lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eH6u

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

28/06/2014 :: Andalucía

Por nuestra libertad, nuestros derechos y nuestro futuro como pueblo

x Nación Andaluza
El problema político, económico y social del pueblo trabajador andaluz no radica en quien o como se le gobierna, sino en el hecho de que es gobernado

El próximo 5 de julio se conmemorará el 129º aniversario del nacimiento de Blas Infante. De aquel que lucho y murió en defensa de una Andalucía libre. Una libertad que él consideraba que se alcanzaría sólo a partir de la recuperación de nuestra soberanía nacional y popular para posibilitar una Andalucía que no tuviese más dueño que su pueblo. Una Andalucía del Pueblo Trabajador Andaluz y para el Pueblo Trabajador Andaluz. Hoy esa aspiración se sintetiza en la reivindicación de la instauración de una República Andaluza de Trabajadores y Trabajadoras.

Nuestro pueblo está siendo sometido a una exacerbación de la precarización social y laboral, a los que ya viene siendo tradicionalmente sometido, hasta extremos totalmente insoportables. Esta situación no es por tanto novedosa en nuestra tierra. Esta supuesta crisis no la ha creado, sólo la ha acentuado. Andalucía ocupa ahora, como antes, como desde siempre, los primeros puestos en todos los rankings de falta de trabajo y oportunidades, carencias sociales básicas, subdesarrollo, desindustrialización, abandono del campo, etc. Y a este panorama habrá que sumarle los ataques a los ya de por sí escasos derechos sociales y laborales que poseíamos, y que no nos habían sido concedidos por el Estado sino arrancados a éste con nuestras luchas. Esos “recortes” no suponen el disminuir prestaciones de un inexistente Estado del bienestar, sino el robo institucionalizado al pueblo trabajador andaluz de unos derechos conquistados.

Pero las andaluzas y los andaluces conscientes sabemos que, aun conformando una situación de extrema gravedad e insostenible por más tiempo, las distintas situaciones de carencias y de precariedades a las que nos someten no constituyen más que los síntomas del problema. El problema en sí, el origen y los porqués de estas carencias y precariedades se encuentran en un sistema político-económico que nos sentencia a un presente y futuro de miseria. Sus causas se hallan en la propia economía capitalista y en esa estructura política ideada por el Capital para facilitar nuestra opresión y explotación: el Estado Español. Y atacando sólo sus síntomas no se acaba con un problema. Podrán reducirse cuantitativa y temporalmente algunos efectos, pero éstos volverán a reproducirse, antes o después, pues las causas que los provocan permanecen.

El problema político, económico y social del pueblo trabajador andaluz no radica en quien o como se le gobierna, sino en el hecho de que es gobernado. De que los andaluces y andaluzas no determinamos nuestro presente ni nuestro futuro colectivo en ningún aspecto de nuestra propia existencia, sino que otros los hacen por nosotros y contra nosotros. Sean cuales sean las mayorías parlamentarias y los gobiernos de la Junta, quien decide y ordena es España, y sean cuales sean las mayorías y los gobiernos en España quién decide y ordena es el Capital.

Y las pruebas las proporcionan los mismos que afirman lo contrario, que el cambio sí es posible dentro del Sistema. En Andalucía permanentemente la Junta se parapeta en la imposibilidad de poner en práctica normativas y actuaciones porque se lo imposibilitan las legislaciones y las instituciones españolas. Y en el Estado Español constantemente están justificando las suyas en que son una imposición de la “realidad económica”, eufemismo que disfraza la dictadura del Capital. Son todas esas limitaciones y obligaciones la demostración de que en Andalucía no hay autogobierno ni autonomía sino dependencia. Dependencia que parte de la falta de libertad.

Pretender transformar la situación que atraviesa nuestro pueblo anteponiendo señalar, incidir y superar sus consecuencias, en lugar de priorizar denunciar, combatir y erradicar las raíces de la mismas, es condenarle al fracaso, ya que impide su resolución real y definitiva. Al mantener inalterados sus orígenes y sus porqués, España y el Capital, no estaríamos contribuyendo a su resolución y si, en cambio, a su perpetuación. Lo irrazonable e irrealizable, lo objetivamente utópico, no es el anteponer el combatir por nuestra libertad colectiva, por nuestra soberanía, es aspirar, mantener y confiar en que sin ser un pueblo trabajador libre, sin ser antes nuestros dueños y los dueños de nuestra tierra y de sus riquezas podremos cubrir nuestras necesidades y defender nuestros derechos como país, pueblo y trabajadores/as. Afirmarlo es engañarse y engañar. Sin Andalucía libre y poder popular andaluz que la rija no hay transformación social.

Por todo ello, y en un día tan simbólico como el del nacimiento del Padre de la Patria Andaluza, desde Nación Andaluza hacemos un llamamiento a todos los andaluces y las andaluzas con conciencia nacional y de clase a concentrarse junto a la puerta del Parlamento Andaluz. Para homenajear a Blas Infante, reivindicando su proyecto nacional y popular de construcción de una Andalucía libre. Para contrarrestar y denunciar el hipócrita acto de conmemoración que ese día le realizara en el las fuerzas del régimen. Para exigir la disolución del falso Parlamento andaluz y la dimisión de sus miembros por no representar ni reivindicar la soberanía andaluza. Para exigir la devolución de su soberanía a nuestro pueblo, un proceso constituyente andaluz y la instauración de nuestra república, una República Andaluza de Trabajadoras y Trabajadores.

El día 5 de julio, los andaluces y andaluzas conscientes, la Andalucía resistente, tenemos una cita con nuestra responsabilidad para con nuestra tierra y nuestro pueblo en el Parlamento Andaluz. Ese día comienza la campaña por un proceso real y efectivo de autogobierno andaluz. Para reivindicar nuestra libertad, nuestros derechos y nuestro futuro como pueblo. Para lograr recuperar nuestra soberanía y su libre ejercicio con la instauración de la República Andaluza de Trabajadores/as. El 5J vamos a por la primera. Vamos a por la nuestra. A por nuestra república.

El próximo 5 de Julio a las 11 de la mañana, a las puertas del mal llamado Parlamento Andaluz, concentración para homenajear a Blas Infante y por la República Andaluza de Trabajadores/as.

¡Por nuestra soberanía nacional y popular!

poder popular andaluz!

¡Por un proceso constituyente andaluz!

¡Por la República Andaluza de Trabajadoras y Trabajadores!

¡Por Andalucía libre y socialista!

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eH6u

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal