lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bB8K

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

25/08/2018 :: Madrid, Uruguay, Madrid

Pepe Mujica no se ha querido mojar sobre la exhumación de Franco

x Sergio Salazar
No es tan cauto cuando le preguntan sobre Venezuela, Nicaragua, Cuba...

Hace unos pocos días, el ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, se despidió del Senado de su país alegando cansancio y una edad ciertamente avanzada. Fue noticia, cómo no, en todo el mundo; sobre todo, la prensa socialdemócrata no escatimó esfuerzo en ensalzarlo. Nada nuevo, tratándose de tan camaleónico individuo, que tan bien cae desde a la derecha más rancia hasta a no pocos ingenuos militantes de izquierda sin entrecomillar.

Sin embargo, muy al contrario de lo que supone el desprendimiento y la modestia, todo apunta a que no le gusta perder protagonismo. Por eso, en vez de estar tranquilo no deja de pasear por todo el mundo su vetusto cuerpo en busca de aplauso y reconocimiento que, de antemano, sabe que se lo van a otorgar.

Dicen que tiene una granja, pero a pesar de que existe alguna fotografía del señor Pepe montado en un tractor, seguro que ha tenido que ser más de un pringado asalariado, no él, quien ha tenido que doblar el espinazo durante todos estos años. Porque él ¿en qué tiempo?

Estos días está en el Estado español. Hoy, por ejemplo, ha recibido el premio Abogados de Atocha, al parecer en reconocimiento a su trayectoria política en la lucha por la democracia, la justicia y la conquista de derechos sociales.

Don Pepe Mujica ha acudido a Madrid a recoger el premio en un acto flanqueado por el gran “revolucionario” sindicalista y secretario general de CCOO, Unai Sordo, así como por el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz Huerta, quien recordó, visiblemente emocionado, a los abogados asesinados aquel fatídico 24 de enero de 1977.

Mujica ha aprovechado la ocasión para hacer un repaso a la situación política en el mundo, dicen sus boquiabiertos seguidores que desde una óptica “humanista y progresista” focalizando su discurso en la reivindicación de la vida y la libertad, la esclavitud de la sociedad ante el mercado y la crisis humanitaria que subyace de la inmigración.

El ex Tupamaro ha expresado que es necesaria “gente progresista que pelee en este mundo”. Por ello “vamos a tener lo que seamos capaces de pelear.El hombre necesita creer en algo y esperanza porque si no solo queda el refugio del egoísmo”. Y ha añadido que “Los derechos se tienen que arrancar, y para ello la gente se tiene que organizar colectivamente y luchar colectivamente”.

Muy propenso a “humanizar” el capitalismo, sobre éste también ha opinado. El “progre” uruguayo ha afirmado que el oprobioso sistema “ha domesticado a la ciencia y la ha puesto a trabajar para explotar la tecnología y aumentar la productividad”.

Se le ha olvidado a Mujica decir que, para aumentar la productividad, el capitalismo no sólo ha puesto a la ciencia a trabajar para explotar la tecnología, sino que también a las personas, que de una u otra manera cada día les exprime más a cambio de menos.

Dado que estos días la posible exhumación de Franco es noticia candente, a Pepe Mujica también le han preguntado acerca de la misma. Sin embargo, la prudencia que nunca tiene para responder preguntas sobre Venezuela, Nicaragua o la Dictadura del Proletariado, refiriéndose a Cuba, la ha tenido con el caso de Franco y el proyecto de su exhumación.

De Venezuela nunca tiene reparos en criticar al Gobierno; de su legítimo presidente dijo en su día que está más loco que una cabra. Opinando sobre Nicaragua se arrogó el derecho de decir a Daniel Ortega que se fuera, tras tacharlo de dictador y represor.

De Franco y su posible exhumación se ha salido por la tangente de esta manera: “Pertenezco a un país de 3 millones de habitantes que tiene 13 millones de vacas. A mi pequeño país no le conviene que diga todo lo que pienso. Concédame el derecho a la prudencia, porque tengo que defender los derechos de mi pueblo”.

Lo dicho, un caradura camaleón vitoreado tan incongruentemente por la derecha y por la izquierda; incluso por demasiados incautos pertenecientes a la izquierda, de nuevo, sin entrecomillar.

Insurgente

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bB8K

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal