lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fK6D

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/04/2018 :: Estado español

Las señoras de la guerra: Crítica del feminismo burgués y posmoderno

x Tita Barahona / Canarias Semanal
“Sobran las pruebas de la falacia del feminismo burgués de que las mujeres damos un tono más conciliador y amable a la política”

El reciente bombardeo de los EEUU sobre Siria, ha dado lugar a la foto de otro trío como el de las Azores. Donald Trump, Emmanuel Macron y Theresa May. Aparte de la distancia temporal, sólo hay dos diferencias reseñables entre ambas fotografías: que el tercer país convidado a la carnicería esta vez ha sido y que hay una mujer en el trío. ¿Debería ser esto último motivo de satisfacción? Probablemente lo sea -escribe nuestra colaboradora Tita Barahona – para quienes cifran el avance de las mujeres hacia la igualdad en su presencia en las altas esferas de la política, independientemente de qué tipo de política hagan .

     Todo el mundo recordará la foto del trío de las AzoresGeorge W. Bush, Tony Blair y José M. Aznar saludando el inicio de la invasión de Irak y la subsiguiente masacre que dura ya 15 años. El reciente bombardeo de los EEUU sobre Siria, so capa de un supuesto ataque químico por parte del gobierno de Assad, ha dado lugar a la foto de otro trío: Donald Trump, Emmanuel Macron y Theresa May. Aparte de la distancia temporal, sólo hay dos diferencias reseñables entre ambas fotografías: que el tercer país convidado a la carnicería esta vez ha sido Francia (en lugar de España) y que hay una mujer en el trío. ¿Debería ser esto último motivo de satisfacción? Probablemente lo sea para quienes cifran el avance de las mujeres hacia la igualdad en su presencia en las altas esferas de la política, independientemente de qué tipo de política hagan. O quizás también para quienes utilizan los 8 de Marzo para convocar “huelgas” que son “de todas”, de lo que se infiere que también lo son de aquellas que gustan de tirar bombas sobre todo bicho viviente  para mayor gloria del capital y sus empresas armamentísticas.

El feminismo social-liberal posmoderno  dirá que estas señoras de la guerra son una escueta minoría, pero esto es una ilusión o un simple fallo de cálculo

   Theresa May no tiene el brillo de Margaret Thatcher pero defiende los mismos intereses al precio y por los medios que hagan falta, como ha demostrado con la agresión a Siria, el apoyo militar aArabia Saudí en el conflicto del Yemen -donde están muriendo miles de niños de hambre y epidemias-, la ayuda que presta al estado de Israel para que prosiga con el genocidio del pueblo palestino, y su contribución a resucitar la guerra fría entre Rusia y “Occidente”. Con todo, la May -a la que hay que agradecer que no vaya de feminista- no es la única señora de la guerra (o warmongeren su acepción en inglés). Tiene antecesoras y coetáneas. Quizás la primera en el palmarés sea Hillary Clinton -o Killary más propiamente-; pero hay otras tantas menos conocidas que no le van a la zaga en ansias bélicas. La recién nombrada directora de la CIA, Gina Haspel, tiene en su larga hoja de servicios que en 2002 supervisó las torturas a los detenidos ilegalmente en la cárcel secreta de Tailandia, una de las que mantiene EEUU en diversos puntos del globo sin que parezca remover las conciencias de los defensores de los derechos humanos. No sólo torturó sino que también destruyó las pruebas grabadas de dichas torturas cuando alguien dentro de la Agencia sopló lo que estaba pasando y obligó a que se abriera una investigación. [1] Aunque los medios del capital no pueden obviar estos hechos, celebran sin embargo que Haspel sea la primera mujer en ocupar cargo tan importante.[2]

Su paisana Nikky Haley, nueva embajadora de los EEUU en la ONU, es una reconocida ignorante e inepta, especialmente en lo que se refiere a política internacional. Sin embargo, como su jefe Trumpsabe muy bien dar la nota y practicar el matonismo (o bullying). En su primera aparición en la sede de las Naciones Unidas, la republicana y cristiano-sionista dijo que llegaba con papel y lápiz para tomar nota de los países que no se sometan a la voluntad de los EEUU.   En la conferencia anual del poderoso AIPAC (America Israel Public Affairs Committee) en marzo del año pasado, manifestó sin sonrojo que ella lleva tacones altos, no por moda, sino para golpear con ellos a los que se porten mal (con Israel). Y aún añadió amenazas a quienes en el Consejo de Seguridad de la ONU voten a favor de la condena al estado de Israel o se abstengan en ella, porque deben saber que “ha llegado un nuevo sheriff a la ciudad”[4] En realidad, sheriffs de este tipo con tacones los hallamos también en Israel, incluso con cara de dulce adolescente, como Adelet Shaked, que en 2015 fue nombradaministra de justicia. Abogada declarada del genocidio palestino, en su Facebook publicaba que había que matar también a todas las madres palestinas y derribar sus casas “para que no sigan criando serpientes”.[5] La joven ministra fue objeto de rabiosos insultos sexistas. Pero reprobables como estos puedan ser, lo peor es que sirvieron de cortina de humo para no hablar de su propio racismo, sexismo y clasismo, al desear el exterminio de mujeres palestinas la mayor parte de las cuales viven en la indigencia, especialmente en esa cárcel a cielo abierto que es Gaza.[6]

Por mucho que las llamemos ministras, juezas, fiscalas y portavozas seguirán siendo “novias de la muerte”. En la opresión y explotación de la mayoría de mujeres participan hombres y mujeres

El feminismo social-liberal posmoderno, convocante de marchas y huelgas de mujeres, ampliamente difundidas en los medios del capital, dirá que estas señoras de la guerra son una escueta minoría, y por eso dejan claro en su web que el suyo es un feminismo “del 99 por ciento”.[7] Pero esto es una ilusión o un simple fallo de cálculo. Detrás, debajo y sustentando a este uno por ciento de mujeres poderosas hay todo un elenco de funcionarias, abogadas, policías, académicas, periodistas, arribistas, oportunistas…, algunas fervientes defensoras del imperialismo yanqui. El programa más visto de la cadena de TV norteamericana MSNBC lo dirige Rachel Maddow, buque insignia del progresismo demócrata por ser una periodista altamente preparada y declaradamente lesbiana. Esto no le impide dedicar todo su poder mediático a la manipulación de las audiencias para que crezca el consentimiento a un posible ataque a Rusia, Irán o Corea.[8] La Maddow es tan buenawarmonger, que se la recompensa con seis millones de dólares al año, lo que muchísimas norteamericanas no alcanzarían a ganar en seis vidas.[9]

Aquí en nuestro suelo no escasean ejemplares de este tipo. Por mucho que las llamemos ministras, juezas, fiscalas y portavozas (porque al parecer no vale con decir una juez, una fiscal o una portavoz), seguirán siendo “novias de la muerte” con mantilla, como la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; ejercerán la represión, que es claramente de clase, sobre quienes se expresen contra el poder establecido o participen en manifestaciones y huelgas; y dictarán órdenes de desahucio a familias sin recursos. No cabe más prueba de la falacia que encierra la idea extendida por el feminismo burgués de que las mujeres damos un tono más conciliador y amable a la política o que hay una “política femenina” y una “política masculina”, o que hay que “feminizar la política”.Porque no se trata de hormonas, ni de un cierto tipo de educación, sino de la firme voluntad de acabar con el sistema de explotación y opresión en el que vivimos. El movimiento obrero femenino que dio a luz al 8 de Marzo a comienzos del siglo XX, lo entendió perfectamente así.

“No se trata de hormonas, ni de un cierto tipo de educación, sino de la firme voluntad de acabar con el sistema de explotación y opresión en el que vivimos, como entendió el movimiento obrero femenino que dio a luz al 8 de Marzo”

 

No confundamos los términos. En la opresión y explotación de la mayoría de mujeres, las que no contamos con más medio de vida que nuestra fuerza de trabajo, las que no tenemos techos de cristal sino de pedernal, participan hombres y mujeres. Nuestra emancipación pasa por abolir la sociedad de clases, que mantiene intacta e incluso reforzada la subordinación femenina. Por eso, ni las señoras de la guerra, ni quienes las jalean, ni quienes prefieren correr un velo de silencio sobre ellas, son nuestras hermanas, sino nuestras enemigas de clase. 

Notas y referencias bibliográficas:

[1] El “soplón” fue John Kiriakou, ex-agente de la CIA, condenado a 30 meses de cárcel por filtrar información sobre la técnica de tortura llamada “waterboarding”. Se puede hallar la información resumida en Wikipedia.

[2]http://time.com/5197235/gina-haspel-cia-director-donald-trump/, https://www.cbsnews.com/news/who-is-gina-haspel-cia-director-seasoned-spymaster-2018-03-13/

[3]https://www.nbcnews.com/news/us-news/amb-haley-un-taking-names-those-don-t-have-our-n713166

[4] Se puede leer toda la declaración en https://lobelog.com/nikki-haley-neocon-heartthrob/

[5]Véanse las declaraciones de Shaked y Haley en este vídeo: http://www.renegadetribune.com/extreme-zionism-nikki-haley-ayelet-shaked/

[6] Véase en el digital Haaretz el artículo “Who cares if she is beautiful? Adelet Shaked is dangerous” de 14 de mayo de 2015.

[7] Véase www.womenstrikeus.org

[8] https://theintercept.com/2017/04/12/msnbcs-rachel-maddow-sees-a-russia-connection-lurking-around-every-   corner/

[9] http://www.cownetworth.com/rachel-maddow-net-worth/

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fK6D

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal