lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eX5Z

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

09/03/2016 :: Estado español, Anticarcelaria

Las anarquistas Mónica y Francisco niegan las acusaciones y no reconocen a la juez Ángela Murillo

x Sergi Frau / Directa.cat
El jueves finalizará un juicio que puede marcar el devenir judicial de los detenidos en las diversas fases de las operaciones Pandora y Piñata.

Poco antes de las diez de la mañana han coincidido en la calle Límite de Torrejón de Ardoz, en Madrid, varios medios de comunicación; aproximadamente una treintena de compañeras, amigas y familiares de Francisco y Mónica; y la furgoneta de la Guardia Civil que transportaba a las dos personas tomadas hasta las dependencias de la Audiencia Nacional española, donde hoy, se ha celebrado el juicio que hace más de dos años -en prisión preventiva- estaban esperando. Ningún periodista pregunta si es posible entrar en la misma sala donde se celebra la vista; se da por hecho que con la sala de prensa y los dos plasmas que encontraremos debemos tener suficiente.

La juez que presidía hoy la sala de la Sección Cuarta es Ángela Murillo, conocida por, entre otras cuestiones, la condena a Otegi a dos años de prisión -una pena que el Tribunal Supremo posteriormente anuló. Murillo también es conocida por protagonizar escenas poco habituales entre los magistrados, con intervenciones y tonos de fuerte carga personal.

"Estos anarquistas siempre llegan tarde" comenta uno de los periodistas en una conversación telefónica. A las 11:03 horas -poco más de una hora después de lo previsto- se ha iniciado la vista judicial. Murillo ha leído los delitos que se imputan a las acusadas: un delito de pertenencia a organización terrorista (FAI / FRI / GAC), uno de lesiones terroristas, uno de estragos terroristas y, finalmente, un último delito de conspiración para la comisión de otro delito de estragos terroristas. La fiscalía pide en total 44 años de prisión para Francisco y otros tantos por Mónica. Ambos explicarán durante el juicio que pasaron por un proceso similar (el caso bombas) en su país natal pero que fueron absueltos, con confirmación del Tribunal Supremo chileno.

Exterior de las dependencias de la Audiencia Nacional española antes de comenzar el juicio / Sergi Frau

Las dos acusadas -que no se encontraban dentro de la jaula de cristal, como sucede en algunas ocasiones en este tipo de juicios- han manifestado que sólo responderán a las preguntas de sus abogados pero, aún así, la fiscal les ha formulado su batería de preguntas (prácticamente la misma para ambos), que ha incorporado tanto cuestiones relacionadas con los hechos sometidos a juicio como aspectos de un marcado sesgo político.

Concretamente, la fiscal ha manifestado interés en cuestiones como si las acusadas se consideran "anarquistas insurreccionales", "qué relación mantienen con esta vertiente política" o si han "escrito documentos o libros de carácter anarquista". Como era de esperar, la fiscal ha mencionado en varias ocasiones los Grupos de Acción Coordinada, así como los FAI / FRI. De este modo, se ha confirmado que ha obtenido sus frutos el trabajo realizado coordinadamente por las Brigadas de Información de la policía de Zaragoza, Barcelona y Madrid y la Comisaría General de Información en cuanto a la generación de una narrativa que encuentra su inicio en la existencia de una estructura anarquista organizada (los GAC / FAI / FRI); que encuentra el nudo de la historia en la pertenencia a estos grupos de decenas de personas como las detenidas en las diferentes fases de las operaciones Pandora y Piñata; y que -esto todavía está por ver- puede acabar encontrando su desenlace en la legitimación jurídica y mediática del encarcelamiento de cualquier persona activa en ambientes anarquistas que pueda ser situada bajo el paraguas de los GAC / FAI / FRI. Así pues, el movimiento anarquista en España -que encuentra en la ciudad de Barcelona uno de sus máximos exponentes- puede quedar situado en el punto de mira del Estado si finalmente la juez Murillo acepta la petición de condena de la fiscalía.

En cuanto a los hechos concretos de los que se acusa a los dos anarquistas chilenos, tanto Mónica como Francisco han negado que sea suya la letra de documentos utilizados en la investigación; así como tampoco se han reconocido en las imágenes de las cámaras de seguridad de Zaragoza y Barcelona, en las que aparecían dos individuos con los rostros tapados. A este respecto, dos agentes -respondiendo a las preguntas de las defensas- afirmaron durante el juicio, por un lado, que las acusadas se reconocían en unas grabaciones por su forma de caminar, aunque se les veía "así a lo lejos ". Sin embargo, los agentes han confirmado después de que no creían que tuvieran ninguna forma especial de caminar.

Por otra parte, uno de los agentes ha sostenido que las múltiples grabaciones que se visualizaron durante la investigación confirman que los que aparecían en las imágenes son los mismos que colocaron el artefacto en el templo. En este punto, una de las defensas ha recordado que de la puerta de la basílica no hay imágenes, en el que el agente respondió que "no, porque la cámara de la basílica estaba rota", mientras que otro ha explicado que directamente no hay.

En las postrimerías de la sesión de hoy ha declarado la única víctima de la explosión en la basílica de Zaragoza. Quien más atención ha prestado a esta ha sido el representante de la acusación particular, que ha pedido detalles tales como "ha cambiado mucho su situación económica o laboral?"; "Ha vuelto a entrar en el templo desde entonces?" O "ha vuelto a realizar después de los hechos los hobbies que más le gustaban?".

Durante la sesión se han vivido momentos de tensión; sobre todo cuando la juez Ángela Murillo, elevando mucho el tono de voz, ha mandado callar primero a Francisco y luego a Mónica, cuando éstos explicaban por qué, siendo coherentes con su ideología anarquista, no creían ni en el Estado ni en ninguna organización con jerarquías o cúpulas.

Mañana continuará la sesión con declaraciones de peritos y agentes de los TEDAX de la Policía Nacional y jueves el juicio quedará visto para sentencia.

Traducido de La Directa por La Haine, artículo original en: https://directa.cat/anarquistes-monica-francisco-neguen-acusacions-no-reconeixen-jutgessa-angela-murillo

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eX5Z

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal