lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eX7T

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

19/03/2016 :: Madrid

La Garbancita Ecológica. Cooperativismo transformador, crisis y alternativas

x La Garbancita Ecológica
Con una plantilla sobredimensionada, no hay control administrativo ni económico ni de almacenes ni de facturas ni de proveedores ni de cajas

1. SITUACION ECONOMICA Y ORGANIZATIVA DE LA GARBANCITA A FINALES DE JULIO DE 2015

Los gastos previstos hasta el próximo 7 de agosto ascienden a 25.200 euros (facturas atrasadas a agricultores 10.200 euros; alquileres y servicios 3000 euros; salarios 12.000 euros). Los ingresos previstos hasta esa misma fecha ascienden a 20.000 euros (tesorería 11.000€; deudas de consumidores individuales y colectivos 3000€; ingresos previstos C.B. 29/7/15, 6.000€). Esto supone un déficit de 5.200€. Aplazando algún pago posible (1.800€), nos faltarían 3.400 euros para pagar todos los salarios de julio. La amenaza en agosto será aún peor.

No es la primera vez que nos pasa, pero sí es la primera que nos pasa en julio con una plantilla sobredimensionada y con un agosto más amenazante aún. La explicación de este déficit es la siguiente: a) elevado gasto salarial para superar las deficiencias en administración, contabilidad, tienda, cooperación e iniciativas por una parte de la plantilla original. Cuando los informes de contabilidad nos decían que íbamos a sortear sin problemas el verano, aparecen facturas pendientes de pago –algunas desde abril de 2015- que ascienden a 12.000 euros. Hemos contratado personas con formación profesional que están a prueba y nos están probando. b) un primer semestre de 2015 bajo el chantaje de una persona desleal que, aprovechando nuestra buena fe y nuestros errores ultrademocráticos, nos ha impuesto su presencia manipulando al sector más problemático de la plantilla y generando un clima irrespirable. c) las pagas extras de julio, que han duplicado la carga salarial de este mes; d) una avería importante de la furgoneta (1.800 euros). e) Devolución de 6.700 euros de capital a socios que nos lo han reclamado: 1) la compañera que ha llevado la administración en los últimos años, nada más marcharse a vivir a Argentina, nos pidió sus 4000 euros de aportación de capital; 2) 2000 euros de aportación voluntaria al capital de un compañero que los solicitó para hacer un curso tras quedarse en el paro; 3) la compañera que tras causarnos graves perjuicios, nos solicitó la aportación parcial (700 euros) que había realizado para ser socia de La Garbancita. f) un primer semestre de 2015 sin apenas crecimiento respecto al año anterior en el que la parte del equipo profesional cooperativo e innovador, no ha podido sobreponerse a una minoría instalada en el individualismo, la contumacia y las intrigas. g) un mes de julio de 2015 con una caída de las ventas de alimentos sin precedentes en años anteriores.

Esta multiplicidad de factores expresa dos tipos de problemas: a) los de carácter externo (crisis económica, volatilidad e individualismo de la mayoría de l@s consumidor@s responsables; enorme oferta ecológica de alternativas con menos calidad, pero más amables y con menos tensión que La Garbancita; aislamiento por parte de quienes desprecian la cultura alimentaria ecológica como una desviación pequeñoburguesa, pero también por parte de las burocracias ecologistas buscadoras de subvenciones que consideran la agroecología y el consumo responsable como un departamento del “ ecologismo social” que ellos lideran y no admiten proyectos reales con fuerza propia) y b) los de carácter interno: después de muchos años en el consumo responsable agroecológico y autogestionado, hacemos algunas cosas bien, pero somos muy malos empresarios. La ideología asamblearia y autogestionada, el compromiso incondicional con l@s trabajador@s y la contratación de buenas personas sin formación profesional ni capacidad de trabajo en un entorno horizontal, han resultado una combinación mortal. No hay respeto por las decisiones acordadas ni autocrítica ni rectificación. No hay deberes, sólo derechos.

Con una plantilla sobredimensionada, no hay control administrativo ni económico ni de almacenes ni de facturas ni de proveedores ni de cajas. Los intentos del equipo responsable para que se cumplan las normas democráticamente establecidas se interpretan, por una minoría de la plantilla, como una intolerable exigencia de perfección. El Consejo Rector ha sido incapaz de impedir que el respeto a las personas y sus derechos laborales y democráticos se imponga de forma unilateral sobre el respeto a las necesidades del proyecto y a los derechos de un sector de la plantilla totalmente esclavizado al dedicarse durante los últimos años a llenar los agujeros de una gestión plagada de errores, incumplimientos y desafíos.

Ahora, la crisis de tesorería coincide con el vórtice de una dolorosa toma de conciencia de estos errores de dirección, del duelo por operaciones clandestinas e irracionales de acoso y derribo sobre las personas más comprometidas y de un desorden institucionalizado y suicida. Todo ello en nombre de la construcción de una empresa socialista.

En este desorden, el equipo coordinador profesional, el Consejo Rector y l@s colaborador@s más activ@s, hemos mantenido el impulso innovador en diversos terrenos: investigación nutricional; educación alimentaria, sobre todo en el medio escolar (en los últimos años hemos realizado actividades educativas con más de 2000 escolares); construcción de Responsabilidad Compartida entre La Garbancita Ecológica y los agricultor@s que se han incorporado a nuestra cooperativa (el jueves 30 de julio, celebramos en Quero-Toledo, el segundo encuentro de Responsabilidad Compartida entre agricultores y La Garbancita). También construimos Responsabilidad Compartida entre La Garbancita y sus agricultores con algunos colegios interesados en afrontar el complejo proceso de implantación de la alimentación agroecológica en la escuela; elaboración de nuestra experiencia según una metodología de investigación-acción-participativa transformadora y comunicación de la misma a través de medios de comunicación propios (revista, web y redes sociales); seguimiento de las tendencias del mercado agroecológico en lo relativo a producción, distribución y consumo, explorando nuevas soluciones para el crecimiento de la Garbancita Ecológica según modelos y logísticas más profesionales y sin abandonar nuestro impulso cultural, participativo, democrático y transformador.

Tropezamos en muchas piedras, pero nos levantamos y seguimos avanzando. Si sustituimos nuestros vicios individualistas por el apoyo mutuo y la cooperación leal, avanzaremos todos juntos. Estamos cargados de problemas, pero también de experiencia y de deseo. A partir de ahora, nadie podrá imponer derechos ilimitados sobre los derechos de otr@s trabajador@s y las legítimas necesidades de un proyecto social avanzado.

Somos un proyecto de Consumo Agroecológico, Autogestionado, Popular, Ecofeminista y de Responsabilidad Compartida Campo-Ciudad que progresa en base a la Educación Alimentaria y la sustitución de hábitos enfermantes e individualistas por hábitos saludables y solidarios. Aunque muchos hablan de ello en jornadas, nadie está haciendo lo que nosotros estamos haciendo con fuerza propia y sin subvenciones ni patronazgos.

En este verano 2015, tenemos por delante un desafío económico: superar el desfase de tesorería de finales de julio y, dada la estabilidad de los gastos y el descenso de los ingresos en agosto, un nuevo bache a finales de este mes. Para sobrevivir, necesitamos apoyo financiero. Llamamos a suscribir títulos de 500 euros de aportación voluntaria al capital social de la cooperativa con 2 años de duración, posible renovación posterior y sin retribución alguna, aparte del descuento sobre alimentos vinculado a las aportaciones económicas al capital social y a las horas de trabajo voluntario.

L@s colaborador@s que deseen formalizar su apoyo haciéndose soci@s de pleno derecho de La Garbancita Ecológica mediante la aportación obligatoria mínima de 1000 euros (2 títulos de 500 €), podrán hacerlo por este procedimiento.

Lamentamos lanzar este S.O.S. en pleno periodo de vacaciones.

Pero es ahora cuando necesitamos ayuda urgente. Gracias.

El Consejo Rector, 28 de julio de 2015.

2. SITUACION ECONOMICA Y ORGANIZATIVA DE LA GARBANCITA A FINALES DE AGOSTO DE 2015

La proyección económica entre la fecha de hoy (27 de agosto) y el 7 de septiembre nos muestra unos ingresos totales de 18.479€ (6.979 € de bancos y cajas y 11.500€ de cobros pendientes) y unos gastos totales de 25.874€ (12630€ de proveedores; 777€ de asentador y transporte; 8.395€ de salarios de agosto (incluyendo 1860€ de salarios pendientes de julio); 2.400 euros de alquileres; 1.280€ de teléfono, luz y otros servicios; 1.089€ de 2º y último pago para nueva web; y 303€ de ampliación software Dolibarr). Estas cifras arrojan un saldo de -7.395€.

Todo esto sin contar los gastos que debemos asumir para actualizar nuestras existencias en almacén para atender el crecimiento previsible -y necesario- de las ventas en septiembre. Las compras que realicemos se pagarán, en su mayoría, a partir de finales de septiembre. Esperemos que las ventas crezcan lo suficiente para que el margen comercial que generan sea capaz de atender los vencimientos de dichas compras, teniendo en cuenta que estamos descapitalizados.

Con las aportaciones recibidas (hasta la fecha, 15.000€), hemos financiado el déficit de finales de julio y principios de agosto, pero no llegamos a financiar el déficit actual de 7.395€ que aparece a finales de agosto y principios de septiembre.

Para la financiación de este último déficit contamos con suscripciones comprometidas pero no desembolsadas (3.000€). Faltarían 4.395€ a corto plazo para cuya financiación apelamos a nuevas aportaciones de quienes, a finales de julio, estaban de vacaciones y no vieron nuestra petición.

En el aspecto organizativo, tal como expresamos en nuestra carta del 28 de julio pasado, hemos procurado enmendar los errores de los últimos años al coexistir pacíficamente con un desorden y un incumplimiento generalizado de las obligaciones laborales. Durante el mes de agosto hemos seleccionado profesionales en el terreno de la contabilidad y la administración y probado a l@s profesionales contratad@s entre mayo y junio para ocuparse de la administración con resultado favorable en un caso y desfavorable en otro.

Hemos descendido hasta el último detalle del análisis de las tareas, áreas, circuitos cooperativos y responsabilidades en administración, contabilidad y tienda.

Estamos en un proceso de profunda renovación según las pautas establecidas en nuestra carta de finales de julio. Al haber tenido que recurrir a nuevas contrataciones, ante la imposibilidad de que la cooperativa funcione con un mínimo de orden, es imposible mantener una doble carga salarial por las mismas funciones.

Hemos aplicado una sanción de 14 días de empleo y sueldo a una trabajadora por 2 faltas graves y hemos extinguido la relación laboral con una trabajadora por causas económicas, organizativas y productivas, pagándole la indemnización correspondiente.

En los casos en que no existe acuerdo ni vínculo ideológico y/o ético, las relaciones laborales deben someterse al arbitrio de las leyes laborales.

El proceso aún no está finalizado y se debate públicamente en las asambleas-desayuno de trabajador2s, en las reuniones orgánicas y en la lista de correos de los 73 cooperativistas y consumidor@s activ@s a las que dirigimos esta correspondencia.

Este proceso debe conducir a una reconstrucción de los protocolos, las normas, la cooperación y el respeto mutuo que permita la supervivencia de nuestro proyecto agroecológico y autogestionado.

Sin perder ninguno de sus valores fundacionales, el verano de 2015, lejos de ayudar en el terreno de los ingresos, ha mostrado el peor resultado de los últimos años.

No debemos ni un céntimo a nadie externo a la cooperativa. Con autofinanciación, recuperación de la actividad económica tras el verano, descenso de los gastos fijos y aumento de la eficiencia colectiva con personas más preparadas, motivadas y leales, estamos en condiciones de solicitar responsablemente una nueva ayuda para salir del bache en el que nos encontramos por los motivos expuestos, incluyendo los errores del Consejo Rector en el terreno de las relaciones laborales.

Para el equipo de dirección, la dureza de este proceso es proporcional a la profundidad de nuestras propias deficiencias como delegad@s de los cooperativistas, colaborador@s, agricultor@s y amig@s de La Garbancita. Pero no todo ha sido negativo. Nos han contestado 38 personas, 22 de ellas desembolsando o anunciando aportaciones económicas por importe de 18.000€ y hemos mantenido innumerables debates críticos y autocríticos potenciando la dirección colectiva y la cohesión interna.

Avanzamos, no echándole la culpa a nadie sino superando nuestros errores. Estamos en el camino.

El Consejo Rector

AUSTERIDAD, SUPERACIÓN DE ERRORES Y DESARROLLO EN LA GARBANCITA ECOLÓGICA

1. Censo actual de trabajador@s: 6 contratos a tiempo completo, 1 contrato a tiempo parcial (posible otro más); 2 alumnos en prácticas profesionales a media jornada, uno de ellos remunerado y con seguridad social a través de la UAM.

2. Situación en enero de 2016. Desde el verano de 2015, la Garbancita atraviesa una situación crítica en los terrenos económico, laboral y organizativo. Las causas externas e internas están explicadas en un artículo de Tachai 49 (septiembre de 2015) titulado “Situación económica, laboral y organizativa de La Garbancita a 28 de julio de 2015”. Para no cerrar en agosto, tuvimos que pedir aportaciones voluntarias al capital social a soci@s, colaborador@s y amig@s de La Garbancita. Estas aportaciones, que sumaron 18.500 euros, nos permitieron pagar atrasos salariales, facturas de proveedores pendientes, alquileres y servicios, con la única excepción del servicio de asesoría y gestoría en administración, contabilidad, nóminas y seguros sociales desde junio a la actualidad, pendiente de pago a enero de 2016 por importe de 7.200 euros. Tras abonar la paga extraordinaria de diciembre de 2015, volvemos a estar sin tesorería.

Tal como afirmaba el C. R. de La Garbancita en la citada carta del 28 de julio pasado, nos hemos visto obligados a despedir por causas económicas, organizativas y productivas a 2 trabajador@s. El primero, en junio y la segunda en agosto, abonando en ambos casos los 20 días por año que prescribe la ley para el despido por causas objetivas. A pesar de ello, la segunda trabajadora despedida, E.M. nos puso una demanda pidiendo nulidad por violación de sus derechos fundamentales y acusándonos de comportamientos propios de una empresa sectaria, despótica y explotadora.

El ejercicio 2015 se cierra con más de 35.000 euros de pérdidas lo que, sumado a las pérdidas de años anteriores, nos sitúa legalmente en el estado de quiebra técnica. En enero de 2016, tras el desembolso de las pagas extraordinarias, el Consejo Rector se ha visto obligado a solicitar nuevas aportaciones económicas para sortear un nuevo bache de tesorería que nos impedía pagar salarios y proveedores (ver Carta del Consejo Rector de 25/1/2016). A 2-2-2016 hemos recibido 12 aportaciones voluntarias al capital social por valor de 11.000 euros. Necesitamos desarrollar con fuerza esta campaña de apoyo económico para aliviar la presión del equipo profesional -que se está depurando y perfeccionando- y obtener así un multiplicador en el rendimiento del mismo. Recomendamos estudiar la propuesta de incrementar el descuento en la compra de alimentos por las aportaciones voluntarias al capital social (ver punto 4).

3. Mejora de la jornada laboral y propuesta de rebaja salarial de 1.080 a 900 euros mensuales.
En plena crisis, hemos establecido una jornada laboral que procuraba no superar las 40 horas semanales. Teniendo en cuenta que el miércoles de Cesta Básica much@s estamos desde las 5:45 de la mañana hasta las 20 horas y a veces hasta las 21 ó más y que debe haber por lo menos 12 horas de distancia entre la finalización de una jornada y el inicio de la siguiente, los martes se cierra a las 18 horas en lugar de a las 19 horas. Como el límite máximo de duración de una jornada es de 9 horas, establecimos que la jornada laboral del miércoles de Cesta Básica acababa oficialmente a las 15 horas y, si alguien se quedaba, era como trabajo voluntario no remunerado que computa como horas voluntarias a efectos de descuento en la compra de alimentos. Para la tienda ya se había establecido en primavera la libranza del lunes. Para la oficina se modificó el horario reduciendo la pausa entre la jornada de mañana y la de tarde (de 3 a 2 horas) y estableciendo jornada intensiva los viernes.

La propuesta de rebaja salarial es una medida temporal aplicable mientras dure la crisis económica de la cooperativa. No recurrir a esta medida que, junto a otras, pretende reflotar económicamente el proyecto, podía suponer su desestabilización final. Esta rebaja protege el contenido mínimo base del derecho al salario ya que, el nuevo salario de 900 euros está 150 euros por encima del salario del Convenio Colectivo de Comercio de Alimentos en la Comunidad de Madrid para las categorías del grupo 2 donde, con muy distintas habilidades y experiencias, están encuadrados tod@s l@s trabajador@s de La Garbancita, incluso los de más alta cualificación, titulación, responsabilidad y antigüedad.

Las propuestas excepcionales son para situaciones excepcionales. Esta rebaja salarial se podrá recuperar cuando desaparezcan las causas que la justifican: a) Enorme desgaste personal y económico por el hostigamiento de un reducido número de trabajador@s ineficientes y desleales y b) sobrecarga salarial por una plantilla sobredimensionada. Para ello nos plantearemos la aplicación progresiva de algunos cambios tendentes a mejorar la retribución de l@s trabajador@s de La Garbancita y, al tiempo, establecer algunas diferencias salariales que sirvan para empoderar a las personas más comprometidas y eficientes.

Hay una serie de medidas discutidas en el Consejo Rector Ampliado del 22-1-2016 que se someterán a debate y en su caso, aprobación en la Asamblea General Ordinaria 1/2016 que se celebrará el 21-2-2016. Estas medidas, que podrán implementarse cuando estabilicemos la situación económica y laboral son: a) plus por hijos menores, 60 euros por hij@ y mes; b) antigüedad, 50 euros/mes por quinquenio; c) responsabilidad, iniciativa y realizaciones, 50 euros/mes; d) titulación superior y/o capacitación profesional de especial interés para la cooperativa, 50 euros/mes.

Tal como establece la ley, sometida a debate esta propuesta en asamblea de trabajador@s, fue aprobada por todos los presentes en la reunión semanal de coordinación del 26 de enero de 2016.

4. Abaratamiento del precio de los alimentos. Desde hace 4 años existe en La Garbancita un sistema de abaratamiento del precio de los alimentos que fomenta la participación de l@s consumidor@s. Ambas finalidades –precios justos y participación- están presentes en los Estatutos de la cooperativa.

Este mecanismo consiste en que cualquier consumidor que preste trabajo voluntario percibirá un descuento creciente en su compra de alimentos, desde el 1% para 3 horas de trabajo, hasta un 7% para 14 horas o más al mes en su compra de alimentos. Las aportaciones económicas al capital social también influyen. Quienes hayan aportado 1000, 2000 ó 3000 euros o más, tendrán derecho a un descuento en su compra de alimentos de un 1, 2 o 3 % respectivamente. De esta forma, quienes hayan aportado 3000 euros o más al capital social y presten más de 14 horas de trabajo voluntario al mes, disfrutan de un 10% de descuento en su compra de alimentos.

Ahora nos proponemos eliminar el tope del 3% para aportaciones económicas, llevando los descuentos al 4% en caso de 4000 €, 5% en caso de 5000€, 6% en caso de 6000 euros y 7% en caso de 7000 € o más. Esta modificación incentiva la participación cooperativa en el terreno de nuestra autofinanciación y constituye un mecanismo de abaratamiento y democratización de los precios de nuestros alimentos en función del compromiso de l@s consumidor@s y cooperativistas. Se trata de un estímulo material que, junto a los estímulos inmateriales, potencia nuestros fines alimentarios, ecológicos y sociales, facilitando la sinergia entre ellos.

El coste de oportunidad de una inversión de 5000 € (o más) en La Garbancita supone un 5% de descuento sobre la compra de alimentos. Si además, ese consumidor, aporta 14 horas o más de trabajo voluntario al mes, disfruta de un 7% de descuento en sus compras por este factor. La suma de ambos descuentos (7%+5%) supone, para una compra de, por ejemplo 300 euros al mes (3600 euros al año), un descuento de 36 euros al mes (432 euros al año). El rendimiento de 5000 euros en un depósito anual supone un interés de 0,25% * 5000 = 10 euros al año a descontar impuestos (0,83 euros al mes).

Para el consumidor descrito, la comparación entre el rendimiento de la inversión en un banco (0,83 euros/mes) frente a la inversión en La Garbancita (36 euros/mes) resulta muy favorable. Pero los beneficios de este consumidor responsable no son sólo económicos. No es lo mismo invertir en una gran corporación financiera especializada en el abuso y la injusticia que en una cooperativa integral de agricultores y consumidores ecológicos especializada en educación alimentaria, salud para las personas, fertilidad de la tierra, biodiversidad, estabilidad y dignidad para las familias campesinas en sus pueblos, estabilidad de proyectos autogestionados de consumo responsable en las ciudades, creación de puestos de trabajo dignos y sostenibles, diálogo campo-ciudad e igualdad entre hombres y mujeres en el terreno de la producción y el consumo de alimentos ecológicos.

Esta propuesta, ya debatida en Asamblea General en 2014, ha sido aprobada en el Consejo Rector Ampliado del 22-1-2016 y será ratificada en próxima asamblea general de 21 de febrero de 2016.

5. Corregir los errores ideológicos del Consejo Rector. El igualitarismo absoluto y la tolerancia ilimitada ante incumplimientos laborales pertinaces, son un caldo de cultivo para el empoderamiento de personas que simulan compartir los fines de la cooperativa y sólo buscan un salvavidas individual en un mercado de trabajo despiadado. También pueden producir desánimo y frustración en l@s trabajador@s eficientes y solidari@s. Hemos cometido errores en los criterios de selección por declaraciones engañosas sobre la propia profesionalidad de algun@s trabajador@s. Pero, lo peor ha sido mantener indefinidamente a personas que ni siquiera realizaban correctamente las reducidas tareas que se les encomendaban. Al juntarse varias de ellas y aparecer un liderazgo negativo se nos ha creado un problema interno que, durante todo el año 2015 ha absorbido una inmensa cantidad de energías y ha debilitado la fuerza innovadora, organizativa y comunicativa que requiere un proyecto del potencial de La Garbancita.

L@s trabajador@s miembros del C. Rector, conscientes de nuestra unilateralidad -al proteger más a quien menos se lo merece en detrimento del resto de actor@s de la cooperativa, se han hecho cargo del caos administrativo-contable acumulado durante años y de la desestabilización organizada por los principales responsables de dicho caos.

Estamos superando la desestructuración de La Garbancita, producto de un ataque en toda regla por parte de personas cuyo denominador común es la incapacidad profesional, la carencia de principios cooperativos y el uso oportunista de la apuesta autogestionada y transformadora de un Consejo Rector inexperto en materia empresarial. Necesitamos quitarnos el velo ideológico y la vocación de mártires, producto de un vehemente obrerismo que nos ha conducido a tolerar durante años los incumplimientos de las obligaciones de algun@s trabajador@s.

Necesitamos la participación de cooperativistas y colaborador@s en forma de vigilancia para garantizar la protección de los derechos de tod@s l@s trabajador@s, no sólo de 2 ó 3. Pero también la protección de consumidor@s, agricultor@s y cooperativistas que han entregado sus ahorros para financiar el proyecto. Este es un terreno esencial para la dirección colectiva del proyecto porque el Consejo Rector ha mostrado graves deficiencias en esta tarea.

Consejo Rector. 2-2-2016

NOTA
Estos textos del Consejo Rector han sido votados en la asamblea general de la cooperativa del 21 de febrero de 2016 con el resultado de 24 votos afirmativos, 1 voto negativo y 1 abstención. Para más información, ver en nuestra web: http://www.lagarbancitaecologica.org/alimentacion-agroecologica-en-accion/cooperativismo-y-consumo-agroecologico/construccion-cooperativa

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eX7T

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal