lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dX1A

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

26/09/2013 :: Andalucía

"Romper con la asimilación en Andalucía"

x Borroka Garaia
Borroka Garaia entrevista a Antonio Torres, Secretario General de Andalucia Comunista

Si durante los últimos días en Andalucía alguien ha notado algún parón o falta de alguna actividad, aquí están los culpables. Los lectores y lectoras de Borroka garaia da! que han cosido a preguntas a a Antonio Torres, secretario general de Andalucía Comunista y miembro de la dirección del Sindicato Andaluz de Trabajadores, SAT. Y que amablemente ha respondido a la entrevista de manera muy extensa por lo cual le damos las gracias ya que nos sirve para acercarnos un poco más a la realidad andaluza y sus luchas.

Entrevista realizada a Antonio Torres por los y las lectoras de Borroka garaia da! mediante cuestionario libre y abierto.

¿Qué cargo ocupas en la dirección nacional del SAT?

Antonio Torres – Soy miembro del Comité Nacional elegido en el I Congreso del SAT celebrado en diciembre de 2011.

¿Cuándo surge el movimiento soberanista andaluz y cuál ha sido su recorrido hasta hoy?, ¿Cuál es la fuerza real del soberanismo y la izquierda en Andalucía hoy en día?. En torno al nacionalismo andaluz, ¿Cuáles son los partidos, organizaciones y grupos que lo conforman?, ¿Existen diferencias entre ellos, cuáles son?

A.T – Bueno, hacer un resumen en pocas líneas de lo que ha sido el recorrido del movimiento nacional andaluz no es una tarea fácil, de todas formas podemos dar unos apuntes de forma esquemática. Lo que hoy puede ser considerado movimiento soberanista andaluz ha atravesado por diferentes etapas. Antes de configurarse el movimiento nacional andaluz tal y como hoy lo conocemos podemos hablar de lo que fue la lucha de resistencia contra la invasión castellana encabezada por los llamados moriscos, es decir, andalusíes que no se sometían a la asimilación forzosa y al sistema de opresión y explotación que impusieron los conquistadores castellanos, esa etapa abarca desde los siglos XV al XVII. En mi opinión, esa lucha no puede ser considerada estrictamente como una lucha de liberación nacional, al menos no en el sentido que hoy le damos a ese término, pero evidentemente va a marcar la historia posterior. Ya entrados en el siglo XIX, el desarrollo del modo de producción capitalista en el Estado español va a tener como consecuencia el nacimiento de una formación social andaluza con unos rasgos muy particulares: como consecuencia del latifundismo, que tuvo su origen en la conquista castellana y luego mas tarde en la desamortización, la burguesía terrateniente en Andalucía (que no la burguesía terrateniente andaluza), se hará con las riendas del Estado. Esta burguesía condenará y destruirá los primeros conatos de industrialización en Andalucía y adjudicara a Andalucía el papel de proveedor de materias primas agrícolas y minerales, con el tiempo, Andalucía suministrara fuerza de trabajo a los centros industriales del Estado español. Los obreros del campo andaluz se lanzaran a explosiones insurreccionales contra un brutal sistema de explotación y opresión influida por el anarquismo, por otro lado, la pequeña y mediana burguesía progresista andaluza marginada y aislada explorara diversas vías políticas, la más significativa será la del republicanismo federal, que estaba basado en un sistema de pactos federales de igual a igual establecidos entre los diferentes municipios, las diferentes pueblos, etc. Ese movimiento en Andalucía dará lugar a un texto histórico: la Constitución de Antequera de 1883, que en su artículo primero decía: “Andalucía es soberana y autónoma; se organiza en una democracia republicana representativa, y no recibe su poder de ninguna autoridad exterior al de las autonomías cantonales que la instituyen por este Pacto”.

Sin embargo, será ya a principios del siglo XX, cuando el movimiento de reivindicación andaluz encabezado por Blas Infante haga una interpretación global e integral, una reivindicación no solamente política, sino identitaria, cultural, económica y social, elementos que no integraba el movimiento republicano federal andaluz. También, en Blas Infante se dará una especie de síntesis tanto del movimiento libertario tan difundido en el campo entre los obreros, como de ese movimiento republicano federal que tanto inspiro a importantes sectores progresistas en Andalucía.

Posteriormente, el movimiento de reivindicación nacional andaluz adquiriría de nuevo fuerzas en los últimos años del franquismo, un régimen que había profundizado y extendido la marginación y dependencia de la nación andaluza. Es así como llegamos al 4 de diciembre de 1977, cuando se dan numerosísimas manifestaciones populares de reivindicación andaluza, en la manifestación de Málaga, la policía asesinaría al joven trabajador Manuel José García Caparros. Sin embargo, el nuevo régimen de la monarquía española supo desarmar a ese movimiento popular, amplio y diverso, de reivindicación andaluz.

Actualmente, la fuerza real de ese movimiento es muy desigual debido a su desestructuración, así pues, tenemos un sindicato, el SAT, que es soberanista y que es capaz, como hemos visto, de movilizar a importantes sectores de la clase obrera andaluza, pero no tenemos una expresión política, una unidad popular soberanista capaz de integrar y de darle un sentido político a ese movimiento. También, en lo que se refiere a movimientos sociales y populares existe mucha dispersión y atomización.

Hoy existen las organizaciones soberanistas integradas en el Movimiento Andaluz de la Izquierda Soberanista (MAIS) que son: Nación Andaluza, Andalucía Comunista, la organización en Andalucía de Red Roja y las organizaciones juveniles independentistas Jaleo!!! y JIRA (Juventud Independentista Revolucionaria Andaluza). Hablar de las diferencias entre todas ellas podria alargar excesivamente esta entrevista, de todas formas, esta pregunta se va a responder en otras que se formulan a lo largo de la entrevista. Fuera de ese ámbito nos encontramos por un lado con la CUT-BAI, que está integrada en Izquierda Unida de Andalucía, y por otro, Asamblea de Andalucía que es un intento, a grades rasgos, de coordinar a esa izquierda de ámbito municipal que de alguna manera hacen del hecho andaluz una reivindicación.

¿Consideran que el Andalú es un idioma?. ¿Cuál es su política linguística y cultural? ¿Qué opinan de lo árabe en Andalucía? Es un tema muy presente, Al- Andalus…

A.T - Andalucía Comunista no se pronuncia sobre si el andalú es o no un idioma, pero si hacemos una defensa clara de nuestra manera de hablar contra tipo de burlas, desprecios y desconsideraciones, por una lado es una lucha a la contra, es decir, contra ese chovinismo español que considera que los andaluces y andaluzas hablamos mal, o incluso que esa forma de hablar implica una supuesta inferioridad; por otro lado es una lucha en positivo, de reafirmación y hasta de orgullo, si se quiere, de hablar andalú, y hay que hacer ver que el andalú puede servir para expresar alegrías y tristezas, o puede servir para un mitin político como para explicar un teorema matemático. Al respecto, si se me permite, quisiera hacer una breve reflexión personal: la consideración de idioma es algo arbitraria, si se quiere, en muchos casos hasta política, ¿hasta qué punto el ucraniano es un idioma diferente al ruso? ¿hasta qué punto ya el portugués hablado en Brasil es ya un idioma diferente al de Portugal? ¿hasta qué punto el inglés de los afroamericanos en los Estados Unidos es diferente al inglés de los blancos? Cuando existía la antigua Yugoslavia el idioma oficial era el “serbocroata”, hoy el serbio y el croata son idiomas oficiales de diferentes estados. Es cierto que Blas Infante dijo aquello de que “el lenguaje andaluz tiene sonidos que la lengua castellana no puede representar” y eso es cierto y hay que tenerlo en cuenta, ya que eso ha sido, es y parece que seguirá siendo así.

Vamos a ver, más que de lo “árabe en Andalucía” creemos que lo más correcto históricamente es hablar de lo andalusí. Me explico, creo que prácticamente la teoría de la “conquista árabe de la Península Ibérica” hoy por hoy no se sostiene, no hubo tal invasión, el relato aquel de que a partir del 711 una banda de árabes musulmanes conquistan toda la Península Ibérica en poco menos de tres años no tiene ya fundamento alguno, bueno, tiene fundamento para el españolismo rancio y reaccionario. La Península Ibérica sufrió toda una serie de convulsiones y transformaciones a partir del siglo VIII que da lugar una verdadera civilización: Al Andalus, una síntesis de elementos autóctonos y elementos norteafricanos y orientales, que por otro lado, habían estado en contacto desde tiempos remotos por las rutas comerciales del Mediterráneo. En Al Andalus lo árabe y lo musulmán entró con el tiempo y como digo en constante fusión con elementos autóctonos, por ejemplo, en gran parte de la Edad Media, la población del Al Andalus bético no hablaba en su mayoría árabe, sino un derivado del latín que se hablaba en el Sur peninsular y que se escribía en árabe.

Nosotros somos comunistas, no somos nacionalistas esencialistas, no queremos revivir aquí y ahora un pasado que se fue para no volver más, por eso reivindicamos la nación andaluza de hoy, pero lógicamente, el pasado histórico es para nosotros un campo de batalla en el que nos enfrentamos con el nacionalismo chovinista español y sus interpretaciones reaccionarias. Por supuesto, reivindicamos Al Andalus y lo mucho que aporto a una Humanidad que vivía en la oscuridad medieval, pero no queremos caer en el error esencialista de rescatar un pasado “maravilloso” que ya paso, queremos vivir el presente y construir el futuro de una Andalucía libre, soberana y comunista, por supuesto dignificando nuestro pasado.

¿Qué efectos está teniendo la crisis capitalista en Andalucía?. ¿Hay posibilidades de que la rabia popular rompa esa asimilación que desde la transición franquista parece que está inmersa Andalucía?

A.T - Andalucía es un país configurado históricamente en la marginación y la dependencia y, aunque pueda sonar un poco fuerte, en el subdesarrollo. Hay un dato que me gustaría que se tuviera en cuenta por los lectores: en Andalucía, en el 2006, antes de que estallara la crisis, la tasa de paro superaba el 10%, ya de por si una barbaridad en una coyuntura que se suponía favorable, hoy se acerca peligrosamente al 40% y la cosa es peor si eres joven y mujer. Sé que este dato, el de la tasa de paro, es el que más se maneja para hacer ver la situación de marginación socioeconómica de Andalucía, pero realmente es el que expresa de una forma más cruda el que, a pesar de coyunturas de crisis, el tejido socioeconómico andaluz es diferente y tiene unas características diferentes al resto de pueblos y naciones del Estado. En este contexto, las crisis cíclicas del capitalismo se sufren peor, las carencias se hacen evidentes: escaso tejido industrial, acentuada especialización y poca diversidad, excesiva tercerización, imposición de papeles y roles, etc. El pueblo trabajador andaluz poco a poco está comprobando que en Andalucía, de alguna manera siempre se está en crisis, independientemente de coyunturas, no es solo un problema económico o social, es ya un problema nacional, problema que la crisis acentúa y pone de manifiesto. El pueblo trabajador andaluz está viendo que por muy mal que lo estén pasando en otros lugares del Estado, ellos van a estar peor.

Por supuesto que hay posibilidades de romper con la “asimilación” que ha impuesto el régimen español en Andalucía. De alguna forma, el SAT lo ha hecho, aunque quede mucho, muchísimo por terminar de romper nuestras cadenas. Cuando los militantes del SAT entraron al Mercadona, no estaban solos, con ellos estaban muchos trabajadores andaluces, independientemente de si votan a IU, PSOE, PA, o incluso hasta al PP. Pero en mi opinión, si no somos capaces de crear la herramienta política, la unidad popular soberanista de la que hablaba antes, esta rabia será canalizada por los partidos de la “izquierda del régimen español” que buscan negociar un nuevo consenso con la gran oligarquía española, como ya hicieron en la llamada Transición.

¿En qué situación se encuentra la clase trabajadora andaluza y cuál es la alternativa y estrategia que propones para alcanzar los objetivos de soberanía y socialismo en Andalucía?. El proletariado rural es un sector muy numeroso y combativo en Andalucía ¿Cuales son sus principales problemas y cuál es el programa del soberanismo andaluz de cara a él?

A.T - Bueno, la situación de la clase trabajadora andaluza se ha explicado anteriormente, en este sentido, si quiero incidir en lo subjetivo, es decir, en la percepción de que se ha estado viviendo en una falsa realidad, en una mentira, en la que de buenas a primeras esa Andalucía moderna y supuestamente desarrollada se ha caído y hemos vuelto a los 70 y 80 del siglo pasado. Pero, esto por sí mismo no es suficiente, hacen falta instrumentos de transformación revolucionaria para que el consenso de la gran oligarquía española no se vuelva a imponer.

La estrategia para alcanzar los objetivos de soberanía y socialismo en Andalucía pasan por ir creando desde ya un poder popular andaluz, las mismas bases del Estado socialista, que termine por destruir al régimen español en Andalucía. Habría un elemento táctico-estratégico: la unidad popular soberanista que plantee una alternativa política. La táctica implica ir creando espacios y órganos de poder popular en la empresa, el barrio, los centros educativos, etc., y su coordinación para conseguir ese gran poder popular que destruya al régimen español en Andalucía.

Aunque pueda parecer extraño, los problemas del proletariado rural son los mismos hoy que ayer y se puede resumir en una cuestión: la posesión de la tierra. Por eso, hoy como ayer la izquierda soberanista sigue reivindicando el lema histórico de la tierra para quien la trabaja. En este sentido, el SAT, o mejor dicho, el antiguo SOC, ha mostrado vías para solucionar ese histórico problema: creando cooperativas de trabajadores, siendo el ejemplo de Marinaleda el más paradigmático.

Pero hay que aclarar algo, cuando hoy decimos que la tierra es para quien la trabaja no nos referimos a que los jornaleros pasen a ser pequeños campesinos, como de alguna manera pretendía Blas Infante. Nosotros estamos por la nacionalización de los latifundios y por su explotación pública o por cooperativas obreras, y también apostamos por la agrupación en cooperativas de los pequeños propietarios.

¿De qué manera se puede poner en efectivo un internacionalismo que de resultados entre los pueblos oprimidos por el estado español? ¿Cómo articular una unidad de acción internacionalista de los pueblos que sufrimos ese yugo impositivo fascista que llaman España?

A.T- En el caso del Estado español, el verdadero internacionalismo implica amplias dosis de respeto y comprensión hacia los diferentes procesos. Nosotros mismos, la izquierda soberanista así lo hemos experimentando cuando no pocas veces hemos visto la incomprensión hacia nuestras peculiaridades por parte de organizaciones independentistas de otras naciones, y como no por la izquierda estatal española. Pero haciendo del respeto una bandera, es necesario llegar a formulas de coordinación, de intercambio de experiencias, hace falta comunicación, mucha comunicación y dialogo. Si se tienen todos esos aspectos en cuenta ya veremos cómo termina concretándose.

¿Qué opinas de la izquierda española que rechaza procesos independentistas para esperar a una hipotética revolución socialista española?. ¿Cuáles crees que son los puntos mínimos de un programa socialista? . ¿Es incompatible el soberanismo e independentismo con el socialismo?

A.T - Siento decir que esa izquierda peca un tanto de idealista, esa izquierda toma la revolución socialista como “un gran acto glorioso” en el que de repente todos los problemas se verán resueltos sin más. Esa izquierda no tiene en cuenta las a veces grandes diferencias que existen entre los pueblos del Estado español, niegan que existan diferentes ritmos y circunstancias peculiares, en definitiva, no ven que existan diferentes formaciones sociales en el Estado español, niegan que exista una relación dialéctica entre estructura y superestructura. Por eso, a veces, caen en el chovinismo español, en la exaltación del Estado, etc.

Los puntos mínimos de un programa socialista hoy implican una nacionalización de la banca y de los sectores estratégicos de la economía (transporte, energías, comunicaciones, etc.). Pero no nos engañemos, de nada vale cualquier programa por muy revolucionario que sea si este no es asumido por las masas trabajadoras, si no lo hacen suyo y lo pelean diariamente. De nada vale nacionalizar la economía si después se reproducen las relaciones de poder burguesas en el seno de las empresas nacionalizadas, pero por otro lado, somos conscientes de que ese proceso de toma de conciencia es complejo porque no existen recetas mágicas que se puedan aplicar en todos los casos y situaciones. Las nacionalizaciones no son un fin en sí mismo sino la vía de construcción del socialismo y el comunismo.

La experiencia histórica de lucha por el socialismo y el comunismo ha demostrado la importancia de la conciencia de las masas, de su politización e ideologización, porque de nada vale desarrollar las fuerzas productivas sino se transforman las relaciones sociales que se establecen el proceso productivo y en la distribución. Esto lo observaron correctamente tanto Mao como Che Guevara y la historia les ha dado plenamente la razón.

No solo no es incompatible la lucha por la soberanía e independencia con el socialismo sino que la misma práctica se ha encargado de demostrar que el camino para la construcción del socialismo ha comenzado en no pocas ocasiones en luchas de liberación nacional. La misma práctica se ha encargado de demostrar que la lucha por la autodeterminación y soberanía de las naciones oprimidas en la etapa del imperialismo forma parte de la lucha por la revolución socialista. Si hoy por ejemplo en el contexto de la Unión Europea una opción revolucionaria quiere constituir un poder obrero y popular forzosamente va a tener que emprender una lucha por la soberanía nacional, en el caso de una nación sin Estado porque realmente las “burguesías nacionales”, a pesar de su verborrea “nacionalista”, no se van a enfrentar a los intereses de los poderes imperialistas; y en el caso de naciones con Estado porque para emprender el camino de la transformación social van a necesitar la recuperación de la soberanía del Estado para hacer frente al imperialismo, estamos hablando de casos como el de Grecia o Portugal.

¿Qué relación tiene Andalucía comunista con Sortu?. Se puede plasmar en las europeas el estilo de Iniciativa Internacionalista en el 2009? . ¿Tomaría parte la izquierda andaluza en una candidatura a las elecciones europeas junto a la izquierda abertzale vasca y la izquierda independentista catalana, entre otras? ¿Y si esta candidatura se extendiera a partidos como ERC (socio ‘europeo’ de EA, fuerza integrante de EH Bildu) que actualmente sostiene el gobierno de Mas?

A.T - Concretamente, Andalucía Comunista no tiene ahora mismo relación alguna con Sortu.

A Andalucía Comunista le gustaría una reedición de Iniciativa Internacionalista pero superando determinados aspectos negativos que se dieron en aquella experiencia. A nosotros, a pesar de todo, nos pareció una experiencia mejorable pero en general positiva.

Andalucía Comunista no puede hablar por el resto de organizaciones de la izquierda soberanista andaluza. Por tanto, si se nos pregunta a nosotros, diríamos que si nos gustaría una candidatura de la izquierda abertzale, de la izquierda independentista catalana, galega, canaria, etc., y de organizaciones estatales revolucionarias que de verdad respeten los derechos nacionales de los pueblos. Nosotros en una candidatura así participaríamos sí o sí.

Siendo sinceros, a nosotros no nos gusta ERC, y no solo porque es un partido con una base burguesa “liberal” importante, aunque también es apoyado por no pocos sectores populares, sino también porque las declaraciones de muchos de sus dirigentes se han destacado por el desprecio hacia Andalucía y hacia el pueblo trabajador andaluz; declaraciones en las que, en el fondo, se reproduce la mas degradante visión que la gran oligarquía española ha difundido sobre Andalucía y el pueblo trabajador andaluz. Tampoco olvidamos, tal y como dice la propia pregunta, que ERC comparte la gestión de la Generalitat con CiU, por tanto, es culpable de todos los recortes sociales que esa institución está aplicando al pueblo catalán. Por tanto, se nos hace muy difícil, por no decir imposible, vernos en una misma candidatura con ERC.

¿Hay alguna organización en Euskal Herria hermana o que se asemeje a Andalucía Comunista?

A. T - Tenemos relaciones con Euskal Herriko Komunistak (EHK) y también con la revista marxista Boltxe, tanto uno como otra mandaron respectivos saludos al I Congreso de Andalucía Comunista que tuvo lugar en septiembre del año pasado.

¿Qué opinas del proceso que se está dando en Catalunya?. El catalanismo conservador denuncia que Andalucía, y buena parte de la clase trabajadora andaluza, vive de la cultura de la subvención, sin pegar ni golpe, gracias al espolio fiscal que sufre el Principat (también lo sufren el conjunto del los PPCC, pero esto ellos no lo dicen). ¿Cómo le responderías a un trabajador catalán que te pregunte por esta cuestión?. Existe esta cultura de la subvención o es un tópico?.Y si existe, ¿A los bolsillos de quién va?

A.T - El actual proceso en Catalunya ofrece un panorama interesante a muchos niveles. Ha quedado más que demostrado que existe un verdadero movimiento nacional catalán con una extraordinaria base popular, amplio y diverso, que ya no se conforma con una “autonomía” y con un Estado español que no han hecho más que defraudar las aspiraciones populares catalanas. La cuestión que se plantea es por un lado que va a hacer el Estado, no digo el Gobierno del PP, sino el Estado de la gran oligarquía española ante eso, porque la pelota está encima de su tejado; y por otro, hasta donde están dispuestos a llegar tanto CiU como ERC, en si van a ser consecuentes, cosa que dudamos, especialmente en lo que se refiere a CiU. Desde la lejanía, vemos que es el momento de la izquierda independentista catalana, de la CUP como referente electoral, pero también de organizaciones políticas, sindicales, juveniles, populares, etc., vemos que es el momento de hacer visible al conjunto del pueblo catalán, de todos los Paisos Catalans, que solo la izquierda independentista va a ser capaz de garantizar un verdadero proceso de autodeterminación nacional al conjunto del pueblo catalán. Les deseamos todos los éxitos del mundo a la izquierda independentista catalana en esa lucha que parece dura pero no imposible.

Como mucho hoy un proyecto de liberación nacional burgués en el contexto de la UE puede llegar a la creación de un “Estado vasallo”, con una soberanía limitada, un espacio en el que sea burguesía se pueda ver “libre” de la gran oligarquía del Estado para negociar con otras potencias imperialistas o con multinacionales.

Mirad, lo de la burguesía y la pequeña burguesía catalana con Andalucía es de cobardes, me explico, es como si estuviéramos en el patio de un colegio y unos abusones acosan a un niño y este en vez de hacer frente a esos abusones prefiere enfrentarse a un niño mas débil que él, pues eso es lo que hace la burguesía y la pequeña burguesía catalana, en vez de ir de frente contra la gran oligarquía española prefiere atacar a los mas débiles, es decir, a los trabajadores del campo andaluz. Lo dicho, es de cobardes, por otro lado, una actitud muy típica de esos sectores sociales. Los trabajadores de Andalucía no somos los culpables del déficit fiscal de la Comunidad Autónoma de Catalunya, los culpables son el Estado y los propios representantes políticos de esos sectores sociales catalanes. Hay que tener en cuenta una cosa: los recortes en Catalunya no es solo producto del déficit fiscal como dice CiU y ERC, sino también de las propias políticas antisociales de la Generalitat.

Por otro lado, habría que recordarle a la burguesía catalana que el subsidio agrario es una miseria que no da para vivir dignamente, que cuando un trabajador del campo se queda en paro tiene que buscar trabajo en otros sectores, como la construcción o la hostelería, por cierto una actitud muy alejada de la cultura de la cultura de la subvención, aunque con la crisis que estamos viviendo y cómo está afectando a Andalucía esas salidas para los trabajadores del campo ya no existen. También habría que recordarles cuales han sido las subvenciones que ellos reciben y si tienen alguna consecuencia productiva real o si por el contrario fomentan el parasitismo. Pero no solo eso, ¿que hubiera sido de la industria catalana sin la explotación de toda la mano de obra andaluza que emigró a Catalunya?

Las subvenciones en el campo andaluz van a las manos de los grandes terratenientes que ni producen ni dejan producir. La Unión Europea fomenta el parasitismo de los terratenientes y castiga a los pequeños propietarios que se esfuerzan por sacar sus explotaciones adelante. Es un sinsentido, pero es así.

Hace un año aproximadamente leí un manifiesto de fundación de un movimiento de liberación firmado por diversas organizaciones de Andalucía de izquierdas, soberanistas e independentistas con unos objetivos muy concretos de liberación nacional y social que me recordaron otros tiempos más revolucionarios de EH. Mi pregunta es: ¿Continúan con la idea de llevarlo adelante? ¿En qué fase se encuentra el desarrollo de ese movimiento? ¿Está calando en el pueblo trabajador andaluz? ¿Existe algún tipo de movimiento de liberación nacional, algo estructurado como el catalán, gallego o vasco?

A. T - Como he dicho antes existe el Movimiento Andaluz de la Izquierda Soberanista (MAIS) que agrupa a diferentes organizaciones políticas y juveniles independentistas/soberanistas de izquierdas. El MAIS es fruto de un proceso de tomas de decisiones conjuntas que se han expresado en diversos comunicados y de una unidad de acción que se ha expresado en fechas señaladas. Nosotros pensamos que el MAIS debe servir para construir la unidad popular soberanista, el MAIS debe ser el motor que haga funcionar esa unidad popular, porque fuera del MAIS hay organizaciones y personas individuales soberanistas y de izquierdas que tienen mucho y bueno que aportar. También, consecuentemente, el MAIS debería adoptar un papel de estructuración del conjunto del movimiento popular andaluz.

¿Qué diferencias hay entre Andalucía Comunista y CUT-BAI (Gordillo, etc.), que es la plataforma andalucista de izquierda más conocida y con la que aparentemente comparten militancia sindical (SAT)?. De primeras no parece demasiada buena idea fragmentar un movimiento aún “en pañales”, por así decirlo, ¿Hay razones de peso para ello? ¿Qué tipo de colaboración tiene Andalucía Comunista con CUT-BAI y en general con IU, en la que ésta se integra de forma crítica?

A. T - Las diferencias entre Andalucía Comunista y la CUT-BAI son evidentes, nosotros somos un partido marxista-leninista y apostamos por la independencia de Andalucía. Decir esto no es solo una cuestión ideológica, también se traduce en diferencias en la práctica, principalmente en cuestiones organizativas. Por otro lado, hay una diferencia que cae por su propio peso: la CUT-BAI apuesta por Izquierda Unida, forma parte de la coalición, nosotros no y pensamos que es un error estratégico formar parte de IU.

¿Fragmentar? El que un destacamento comunista se organice y participe del movimiento organizadamente, ¿eso es fragmentar? Nuestra organización, aunque sea modesta, ayuda al movimiento, no lo fragmenta. Pensamos que realmente hace falta un partido armado del marxismo-leninismo que ejerza su papel en el movimiento andaluz de liberación. Comprendemos que pueda haber gente que se pueda sentir molesta por el hecho de que los comunistas que luchamos por la liberación nacional de Andalucía hayamos dado el paso de organizarnos, pero sinceramente, sin un partido marxista-leninista estamos dejando el terreno a opciones ideológicas que se han caracterizado por su fracaso y su poco rigor en el análisis.

Andalucía Comunista y la CUT-BAI han coincidido en multitud de actos conjuntos y ha sacado varios comunicados conjuntos, y por supuesto, la militancia de Andalucía Comunista y la CUT-BAI trabajan juntas en el SAT. Las relaciones son buenas, con nuestros más y nuestros menos, pero mejores serían si la CUT-BAI abandonara IU y apostara decididamente por construir la unidad popular soberanista junto con las organizaciones del MAIS.

¿Porque Izquierda Unida está gobernando con el PSOE en Andalucía?

A. T - Bueno, eso habría que preguntárselo a la dirección de IU en Andalucía, seguramente dirán que para asegurar políticas progresistas, pero los hechos desmienten por completo esa explicación. Más bien las razones habría que buscarla en que el Gobierno de coalición con el PSOE en Andalucía le está asegurando el mantenimiento económico de su estructura a IU, asegurando cómodos y bien remunerados puestos a determinados dirigentes, a su vez, esto crea una red clientelar bastante efectiva.

Hace poco Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en declaraciones ha dicho que “Izquierda Unida ya no sirve”.¿Que opinas de esta polémica? . ¿Crees que la CUT de Gordillo se saldrá de Izquierda Unida?. ¿Puedes adelantar siquiera en líneas generales este nuevo planteamiento del CUT?

A.T – Por partes, por supuesto, acogemos con satisfacción las declaraciones de Diego Cañamero, básicamente es lo que muchos venimos diciendo desde hace mucho. Por otro lado, han sido muchas las declaraciones de Juan Manuel Sánchez Gordillo en el mismo sentido, este tipo de declaraciones no son nuevas, ni una cosa de ahora. Es más, a veces ha habido declaraciones que han podido interpretarse como una puerta abierta a la salida de IU. Todo eso es de hace tiempo, no de ahora.

Realmente, IU nunca ha servido a quienes de verdad queremos transformar la realidad, a quienes creemos que esa transformación ha de implicar un enfrentamiento con la gran oligarquía española, y no un consenso, y a quienes apostamos realmente la libertad y la soberanía de los pueblos. A IU no lo ha hecho falta llegar al Gobierno de la Junta de Andalucía de la mano del PSOE para demostrar su verdadera cara: ser el lado izquierdo del régimen español, pero digamos que su gestión en la Junta está haciendo más visible este hecho a sectores que antes no lo percibían. En realidad la gestión del Gobierno PSOE-IU ha sido peor de lo esperado: se han sometido a los dictados de la Troika, han aplicado al pie de la letra las políticas neoliberales de la austeridad y el déficit cero y han hecho descargar esas políticas en los más débiles de la sociedad andaluza.

No sé si la CUT se saldrá de IU, eso es algo que tendrá que valorar la propia CUT en sus órganos correspondientes. No quiero confundir mis deseos con la realidad, así que prefiero ser prudente al respecto.

¿El SAT tiene una implantación industrial o es sólo rural?. Si tiene buena implantación industrial, participa en comités de empresa? ¿Qué políticas de negociación/reivindicación y lucha lleva en las empresas?. Es decir, perdón si puede quedar brusco, no es mi intención, ¿Es un verdadero sindicato o sólo un grupo de agitación político-sindical?. Si es sindicato, como los demás, con comités, reivindicación, negociación, ¿Diferencias/similitudes con los otros y política de alianzas? ¿Y si los funcionarios de Marinaleda, o de la Junta quieren mejorar sus condiciones, tienen problemas por el carácter político del sindicato?

A. T - Bueno, industria en Andalucía hay poca, por eso entiendo la pregunta referida a si el SAT tiene presencia más allá del campo. La respuesta es sí, aunque el grueso de su militancia sean trabajadores del campo. Poco a poco el SAT se va implantando en otros sectores: educación, sanidad, industria naval, hostelería, turismo, telemarketing, construcción, trabajadores públicos, etc. A raíz de las Marchas Obreras del verano del 2012 el SAT ha crecido considerablemente en otros sectores y actividades económicas. El SAT tiene presencia en comités de empresa, tiene secciones sindicales en centros de trabajo, etc.

A grandes rasgos, el SAT donde está trata de trasladar esos métodos de lucha del antiguo SOC a esas realidades, o mejor dicho, el espíritu, no tanto en un sentido estricto, me refiero al espíritu de reivindicación y lucha. Es nuestra seña de identidad, frente al sindicalismo claudicante de CCOO y UGT, nosotros apostamos por un sindicalismo a pie de tajo.

Aunque el SAT lleve a cabo acciones mediáticas, no es un grupo de agitación y propaganda sindical, hay afiliados al SAT en centros de trabajo que se están jugando su puesto por estar afiliados al SAT y hacer su labor diaria de defensa de los trabajadores en sus centros de trabajo. La cosa es seria, estar afiliado al SAT y dar la cara en tu empresa significa asumir riesgos.

Los funcionarios públicos de Marinaleda están afiliados al SAT, como no podía ser de otra manera.

Podrías comentarnos como está el movimiento popular en Málaga, y concretar en que tipo de luchas de diferente tipo (ecológicas, memoria histórica, anti-represivas, socio-económicas, etc.) participa la izquierda nacionalista andaluza malagueña codo con codo con el movimiento popular? . En Malaga existe un ateneo Erllano (http://www.erllano.org/). ¿Cuál es su historia, que tipo de actividades realizan? Y de paso, podrias hablar de la importancia que tienen estos centros y ateneos por Andalucía?

A.T - La situación concreta en Málaga es interesante. De un tiempo a esta parte ha habido una importante reactivación del movimiento popular, en este sentido, hay que destacar el movimiento de “las corralas”, edificios ocupados por personas sin recursos, un movimiento muy interesante al que debemos prestarle mucha atención.

En mi opinión, la izquierda soberanista en Málaga arrastra una serie de carencias en su participación en el conjunto del movimiento popular en Málaga que ha de ir superando y que estoy seguro que las superará más pronto que tarde. Debemos coordinarnos mejor, hacernos más visibles, ofrecer alternativas, etc., por ahí van nuestras carencias.

En cuanto a Er Llano Centro Andaluz del Pueblo, sus orígenes se remontan al 2002 y empezó siendo el local de la organización juvenil independentista Jaleo!!!, pero poco a poco fue adquiriendo un carácter más abierto. Actualmente Er Llano es un centro de reuniones de diferentes organizaciones, es un espacio de debate, de celebración de actos, etc. Poco a poco, desde su reapertura en 2012, Er Llano se está convirtiendo con sus actos en un espacio de formación e información popular, eso es muy valioso de cara a fortalecer al movimiento popular en Málaga.

La importancia de estos centros radica en su capacidad para difundir la alternativa de la izquierda soberanista en su conjunto y variedad, creando debate y discusión popular.


Últimamente hemos visto que se ha incrementado mucho la represión contra el sindicalismo y sobre todo contra el SAT. La detención de Cañamero, la criminalización de Gordillo y de la lucha sindical, por otra parte también se han incrementado las acciones directas (expropiación de supermercados etc..). En relación a esas acciones me gustaría saber qué filosofía las inspira y que objetivos tiene y busca. ¿Qué opinas, de ellas?¿Se debería ir más allá?

A. T - Todas esas acciones han tenido el gran valor de sensibilizar al pueblo trabajador andaluz y del resto del Estado incluso. Como se ha dicho en muchas ocasiones, han sido acciones simbólicas en las que se han tratado de hacer ver los problemas que estamos sufriendo, así como sus posibles soluciones. La cuestión no es tanto si ir a más como saber utilizar convenientemente esas acciones para seguir concienciando al pueblo trabajador, porque insisto, ahí radican el valor de esas acciones. No sé si habría que ir a más, pero tengo claro que habría que ir a mejor en el sentido que antes he apuntado. Por otro lado, hay que valorar también la represión, muchas veces, minusvaloramos las consecuencias represivas y eso es un gravísimo error, solo hay que ver que la última reforma del Código Penal del Ministro Ruiz Gallardón tiene como antecedentes las acciones del SAT, aunque también las de la PAH y de otros colectivos.

¿Es posible exportar de alguna manera el modelo Marinaleda a Euskal Herria. ?. En relación también a Euskal Herria ¿Que dirías en torno a la dispersión de los presos políticos vascos?

A. T – Salvando las distancias y teniendo en cuenta las peculiaridades que se han dado en Marinaleda, su modelo en general es perfectamente exportable, por ejemplo, las viviendas de autoconstrucción por 15 euros al mes, eso es perfectamente realizable y exportable. No veo por qué eso no se pueda hacer en Euskal Herria y como ese tema otros, por ejemplo, las asambleas populares.

Por supuesto, estamos radicalmente en contra de la dispersión de los presos políticos vascos. Pero no solo estamos en contra de la dispersión, sino que Andalucía Comunista lleva en su programa la amnistía para TODOS los presos políticos.

Finalmente, agradezco a los lectores de Borroka garaia da! el interés mostrado y la entrevista. Un abrazo comunista, solidario e internacionalista desde la Andalucía rebelde al hermano pueblo trabajador vasco, nos llena de orgullo y alegría comprobar la solidaridad de un pueblo que se ha destacado tanto por su combatividad como por su abnegación en la lucha.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dX1A

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal