lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dP99

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

27/02/2013 :: Andalucía

Declaración de CUT-BAI an el 28 de Febrero

x CUT-BAI
Hay que traspasar la frontera de un sistema, el capitalismo, que ya no funciona. Hay que tirar al basurero de la historia a la monarquía

Andalucía necesita rebeldía para exigir soberanía.

El 4 de Diciembre de 1977 millones de andaluces y andaluzas reclamamos en las calles de nuestra tierra nuestro derecho político como nación a resolver los problemas de Andalucía y determinar su futuro desde su propio autogobierno. Exigíamos un Poder Andaluz capacitado para obtener el pleno empleo, la reforma agraria, el desarrollo y control de los recursos andaluces.

Más tarde, el 28 de febrero de 1980, en las urnas, de forma pacífica y ordenada, el pueblo andaluz afirmó de nuevo su personalidad colectiva frente a aquellos que pretendían reeditar nuestra secular marginación política y ridiculizar nuestra historia y cultura. Un año después, el 20 de octubre de 1981, el pueblo andaluz aprueba en referéndum el Estatuto de Autonomía para Andalucía, elaborado en la histórica ciudad andaluza de Carmona.

Tuvieron que pasar 45 años desde que el golpe militar fascista cortara por la vía del asesinato y el atropello el desarrollo legislativo de nuestro primer Estatuto de Autonomía que en fase de borrador ya se encontraba en el Congreso de los Diputados de la II República para que nuestra tierra pudiera acceder a su autogobierno. La Dictadura nos privó de los derechos más fundamentales y perdimos casi medio siglo intentando mantener en la clandestinidad nuestras verdaderas señas de identidad como pueblo.

No fue un camino fácil. Nuestro desarrollo y cultura se vieron demasiadas veces prisioneras del lastre que denunciaba Antonio Machado: “La España de charanga y pandereta”. La marginación social, el paro, la emigración y la dependencia económica fueron un azote continuo para miles de andaluces y andaluzas.

Tras 32 años de experiencia autonómica no es exagerado declarar que los frutos políticos obtenidos con la obtención del Estatuto no se corresponden con las expectativas sociales que se levantaron entonces.

Andalucía continúa ocupando en el desarrollo socio-económico de las naciones europeas uno de los últimos puestos. La industria andaluza ha perdido en los últimos años su ya escasa importancia en la estructura económica de Andalucía. Hoy, Andalucía es más desierto industrial que nunca. El crecimiento de la economía andaluza se debe en un 60 % al aumento del valor añadido del sector terciario. Nos quieren convertir en un país de camareros y dependientes, en un gran hotel para el turismo. Han desmantelado la pesca y en el sector público las privatizaciones (Izar, Tabacalera, etc) se han convertido en el pan nuestro de cada día.

Las políticas de la Unión Europea están destrozando la agricultura mediterránea y, en particular, la andaluza, donde nuevamente se está produciendo una concentración de la propiedad de la tierra, del agua y la semilla.

La economía andaluza no está dirigida a satisfacer los intereses de la mayoría social Andalucía ni el aprovechamiento adecuado de sus recursos naturales. La crisis está golpeando más en Andalucía que en el resto del Estado español: casi 10 puntos más de desempleo que la media estatal; cerca de un 60% de la juventud en paro; casi 50 desahucios diarios... Ya no emigran sólo las familias jornaleras en busca de los espárragos en Navarra o la vendimia francesa. Ahora, son los jóvenes, altamente preparados y capacitados, que tienen que salir al extranjero a buscarse un futuro. En el plano político, la soberanía de Andalucía se ha visto ignorada en los momentos decisivos. Nuestro suelo continúa ocupado por bases militares extranjeras que actúan deliberadamente contra otros países sin que los andaluces y andaluzas tengamos la más mínima posibilidad de decidir. Seguimos sin saber donde están los 1700 millones de euros de los ERE’s y los tímidos intentos parlamentarios de indagar en la verdad de esta trama de alta corrupción que salpica al PSOE han quedado en agua de borrajas.

Los recortes impuestos por la Troika y por La Moncloa demuestran la falsedad del mensaje que nos vendieron respecto al Estatuto de Autonomía. El Estatuto es papel mojado, todo depende básicamente de Madrid. A eso se le añade el robo de nuestras cajas de ahorros, primero privatizadas y luego mal vendidas a capitales foráneos.

No es hora de resignarse, no es hora de agachar la cabeza, no es hora de bendecir los recortes, es hora de rebelarse de verdad y no de palabra. Es hora de salir a la calle a decir basta ya ante tanto atropello. ¡A LA CALLE, QUE YA ES HORA!

Pero a la calle no para encauzar la frustración y la rabia contenida y servir de válvula de escape del sistema, como hacen algunos. A la calle para empoderarnos como pueblo y exigir lo que es nuestro. A la calle para liberarnos de una vez de esta España que nos pisotea y nos hunde en la miseria. Queremos soberanía, de verdad, para decidir nuestro destino como nación y poder real para administrar nuestros recursos.

Hay que expropiar, sin indemnización, las cajas de ahorros que nos robaron, deben volver a Andalucía, deben volver a la gestión pública. Hay que acabar con la corrupción y tirar de la manta de una vez sin complejos, caiga quien caiga. Hay que declarar ilegales los desahucios, los del pasado, los del presente y los del porvenir. Hay que eliminar el requisito de las peonadas para acceder al subsidio y la renta agraria. Hay que establecer la renta básica para que todo el mundo tenga un mínimo para vivir y un techo donde refugiarse.

La acción política debe ser un servicio a la ciudadanía, al conjunto de la sociedad, dirigida al bien común. Cuando la política se prostituye y se convierte en un mercadeo para satisfacer los interesas especulativos de los buitres del ladrillo y los ladrones de guante blanco de la banca no existe política. No hay políticos corruptos, el sistema es corrupción, entero, completo, está podrido. Porque el sistema está pensado para corromper. Por eso no nos sirve.

Hay que traspasar la frontera de un sistema, el capitalismo, que ya no funciona. Hay que tirar al basurero de la historia a la monarquía heredada del franquismo. Hay que exigir a Rajoy que se vaya de una vez y que el partido de los sobres se vaya con él. Hay que exigir al Gobierno de la Junta que no engañe más. Que no diga que en Andalucía se han parado las políticas del PP cuando aquí también se recorta. Hay que defender el municipalismo frente a la agresión centralizadora del PP.

Este 28F debe ser un nuevo comienzo. Andalucía lo necesita. Por Caparrós, asesinado por la Policía española, por el esclarecimiento de los hechos y reapertura del sumario judicial, por la memoria histórica y colectiva de los andaluces y andaluzas. Por eso vamos a salir a la calle de la mano del SAT y del Bloque Crítico para comenzar un camino juntos que de la mano de la rebeldía nos lleve a la soberanía económica, política y cultural. Ha llegado la hora de la rebeldía, de la insumisión, de la protesta, luchemos juntos por una Andalucía Libre en la perspectiva de una Humanidad emancipada.

¡VIVA ANDALUCIA LIBRE! ¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA!

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dP99

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal