lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fM1U

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

25/11/2018 :: Andalucía

"Tenemos la impresión que habrá un antes y un despues del 2D para el soberanismo andaluz"

x La Haine
La Haine hemos entrevistado a Carlos Rios, coordinador nacional de Nación Andaluza

Como es de sobra conocido, Nación Andaluza ha decidido presentarse a las elecciones al parlamento andaluz, hecho que ha resultado sorprendente, pero noticia al mismo tiempo agradable, que de nuevo en unas elecciones andaluza (de la burguesía, no lo olvidemos) esté como opción una fuerza anticapitalista, feminista e inequívocamente independentista como es Nación Andaluza

Por ello le planteamos a Carlos Ríos, coordinador nacional de Nación Andaluza, varias cuestiones

 

LH- Carlos, nos imaginamos que la decisión de presentarse a estas elecciones habrá sido muy pensada…. ¿Qué os ha llevado a decidiros a presentaros?

C- Efectivamente. Aproximadamente desde 2004 hasta 2017 Nación Andaluza optó por no participar en las elecciones burguesas más allá de los comicios municipales. Pensábamos que en el ámbito local es donde se revelaban con mayor virulencia las contradicciones del capitalismo en Andalucía y donde nuestra intervención podía tener mayor impacto. Además, necesitábamos hacer un ejercicio de reorganización y de reorientación hacia el centro de nuestra intervención política: la calle, los tajos, los barrios, la implementación de una cultura proletaria andaluza... Cuando comenzamos a preparar nuestra XIV Asamblea Nacional (que se celebró a finales de 2017), la revisión de esta posición se mostró claramente una necesidad porque -aunque seguimos manteniendo las mismas tesis- el municipalismo también nos presenta unos impedimentos a considerar: las limitaciones del marco municipal y la ausencia de un marco institucional comarcal en Andalucía, añadido a la aparición del reformismo en sus formas más descarnadas de colaboración con el neoliberalismo para capas más amplias del Pueblo Trabajador Andaluz, a la crisis cada vez más profunda del Estado español... Todo ello nos llevó a la conclusión en la XIV Asamblea Nacional de que -además de seguir teniendo en el centro de nuestra acción política el municipalismo como herramienta imprescindible para la creación de contrapoder popular- había que abrir la puerta a la posibilidad de presentarnos a las elecciones andaluzas. Esta conclusión se concretó en la decisión de presentarnos este 2D, cuando se produjo de forma apresurada el adelanto electoral.

 LH- Tras tantos años de gobiernos del PSOE…. ¿Cuál es la realidad de Andalucía a principios del siglo XXI aún?

C- Andalucía sigue en la misma posición estructural que caracteriza su opresión nacional: la dependencia política, el subdesarrollo económico y la alienación cultural. Las cifras se repiten desde hace siglos, traduciéndose en unos niveles de renta un 75% inferiores que la media estatal, una desindustrialización galopante, una desigualdad social manifiesta, altas tasas de exclusión social... Y se resumen en un guarismo muy significativo: las andaluzas que nacieron en 2017 vivirán 3 años menos que las personas que nacieron el mismo año en Madrid, por ejemplo.

Esta continuidad en la explotación del Pueblo Trabajador Andaluz es paralela a la continuidad en el gobiernillo autonómico del PSOE desde hace 40 años. Franco murió, pero los caciques, sus hijos y nietos (sanguíneos y/o políticos), siguen gobernando los ayuntamientos. La España neofranquista sigue explotando al Pueblo Trabajador Andaluz. El PSOE ha sido el gran aplicador de las políticas neoliberales en Andalucía. Por eso cuando desde el reformismo (Adelante Andalucía) se habla de “no dejar gobernar a la derecha” se está engañando a las andaluzas, además de justificando de manera vergonzante un nuevo gobierno de coalición con el PSOE como el que sostuvo la IU de Diego Valderas. La derecha ha gobernado siempre la administración autonómico y con ella han gobernado otras derechas (el Partido Andalucista, ahora denominado Andalucía por Sí, Ciudadanos...) y también el reformismo (Izquierda Unida, ahora denominado Adelante Andalucía, en su combinación como agente subalterno de Podemos).

 LH- ¿Pensáis que las diferentes opciones de derecha españolista y fascista pueden llegar al poder en estas elecciones y “asaltar el parlamento andaluz”?

C- La derecha españolista lleva gobernando Andalucía 40 años encarnada en el PSOE. Pero si nos referimos al sector más recalcitrante, encarnado ahora en Vox, es difícil, aunque posible, que llegue al parlamento. Desde los medios de comunicación hay una evidente intencionalidad de promorcionar a esta formación de extrema derecha que ha dicho renegar de la Andalucía “de Blas Infante” y preferir “la de Fernando III”; es decir, prefiere al ideal de una Andalucía libre la Andalucía latifundista, la de la nobleza terrateniente y la desigualdad social más tremebunda. Esta es la “fuerza emergente” que el Régimen quiere instalar en Andalucía. En ese caso no será una “profecía autocumplida”, sino una nueva confirmación del poder del Régimen para aupar a las opciones políticas que, en cada momento, le interesan más.

Tenemos que leer la emergencia de Vox en Andalucía como una prevención de las oligarquías ante el agotamiento del reformismo y una posible reorganización de los movimientos populares andaluces -en una formación social como la andaluza, donde las contradicciones están históricamente muy agudizadas- hacia posiciones que desborden al sistema. La burguesía está articulando a unas “fuerzas de choque” por si fueran necesarias en el marco andaluz de la lucha de clases.

 LH ¿Nos podías hablar de la izquierda españolista que representa Podemos e IU? ¿Qué capacidad de influencia pensáis que pueden lograr?

C- La izquierda españolista y reformista tiene una larga tradición de asentamiento en Andalucía. Impidió todo lo que pudo el proceso autonómico en los años 30, avalando la represión del movimiento obrero andaluz fundamentalmente nucleado entonces en torno a la CNT, saboteó el movimiento obrero y popular que a finales de los años 70 desbordó al Régimen y su Transición, firmando los Pactos de Antequera el 4 de diciembre de 1978, y ha sido muleta del PSOE en el gobiernillo autonómico en varias ocasiones, manifestando ahora -de nuevo- públicamente sus aspiraciones a serlo. Su existencia y su todavía amplia influencia es una manifestación de la involución ideológica del Pueblo Trabajador Andaluz en las últimas décadas, fruto del trabajo de desmovilización que han venido realizando desde PSOE e IU en todos estos años, que ha derivado en una inconsistencia ideológica muy elevada que ha facilitado que la clase trabajadora comulgue con ruedas de molino, sobre la base de un buen número de estómagos agradecidos que han sido cooptados en las luchas populares y viven de las instituciones y el mantenimiento del status quo desde hace muchas décadas, a veces desde posiciones verbales muy radicales, que contrastan con una práctica política servil y depediente de la izquierda institucional. Aunque esto está empezando a cambiar.

 LH- Existe otra izquierda soberanista, revolucionaria que gira en torno al SAT ¿Habéis hablado con ellas y ellos? ¿Pensáis que se podrá lograr que el andalucismo soberanista pueda llegar a converger, sino ahora, en un medio plazo de tiempo?

C- Efectivamente, cuando el 3 de septiembre hicimos pública nuestra intención de presentarnos a las elecciones, manifestábamos nuestro deseo de elaborar candidaturas de la manera más amplia posible. En la nota de entonces hacíamos referencia expresa al movimiento socio-político Asamblea de Andalucía y a la organización juvenil Jaleo!!! Aunque los colectivos indicados no quisieron participar como tales en la elaboración de estas candidaturas, que van más allá de la propia Nación Andaluza, lo cierto es que tenemos la impresión de que el soberanismo andaluz (con toda la ambigüedad que tiene el término para delimitar a sus actores políticos) no va a ser el mismo antes y después del 2D. Las ilusiones y esperanzas que ha vendido el reformismo no se tienen en pie y el Pueblo Trabajador Andaluz se empieza desengañar de promesas vacías. Creemos que puede acontecer una reordenación del soberanismo en clave revolucionaria, abiertamente independentista y feminista. Y como partido político, en Nación Andaluza tenemos que trabajar para que sea así

 LH- Si que hemos observado que diferentes personas y colectivos andaluces de izquierda revolucionaria han manifestado la intención de votaros, incluso algunas de esas personas ven en listas…. ¿Cómo valoráis este hecho? ¿Tendrá continuidad?

C- Lo valoramos muy positivamente. Aunque los colectivos a los que me refería más arriba no quisieron orgánicamente implicarse en el proceso de dichas candidaturas, lo cierto es que personas integrantes de los mismos, a título individual, lo están haciendo, y apoyando a NA en esta campaña de muy diversas formas. Es algo que nos llena de satisfacción y que viene a demostrar que -con las diferencias que pueda haber sobre algunas cuestiones programáticas- podemos trabajar juntas de manera eficaz y efectiva en un sentido revolucionario. Están siendo unos meses de trabajo muy intenso pero, personalmente, me quedo con esta experiencia unitaria tan satisfactoria.

 LH- Hay también una cierta campaña en las redes sociales que diferentes personas, empezando por Willy Toledo que han pedido en voto para Nación Andaluza…. ¿Pensáis que estos apoyos pueden servir para animar el voto para vuestra candidatura?

C- Sí, estamos muy agradecidas por todos los apoyos internacionales recibidos de organizaciones e individualidades: Willy Toledo, Agora Galiza, MªJº Lecha (CUP), Chema Clavero, Eduardo Cáliz (CUP), Iñaki Gil de San Vicente, Boltxe... Así como algunos que parece se van a materializar en los próximos días. Hemos constatado que la causa nacional de Andalucía tiene muchas aliadas más allá de nuestras fronteras. Ya lo sabíamos, porque participamos en espacios internacionalistas -como el Manifiesto Internacionalista de Compostela-, y nuestras relaciones internacionales son abundantes. Está siendo bello volver a comprobarlo.Y, además, estos apoyo vienen a reforzar unas complicidades ya pre-existentes y a incidir en la idea de que, por encima del Estado español, subyacen la solidaridad internacionalista entre los distintos pueblos trabajadores que nos conocemos y reconocemos en nuestras luchas cotidianas y en nuestras ansias de emancipación.

 LH- Sean como sean los resultados… ¿Cómo os planteáis el día siguiente a la cita electoral? Porque suponemos que el trabajo para construir una izquierda revolucionaria es inmenso……

C- Efectivamente, hay mucho camino por hacer. Ahora, el 2D absorve buena parte de nuestra actividad militante, pero ya estamos trabajando en movilizaciónes y actividades para diciembre, enero y febrero próximos. Sean los que sean los resultados, la lucha va a seguir siendo difícil, aunque cada voto va a sumar y a reforzar el espacio político de la izquierda independentista andaluza.

A partir del 3D vamos a continuar trabajando para consolidar y ampliar, tanto organizativa como programáticamente, la izquierda independentista andaluza. Este va a ser uno de los retos más importantes de la etapa futura. Otro elemento será intervenir más ampliamente en el movimiento obrero y sindical. Una intervención que requerirá de un reforzamientos entre un programa de mínimos y las orientaciones estratégicas. Y, por supuesto, consolidar el movimiento cultural-popular andaluz que venimos alimentando desde hace años y que ha desbordado con creces el limitado trabajo que el regionalismo había realizado en décadas anteriores.

 LH- Vamos terminando, imaginamos que tendrás mucho trabajo…. ¿Con qué objetivos logrados y no sólo hablamos de votos, sino también de incorporaciones al proyecto os daríais por satisfechos?

C- Nosotras trabajamos con el techo de 9500 votos que conseguimos en las elecciones andaluzas de 1994. Tenemos la sensación de que vamos a superar ampliamente este máximo, aunque no tenemos estudios demoscópicos que puedan orientarnos al respecto.

Más allá de lo cuantitativo, aspiramos a crecer como partido político y a ampliar los márgenes organizativos de la izquierda independentista andaluza. Y, como decía antes, a reorientar en la medida de lo posible a la izquierda soberanista andaluza -que estaba desorientada entre las promesas del reformismo- en una dirección de trabajo sin ambigüedades independentista, socialista y feminista.

 LH- Para terminar, ¿Qué le dirías al pueblo trabajador andaluz de cara al día 2 de diciembre?

C- Le diría que haga una valoración de estos 40 años de PSOE, de su aplicación despiadada de políticas neoliberales, de su escaso aprecio por el Pueblo Trabajador Andaluz, sus inquietudes y necesidades. Le diría que haga balance de quiénes han sido los compañeros de viaje de este PSOE. Le preguntaría, en definitiva, si cree que votando a los de siempre va a conseguir que Andalucía deje de ser el vagón de cola en el marco estatal y europeo. Es hora de caminar hacia la liberación de Andalucía.

 Bueno, pues nada más, suerte y que el trabajo y tiempo invertido en estas elecciones os dé sus frutos….y agradecerte el tiempo dedicado a nuestra entrevista

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fM1U

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal