lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS2F

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

12/05/2020 :: Anticarcelaria, Asturies

Carta de Israel Clemente López desde la prisión de Botafuegos

x Comite d'Asturies Pola Amnistía
Sobre las consecuencias derivadas de la pandemia (económicas, geopolíticas, etc.)

Algeciras, 2 de mayo de 2020

Espero que a la llegada de estas letras te encuentres bien y te vaya todo estupendamente, dadas las circunstancias.

He recibido tu carta del 18 de abril y aquí te mando ya una respuesta.

En primer lugar, mi madre va evolucionando bien. Estuvo hospitalizada dos semanas y tuvo neumonía. Le dieron un montón de medicación y que parece que pasó lo peor. La dieron el alta hace unos días. Ahora tiene que estar en una especie de cuarentena. Hablo con ella frecuentemente por teléfono y la noto más animada y recuperada. Veremos.

Voy a comentarte alguna cosa que planteas en tu carta. Son tantas cosas que no va a ser posible responderlas todas de una vez, je, je, je.

Bien dices que habrá que adoptar formas de organización y de lucha a la nueva situación. Las circunstancias obligan, hasta cierto punto.

Efectivamente, la digitalización y el amplio uso de la inteligencia artificial van a reforzar los mecanismos de represión y control social. Pero toda “nueva” tecnología tiene que anverso y su reverso en cuanto a los efectos pretendidos por los capitalistas. Desde el momento en que se mercantiliza ampliamente tiende a escapar de su control exclusivo. Algo similar sucedió con “internet”, concebido inicialmente como una tecnología militar de comunicaciones de uso restringido. Aquí sí que opera, permíteme el juego de palabras, esa “mano invisible del mercado” de la que hablaba Adam Smith…

La búsqueda de la máxima ganancia y la “anarquía de la producción” consustancial al capitalismo acaban por “privatizar” el uso y el control de las nuevas tecnologías haciendo que los Estados y sus tecnócratas de la represión pierden el control exclusivo sobre las mismas. Esto abre siempre una oportunidad para su utilización selectiva por todo tipo de movimientos de resistencia y disidencias políticas.

Ello no quiere decir que haya que minusvalorar, obtusamente, sus efectos y perjuicios actuales. Hay mil ejemplos de ellos, experimentados ampliamente durante el toque de queda de este “Estado de Alarma” permanente…

Me preocupan igualmente las repercusiones de este aislamiento prolongado (y fobias derivadas) en la psicología colectiva de las masas. Vienen fomentando descaradamente ese individualismo extremo, tan característico de la Europa imperialista. Me refiero en cuanto a las formas de interacción social, sociabilidad y convivencia colectiva en barrios y vecindarios…

Esa psicología del aislamiento, inducida y autoinducida, la van a utilizar como un arma desmovilizadora más para atomizar, disgregar y diluir a la clase obrera ante la crisis que se avecina.

Volviendo a esa “nueva situación” global que a conformar los efectos múltiples de la pandemia, (algunos nos parecen poco novedosos) destacan por sus probables repercusiones la agravación general de las tensiones geopolíticas, acentuadas por la crisis económica y la toma de posiciones con vistas a los enfrentamientos que se avecinan. La pugna entre EE.UU. y China se va a intensificar. No cesan las acusaciones cruzadas.

Una característica de este momento es la multiplicación de los candidatos a ejercer de “potencias regionales”, lo que acentúa el caos general, los conflictos por interposición y la inestabilidad ya crónica. Fíjate en Oriente Medio: Turquía, Arabia Saudí, Irán, Israel… demasiados estados con amplias aspiraciones regionales (y muchos con los pies de barro), a los que se suman los Emiratos Árabes Unidos… Como consecuencia de ello, en Yemen ya no hay no hay dos bandos enfrentados, sino tres, y no es descartable que aumenten las divisiones y las líneas de fractura.

Los efectos económicos y geopolíticos de la pandemia van a actuar como gasolina que avive el fuego de la crisis general del sistema capitalista, agudizando al máximo las contradicciones entre los estados imperialistas y las de todos ellos con los estados que luchan por sacudirse su yugo.

En cuanto a España, dejando de lado la profundidad y carácter prolongado, estructural, de la crisis económica que ya vivimos, habrá que ver si el actual gobierno de socialfascistas y podemitas es capaz de sobrevivir a su gestión de la crisis sanitaria.
No es seguro que lo consiga, y la anticipación de elecciones, unida a la presión de PPeros y fachosos extremos, habrá de reavivar la crisis de Estado y las tensiones en Catalunya.

A nivel europeo, la UE está madura para su crisis decisiva, de la que pueden desprenderse la salida de varios estados miembros. A nadie le extrañaría que Italia fuese el próximo en irse dando un sonoro portazo…

El IV Reich, llamado Unión Europea, amenaza ruina y en su capital, Berlín, ya manejan escenarios de contingencia para hacer frente a los cambios que se avecinan.

Pese a las ilusiones varias de la socialdemocracia no hay en toda la UE la capacidad financiera conjunta para sostener perpetuamente los fondos de emergencia y subsidios varios con los que pretende hacer frente a la crisis. La nave hace aguas por todas partes y no hay forma posible de taponar todas las vías de agua que presenta; y ello a pesar de las medidas hacia la transformación de la economía en una “economía de guerra”… Estas “economías de guerra” siempre se han orientado hacia obtener una posición ventajosa en el nuevo “reparto” del mundo según la fuerza de cada cual (económica y militar), nunca han servido para capear ninguna crisis general de superproducción alargándola y cronificándola. P. ej: Los EE.UU. de Roosevelt tan sólo superan plenamente la Gran Depresión cuando entran a saco en la II Guerra Mundial.

Cambiando un poco de tema, me temo que la pugna entre los grandes monopolios farmacéuticos capitalistas por ver quién se lleva la mayor parte la cuota de negocio de los productos diseñados específicamente para combatir el coronavirus va a provocar enormes distorsiones y presiones interesadas sobre las investigaciones científicas. Como resultado de ello, soy enormemente escéptico respecto a los informes “científicos” contradictorios que ya empiezan a aparecer en los medios acerca de los posibles tratamientos terapéuticos en espera de la vacuna. Hay demasiados intereses en juego, económicos y geopolíticos, y lo enturbian todo. Imagínate a qué grado de controversia llegarán a la hora de defender cada cual las virtudes de “su” vacuna. Esto va a ser un caos. La desinformación y las intoxicaciones mediáticas van a ser masivas.

Sobre lo que apuntas en tu carta de que se baraja la desaparición del papel-moneda y su sustitución por el electrónico, no tengo tan claro que lleguemos a ello fácilmente. La misma lógica parasitaria, especulativa y tramposa del sistema necesita el papel-moneda para sus tráficos ilícitos y chanchullos libres de impuestos, así como de las transacciones opacas en paraísos fiscales.
Los billetes de alto valor han sido moneda común en las corruptelas varias de las últimas décadas y todo apunta que lo seguirán siendo.

De acuerdo en que el “dinero electrónico” proporciona mayor control social y represivo, pero los capitalistas no quieren que nadie les controle a ellos. No pueden tener una cosa y la otra al mismo tiempo.

Tampoco pienso, y esto no deja de ser un detalle, que Francia pertenezca, ni por economía ni por su peso geopolítico, a la “Europa del Sur”. Es más bien el sur del Norte, si me permites el guiño… Cosa distinta es que, coyunturalmente, en lo tocante a la gestión comunitaria de las consecuencias de la crisis sanitaria, se haya alineado con Italia y España. Esto se debe a que también se ha visto muy afectada por la pandemia, pero no durará. Lo digo, porque París está más cerca de Berlín, en intereses compartidos y en mentalidad de amo, que de los PIGS… como llaman despectivamente las “locomotoras europeas” a la Europa del Sur (y cuasi chabolista).

No se te habrá pasado por alto el momento elegido por la Casa Real para marcar distancias con los chanchullos juancarlistas. De sobra saben que en el monotema mediático del coronavirus esa noticia de gran peso político acabará diluida.

De hecho, ya parece hacer desaparecido del radar de los grandes medios de prensa. Las millonarias comisiones cobradas de los saudíes pueden hacerles mucho daño en una coyuntura tan calamitosa en la que se ha evidenciado el saqueo y desmantelamiento de la sanidad pública. ¿Cómo se ha vivido esta noticia en la calle? ¿Ha habido ruido de fondo contra la Monarquía o no? En un contexto “normal” esa noticia, la cuentas del juancar en paraísos fiscales, hubiesen supuesto un mazazo para la credibilidad de la “institución”.

Spain is different… en todos los sentidos. Aquí nada de nada de liberar a los presos enfermos y mayores de 70 años como en otros países. Lo que sí he oído es que ya le iban a pedir el tercer grado… ¡a Rodrigo Rato! Fantástico, oye. Para mayor escarnio, socialfascistas y PPeros seguirán autoindultándose… Hoy por ti, y mañana por mí… Menudo espectáculo.

Aquí seguimos con la rutina habitual, un poco condicionado por el hecho de que no entren paquetes de la calle.
Me estoy quedando sin lecturas poco a poco. A ver si la situación se va normalizando y eso se acaba solucionando también. Habrá que tener paciencia y cruzar los dedos con esto de la “desescalada”…

Soy consciente de que tengo pendiente varias preguntas que contestarte. No me olvido de ellas, pero creo que esta carta ya se ha hecho lo bastante extensa… Para otra, más y mejor, ¿vale?.

Vengo demorando, conscientemente, el darle forma coherente a un conjunto de recuerdos y reflexiones sobre el contexto social y político que conocí en Asturies a comienzos de los 90. Por diversas razones, no he encontrado tiempo para dedicarlo a eso.
He andado liado con otras cosas que llevan su tiempo (las traducciones mismamente). A ver si le meto mano cuando toque, esperando que sean de utilidad, y me das tu opinión sobre esa mirada retrospectiva a los años 90 por la tierrina. Cada cosa a su momento.

Bueno, {#######}, te voy a ir dejando por hoy. Cuídate y hasta pronto. Te tomas una sidrina por Xixón de mi parte, ¿vale?

Recibe un fuerte abrazo cargado de resistencia

¡Por el comunismo!

¡Venceremos!

¡Larga vida al Rock and Roll!

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS2F

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal