sin necesidad de partido comunista, parece más bien trabajar por humillar la conciencia revolucionaria y reforzar la confianza de las masas en las instituciones burguesas existentes, más que por generar adhesión a la conciencia revolucionaria, a la confianza en la organización proletaria y a la conciencia de clase.

Nadie se opone a los acuerdos tácticos, Eneko Compains, pero para ello tiene que existir el partido netamente proletario (Engels), el Partido Comunista (Lenin) que los dirija, y en su defecto, promover los acuerdos, o más bien promover la subordinación organizativa del proletariado disperso y desestructurado en un partido controlado por las clases medias como hacéis vosotros es absolutamente contrario a la doctrina marxista, y en general, a los intereses del proletariado. Hacer esto es liquidar toda la capacidad política del proletariado, es la traición de clase consumada. Y eso nos ha llevado a la derrota social y nacional en Euskal Herria, a la claudicación social, cultural, económica y política del proletariado vasco.

Además, citar a Lenin para defender lo contrario que defendía es una infamia científica. La independencia organizativa del proletariado, su articulación organizativa bajo un programa proletario, antecede como presupuesto estratégico en todas las cuestiones tácticas que grandes comunistas como Lenin o Gramsci planteaban, y lo que hacéis vosotros con Lenin y Gramsci se llama prostitución de cadáveres. Y ya basta de llenar de serrín la cabeza a la gente.

Por último con este tema, una cosa: los acuerdos ni son, ni serán en ningún caso con los partidos reaccionarios de la oligarquía como el PNV. Eso es totalmente inconcebible, y una aberración postmoderna desde el punto de vista comunista.

En definitiva, la cuestión es que el marxismo como ciencia es una guía para la acción del proletariado, a diferencia de lo que es para vosotros: un dogmaobrerista, anclado en los setenta, sin ninguna validez para la realidad actual, ni siquiera para la lucha sindical, que no lo empleáis para nada, que ni siquiera lo estudiáis, y que sólo os sirve para adornaros de propaganda cuando aparecen los comunistas de verdad rebuscando unas cuantas citas de libros que o bien no habéis leido, o no habéis querido entender, con el objetivo de poner trabas a la organización independiente del proletariado vasco. Porque al fin y al cabo, vosotros estáis cómodos sustituyendo al proletariado autoorganizado, vosotros estáis cómodos siempre que no aparezca en escena un Partido Comunista que sea la expresión centralizada del proletariado organizado.

-SOBRE TRANSFORMACIONES SOCIALES Y EL RÉGIMEN DEL 78-

Vamos a pasar al siguiente tema: Decir que una organización creada hace medio mes es ineficaz para generar transformaciones sociales apenas merece comentario, ya que es un dogma de fe absolutamente indemostrable porque no ha habido tiempo para que podamos comprobar su efectividad. Pero sobre las 'transformaciones sociales', y su uso indiscriminado y repetitivo en tu doctrina, quisiera hacer algunas observaciones:;

El capitalismo genera transformaciones sociales de forma permanente, para eso no hace falta ningún partido de 'izquierdas', o más bien: el capitalismo utiliza a la izquierda socialdemócrata para impulsar las transformaciones sociales que necesita en periodos de auge de negocios y en la fase de modernización de las colonias. Lamentablemente en periodos de repliegue como el actual la izquierda socialdemócrata no sirve para nada ni a la burguesía ni a nadie, las transformaciones sociales las lideran los partidos reaccionarios, esa es la razón por la que resultáis aburridos y carecéis de personalidad política, a remolque de la dirección reaccionaria. Esto vale igualmente para Podemos.

Las únicas 'transformaciones sociales' que nos interesan a los comunistas son las que interesan al proletariado: el aumento de control del proletariado sobre la estructura social y de producción, la mejora de las condiciones de vida del proletariado y siempre la orientación de todo ello a la toma del poderpor parte del proletariado para desarrollar la forma de la nueva sociedad, que ya está en esta como potencia. Toda otra transformación social no nos interesa porque o no nos afecta o nos afecta negativamente. Sortu no plantea en el sentido proletario el concepto de transformación social, y la mayor prueba de ello es que su aliado fundamental para la 'transformación social' es el PNV en Hego Euskal Herria y el PSOE en Madrid. No son cosas abstractas, son hechos. Os habéis alineado con el enemigo y desde esa posición: ¿De qué tranformación social nos habláis? Es de una evidencia aplastante que PNV y PSOE son partidos reaccionarios que nunca pactarían por transformación social alguna que beneficie al proletariado: mientras que en Iparralde vais improvisando pues no tenéis nada que hacer, sois una fuerza irrelevante, y en tu escrito demuestras, dicho sea de paso, lo irrelevante que es para vosotros iparralde, ya que ni lo mencionas. En cualquier caso, la estrategia de articular mayorías institucionales, de poner en el centro las instituciones, es lo que os invalida totalmente para ejercer como una fuerza real para la transformación social que beneficie a la inmensa mayoría del país, porque dependéis de mayorías institucionales y para eso necesitáis a los partidos reaccionarios.

Vosotros mismos, como partido sois totalmente incapaces de generar transformación social alguna en sentido proletario (y cada vez es más evidente que os oponéis a la constitución de fuerzas que si tengan esa capacidad). Es decir, o más bien al contrario: atacáis con ferocidad cualquier expresión política independiente del proletariado, os oponéis como partido, por ejemplo, a la solución proletaria al problema de la vivienda mediante la ocupación (única solución posible para decenas de miles de personas sin ingresos hoy por hoy); en vuestros programas los mayores paquetes de medidas y vuestra prioridad de inversiones se las lleva la industria con propuestas jugosísimas de estimulación empresarial, y en menor parte el funcionariado; negáis la posibilidad de que el proletariado se organice para la toma del poder político, incluso negando la necesidad de un partido proletario...

Prosigamos con otras observaciones tuyas: ''Estoy convencido de que la unidad de España es la clave de bóveda del sistema de dominación concreto que se nos impone.'' Y después: ''no se trata de ninguna opción caprichosa, sino de una opción impuesta por la realidad''. Sobre estos 'convencimientos' tuyos, que olvidas argumentar lo más mínimo, pretendes imponernos a los demás tu 'hoja de ruta'. Pero es que el convencimiento del profesor Compains, del portavoz Otegi o de ningún profeta no puede ser la guía para la acción, sino como decíamos más arriba, en una cita de Engels que tú mismo empleas, el marxismo, o más específicamente: la ciencia, colectivamente articulada y fusionada con los distintos sectores proletarios, es y debe ser la guía para la acción.

Analicemos la afirmación en sí: ''La unidad de españa es la clave de bóveda del sistema de dominación concreto que se nos impone.'' Es decir, que ni siquiera el estado español (¿y el francés por cierto?), sino la unidad de españa. Dejando de lado tu olvido de la parte norte de nuestro territorio nacional, estoy realmente interesado en escuchar como fundamentas una afirmación tan importante, aparte de las citas de hace un siglo de gente que entiendo que es una autoridad intelectual para tí (Calvo Sotelo, etc.) pero que sinceramente, para mí no lo es en absoluto, y lo que afirmase coyunturalmente ese señor no me parece prueba sistemática de ningún tipo, y menos para defender un juicio sobre la 'actual clave de bóveda de la dominación concreta'. En cualquier caso, yo de entrada tengo algunas objeciones importantes a tu formulación que por otra parte me parece de lo más idealista y contraria a la realidad, y que fundamenta la doctrina estratégica revisionista de tu partido.

El sistema de dominación concreto que se nos impone es la dominación capitalista, que se diferencia de la dominación feudal, o de la dominación patriarcal (como modo de producción, no hegemonía social y cultural del hombre sobre la mujer, que coexiste con el capitalismo), o de la dominación esclavista. Este sistema capitalista opera a través de la fuerza organizada del capital, enfrentando a los poseedores de dinero contra los que no tienen nada, o no tienen suficiente para sobrevivir sin trabajar. Esto no tiene nada de abstracto, y lo sabemos perfectamente quienes nos pasamos el día buscando trabajo y aguantando todo tipo de autoritarismo burocrático, para conseguir titulaciones, para conseguir trabajo, para mantener el trabajo, etc. Esto es así en Euskal Herria, en Caracas y en Moscu; precisamente porque es un sistema de carácter mundial, una sociedad económica mundial. Para que tu y yo nos vistamos más barato o tengas coltán para tu móvil hay 168 millones de niños trabajando, creando poder económico, ese mismo poder económico está en los centros de poder imperialistas, como Euskal Herria. El poder fundamental de la sociedad actual, también de la sociedad vasca, es el Capital, no el parlamento estatal, el gobierno de la nación, o el ejército, sino quién tiene dinero para pagar el parlamento, el gobierno o el ejército. El poder lo ostenta una oligarquía internacional, que forma bloques de competencia internacional de capitales, y su forma más concreta son los fondos de inversión y las corporaciones financieras (asociaciones de empresarios), que se articulan en grandes bloques territoriales de estrategia financiera imperialista. Nosotros pertenecemos al Europeo, hoy subordinado al Estadounidense pero en permanente tensión con el mismo, no a un supuesto ´regimen del 78' provinciano y español. Ese régimen sólo es una pantalla territorializada del imperialismo de Washington y Berlín.

La forma concreta en la que se nos impone esa dominación Capitalista, de Clase, no es sólo mediante la unidad de españa, sino mediante un complejo entramado de formas de opresión, desde la cuestión patriarcal, hasta la cuestión juvenil, de ahí que existan distintas problemáticas (tal como aparecen para los jóvenes, las mujeres, las naciones oprimidas como la nuestra, etc... en sus condiciones reales de vida) pero esas condiciones de vida, opresivas en especial para el proletariado pero en general para toda la clase obrera, están totalmente condicionadas por el capital, por la función que cumplen en su forma de organizar la sociedad, y sirven a la dominación fundamental, que es una dominación económica de clase. La forma concreta como aparece esta dominación es por ejemplo: a través de la infantilización, aplastamiento y evaluación permanente y disciplinaria del estudiantado (o fuerza de trabajo en formación), a través de las gigantescas técnicas de control social (cámaras, redes sociales, etc...), de la represión fulminante de toda expresión de comunismo a nivel internacional, de la devaluación sistemática del trabajo femenino, del exterminio en los puestos de trabajo de dos millones de personas al año, del exterminio de millones de mujeres pobres a manos de la violencia machista, etc... y todo esto se sintetiza en los bloques de gobierno geoestratégicos que en nuestra zona representa la Unión Europea y su entramado institucional, y no las cámaras y las instituciones del Estado Español, que son una delegación del bloque imperialista occidental, yanqui-europeo. Así que Eneko, si estas y otras formas concretas de la dominación del capitalismo tienen su síntesis en la idea de la Unidad de España, y no en la realidad de la Sociedad de Clases como un todo de opresiones organizado en torno a la dominación económica del proletariado, tendrás que probarlo con pelos y señales, porque lo vamos a mirar con lupa. De momento las pruebas que tu y tus compañeros de partido habéis presentado para defender este dogma nacionalista son iguales a 0.

Combatir jurídicamente y por vías legales a un Estado sin tener posiciones de lucha real y efectiva en todos los frentes reales de la dominación concreta es un acto de idealismo jurídico que no lleva más que a la ilusión de que se progresa cuando en realidad el enemigo de clase es quien está progresando, incluso ideológicamente en eso que llamas 'izquierda', desorganizándola y desmovilizándola como bloque de clase, y reorganizándola y removilizándola bajo falsas banderas y con la ideología burguesa como horizonte y campo de visión, poniendola en la calle masivamente, en torno a grandes significantes, movilizándose por nada concreto sino por proclamas culturales, legitimando el orden social burgués sin mover ni un milímetro la estructura real del poder.

Si por forma concreta mediante la que se nos impone la dominación, te refieres a la síntesis estatal, política, a través de la que ejerce la dictadura la burguesía en nuestro territorio, entonces estás también diametralmente equivocado. Profundizo en la idea: La forma político-estatal de esta dominación no está en el Estado Español, mucho menos en la 'unidad de España', sino en Europa, de ahí que toda utilización de referencias políticas de la fase emergente del imperialismo esté históricamente desfasada cuando hablan de la centralidad del estado nacional (por ejemplo el leninismo como doctrina táctica). La Unión Europea, las cámaras europeas y las instituciones europeas, las oficiales y las ocultas (especialmente la Comisión Europea y el BCE), tienen todas las compentencias fundamentales de la política que a principios del siglo XX pertenecía a los estados nacionales; y sólo por delegación los estados nacionales ejercen competencias hoy. Te enumero las más importantes: entre las competencias exclusivas, unión aduanera, normas de competencia interior, política monetaria, política comercial; entre las competencias compartidas (pero que sólo es efectiva si la unión se abstiene de intervenir); mercado interior, política social, transportes y energía, seguridad, justicia, investigación y desarrollo...; competencias para complementar a los estados miembros (similar status de superioridad al anterior); industria, cultura, turismo, etc...; competencias de coordinación de los estados miembros (la Comisión dicta y los estados acatan): políticas económicas, empleo, políticas sociales. La cosa está clara y distinta. El aparato político, el 'régimen' estatal operativo en Euskal Herria es Europa.

La Unidad de España, por otra parte, es funcional a Europa y Estados Unidos como formas reales 'estatales', 'políticas' del conjunto de compentencias fundamentales de la dictadura burguesa. La República Burguesa Vasca que sólo existe y existirá en vuestras cabezas no es funcional ni a ningún bloque de capital internacional, ni al superestado europeo, ni al proletariado interno, ni a la oligarquía interna, ni tiene la menor posibilidad de serlo, por lo que vuestra formulación del problema estratégico es totalmente idealista, una mera ilusión de la clase media vasca en descomposición, sin fundamento real en las fuerzas del presente.

El provincianismo de Sortu es similar, aunque algo más grave que el de Podemos, pretendiendo desarrollar una estrategia en clave nacional, con el agravante de que Sortu confunde la cuestión nacional, el derecho a la autodeterminación y a crear un estado, que hoy ya no tiene el peso que tenía en la época de Lenin, con el proceso de toma del poder, que hoy ya no está en los estados. Al menos Podemos reduce su provincianismo revisionista a un estado real. La vía jurídico burguesa, demócrata, para solucionar la opresión nacional en Euskal Herria o Cataluña es una quimera idealista alejada de las fuerzas reales que constituyen el poder fundamental de la sociedad: el Capital internacional y sus intereses territoriales. En el estado real, el superestado europeo, no hay democracia. El parlamento europeo, única institución elegida por sufragio universal, no tiene ninguna función efectiva.

El 'régimen del 78' fue y es un producto del choque de intereses entre Estados Unidos y la naciente Comunidad Económica y Política Europea, relación que viene siendo dinámica y tensa como bloque imperialista unitario y a veces no tan unitario, pero en ningún caso se puede explicar el 'final' del franquismo excepto por la necesaria adecuación a una nueva división internacional del trabajo y del Capital del Estado Español y su estructura productiva. Nos guste o no, Eneko, el marco mínimo de lucha de clases para el proletariado vasco, tanto de Iparralde como de Hegoalde, es Europa. Vuestra estrategia está históricamente desfasada y basada en el imaginario nacional español (¡qué ironía!). El 'régimen del 78' es una pantalla jurídica del choque internacional de capitales, TODOS los partidos políticos españoles están controlados y financiados por agentes del capital internacional. O no lo sabéis, o formáis parte de eso y nos mentís a la cara. Pero ya basta de llenar de serrín la cabeza a la gente y de películas sobre el todopoderoso régimen. La cuestión vasca, el apaleamiento de vascos y de todo lo vasco, es un entretenimiento de fin de semana para oligarcas nacionalistas españoles, como darse un paseo en yate, es un coto de caza para los ricachones carpetobetónicos. Lo que importa a la burguesía española (y vasca y navarra) y a la burguesía de Bayona o de Biarritz, es la política internacional y subordinrse a todas las políticas fundamentales marcadas desde la Comisión Europea y sus instituciones ocultas de clase para formar parte del reparto del pastel imperialista.

La independencia nacional de Euskal Herria es absolutamente imposible en el marco jurídico burgués internacional, y particularmente en Europa como superestado en vigor: España y no digamos Francia son las realidades de referencia nacionales y estatales para el bloque geopolítico dominante de la zona Europea, para el ordenamiento burgués internacional, y lo va a seguir siendo si China en un futuro se convierte en el referente imperialista hegemónico de la zona, porque el entramado de empresas español existe, es poderoso y es un agente con quien negociar, y el entramado de pequeñas empresas nacionalistas vascas o catalanas es un fraude pequeño burgués sin ninguna proyección ni realidad substantiva en el orden social burgués internacional. Sin un orden socialista internacional no hay posibilidad ninguna de una Euskal Herria independiente ni de ejercer derecho de autodeterminación ninguno. La única posibilidad para la independencia de Euskal Herria pasa por un proceso revolucionario proletario a escala europea que hoy está muy lejos. Pero desde luego la independencia burguesa de Euskal Herria no es más que un fraude idealista sin ninguna base real que lo sustente, es un producto de marketing para vuestra propaganda electoral. Científicos como tú tenéis culpa doble, porque tenéis el deber de como científicos no engañar a la gente y decirles siempre la verdad, por dura que sea. Los reyes son los padres.

Obviamente, que no sea posible un estado vasco a corto plazo (que sólo puede ser si es socialista, en el contexto de rearticulación de Europa en un proceso socialista internacional), no quiere decir que no sea posible la construcción nacional desde ya, y ahí también estamos en desacuerdo, pues no es lo mismo construir instituciones nacionales proletarias, que construir una nación empresarial, clasista e imperialista, dividida territorialmente y en la que el proletariado es minoritario y está desarticulado, por muchos adornos democráticos que le pongas.

Prosigamos: otro supuesto argumento que utilizas consiste en afirmar que el mayor desafío que tiene hoy el régimen del 78 es Cataluña. En primer lugar eso es notoriamente falso, el Estado ha vencido y ha salido reforzado, en Europa los catalanes son el hazmereir, el estado español tiene todos los medios violentos, económicos, internacionales y mediáticos para incluso representar ante el mundo su verdad. Para que me entiendas con mayor plasticidad: algo así como lo que vosotros intentáis hacer con nosotros, pero en mucha mayor escala. En segundo lugar no prueba la premisa mayor tuya: que el régimen del 78 'sea' la ¡clave de bóveda! del sistema de dominación concreto actual. De hecho por mucha falta de normalidad que haya habido en Cataluña en momentos puntuales, el régimen de dominación real no se ha puesto en entredicho en ningún momento, sino el barniz nacional de la dominación. La sociedad catalana, su forma, su contenido, y su sistema de partidos, sus correlaciones de fuerzas, no estaban en juego.

Por eso pasas de puntillas y vas directamente a demostrar que el régimen del 78 corre riesgo en Cataluña. Pero como digo eso también es notoriamente falso, ya que el régimen del 78 ha salido hasta tal punto reforzado que la chapuza catalana es uno de los elementos claves para el resurgimiento del nacional fascismo en España, de la cohesión social reaccionaria de grandes sectores depauperados en España, que ahora cierran filas con la ultraderecha gracias a la farsa del procés. El procés, basado en la misma doctrina táctica falsa del derecho a decidir que manejáis vosotros, es la causa de un bloque más amplio, cohesionado y plebiscitario a escala estatal de la derecha más rancia, anticomunista y reaccionaria, que de hecho está llamada a desarrollar efectivamente grandes cambios sociales y políticos, llevándoos a los partidarios de la reforma democrática a rebufo. Hoy Cataluña es más vulnerable que antes, y quienes más vulnerables van a ser a la violencia de estado son los comités proletarios, la gente de base, las organizaciones socialistas e independentistas, etc. En lo que respecta a reforma jurídico burguesa, existen las mismas dos posibilidades que hace diez años en Cataluña, aunque con una correlación de fuerzas mucho peor para los intereses catalanistas: o un proceso de recentralización de compentencias, o un proceso de descentralización de competencias, pero ahora lo segundo está más cuesta arriba que antes. En ningún caso existe la posibilidad de un proceso de independencia o de ruptura de la unidad de España (que era la clave de bóveda del sistema de dominación actual, según nos señalabas, aunque sin argumentos). No sabemos cuál va a ser el desenlace final, pero lo que es evidente es que con centralización o descentralización de competencias, el sistema de dominación actual no se verá en absoluto cuestionado, ni tampoco la Unidad de España: más bien es el sistema de dominacióin burgués actual quien decidirá, en última instancia, por la correlación de fuerzas de capitales, si la pantomima acaba en un proceso de centralización o descentralización de competencias en el Estado Español. Exactamente igual sucederá con el proceso estatutario español que tenéis entre manos con el PNV.

Lo que dices de que una supuesta izquierda 'verdadera', en su dejadez, es la causante de que no haya habido suficiente fuerza para un proceso de independencia real en cataluña ignora hasta tal punto las fuerzas reales de la sociedad burguesa que no merece más comentario que éste: la chapuza idealista del derecho a decidir y sus consecuencias negativas son responsabilidad de los pequeños empresarios demócratas y sus representantes políticos, ¡y no de la joven organización GKS! Un poco de autocrítica no vendría mal, pero de la de verdad.

En un proceso de competencia entre capitales como el catalán los empresarios nacionalistas, o mejor dicho, sus emocionados representantes políticos y culturales, pueden ir a la cárcel. En toda guerra de capitales pasan cosas de éstas: también hay políticos y empresarios españoles en la cárcel, incluso del PP. A veces cuando juegas a los negocios pierdes, en la sociedad burguesa el pez grande se come al pez pequeño. Es una sociedad bestial, prehistórica. Pero eso no justifica el empleo de la palabra 'opresión'. Confundir un fenómeno de opresión nacional, como el que sufre la clase trabajadora catalana, con un fenómeno de compentencia entre capitales, liderado por un sector empresarial catalán, nos lleva a denominar opresión al hecho de que un conglomerado de capitales catalán ha echado un órdago para conseguir una estructura de estado propia y poder crecer como bloque de Capital, y que ha perdido. Los comunistas estamos a favor del derecho de autodeterminación, y no nos opusimos al procés, al contrario, por muy chapucero que fuera, le dimos nuestro apoyo, no hay más que ver la campaña de Ikasle Abertzaleak en apoyo del pueblo trabajador catalán y el derecho de autodeterminación en el momento crítico y sin dudar ni un instante. ¡Ahora se nos achaca a nosotros la derrota fulminante de vuestra táctica errónea y suicida! Pues bien: ¿Queréis saber cómo no se libera a una nación? Aprended de Cataluña, o estáis condenados a repetir esa catastrofe.

-SOBRE EL MAZO DE LA CLASE OBRERA, LAS CUESTIONES TÁCTICAS Y ESTRATÉGICAS, SOBRE BARRO Y OTRAS METÁFORAS-

En otro orden de cosas: hablas Eneko de dirigir el 'mazo' de la clase obrera al eslabón más débil. Para eso primero tiene que constituirse ese mazo. Pero el 'mazo' de la clase obrera son las organizaciones comunistas proletarias, esas que hoy están resurgiendo en Euskal Herria, y que tantos quebraderos de cabeza parecen provocaros. Mientras tanto el único mazo político articulado de que disponéis los grandes estrategas de la generación de la derrota consiste en el funcionariado y sus ideales de justicia, igualdad de empresa, democracia y libertad, ideales por los que no están dispuestos a sacrificar practicamente nada, llegando a justificar la colocación de banderas españolas en las instituciones lideradas por ellos/vosotros.

Después afirmas que ese eslabón más débil es la cuestión nacional. ¿No habíamos dicho que los dogmas no proceden? Con razón se ha dicho tantas veces que el nacionalismo es un sentimiento. Y un sentimiento que cuanto interfiere en el análisis táctico, es peligroso. Una cosa es ser vasco, y como vasco tener derecho legítimo a un estado propio, a una organización territorial propia, a la restitución del euskera y la cultura vascas, a conformar la unidad social de Euskal Herria. Una cosa es que esos sean nuestros objetivos. En esto coincidimos todos los que nos sentimos vascos en términos nacionales. Pero otra cosa es confundir ese deseo con la realidad, y convertir ese deseo, esos objetivos, en la prioridad política para combatir al poder real, en la táctica inmediata. Porque el poder real es el dinero y el capital, y no la nación. Somos obligados a ser españoles y franceses porque es la apuesta 'nacional' del Capital: no es que seamos capitalistas porque sea la apuesta 'social' de España y Francia. Las fuerzas internas nacional reaccionarias de estos paises que en el proceso histórico se opusieron a la modernización capitalista fueron aplastadas implacablemente. Las naciones podrían haber sido otras, el modelo de dominación capitalista no, es un modelo histórico universal del desarrollo de la humanidad, de su forma social, que condiciona aplastantemente toda la formación social. Si no combates la causa la consecuencia persiste, es tan fácil como entender eso. ¡Y vosotros queréis construir una República Vasca con quienes ya han hecho su apuesta por España y Francia! De verdad que agradecemos vuestro esfuerzo por impartirnos lecciones de táctica, estrategia, y óptica analítica... pero creo que no estáis en condiciones de darlas.

Además, la voluntad independentista es minoritaria en la CAV, muy minoritaria en Navarra, y prácticamente inexistente en Iparralde. Hay cuestiones que generan una adhesión social muchísimo mayor: A la gente lo que le preocupa es la luz, la vivienda, la comida, el transporte, la libertad de movimientos, la educación de sus hijos, no ser excluida socialmente, la felicidad. Ese es el eslabón más débil para más de un millón de proletarios en Euskal Herria, y de la mano de rentistas, funcionarios y empresarios es imposible que vuestro partido sea la herramienta para abordar el eslabón más débil de esta sociedad: el proletariado y su situación real, el proletariado y sus condiciones de vida. Un proletariado que desde la última crisis crece inexorablemente en número incluso en el centro imperialista. Por eso hace falta un partido proletario, en todas las naciones de Europa, y una unión internacional de partidos proletarios. Partidos proletarios independientes de las ensoñaciones fabricadas por funcionarios de partido o por gente que no tiene problemas para llegar a fin de mes. Ahora explícanos a todos eneko, ¿Vaís a buscar la alianza con el PNV y a seguir atosigando al proletariado organizado, o vais a permitir la estructuración de un aliado real, del Partido Comunista? Porque la respuesta es obvia: primero tenéis que depurar vuestro partido, y después tenéis que dejar de combatir la posibilidad de construcción de la fuerza real que puede liderar ese proceso en Euskal Herria, vuestro único aliado independentista posible en el futuro. Lo contrario es una traición a la clase obrera, y una traición a Euskal Herria y sus aspiraciones nacionales. Reflexionad bien estas palabras.

Prosigamos:

Txabi, Argala, etc... os sirven mucho para adornar el discurso. Apropiarse del pasado siempre es un acto inescrupuloso, típico de la política electoral. Para nosotros son referencias que estudiar, como otras miles en el mundo y en la historia del movimiento socialista. Sobre todo a nivel político, ya que a nivel teórico estas en concreto no eran grandes figuras. En el caso de Txabi ni siquiera a nivel político, pues la figura central fue su hermano; pero entiendo que para la política basada en mitos y cuentos tiene mayor potencialidad el joven Txabi Etxebarrieta, como mártir. En cualquier caso, ya digo que tanto ellos como todo el proceso internacional del socialismo, su Historia, y sus figuras principales a nivel político y teórico son material de estudio para la jóven generación, algo que la generación de la derrota jamás hizo: estudiar en serio. Para nosotros no son un adorno, Eneko. Si nos parecen razonables, aprendemos de ellos. Si nos parecen discutibles, los discutimos. Si nos parecen rechazables, los rechazamos.

Otra de tus observaciones: ''Se trata de generar mayorías rupturistas; y como digo, con nuestras contradicciones, en esas estamos''. Y yo te pregunto: ¿mayorías rupturistas con el PNV? Eso no es una contradicción, eso es una ingenuidad. Si no hay condiciones para constituir una mayoría no se constituye ninguna mayoría de forma cortoplacista, se trabaja a medio o largo plazo para constituir las fuerzas reales que puedan converger en una mayoría. El PNV hoy es indispensable para una mayoría política institucional en la CAV, en Navarra ni siquiera llega (sólo esta vez por carambola) y no digamos en Iparralde. En cualquier caso por encima de las palabras, del independentismo de palabra y del adorno progresista, esa es la apuesta real de vuestro cortoplacismo tacticista: el PNV. Y con un partido como el PNV la ruptura es imposible. Pero algunos no aprendéis nunca, por eso fuisteis, sois, y seréis la generación de la derrota, del post-lizarra garazi, que pretende arrastrarnos a todas al mismo pozo.

Pasemos a la hoja de ruta que propones/proponéis: ''ruptura democrática con el régimen del 78, independencia y proceso constituyente para cambiarlo todo. ¿reformismo? Yo no lo veo por ninguna parte''. Efectivamente Eneko, el reformismo presupone la capacidad de cambiar las cosas por vías institucionales y legales, capacidad que vosotros ni tenéis ni vais a tener. En la medida en que sois un mero partido visagra para la gobernabilidad del país dirigida por el PNV, jamás seréis un partido de gobierno, a no ser que directamente substituyáis u os fusionéis con el PNV. Y sin gobierno no hay reformas. Por lo que no, yo tampoco veo reformismo por ninguna parte. Como mucho llegáis a un timidísimo reformismo municipal... ¡Ni siquiera reformismo...! El PNV os echará mano cuando os necesite, y os dejará en la oposición cuando no os necesite. Sobre la hoja de ruta idealista que propones, que no interesa a nadie en la sociedad vasca más que a los militantes de tu partido y a su ejército de poteadores (aunque con un entusiasmo muy discutible), no la comento, porque es imposible que se convierta en mayoritaria social y políticamente, y además es imposible realizar una correlación de fuerzas internacional que la apoye en el orden jurídico burgués, como ya he dicho anteriormente, y como demuestran los hechos históricos.

La extrapolición de los procesos constituyentes de latinoamérica es absurda y difícilmente justificable para objetivos distintos (conformación de un nuevo estado nacional burgués en forma de república en el centro imperialista y en el contexto de la Unión Europea). Análisis concreto de la realidad concreta Eneko, extrapolaciones abstractas están fuera de lugar. Y mira que no entro ni a valorar los procesos mismos de cambio en latinoamérica, porque es que no tienen ninguna aplicabilidad en Europa, ni siquiera en marcos estatales ya existentes, y no hay ni un sólo caso que lo demuestre, más bien es evidente lo contrario. Los partidos afines a esos cambios, y financiados o apoyados por ese bloque geopolítico no han conseguido nada, o como mucho hacer el ridículo y defraudar a sus bases (Grecia). Te pido por favor que justifiques tus ideas con más rigor, porque me da la impresión de que diseñáis políticas generales, que afectan a cientos de militantes y a toda la base social, partiendo de meros deseos e intuiciones que acaban en nada.

Vuestra hoja de ruta es totalmente inviable, y realmente en lo que consiste es en un intento de transferencia de competencias interburguesas, que en realidad esconde un nacionalismo idealista de clases medias, reaccionario y en retirada, que se corresponde con la descomposición de la clase media vasca y de su imaginario social idealista y demócrata. Hoy sois fuertes y útiles al poder pero vuestra inevitable derrota os llevará a la perdición cuando la realidad se imponga por encima de vuestro discurso.

Sobre el tema de 'echarse al barro' y 'cambiar la realidad desde ya': el barro son los estudiantes de secundaria que luchan y luchan por sus condiciones de estudio, contra el sistema de dominación clasista, contra su rostro autoritario en la educación, contra la manipulación de su lucha que hace el gara desinformando, y teniendo en contra a todos los partidos políticos (incluidos por supuesto vosotros), a sus padres, al gobierno vasco, al gobierno navarro y a la opinión pública general y despolitizada. El barro son las chavalas y chavales que se enfrentan a miles de euros de multa en Gernika, en Iruñea, a peticiones de cárcel por defender sus espacios autogestionados, teniendo en contra a todos los partidos políticos (incluidos por supuesto vosotros). El barro son las familias que okupan para salir adelante, o que resisten a los desahucios, el barro son las palataformas antideshaucios, la solidaridad proletaria; el barro es la militancia comunista aunque te pueda costar la represión, aunque te coste una escolta indeseada permanentemente; el barro es defender lo correcto aunque todo el mundo piense lo contrario, con perseverancia y paciencia, aunque tu propia familia te retire el saludo; el barro es rallarte porque no llegas a fin de mes y no encuentras la manera de estabilizar tu vida; el barro es decir lo que consideras que es incorrecto aunque pierdas amistades; el barro es pudrirse en celdas oscuras, en aislamiento mientras tu gente, por la que lo has dado todo, te da la espalda por no decir amén a lo que una burocracia ordene. El barro son muchas cosas que vosotros habéis olvidado hace tiempo.

'Cambiar la realidad desde ya' es conseguir mejoras por medio de la lucha, el derecho a huelga de las estudiantes, la relajación de la soga de la evaluación, instituir la lucha organizada como herramienta para las mejoras, como hace el movimiento estudiantil al que tanto odiáis los burócratas; cambiar la realidad desde ya es abrir todo un ámbito de potencialidades mediante una oleada de okupación de centros sociales y gaztetxes; cambiar la realidad es transformar la mentalidad de miles de proletarios que creen en ideas falsas, que están desmoralizados, y organizarse para ello; cambiar la realidad es la autoformación teórica que cientos de jóvenes desarrollan colectivamente hoy en Euskal Herria; cambiar la realidad es plantear convertir el 8 de marzo en huelga feminista con objetivos concretos a conseguir, frente al intento de los partidos burgueses y la monarquía de convertirlo en día de fiesta; cambiar la realidad es ir creando poco a poco redes de autodefensa que consiguen que a los currelas que no cubren los sindicatos se les pague y no se les chulee; cambiar la realidad es organizarse para ello, sobre todo: cambiar la realidad es reconstituir las condiciones de lucha de la clase trabajadora, esas que vosotros habéis dilapidado.

Pero para cambiar realmente la realidad, Eneko, es necesaria la unidad de acción estratégica del proletariado, y reconsitutir al proletariado social, cultural y políticamente. Para cambiar la realidad es importante decir siempre la verdad, aunque sea durísima, aunque desmoralice, para fundamentar las cosas con una base objetiva, alejada del idealismo y el sentimiento, para tener una amplia base militante consciente y mentalizada de su tarea. Porque la calidad de la base militante lo es todo, la dirección sólo es una herramienta. Para cambiar la realidad es necesaria la toma del poder del proletariado, y para eso su organización independiente desde ya, las organizaciones proletarias, y construir las condiciones del partido. Infantilizar al proletariado que se expresa políticamente como algunos hacéis, ningunear sus victorias reales, con los escasos medios que hoy tiene, es todo lo contrario a cambiar la realidad, o al menos a cambiarla en el sentido y orientación adecuadas. Porque se trata de cambiar la realidad en la dirección correcta.

''Carece de fundamento alguno decir que la independencia que defendemos es burguesa''

En eso también tienes toda la razón Eneko. De hecho, vosotros no defendéis ninguna independencia en la realidad. Quizá sea ese el motivo por el que habláis tanto de ella. En la práctica, todos sabemos que habéis aceptado la división territorial de Euskal Herria, que defendéis un pacto por un 'nuevo modelo de relaciones' (Rafa Díez dixit) con España, un nuevo pacto estatutario que negociáis con el PNV y el PSOE, y ya nos gustaría a algunos saber qué les ofrecéis a cambio. En todo caso, al final os conformaréis para largas décadas con una mejora del autogobierno y sin derecho a decidir, independientemente de si este proceso dura 2 o 10 años. Y lo mismo en Cataluña. El estado es fuerte, y vosotros débiles.

Menos lecciones de independentismo de quienes aceptan la legalidad de los estados nacionales constituidos, colocan sus emblemas nacionales, y negocian con ellos estatutos de autonomía, aceptando la partición territorial de nuestra nación y la subordinación pactada. Jamás os lo perdonaremos.

Sobre la constitución, no es como afirmas ''la expresión de la correlación de fuerzas existente al interior de un estado''. La constitución es primero la expresión de la dictadura de clase, de quién está al mando; después de qué facción de clase está al mando, qué bloque de poder, y sólo después y en tercer lugar recoge la correlación de fuerzas con los sectores subordinados. Y además, en ningún caso la constitución es la expresión de las fuerzas internas, sino sobre todo, y como he defendido y es necesario defender desde el punto de vista marxista, de las fuerzas internacionales y su proyecto para un espacio territorial definido. En ningún caso se puede explicar el poder constituyente con una óptica política tan horizontal y abstracta, casi diría que cuantitativa. Es una pena que un experto en derecho constitucional como tú defienda un entendimiento tan desclasado de los fundamentos del derecho burgués y del poder constituyente, entendiéndolo como mera correlación de fuerzas, sin comprender el papel determinante de la fuerza dominante. Dice mucho también de la forma demócrata e idealista en la que comprendéis la naturaleza del estado. Es que incluso la filosofía del derecho burguesa mediante la escuela schmittiana hoy tan valorada comprende esta verdad evidente sobre el poder constituyente. Desde luego estás muy lejos del marxismo en tu forma de entender el derecho.

Total, que esto provoca que vuestra estrategia no sea más que un fraude, porque está basada en la incomprensión del poder real, de la dictadura del capital que encierra la constitución, y de la correlación internacional de fuerzas reales, de fuerzas del capital, de la que es producto. Y además, se basa en el provincianismo que cree que España es el campo de poder real, en el que se daría una especie de mera correlación de fuerzas en la que legal-institucionalmente es posible cambiar esa correlación de fuerzas. Pero el único motivo por el que sois un partido legal 'formalmente independentista' es que vuestro programa es imposible.

-SOBRE EL CAMBIO EN NAFARROA, EL ANTAGONISMO CENTRAL, Y LA VERBORREA SOBRE LAS CONTRADICCIONES-

Sobre el cambio en Nafarroa unos breves apuntes: pensar que eso que llamáis mayoría del cambio va a desplazarse a posiciones de ruptura es de lo más inocente, teniendo en cuenta que la parte hegemónica de ese bloque del 'cambio', que ya de por sí no es un bloque mayoritario socialmente en Nafarroa, es el PNV.

El PNV es a la vez régimen y cambio, con lo que vuestra dicotomía es falsa y carece de capacidad para explicar la realidad.

El PNV prefiere gobernar con PSN que con Bildu. Con lo que es más régimen que cambio.

El PNV es un partido de cuneteros. Los pocos que se libraban los fusilaron en la guerra civil. El PNV Navarro es el partido del abuelo de Aznar, es un partido reaccionario que apoyó el alzamiento nacional franquista y convivió con el franquismo, incluso participó de su red clientelar.

Participáis en un gobierno de cambio dirigido por un partido autonomista español, fascista en los métodos represivos en la calle, patriarcal, heredero del alzamiento nacional, capitalista, y golpista en Venezuela.

El concepto del cambio no explica la realidad navarra en absoluto. Y no sólo porque realmente no haya cambiado gran cosa para el proletariado del gobierno anterior a este. Es que la supuesta contradicción cambio -vs- cuneteros no está en la calle, no tiene entidad social ninguna. Se fundamenta totalmente en un resultado electoral, y ese resultado electoral acaba en mayo. No sabemos lo que va a pasar, pero lo que está claro es que el fundamento de tu contradicción principal imaginaria, un resultado electoral, desaparece, y con él la correlación de fuerzas meramente institucional. Es posible que ya no seáis necesarios para nadie. El PNV desaparece de vuestra ecuación, hasta tal punto que ni tu mismo te atreves a meterlo en la concatenación 'cambio'. Aunque tampoco lo metes en la concatenación 'régimen' (upn-psn-ccoo-ugt-cen-opus dei) cuando es evidente que el PNV es el elemento clave del 'régimen del 78' en Euskal Herria. Mientes, y te mientes a tí mismo, lo que es más grave. Mientes porque sacas de la clasificación al elemento central de vuestra estrategia y hoja de ruta: el PNV, que es a la vez el elemento central del régimen del 78. Con lo que vuestra estrategia de acumulación de fuerzas contra el régimen es absurda.

Vosotros sois responsables junto con el PNV de una serie de medidas de desalojo, de fascismo policial en las calles del casco viejo, de mirar hacia otro lado cuando la policía nacional atosiga y amenaza con furgones blindados a los estudiantes en los centros educativos de Iruñerria día si y día también, de la prohibición de actos publicos en centros okupados firmada por vuestro alcalde, de amenazas a bertsolaris y a grupos de música con cuantiosas multas, de chantajear al proletariado y apalearlo con la policía que cumple vuestras órdenes en distintos desalojos, de chantajear en momentos críticos al movimiento popular con dividir sus fuerzas entre quienes os obedecen y quienes no, de tener la caradura de condenar publicamente vuestra propia política represiva, y de muchas otras cosas. La consejera Beaumont dirigió el operativo policial fascista en el casco viejo de Iruñea, en contra del Gaztetxe Maravillas. Esa es vuestra consejera, colocada a dedo por vosotros. Sin embargo, tu has pedido públicamente su dimisión tras estos actos, y yo te pregunto: ¿pediste esa dimisión en el consejo nacional de EH Bildu? Porque hay dos posibilidades: o habéis perdido el control de la consejera, con lo cual sois un partido de pandereta que pone en cargos de máxima importancia a cualquiera, de modo que no sois de fiar; o la consejera sigue obedeciendo vuestras órdenes,con lo cual hace falta tener la cara de cemento para pedir en público su dimisión, cuando está en tus manos cesarla. ¿Cuál de las opciones es la correcta, Eneko?

Sobre las contradicciones principales y el marxismo una aclaración: esa verborrea de las contradicciones que usas para legitimar vuestro servilismo al PNV no tiene nada que ver con el marxismo, desde luego nada que ver con Marx ni tampoco con la tradición marxista proletaria y revolucionaria que tuvo su auge en los años 10 y 20 del XX (fechas de las que extraes siempre tus citas descontextualizadas). Quien patentó esa metafísica barata de las contradicciones, que no es más que una formulación de la política de colaboración de clase del stalinismo, fue Mao. En cualquier caso, esa doctrina falsa y antiproletaria se refería a la colaboración de clase en condiciones de opresión imperialista, en periferia y semiperiferia, en ningún caso en el centro imperialista, y sólo tiene sentido en el maoismo en conexión con la lucha de dos líneas (requisito que para nada cumples, es más, si tu partido lo cumpliría seríais expulsados toda la dirección). Pero ni siquiera a Mao se le pasó por la cabeza tal disparate de usar ese esquema de contradicciones en el centro imperialista, e insisto que no tiene nada que ver con el marxismo.

Para el marxismo no hay 'contradicciones' principales y secundarias determinadas por la coyuntura más inmediata. Y lo que es más importante, si las hubiera el marxismo dejaría de ser una herramienta comunista, una herramienta del proletariado.

Dicho esto, el antagonismo fundamental en la sociedad Navarra es entre la clase trabajadora y la burguesía, entre una Navarra a medida de los trabajadores y las trabajadoras, o una Navarra a medida de propietarios, rentistas, empresarios, banqueros y fascistas. Que este antagonismo central, decisivo, se oculte sistemáticamente por parte de los partidos políticos oficiales, financiados por esa capa burguesa, no lo niega en absoluto. La supuesta oposición cambio -vs- cuneteros no cumple para nada con el antagonismo social fundamental, no responde a los intereses de la gente, sólo responde, como ya he dicho, a las necesidades oportunistas de unos partidos a raíz de un resultado electoral.

Lo mismo vale para toda Euskal Herria. La cuestión consiste en acertar con la forma política de organizar ese descontento de clase, que es mucho más mayoritario que el apoyo que pueda recibir tal o cual gobierno interclasista, tal o cual coalición de partidos carente de personalidad política alguna. En acertar con la forma política de organizarlo socialmente, y no sólo en una pantalla institucional desconectada de la calle, nadie ha acertado todavía, es un problema generalizado de nuestra época, pero es una desviación confundir dificultad con imposibilidad, y dedicarse a otra cosa, como a reunir las ilusiones de la gente en torno a una dicotomía falsa ''cambio -vs- cuneteros''. Eso es pura y simplemente blanquear al PNV y multiplicar tus enemigos y sus fuerzas, mientras descuidas las tuyas. Cuando hablas de ''evitar que en Navarra vuelva la derecha'' me hace pensar que lleváis tanto tiempo dorándole la píldora al PNV que os habéis tragado vuestro propio cuento, hasta tal punto que consideráis que el partido que hoy gobierna Navarra es de izquierdas. Pero eso es evidentemente erróneo con el máximo grado de objetividad. La derecha no puede volver porque ya está gobernando Navarra.

Sobre el tema de la dimensión nacional, eso es precisamente lo que criticamos del nacionalismo de las clases medias, el concepto ese del aquí que empleas, como si fuera garantía de progreso. Existen, sí, grandes movilizaciones de la clase media, pero cada vez más despolitizadas y que podrían derivar en cualquier cosa. La superioridad con la que hablas sobre otros territorios del estado español, como si Euskal Herria estuviese más avanzada... Euskal herria está plagada de mafia, todas las metrópolis vascas son estructuras mafiosas, entramados empresariales llenos de clientelismo político, de vista gorda, de negocios turbios,.. la plataforma política de todo esto es el PNV pero también otros partidos, el control fiscal y de fraude en Euskal Herria es irrisorio o prácticamente inexistente, ni siquiera hay según creo fiscal anticorrupción, y no hay ningún movimiento social y político que haga nada. El bloque político dominante está en contra de los convenios laborales, del aumento de las pensiones, etc... que estas sean competencias vascas no garantiza una mejor correlación de fuerzas, y además EH Bildu no es un partido de fiar para desarrollar esas políticas y esos pactos, porque está plagado de burguesitos y antiobreros. En cualquier caso nadie se opone a un marco de relaciones laborales propio ni a que la competencia de las pensiones se transfiera, no al menos entre el sector comunista. El hecho es que gastar las energías en eso, como ya se hizo con las reivindicaciones vacías en el ciclo de huelgas de la crisis impulsado por ELA, LAB, etc. en vez de organizar (que no sólo movilizar) al proletariado para condicionar por la fuerza realmente lo que son las pensiones y lo que son los convenios, para victorias concretas reales, lo desorganiza y lo desmoraliza porque no consigue ninguna victoria material a corto plazo con esa película del día D' del marco de relaciones laborales propias y la caja de pensiones propia (esto si que encaja en ese concepto). Esa es una táctica totalmente errónea, que peca de idealismo nacionalista, y que se queda en el cascarón jurídico, en vez de poner en el centro de la táctica inmediata la organización de la fuerza real para la transformación social, que son las organizaciones proletarias, único motor posible de la independencia de Euskal Herria.

La prioridad es organizar la fuerza real, la fuerza social de nuestra clase, no educar al proletariado en que con una transferencia jurídica institucional entre partidos mejorará sus problemas. Por cierto, una transferencia de competencias no tiene nada de independentista. Por muy centralizada o descentralizada que sea, España sigue siendo España.

En todo caso, si la competencia en pensiones y convenios se busca para asegurar una mejor posición en el reparto del pastel imperialista para la clase trabajadora vasca, no nos interesa. Eso es lo que el PNV tiene en mente, pacificar lo máximo posible su territorio. La política de convenios y de pensiones debe descargarse totalmente sobre la imposición fiscal a la burguesía, y no sobre las espaldas de los trabajadores de la periferia imperialista. Y para doblegar a la burguesía y a sus partidos a semejante política de clase hace falta un poder proletario organizado, un Partido Comunista, no un ecléctico partido de clases medias totalmente dependiente del imperialismo y de su situación nacional privilegiada en el mapa mundial. Vosotros ni tenéis ni tendréis fuerza social para determinar cómo se va a utilizar esa competencia, porque lo que quiere vuestra base son salarios más altos y pensiones más altas sin importarle cómo se pagan, y eso en el muy dudoso escenario de que el estado se descentralice en esa dirección, a menos que tengáis a vuestro lado un partido proletario dirigiendo el proceso socialista, único escenario en el que el marco de relaciones laborales propio serviría al proletariado para algo, que no puede ser más que para abolir las relaciones laborales, la relación de Capital, que son una indignidad, una humillación y una barbaridad, la esclavitud en su forma capitalista.

La disyuntiva está en general entre un imposible proceso democrático (que incluye el derecho a decidir burgués) en todo el estado español y un proceso socialista en el superestado Europeo (que incluye la realización de la autodeterminación nacional de las naciones oprimidas), muy difícil pero indispensable para la clase trabajadora. El proceso socialista, de organización proletaria en la dirección a la toma del poder, no es un proceso subordinado a un día d', es un proceso de victorias permanentes, gota a gota. Parciales primero, de carácter cada vez másglobal y general después, como lo han demostrado todos los procesos revolucionarios, y defender lo contrario, mofarse hablando de un día D', ningunear el carácter dialéctico y la potencialidad real del poder proletario no es más que un acto de fe contrarrevolucionario, no es más que revisionismo anticomunista. Es en realidad una clara muestra de ninguneo y desprecio sobre las capacidades del proletariado como clase explotada, oprimida y sistemáticamente vejada.

Es por ahí por donde hay que entender tu falta de respeto hacia el comunismo cuando nos llamas anarquistas, utópicos, etc... desde una posición de supuesta objetividad, cuando como he demostrado toda tu política se construye sobre un océano de opiniones, de idealismo académico y deseos sin ningún sustento real en las fuerzas objetivas que se esconden tras la política de partidos burguesa, financiada por las empresas y blindada con los medios de comunicación, los jueces y la policía.

Hablas de que GKS pone en el centro a los gaztetxes y centros de estudio. Esto es totalmente falso y no hay más que escucharles a ellas. Los gaztetxes, en cualquier caso, al igual que todos los centros sociales expropiados, instituidos mediante la organización puramente proletaria, son un elemento importante de la estrategia socialista. ¿Te recuerdo la importancia de las expropiaciones de edificios y locales en la revolución soviética, no sólo después de la toma del poder, sino también antes, y durante? Lo más importante de los gaztetxes, de errekaleor, o de cualquier otro espacio expropiado por proletarias, es precisamente su carácter de control proletario fuera de la ley burguesa y de la propiedad privada establecida, su carácter de educación política para el proletariado.Justamente el elemento que tu partido no tolera.

En lo que respecta a los centros de estudio, por ahí pasan todas las nuevas generaciones de la clase trabajadora a ser moldeadas, idiotizadas, formateadas y desprovistas de toda humanidad. Es lógico, por lo tanto, que los centros educativos y la lucha en ellos sean de vital importancia para una estrategia socialista del proletariado (por supuesto junto con los centros de trabajo, los barrios, las calles, lo espacios de ocio, las cárceles, y todos los espacios de vida). Sólo un obrerista puede negarse a semejante obviedad. En todo caso, GKS no dice nada de eso, sino que más bien cita estos casos como ejemplos del incipiente interés de distintos sectores por el socialismo. Y de ninguna manera se puede achacar a la jóven generación la retirada de la lucha por el socialismo que la generación de la derrota ha efectuado en los puestos de trabajo, en las calles y en todos los espacios en los que le correspondía dar la cara.

De cualquier manera muy lejos de "pretender que esos dos ámbitos de lucha (gaztetxes y centros educativos) sean el centro de la lucha de clases". Desde luego la expropiación en general, que no su forma particular de 'gaztetxe', si que lo es, como táctica de constitución de un poder proletario, de reapropiación del poder social por parte del proletariado. De hecho la toma del poder es ante todo la toma de control, la expropiación del territorio y los medios de producción a la burguesía. Pero antes que eso hay muchas fases que completar, y la política general y fundamental de principio a fin es reapropiarse de lo que nuestro enemigo de clase ha acumulado en forma privada.

De modo que tu frase: ''es, además, una cuestión puramente matemática: la inmensa mayoría de la clase obrera jamás ha pisado ni va a pisar un gaztetxe'' nos dice TODO lo que necesitamos saber sobre las verdaderas intenciones de vuestro partido:

1-No confiáis en la posibilidad real de la revolución socialista.

2-La inmensa mayoría de la clase obrera jamás ha pisado ni pisará un parlamento pero eso no os preocupa tanto cuando ponéis a las instituciones burguesas en el ''centro de vuestra prática''. Lo que os preocupa es que se haga eso con los centros expropiados por el proletariado. MENSAJE CAPTADO.

El barniz de autocrítica, que se puede resumir en tus lamentos de que no habéis acertado con el marketing a la hora engañar a la gente para que siga vuestras órdenes burocráticas, no te salva, profesor Compains. Reflexionad bien sobre las objeciones que se os señalan, y empezad a respetar a la gente.

Por nosotros podéis estar tranquilos, la autocrítica nos la hacemos permanentemente donde correponde, que no es en público, lo mejor que podemos, y recogemos las enseñanzas de nuestros interlocutores, siempre que no sean mera propaganda para su propia gente.

La Construcción del Socialismo a todos los niveles, la construcción de instituciones nacionales proletarias y la estructuración organizativa de todos los sectores proletarios oprimidos en torno a un Partido con un programa real, de clase, es la prioridad inmediata para la clase obrera vasca si no queremos seguir en la más absoluta de las incapacidades políticas, por mucha gente que se junte para foto en distintas manifestaciones y concentraciones y poteos políticos de fin de semana, por muchos votos que se junten en las urnas. Y en segundo lugar, abandonar el provincianismo que sitúa el centro de nuestra práctica política en España y saltar a la arena Europea, tejiendo alianzas de clase con todas las organizaciones con un carácter proletario mínimo.

Esperemos que GKS pueda suponer una pequeña aportación de la juventud trabajadora vasca en esa dirección, en la construcción de una Euskal Herria y un mundo en el que la mentira, el disfraz, las agresiones y la dominación de clase no sean el combustible de la sociedad.

Por mi parte simpatizo enormemente con ellas y considero que son una razón para la esperanza en que no todo está perdido.

 

https://eh.lahaine.org/en-respuesta-a-eneko-compains