lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aY2f

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

13/06/2007 :: Pensamiento

El movimiento contra la Europa del capital, la globalización y la guerra (MAG). Desde la "nube de mosquitos" hasta la "unidad de la izquierda" en torno al PSOE.

x Agustín Morán - La Haine
Entrega nº 1: Los antecedentes. Tras el desmoronamiento del Movimiento contra la OTAN y del Movimiento pro Derecho al Aborto Libre y Gratuito en la 2a. década de los 80, se abrió un periodo de dinámicas novedosas en la forma de articulación y movilización de grupos anticapitalistas.

Dicho proceso permitió, entre 1992 y 2003, una gran acumulación de experiencias para un conjunto de colectivos y militantes que, desde lo social, conservaron la voluntad constituyente. Estas dinámicas tuvieron un gran protagonismo político a partir de VI'01[1] , pero fueron definitivamente controladas por el PSOE y sus agentes en IV'03[2] . Para la izquierda anticapitalista, la necesidad de elaborar y transmitir esta experiencia es simétrica a la necesidad de ocultarla para la izquierda socialdemócrata.

Durante los años noventa se fueron creando redes antiglobalización entre numerosos colectivos de gran parte del estado español en base a sucesivas iniciativas político - sociales: "Foro Las otras voces del planeta" contra el 50 aniversario del FMI y el BM en Madrid (IX'94); "Foro Alternativo a la Cumbre Europea de Jefes de Estado y Gobierno de la UE" en Madrid por la finalización de la presidencia semestral española (XII'05); Movimiento Antimaastrich (1996-2001); y Movimiento contra la Europa del Capital, la Globalización y la Guerra (VI'01 a II'03). A partir de las elecciones generales del año 2000, la Red Ciudadana por la abolición de la deuda externa (RECADE) profundizó su confluencia con el movimiento antiglobalización.

El Movimiento Antiglobalización (M.A.G.) incluyó, o cooperó con la mayoría de las dinámicas sociales existentes, desde fuera de lo institucional y sin perder el diálogo con los sectores combativos de la izquierda tradicional. Esto explica la potencia con la que, desde otoño de 2000[3] , irrumpió a través de un modelo participativo y horizontal a escala de todo el Estado. El M.A.G. ya era visible a nivel internacional por sus contracumbres[4] cuando en España, el Banco Mundial decidió a cancelar su reunión de Barcelona en VI'01 por la amenaza del movimiento antiglobalización del Estado Español que, pese a dicha cancelación, realizó con gran éxito las movilizaciones que tenía previstas. La brutal represión del gobierno de Berlusconi sobre los manifestantes que montaron la contracumbre del G-8 en Génova en Julio de 2001, interrumpió la creciente oleada de hostigamiento del MAG contra las reuniones del capitalismo global. La siguiente reunión de la OMC en IX'01 se realizó en Doha capital de Qatar un emirato del Golfo Persico.

Las redes antiglobalización, con la presencia activa de CGT como única organización de la izquierda tradicional, se caracterizaban por: a) El protagonismo estaba en manos de los colectivos que, con un discurso político y teórico propio, desde contenidos anticapitalistas y muy diversos territorios sociales, impulsaban debates y movilizaciones tratando de incorporar a los sectores afines de la izquierda tradicional; b) El vínculo se fue creando a base de cooperaciones, encuentros y campañas, algunas muy importantes[5] , con un claro contenido antisistema; c) Una estructura organizativa horizontal y una gran pluralidad, en la que los diversos contenidos sociales y políticos se incardinaban en un discurso antiglobalización explícito; d) La estructura organizativa era de muy baja intensidad y se basaba en dos asambleas estatales al año, cursos, reuniones, asambleas territoriales y locales, además de una secretaría estatal radicada en los locales de Aedenat (posteriormente Ecologistas en Acción) en Madrid coincidente con la Comisión Internacional de dicha organización; d) La participación de la izquierda parlamentaria, salvo en la mencionada ILP por las 35 horas, se limitó al apoyo de la presidencia federal de IU con diversas repercusiones territoriales. Hasta ese momento, salvo sectores de la entonces llamada "Plataforma de Izquierdas", antecedente de la actual "Corriente Roja", la participación de IU fue excepcional y muy vinculada a la voluntad personal de los militantes que la realizaban. IU de Madrid, por su sintonía política con los sindicatos mayoritarios al igual que Espacio Alternativo[6] , boicotearon la cooperación con el Movimiento Antimaastrich en dicha campaña. Espacio Alternativo se había abstenido en la dirección de IU en la votación contra el "Acuerdo Interconfederal en Defensa del Empleo" firmado en V'97 por CEOE, CEPYME, CCOO y UGT. Este "acuerdo" es la reforma laboral que abarató el despido por causas objetivas, introduciendo una nueva categoría de "contratos indefinidos" más fáciles y baratos de rescindir y con más bonificaciones a la cuota empresarial de la seguridad social. Espacio Alternativo declinó durante años las continuas invitaciones a participar en las actividades del M.A.G. hasta que, a partir de VI'01, cuando apuntaba la posibilidad de que las esforzadas redes artesanales del MAG podían tener, como tuvieron, una oportunidad de influencia social, se incorporó. Su participación ha sido determinante para articular todos los factores enemigos de la autonomía del MAG respecto al bloque socialdemócrata.

En Madrid, el Movimiento Antimaastricht se apoyó en redes como la Plataforma Cívica por los Derechos Sociales (1995-1998), dinamizada a partir de 1996 por diversos colectivos tras su abandono por quienes la fundaron (IU, PCE y los CRITICOOS). También mantuvo amplios puentes de comunicación con el CSO El Laboratorio (1997-2001), con la experiencia de "Rompamos el silencio. Siete días de lucha social" (1998, 1999 y 2000), con el proceso de refundación de los colectivos de Lucha Autónoma (1998-1999-2000), con la "Plataforma de debate contra el Paro" dinamizada por Comunidades de Base influidas por la socialdemocracia (1998-2001) y con "Precarios en Acción" y su antecesor "Grupo de trabajo contra la precariedad’ (1997-1999), a través de colectivos que participaban, simultánea y activamente, en los diversos procesos.

NOTAS

[1] Contracumbre al Banco Mundial en Barcelona.
[2] Desplome súbito del movimiento "No a la Guerra", en vísperas electorales (municipales y autonómicas de Mayo de 2003), a pesar de no haber conseguido su propósito de desconectar al Estado Español de la agresión a Iraq.
[3] Contracumbre a la reunión del FMI y el B.M. en Praga (IX'00). Creación de los MRG (Movimiento de resistencia global) en Junio de 2000.
[4] Seatle (XII'99), Washington (IV'00), Praga (IX'00), Niza (XII'00), Goteborg (III'01)
[5] El punto culminante de esta cooperación fue la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por "las 35 horas de jornada laboral, sin rebaja salarial y en cómputo semanal y por una Renta Básica", que agrupó en 1998 a: IU, Criticoos, CGT, USO, Confederación de STEs y Movimiento AntiMaastricht (MAM). Esta campaña supuso la unidad de acción de muchas redes de la izquierda anticapitalista con la izquierda tradicional contra la degradación del trabajo y en torno a contenidos inaceptables para la socialdemocracia. De hecho, CCOO y UGT lucharon con todas sus fuerzas para evitar que se visualizara una fuerza capaz de arrebatarles el monopolio de las movilizaciones de los trabajadores y trabajadoras a escala estatal. No lo consiguieron: el 20-VI-1998 con una manifestación estatal de 40.000 personas en Madrid y el 14-XII-1998 con 20 movilizaciones descentralizadas en todo el estado español se demostró que era posible ocupar la calle al margen de los sindicatos colaboracionistas. Sin IU no habría sido posible, durante 1998 y 1999, una campaña de esta envergadura. Pero sin los contenidos aportados desde el MAM, no se habría trazado la raya entre el "reparto del empleo" que propuso la ILP y el "reparto del paro y del trabajo basura" que defiende la izquierda cómplice.
[6] Espacio Alternativo antes Izquierda Alternativa y antes LCR: grupo trostkysta fuertemente comprometido con la dirección confederal de CCOO, ATTAC, la "intelligentzia" académica socialdemócrata, el mundo de las grandes ONGs y la mayoría de la dirección de IU en su deriva hacia el PSOE. Tiene gran influencia en la oficina de Madrid de Ecologistas en Acción. Firma y participa de movilizaciones radicales pero siempre con la perspectiva estratégica de "unidad de la izquierda" incluyendo sindicatos y PSOE. Caracteriza cualquier intento de acumulación de fuerza al margen de "la unidad de la izquierda" como sectario y defiende la autonomía de los MMSS desde su fragmentación y desde el sabotaje de cualquier movimiento constituyente fuera del control del PSOE.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aY2f

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal