lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eP4i

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

28/02/2015 :: Estado español

Al borde de un ataque de nervios: El debate sobre el Estado del Régimen de la Región Española

x Izquierda Castellana
El Régimen del 78 está más que tocado, su descrédito ante la mayoría de la sociedad ha hecho más que mella en éste.

El llamado debate sobre el Estado de la Nación ha puesto de manifiesto un conjunto de cosas de interés:

 

Primero: Que el Régimen del 78 está más que tocado, su descrédito ante la mayoría de la sociedad ha hecho más que mella en éste. Actualmente su carcasa y todo su entramado burocrático es utilizado por la derecha española y los poderes fácticos a los que representa como un instrumento privilegiado para avanzar en la involución social y en la represión política.

 

Segundo: Que el PP, el partido de Mariano Rajoy y su gobierno, tienen bastante claro el proyecto socio-político por el que trabajan, que es en lo fundamental recuperar el modelo de la España de los años setenta del pasado siglo, del tardo-franquismo. Es decir acercarse lo más posible al Régimen que se hubiera articulado si Carrero Blanco hubiera pilotado el proceso de Transición tal como estaba previsto desde su puesto de Presidente del Gobierno del Franquismo. Planes que se vieron truncados por el atentado que acabó con su vida.

 

No hay que engañarse, ese tipo de proyecto socio-político tiene apoyos muy significativos en la derecha española, tal como los tenía el propio Régimen franquista. Por supuesto que no es la mayoría social, pero a grandes rasgos podemos considerar que el 30% de la población que vive en el Estado Español, desde luego con una distribución heterogénea por los diferentes territorios, se identifica en sus términos generales con esos planteamientos.

 

Ese proyecto político del PP, con el acuerdo más o menos resignado de su base social, ha renunciado absolutamente a la soberanía nacional española y han aceptado de buen grado su conversión en una “Región de la UE”, bajo la batuta de la Troika en general y de Alemania en particular. Lo que durante el III Reich se denominaba 'un Protectorado'.

 

 

Tercero: Las reflexiones de Rajoy durante el debate sobre los límites de la capacidad de decisión del Parlamento Español, condicionados por la pertenencia de éste Estado a la UE, dichos sin el menor complejo, son todo un ejemplo de ello. No es nada de extrañar que a Rajoy le resulte incomprensible la exigencia de la capacidad de decidir por parte de Cataluña, Euskal Herria o cualquier otro Pueblo del Estado. Si los españoles han renunciado a la suya para ser parte de ese club de ricos, aunque sea como miembros de segunda categoría y subordinados a Alemania, no se va a tolerar que nadie dentro de la jurisdicción del Estado venga a dar lecciones de patriotismo. Hasta ahí se podría llegar. No hacen más que seguir la tradición de los Borbones, al menos desde Fernando VII.

 

 

Cuarto: El debate sobre el Estado de la nación ha servido también para dar expresión, a veces con formas extraordinariamente duras, a la lucha que hay hoy entre los diferentes agentes políticos del Sistema para repartirse el botín electoral-institucional.

 

El portavoz del PSOE -que por cierto, ha demostrado dominar con soltura los aspectos escenográficos del debate-, tal como era esperable, no ha planteado alternativa global alguna a la del gobierno de Rajoy, llevando al terreno formal y verbal la confrontación, inexistente en cuestiones esenciales de modelo político, económico e institucional. Eso sí, en ese plano, el verbal, se manejó con tal aspereza que consiguió que una persona habitualmente tranquila, como es Rajoy, se saliera de sus casillas y se pusiera al borde de un ataque de nervios. La lucha por el reparto de la tarta a veces genera más tensión que otras luchas más de fondo.

 

IU dio una imagen de bisoñez y ausencia de proyecto estratégico, una oportunidad perdida para esa coalición de ofertar algo saludable a las clases populares.

 

Es interesante señalar también el gran enfado que provocó en el Presidente del Gobierno español la intervención de la portavoz de la UPyD. Intervención que articulada desde la perspectiva de un sector de la derecha española y españolista fue más amena y dinámica que la de Mariano, cuestión que pareció molestar sobremanera a éste.

 

El autoritarismo, a veces oculto, la prepotencia y el nerviosismo de Rajoy fueron muy evidentes: cuando voceó al portavoz del PSOE, “No vuelva aquí a hacer o decir nada”, o al recomendarle al portavoz de IU y a la de UPyD que para el próximo debate, si querían hacerlo bien, le pidieran consejo a él. Cosas veredes que non crederes.

 

 

Quinto: Sólo las intervenciones de los portavoces de la izquierda de los Pueblos, en esta ocasión especialmente el de Amaiur, tuvieron una línea de coherencia en el diagnóstico y en las soluciones a la actual situación.

 

Las cosas, sin embargo, van sobre ruedas para el bloque dominante español y sus intereses. Desde luego hay que partir de ahí. La cosa sin embargo va francamente mal para la mayoría de las clases trabajadoras y de los Pueblos del Estado español.

 

Solo con un auténtico proceso Destituyente del actual Régimen que se base en las necesidades de los dos sujetos que son elementos claves para cualquier cambio real en este Estado -los Pueblos y las clases trabajadoras- podremos avanzar en la construcción de una sociedad democrática y de justicia social.

 

Por cierto, no deja de ser curioso el interés de diversos medios de comunicación en hacer presentes en el Debate del Estado de la Nación, de alguna manera, a las dos nuevas ofertas electorales que están impulsando, a pesar de su carácter extraparlamentario en el momento actual. Se nota cómo cuidan y amamantan a sus nuevos cachorros.

 

La movilización del 28F, la del 21M y la preparación de la Huelga General de octubre supondrán pasos muy importantes adelante en el camino señalado. Será necesario avanzar en la articulación de aquellas alianzas políticas y sociales que permitan alcanzar la correlación de fuerzas para llevar adelante ese proceso de ruptura democrática que alumbre un futuro de libertad y de bienestar social para la gente y para los Pueblos.

 

Izquierda Castellana

 

Castilla a 26 de febrero de 2015

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eP4i

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal