lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/gA4i

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

20/03/2022 :: Mundo

Anarquistas de Roma, Canadá, Alemania, Sicilia, Grecia sobre la invasión de Ukrania

x Uhuru
Comunicados de organizaciones anarquistas en diversas partes del mundo.

Italia, Cafiero fai roma: UCRANIA. DETENGAN LA GUERRA

El precipitado del enfrentamiento bélico en Ucrania por el control geopolítico de los recursos energéticos enfrenta a EE. los países del Mediterráneo oriental, incluida Turquía.

Estamos ante el enfrentamiento de estados nacionales que transitan por la arquitectura neoliberal y neocolonialista donde las reglas del lucro y la explotación son las maestras y no las verdaderas necesidades sociales que preocupan a la mayoría de la población mundial como son la salud , la educación , cultura, transporte, medio ambiente y trabajo.

En los últimos días ha comenzado el bombardeo de Rusia en la región de Donetsk y están en marcha los posicionamientos militares de los países de la OTAN, incluida Italia. Los medios militares, terrestres, aéreos y navales cuestan actualmente a nuestro país unos 78 millones de euros y las misiones militares, en potenciales frentes calientes, han visto asignados 33 millones de euros por parte del Estado italiano en 2021, en plena pandemia, para la misión realizada en los últimos meses en los países bálticos, 17 millones de euros en la zona del Mar Muerto y Mediterráneo Oriental, 27 millones en la misión militar en Letonia.

Son los precios del gas y los impuestos impuestos por los estados individuales los que determinan el costo de las tarifas que nos vemos obligados a pagar en nuestras facturas de electricidad y calefacción, por lo que la crisis de Ucrania está exponiendo las responsabilidades de los gobiernos y especialmente de las empresas, de ayer. y hoy, que en nombre de la ganancia en torno al mercado energético, en la primera fila de ENI, continúan imperturbables con sus especulaciones económicas y la devastación ambiental de los territorios.

En plena pandemia, las elecciones infames, hasta ahora apoyadas por los estados, vuelven a recaer sobre el conjunto de la sociedad, sobre la población golpeada por los bombardeos rusos de los últimos días en esa región, sobre la economía de nuestro país en términos de las inversiones militares en los primeros meses de 2022 ya aumentaron un 3,4%, con los aumentos récord de tarifas vigentes en el primer trimestre de 2022 (1 de enero - 31 de marzo) de +55% para electricidad y +41,8% para gas.

Todo esto se está dando en nuestro país en detrimento de urgentes necesidades sociales como la salud, la educación, el transporte, que en el nuevo PNRR prevén una mayor privatización de los servicios y una baja financiación frente a las necesidades reales de nuestro país de trabajadores, pensionados y pensionistas, estudiantes y alumnas, y sobre todo de los colectivos sociales aún más marcados por la actual crisis económica o por la falta de ingresos, la precariedad y el paro.

Alto a la guerra y al gasto militar. Alto a las misiones militares y a la servidumbre.

Grupo Anarquista C. Cafiero FAI Roma

Fuente

Canada, Collectif Emma Goldman - Invasión de Ucrania: los buenos y los malos refugiados

La invasión militar rusa de Ucrania ha generado más de 1,7 millones de refugiados ucranianos en diez días, lo que la convierte en la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. Todos los días, cientos de miles de personas salen de Ucrania para buscar refugio en uno de los países vecinos. En Canadá, como en Europa, se multiplican las declaraciones a favor de acoger a los refugiados ucranianos. ¡Necesitamos hacer más, más rápido! Obviamente, esto es muy encomiable y, de hecho, debemos redoblar nuestros esfuerzos para dar la bienvenida a quienes huyen de las bombas a un lugar seguro. Sin embargo, el doble discurso es muy descarado.

Mientras que la población ucraniana blanca cruza la frontera hacia los países vecinos sin demasiada represión, es una historia completamente diferente para las personas racializadas que intentan hacer lo mismo. Los expatriados o incluso los estudiantes africanos o de Oriente Medio presentes en Ucrania se someten a "un sistema de control fronterizo, que permite a las mujeres y los niños ucranianos salir del país, pero no a ellos, atrapados frente a la frontera. (...) En particular, varios ciudadanos africanos han contado que se les impidió abordar trenes y autobuses que salían del territorio ucraniano, a pesar de que los locales los estaban utilizando. Los malos tratos reconocidos por Dmytro Kuleba, Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania...". (1)

Rápidamente apareció en las redes sociales el hashtag #AfricansInUkraine para denunciar las desigualdades que viven los ciudadanos africanos y pedir ayuda para que ellos también puedan salir del país. "Fue una pesadilla, francamente, la policía no era nada amigable con los extranjeros, especialmente con los negros; nos insultó con todos los nombres, nos apuntó con las armas, nos empujó", confió en las columnas del "Mundo" Theresia Kabimanya, una joven congoleña de 25 años, estudiante de ingeniería en Odessa.» (2)

Acogida de refugiados vs crisis migratoria

Durante varios años, la gente ha dejado su país para encontrar una vida mejor en Europa. Desde África, Oriente Medio o Asia, estas miles de personas que huyen de la pobreza extrema o de la guerra lo juegan todo en este último gesto para salvar sus vidas. En barcos improvisados donde los estafadores venden plazas a precios exorbitantes, estos humanos intentan llegar a países europeos cruzando el mar Mediterráneo. Deben hacer este viaje de muerte clandestinamente ya que los gobiernos europeos, alimentados por el racismo, les niegan el acceso a su suelo. El resultado es espantoso: decenas de miles de personas murieron (3) y continúan ahogándose. El mar Mediterráneo se ha convertido en un cementerio. La respuesta de Europa ha sido "asegurar" aún más sus fronteras. En lugar de llevar a cabo operaciones de rescate, los gobiernos han establecido misiones para "proteger" las fronteras europeas evitando que los barcos que rescatan refugiados atraquen en Europa (4).

En 2019, la capitana Carola Rackete, del barco humanitario de la ONG alemana Sea-Watch, fue detenida después de atracar en Lampedusa, Italia, para desembarcar a las decenas de refugiados que rescató (5). Igual suerte corrió la capitana Pia Klemp que estaba al frente de los barcos de rescate Luventa y Sea Watch-3 (6). Los barcos de refugiados empujados por barcos gubernamentales que "protegían" las fronteras se hundieron. ¡Los gobiernos europeos tienen las manos manchadas de sangre! Esta ola de refugiados se denomina crisis migratoria en los medios occidentales, mientras que en este momento los ucranianos que abandonan su país son refugiados. Un doble discurso teñido de racismo sistémico que azota a las sociedades occidentales. El refugiado bueno es blanco, los demás son ilegales, advenedizos e indeseables. Debemos mostrar solidaridad con todos aquellos que huyen de la miseria, la pobreza y la guerra. Acogerlos y ayudarlos a construir una vida mejor. ¡Una solidaridad internacional que rompe fronteras!

1. Paul Guyonnet, Huffingtonpost: Acusaciones de racismo contra refugiados en Ucrania: el ejecutivo admite malos tratos
2. L'Obs: "Fue una pesadilla": refugiados africanos víctimas del racismo en las fronteras de Ucrania
3. Le Monde, AFP y Reuters: El hundimiento de un barco de inmigrantes hace temer 700 muertos en el Mediterráneo
Léa Masseguin, Liberation: The Mediterranean, Death Row for Migrants
4. Jérôme Gautheret, Le Monde: Rechazado por Italia y Malta, un barco humanitario con 600 migrantes busca puerto
5. France24: Capitán del Sea-Watch arrestado por atracar en Lampedusa
6. Pascal Hérard, TV5 Monde: Rescate de migrantes en el Mediterráneo: la capitana Pia Klemp se enfrenta a 20 años de prisión en Italia

Crédito foto 1: Emad Hajjaj (Abu mahjoob)
Crédito foto 2: Abed Badawi

Fuente

Germany, FAU DRESDEN: Contribución del discurso a la guerra de Ucrania por parte de la sección estudiantil

El 4 de marzo de 2022, como sindicato de estudiantes Black Rose, nos unimos a la manifestación de la Red Anarquista de Dresde en solidaridad con el pueblo de Ucrania y los que huyen. Puedes leer nuestro discurso a continuación.

Han pasado algunas semanas desde que las fuerzas armadas rusas invadieron Ucrania.
Semanas de personas asesinando y siendo asesinadas por intereses imperiales.
Semanas en las que las personas han sido expulsadas de sus casas y ahora están prófugas

Nosotros, como sindicato de estudiantes, condenamos esta guerra y no sentimos más que desprecio por Putin y sus seguidores.

En las fronteras con Ucrania muestra una vez más lo que trae consigo la guerra, a saber, sufrimiento, expulsión y penurias.

Mientras millones de personas huyen de Ucrania, los precios de las acciones de las empresas de armas continúan aumentando.

Mientras Europa ahora vuelve a escribir una gran solidaridad en la bandera, la gente sigue muriendo en el Mediterráneo, tienen que huir de las guerras en las que se utilizan tanques y armas alemanas.

¡Esto no es solidaridad, es política fronteriza y exterior racista!

Pero no es sólo la guerra de agresión de Putin en Ucrania y la situación en las fronteras exteriores de la UE lo que condenamos, no, es también el ruido de sables militarista en el Bundestag.

Si el canciller Olaf Scholz y el gobierno federal proporcionan un fondo especial de 100 mil millones de euros para la Bundeswehr, ahora quieren ceñirse al objetivo del 2 % de la OTAN e incluso quieren superar este 2% año tras año para fortalecer la Bundeswehr, eso es para nosotros no aceptable.

Cuando la presidenta del comité de defensa, Streck-Zimmermann, vuelve a despotricar sobre el rearme y la modernización de la Bundeswehr en las noticias diarias, ¡vomitamos!

Cita "No te mueve la paz cuando dejas salir una paloma blanca por la ventana, te mueve la paz cuando eres tan capaz y capaz de defenderte que no eres atacado" So Streck - Zimmermann en los temas diarios.

Hemos visto adónde han llevado la acumulación y las carreras armamentistas en la historia, el militarismo nunca creará paz sino siempre sufrimiento, muerte y expulsión.

Esto hace que sea aún más aterrador ver representaciones positivas del rearme y el reclutamiento circulando en las escuelas en este momento. Actualmente se envían oficiales a las escuelas para solidificar las narrativas de la Bundeswehr en la mente de las personas.

Ahora se requiere una movilización antimilitarista consecuente y amplia, porque no tenemos ganas de morir en ninguna guerra por intereses imperiales, no queremos seguir viendo a otros estudiantes alrededor del mundo tirados en armas para luchar por alguna mierda patria a morir! .

¡Ya sea en la escuela, en el trabajo o en la calle!

¡Es hora de organizarnos contra la guerra y el militarimus en nuestras escuelas!

Fuente

Sicilia libertaria: Contra Rusia contra la OTAN - Guerra. Con los pueblos que sufren y protestan

Durante años, por no decir décadas., que coloquemos la cuestión militarista en el centro de nuestra estrategia de lucha. De la época de la Guerra Fría, la gran movilización contra la construcción de la base de misiles Comiso, los compromisos contra los conflictos en Oriente Medio y el Golfo Pérsico, los Balcanes, Irak, Afganistán, países africanos y mediterráneos, contra la construcción del MUOS en Sicilia hemos tratado no sólo de construir frentes de oposición que realmente pudieran entorpecer o impedir los procesos de militarización y de guerra, sino también de denunciar la vocación bélica de los Estados, la centralidad, en sus intereses y estrategias, del militarismo. Por otro lado, nos hemos esforzado en exponer a todas las fuerzas de oposición, a los movimientos pero también a las poblaciones, la importancia de un constante compromiso antimilitarista y antibélico.

Lamentablemente para muchos, los mismos que en estos días llenan las plazas y se llenan la boca con las palabras "paz" y "no a la guerra", por muy ambiguamente declinadas que sean, estos temas han sido completamente ignorados, subestimados, relegados a declaraciones de principios, y muchas veces ni siquiera esos.

Llegamos, pues, a esta enésima escalada militar, que en estos momentos ve al teatro ucraniano ensangrentado por los enfrentamientos, por los bombardeos, por las atrocidades que todo conflicto arrastra consigo, extremadamente débil, de nuevo desconcertado por la información omnicomprensiva, sin estrategias respuesta adecuada que una emoción barata para gastar en algún plantón caracterizado por la confusión, por la mezcla de subjetividades humanas y políticas incompatibles, junto a pacifistas oficialistas, que nunca han dicho ni hecho nada contra el constante rearme de Italia, contra el escandaloso incremento del gasto militar, contra los procesos de fortalecimiento de la militarización de nuestros territorios, y que ahora reclaman la intervención de la OTAN para restaurar la "paz".

Estos retrasos, y las responsabilidades de estas actitudes de desinterés arrogante, hoy sólo pueden perjudicar la construcción de una oposición real a esta y todas las guerras.

El fracaso de la diplomacia era una conclusión inevitable. Después de todo, la diplomacia conducida por estados que continuamente se arman mientras envían emisarios para negociar la paz es una manifestación de puro cinismo. Y en los últimos años Europa se ha convertido en un campo minado, cada vez más armado, cada vez más amenazante, cada vez más deseoso de convertirse en una nueva gran potencia con su propio ejército. ¿Cuál podría ser el resultado de esta continua carrera armamentista? Si los efectos inmediatos fueron el aumento de la pobreza, los recortes en los servicios sociales, especialmente en las sociedades más débiles del Sur y del Este, y la feroz caza de inmigrantes en las distintas fronteras, ciertamente los señores de la guerra no podrían complacer. Los estados europeos, casi todos alineados en la OTAN, al igual que sus contrapartes del Este, Los aliados prorrusos en la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva), tarde o temprano tuvieron que abrir las danzas macabras de la guerra real.

Y cuánto dolor los que parecen alarmados porque estalla una guerra en el corazón de la "vieja" Europa. Como si el teatro de Yugoslavia no hubiera sido el corazón de la vieja Europa, cuando, hace sólo 21 años, en 1999, estallaron las secesiones y la OTAN con Italia a la cabeza (gobierno D'Alema) intervino con miles de bombardeos, que dejaron muertos y escombros, heridas y odios étnicos y un clima de guerra aún hoy latente. Como si no fuera la guerra que Frontex, por tanto la UE, lucha a diario en las costas mediterráneas contra los migrantes que intentaban desembarcar en suelo europeo, o por poderes, en los territorios fronterizos de Turquía, Libia, Grecia, Marruecos, organizando la caza, la arresto, repatriación y segregación en los campos de concentración de miles de seres humanos que huyen de otras guerras, regímenes dictatoriales, de condiciones sociales invivibles.

Como si no fuera la guerra el continuo aumento de los gastos militares (en Italia ya superan los 70 millones de euros al día, gracias al aumento de 1.352 millones de euros respecto a 2021), que restan recursos a los gastos más urgentes de sanidad, educación, transporte, la seguridad en el trabajo, el empleo, la degradación del Sur: estos deben ser los "enemigos" a combatir para mejorar las condiciones de la población. Pero la orientación de los gobiernos es cada vez más la de apuntar al crecimiento del PIB sobre la base de la industria y el comercio de armas, sobre el apoyo militar a las empresas petroleras, verdaderos centros de decisión de la política exterior (ver el papel de la ENI), enlazando en un binomio indisoluble cuestión energética y cuestión militar.

En realidad, existen alianzas militares para perseguir la guerra como una forma de hacer política por otros medios; y tarde o temprano hacen la guerra, quizás disimulada por desinterés porque se desarrolla a miles de kilómetros de distancia, como en África subsahariana o oriental, y tarde o temprano estalla también en la Europa "civilizada". Una "civilización", la europea, producida por cruzadas, guerras, genocidios, colonialismos, y ese ADN sigue vivo en los Estados de hoy.

La cuestión ucraniana es solo una triste confirmación de todo esto. Los verdaderos contendientes, Rusia y Estados Unidos, buscan oxígeno en la guerra. Putin para superar las dificultades de una fortísima crisis económica presagio de protestas y descontento que su régimen policial intenta en vano atajar; con sus estados satélites aliados en crisis de resistencia y en medio de fuertes movimientos de insubordinación (Bielorrusia 2020, Kazajistán enero 2021) apenas doblegados por una fuerte represión estatal; también intenta utilizar la guerra como arma de distracción masiva, como vacunación nacionalista de la población, aunque esto parezca funcionar cada vez menos. Sin embargo, la política de cerco de la OTAN, que desde la caída del muro de Berlín se ha ido extendiendo constantemente hacia el este, habiendo incorporado a casi todos los estados del antiguo Pacto de Varsovia, con el fin de contener a una Rusia convulsa y degradarla al estatus de potencia regional, desencadenó una reacción opuesta, cuyas señales fueron la guerra en Georgia (Osetia del Sur y Abjasia), la anexión de Crimea y el resurgimiento del ejército y armamento.

Por otro lado, Biden abatido por una fuerte caída de apoyos, la exigua cifra subsanada con la huida de Afganistán y la vuelta del país a los talibanes, intenta dar marcha atrás en las encuestas subiendo el listón del enfrentamiento militar, incitando el "enemigo", provocándolo, fortaleciendo una OTAN dada en agonía. Ucrania fue el laboratorio de esta estrategia: EEUU la armó, la forró con dinero (mil millones de dólares solo en enero), la guió en las políticas liberales de privatización y desescalada, empujándola cada vez más por terreno resbaladizo.

Siempre es la guerra interimperialista e intercapitalista de siempre para afianzar el dominio económico y político de cada una de las partes, con una Europa indecisa entre ser un perro obediente del amo americano o un súbdito imperialista que pretende gestionar sus intereses en los territorios orientales. El enfrentamiento por los gasoductos lo confirma; detrás del gas que fluye en nuestros grifos pasan las líneas de una guerra que sólo puede empeorar en la medida en que se dependa de los recursos energéticos de algún coloso militar mundial.

Los indicios de lo que está pasando estaban todos ahí: la empresa rusa se vio contrarrestada por el fortalecimiento constante del frente oriental de la OTAN con la presencia masiva de bases, armas, ejércitos en Rumanía, maniobras militares en Letonia gestionadas desde el cuartel general de Lago Patria (Nápoles), segundo por importancia estratégica en la OTAN, con el desplazamiento de tropas en Polonia, y medios navales en el Mar Negro.

El papel jugado por Italia, con sus últimos gobiernos y ministerios liderados por PD y 5 Estrellas, fue y es muy indicativo: Italia ya no puede ser considerada un simple apéndice de la OTAN, sino que tiene su propio liderazgo militar, una propia estrategia aventurera tanto en África y en los países del Este. Las bases de Vicenza, Aviano y toda Sicilia están directamente involucradas e hiperactivas; está presente con sus propias tropas en Letonia (misión OTAN "Baltic Guardian"), en Rumania con 4 cazas Typhon (misión "Air Black Storm") que ahora se convierten en 8 con los cazas interceptores Eurofighter 2000, en el Mar Negro con el FREMM la fragata "Morgattini", el dragaminas "Viareggio" y el portaaviones Cavour con sus F-35. Un despliegue autorizado con una dotación de 78 millones de euros, que aún contempla el desplazamiento de otras tropas (3. 400 soldados) en la zona caliente, y una estabilización de la presencia no solo en Europa del Este sino también en el Sudeste (Albania, Macedonia del Norte, Montenegro, Grecia, Turquía). La italiana es en efecto una política belicista responsable de la escalada que condujo a la guerra; y las opciones de armar aún más a Ucrania hacen que nuestro país, como los demás en la UE, ya no sean actores indirectos en un conflicto que corre el riesgo de extenderse sin posibilidad de reparación. Y no es casualidad que Biden y Putin empiecen a hablar de la Tercera Guerra Mundial o de la activación del sistema nuclear. En el punto en el que estamos ya no deberíamos sorprendernos de nada.

Mientras tanto, es la población la que paga el precio de esta política, sobre la que se han descargado los costos del aventurerismo militarista tricolor, mientras sigue doblegada por la crisis económica y por las restricciones vinculadas a la pandemia. La última consecuencia de estas elecciones está representada por el aumento de los precios de la energía y de las necesidades básicas, que tratamos de afrontar -míralo- con el regreso de las centrales de carbón (frente a la conversión verde) y la compra de mucho gas licuado estadounidense más caro (uno de los objetivos del Pentágono) en lugar de Rusia.

Pero no debe subestimarse, más bien debe señalarse como un acto más de un régimen democrático basado en la represión, la proclamación del estado de excepción para todo el año a causa de la guerra. Un acto que dice mucho sobre el camino recorrido por el poder del dragón tricolor basado en el consenso unánime de partidos y patrones y en el emergencialismo como forma de administrar el país, soslayando y pisoteando los más elementales derechos.

Está claro como la luz del sol cuánto le importa a nadie entre Rusia, EE. UU., la UE, los intereses del pueblo ucraniano; cuanto más se llenan la boca de falso pietismo, más aflora el interés económico y hegemónico de esta sucia operación. El pueblo ucraniano ya estaba plagado de pobreza, emigración masiva, bajos salarios, inflación, sanidad decadente, 8 años de guerra fratricida en el Donbass, corrupción y violencia; sufrió las consecuencias del trato liberal que reforzó las oligarquías y las finanzas occidentales: pero nadie se agitó para ayudarlo, nadie asignó sumas para aliviar sus heridas. Los disturbios y las apropiaciones tenían que ver con el rearme y la fuerza muscular que se mostraría en las mesas diplomáticas, lo que luego arrastró a Ucrania a la guerra.

Ahora se lanzan sanciones que Putin está dispuesto a descargar sobre el pueblo ruso, echando la culpa a los enemigos y provocando nuevas alianzas estratégicas (ver China): nada nuevo bajo el sol, la historia solo se repite. Sanciones que, además, como en Italia, están repercutiendo en el encarecimiento de la vida según un efecto boomerang totalmente previsible (falta de harina y gas, crisis del turismo, etc.), que está pagando la población.

Las guerras siempre las pagan los pueblos, pero siempre las deciden estadistas y generales que ni las hacen ni las sufren. Por eso, los Estados son la verdadera amenaza para la paz y para los pueblos. Por eso hay que boicotear los ejércitos y las guerras, y esto hay que hacerlo siempre, incluso y sobre todo cuando no silban las sirenas y no se oyen los cañones de las bombas. Por eso las industrias armamentísticas, las fábricas de muerte deben ser inmediatamente clausuradas y convertidas en plantas útiles para las necesidades de los territorios y de los pueblos. La autodeterminación de un pueblo nunca ha brotado de una guerra, sino sólo de su propia capacidad de rebelarse, de levantarse y de instaurar un movimiento revolucionario de liberación.

Reiteramos nuestra plena solidaridad con los pueblos y nos sentimos cercanos al ucraniano aplastado por un conflicto interimperialista, ya todas las poblaciones que protestan y son reprimidas; pero no a los estados, no a Rusia, no a la OTAN y ni siquiera al estado ucraniano. Las guerras sólo pueden detener a las poblaciones imponiendo el desmantelamiento de armamentos y privando a los gobiernos de la posibilidad de decidir sobre sus destinos.

En lo que a nosotros respecta, seguiremos dando la guerra donde vivimos, contra las estructuras militares que nos han impuesto durante décadas. Si todos hacen su parte, el mundo será más seguro.

Fuente

Sicilia libertaria: Sicilia en guerra

Sicilia es una parte integral de la confrontación militar en curso entre Rusia y los EE. UU./OTAN; su implicación es directa, diaria, precisa por el papel que están jugando la base militar de Sigonella y el MUOS de Niscemi, comprometidos en el despegue y control de los drones espías que han estado sobrevolando los cielos de Ucrania y el Negro Mar durante semanas. Pero la presencia de yacimientos de gas inexplorados o parcialmente activados en el Mediterráneo oriental, o la necesidad de controlar los yacimientos y refinerías de crudo libios, potencian su papel estratégico dada la función tractora que tiene la cuestión energética en el conflicto en curso.

Desde la base de la Llanura de Catanialos patrulleros P-8A "Poseidon" realizan operaciones antivirus hasta el Mediterráneo oriental, el Mar Negro o la base rusa de Tartus en Siria; a menudo en el cielo hubo enfrentamientos reales con combatientes rusos, pero también en el mar, cuando, a principios de febrero, la flota militar rusa del norte y el Báltico pasó por el estrecho de Sicilia, "escoltada" por portaaviones y barcos de guerra de los países de la OTAN, incluido el italiano Cavour.

Los ejercicios anuales denominada "Dynamic Manta", para entrenamiento en la caza y neutralización de submarinos enemigos, tuvo lugar en este clima eléctrico del 21 de febrero al 4 de marzo, frente a los puertos de Catania y Augusta, en el bajo mar Jónico, con la presencia de vehículos de guerra de Canadá, Francia, Grecia, Italia, España, Turquía y Estados Unidos. El puerto de Augusta sirvió como base de reabastecimiento de combustible, mientras que el aeropuerto civil de Catania Fontanarossa también se utilizó para el despegue de los escuadrones de helicópteros antisubmarinos.

Gracias a la oportuna contrainformación del bloguero Antonio Mazzeo y de las realidades antimilitaristas, los personajes de estas operaciones ahora son de dominio público. La base de Trapani Birgi está involucrada con aviones de radar Awacs de la OTAN, y también hizo acto de presencia el submarino de propulsión nuclear USS Georgia armado con 154 misiles de crucero BGM-109 Tomahawk capaces de cubrir distancias de hasta 2000 km. El surgimiento de este submarino, generalmente mantenido en secreto, es uno de esos actos de demostración de fuerza que caracterizan la batalla en curso. El puerto de Augusta es el único de Sicilia equipado para acoger el tránsito y parada de buques de propulsión nuclear y capacidad nuclear de EE.UU., Francia y Gran Bretaña. Como denuncia la Coordinación Punta Izzo Possibile, tras años de presiones desde abajo, la Prefectura de Siracusa publicó en 2018 el plan de emergencia nuclear para la zona; pero nunca se ha realizado ningún simulacro que involucre a la población, como estaba previsto; nunca se ha realizado un trabajo de sensibilización de la opinión pública sobre los riesgos de contaminación y las correspondientes medidas a adoptar; tampoco existen cursos de formación para médicos generales. Ni siquiera se sabe -dado que se impone el secreto militar- si se realizan controles de radiactividad cada vez que los vehículos que contienen armas nucleares se detienen en la rada de Augusta o en el muelle de la OTAN en Priolo. Secreto es también el contenido del depósito de municiones contiguo de Cava Sorciaro, excavado bajo la roca que baña ese tramo de mar.

Durante el ejercicio una gran zona del bajo Jónico se vio afectada por la prohibición de tránsito y estacionamiento de todos los vehículos navales y civiles; lo mismo sucedió en enero entre Agrigento y Siracusa para otro ejercicio naval de la OTAN. Otra sanción para las actividades pesqueras sicilianas.

El corazón latiendo de esta creciente agresión militar está representada por la base naval estadounidense de Sigonella, en la llanura de Catania, el segundo mayor centro de mando militar marítimo del mundo tras el de Baréin, que apoya a la Sexta Flota estadounidense estacionada en el Mediterráneo. Solo el ejército de los EE. UU. Supera el número de 3000 y llegará a ser más de 3200 en unos pocos meses. Entre los muchos otros roles estratégicos fundamentales, según lo informado por Mazzeo, Sigonella se ha transformado en el centro de control y comando de las flotas de drones de la Marina de los EE. UU. y AGS Global Hawk .de la OTAN, convirtiéndose prácticamente en la capital mundial de los drones; esto ha supuesto, entre otras cosas, restricciones muy fuertes al tráfico aéreo en el este de Sicilia, que fueron sufragadas por los aeropuertos civiles de Fontanarossa y Comiso, subordinados al control del radar militar de Sigonella. En estos momentos está en marcha un proyecto de ampliación de algunas pistas para adaptarlas al aterrizaje y despegue de gigantescos aviones cisterna para el reabastecimiento en vuelo de cazabombarderos; la base se volvería aún más central en las guerras entre Estados Unidos y la OTAN en África, Medio Oriente y el Cáucaso. El MUOS es la herramienta fundamental para la gestión de estas actividades, y está particularmente activo en estos días. La llegada de los drones AGSimplica nuevas mejoras de la base de Catania, que para 2024 podrá ejercer un control militar completo desde el Atlántico hasta el Mar Negro, el Mar del Norte y el Báltico, hasta Sudáfrica, ya que estos drones pueden llevar a cabo hasta 100 Horas de vuelo semanal.

Pero no se detiene allí. En 2018 entró en funcionamiento el sistema VAS SATCOM Relay Pads and Facility, que permite telecomunicaciones con todos los drones estadounidenses desplegados en el planeta y, en el mismo año, la Joint Tactical Ground Station para integrar y ampliar las capacidades de alarma, atención y ready. información sobre misiles balísticos de teatro. Instalaciones que supusieron inversiones de varios cientos de millones de dólares y la afluencia de otro personal militar y civil a la base.

Un panorama alarmante, completado con la instalación de dos nuevos sistemas de radar-espía en Porto Palo di Capo Passero y Favignana, que entrarán en funcionamiento el próximo mes de junio; y con la constante actividad en los polígonos militares de Punta Bianca (AG), Piazza Armerina, Corleone, Punta Izzo, Pachino, algunos en proceso de expansión.

Sigonella es el motor de todos los aparatos militares en Sicilia, ha estado y está presente en todos los conflictos americanos desde Vietnam en adelante, es un tumor maligno cuyas metástasis -las muchas otras bases, las plantas, los polígonos, la disposición de los aeropuertos, los civiles sicilianos y los puertos: debilitan a Sicilia y su población todos los días, roban recursos, modifican los objetivos económicos y productivos, corrompen a la sociedad siciliana, afectan significativamente negativamente cualquier posibilidad de renacimiento de la isla. El sueño de Salvatore Giuliano de hacer de Sicilia la estrella número 49 de la bandera de los Estados Unidos finalmente se ha hecho realidad, ahora somos la 51. Sigonella ahora está transportando a Sicilia directamente al enfrentamiento en curso entre los EE. UU. y Rusia, no solo lo expone, sino que lo arrastra a la línea del frente.

Por eso es cada vez más importante relanzar, fortalecer, hacer más eficaz y radical la lucha contra MUOS, Sigonella y la militarización de Sicilia como parte destacada de la lucha contra la guerra, todas las guerras. Una lucha de la que orgullosamente reivindicamos el hecho de no haber cedido ni un momento, pero que debe salir del punto muerto y volver a ser el motor de todo movimiento de emancipación social.

Pippo Gurrieri
Fuente

Greece, APO: Land & Freedom - Anuncio de la Organización Política Anarquista para la guerra

Contra la guerra, el estado, el capitalismo, el fascismo y el imperialismo

¿Quién está conduciendo a la gente con precisión matemática de regreso al matadero de la guerra, de donde nunca escaparon los países y las personas que no tuvieron la suerte de nacer en el llamado Occidente "desarrollado"? ¿Son Putin y el autoritarismo oriental, son los halcones devastados por la guerra de los Estados Unidos o los cabezas de papel neoliberales de la Unión Europea? La respuesta es simple: TODOS • porque lo que da origen a las guerras, los conflictos, las injusticias, los muertos y las tragedias no contadas de la humanidad es el sistema capitalista globalizado. En tiempos de paz, subyuga y explota a los trabajadores de todo el mundo, oprime y abusa de los más débiles y acumula una riqueza incalculable para los oligarcas mundiales, igual en todas partes: en los EE. UU., en la UE, en Rusia, en Rusia.

Este ataque salvaje que viven las sociedades hoy, en condiciones de profunda y total crisis sistémica y de deslegitimación del sistema político global, escala y pone de relieve tanto las incurables contradicciones del modelo de organización capitalista de Estado como la absoluta incapacidad para producir desde arriba cualquier orden coherente. visión social, perspectiva y esperanza. Las raíces de esta agresión cada vez mayor se encuentran en la naturaleza misma del sistema opresor y explotador. La necesidad de profundizar y ampliar el poder se extiende a la empresa de control de toda actividad humana, con el objetivo de la completa subordinación de la sociedad a las exigencias del Estado y de los patrones. El sistema capitalista de Estado se ha construido sobre la base de la irracionalidad de la opresión social y de clase, que busca por todos los medios su perpetuación y en consecuencia la perpetuación de sus efectos destructivos sobre la sociedad y la naturaleza. Su decadencia tan visible hoy no es el resultado de una crisis multifacética. Por el contrario, la crisis multifacética es el resultado de la profunda desintegración y quiebra del sistema a nivel social, político y de valores. Es precisamente esta desintegración y quiebra total del mundo del Estado y del capitalismo el límite para la era de su integración global y al mismo tiempo la causa de la agudización de las contradicciones intraimperialistas y el consecuente aumento de la amenaza de guerra. El sistema capitalista de Estado lleva consigo sus contradicciones, la competencia entre los estados mayores por la mejor ubicación en el tablero de ajedrez para el saqueo y el reparto de recursos naturales valiosos y limitados, la extensión de su "esfera de influencia" es lo que hace que las sirenas de guerra suenen una y otra vez. Porque mientras las sociedades estén cautivas del llamado "interés nacional", la ganancia privada y la acumulación capitalista, la guerra será el único camino para los imperios en conflicto. Este dominio capitalista, sin embargo, no significa en absoluto que el sistema de opresión se encamine hacia su propia aniquilación, a través de sus impasses y contradicciones. Si la gente no pretende tomar el asunto en sus propias manos, las condiciones generales de vida empeorarán aún más, y la principal amenaza será la guerra.

Mientras el capitalismo globalizado unifica los campos a través de la colonización del espacio por las relaciones de poder que conlleva, al mismo tiempo la narrativa nacionalista en cada nación-estado se conserva como la niña de nuestros ojos ya sea como una condición supuestamente necesaria de defensa contra lo invisible y los invisibles invisibles por su participación en la maquinaria bélica de los soberanos. En todas partes los mismos escenarios mil jugados: el cultivo de las fuerzas nacionalistas separatistas en Yugoslavia, la lucha civil, la participación del polo imperialista más fuerte en el campo, la guerra, los bombardeos, la pobreza, el empobrecimiento de las masas con el único propósito de imponer su voluntad. En Ucrania nuevamente en el mismo trabajo, los espectadores, los conocidos bastardos occidentales, se están aprovechando de la protesta social, desviarlo a un evento político manipulador, financiar la extrema derecha que se ha desarrollado en el contexto del auge del nacionalismo antirruso, lograr imponer en la arena política un gobierno liberal occidental que legitima a los neonazis como vanguardias de los muy sucios en Odessa... Por otro lado, los rusos explotan la sospecha de los ruso parlantes en la región, apoyan militarmente sus esfuerzos secesionistas y finalmente invaden todo el país de un extremo a otro bajo el pretexto de apoyar a las minorías y "vivir espacio". para lograr una nueva convulsión política y devolver a Ucrania a su esfera de influencia. Los civiles son bombardeados, la gente es asesinada, se destruyen infraestructuras y vidas... Elegir un bando es como ponerte una pistola en la cabeza. Elegir un bando para una persona pobre, un trabajador, alguien que no tiene absolutamente ningún interés en hacerlo es una tragedia ilimitada no solo porque se está moviendo más rápido en el destino de la guerra de aniquilamiento, sino porque significa que no entiende la enorme importancia de hacer, lo que pase por su mano para detener esta guerra y todas las guerras. Como resultó en Ucrania, la paz no está en el abrazo voluntario de uno u otro polo imperialista, ni en la premilitarización, no está en el nacionalismo, en el equipamiento militar, en los batallones y brigadas blindadas. La paz reside en la lucha común internacional contra los gobernantes,

No nos convirtamos en carne de los caparazones de los patrones, combatamos el militarismo, bloqueemos la guerra aquí y en todo el planeta. Grecia es miembro de la OTAN y de la UE y está profundamente unida al carro del euroatlanticismo, responsable de tantas intervenciones criminales en los últimos años y no solo. Además, la renovación de la cooperación de defensa entre Grecia y EE. UU. con la mejora de la base de la OTAN en Souda y su papel en la región en general, la transferencia de armas "especiales" a la base aérea de Araxos y la expansión de las bases militares existentes en un número de regiones del país. , incluyendo Larissa, Stefanovikeio y la base de helicópteros en Alexandroupolis, es otro ejemplo de la ratificación y expansión de las relaciones entre los estados griego y americano, confirmación del apego de la burguesía doméstica al carro de los intereses de la élite político-económica internacional dominante y fortalecimiento del papel del estado griego en la región crucial de los Balcanes y el Mediterráneo Oriental. Así hoy la nota a pie de página de la Coalición Occidental, que ostenta el título de primer ministro del país, inició misiones de equipo militar con C-130, su cretinismo puede quedar escrito con letras imborrables en la historia del país. Es nuestro deber luchar contra la participación oficial del país en la guerra. Sin embargo, esta posición no es en modo alguno el pretexto hipócrita para el apoyo indirecto de cualquier campo autoritario. Con la misma fe en los principios del internacionalismo proletario que llamamos aquí a la movilización contra la guerra contra todas las coaliciones militares, con la misma intensidad apoyamos las manifestaciones contra la guerra en Rusia y donde la gente entienda que el campo de batalla es el matadero de los débiles. Porque podemos actuar sobre este pedazo de tierra, pero el enemigo está en todas partes es el Estado y el capitalismo mundial en todas sus versiones.

Pero también hay anarquistas y personas en todas partes que quieren luchar contra el estado y la maquinaria de guerra capitalista. Los anarquistas en su larga historia nunca han dejado de luchar contra los gobernantes sin importar el borrego que llevaran para satisfacer sus intereses particulares: los intereses de los patrones. Ya sea el imperialismo británico, la "guerra antiterrorista" estadounidense o la intervención soviética "socialista y antiimperialista", los anarquistas hicieron sonar la alarma contra la guerra y el militarismo, tratando de silenciar las sirenas del inminente bombardeo. ¡Esto es lo que haremos hoy! Porque o detenemos la guerra o tendremos que sufrir las terribles consecuencias. Consecuencias que tendrán un impacto directo en la vida de los pobres y los débiles, ya se trate del coste de la vida o de la vida misma, cuyo valor empieza a degradarse en suelo europeo tanto como lo han degradado los patrones planetarios en la periferia capitalista y en los cuerpos de los refugiados y los inmigrantes desarraigados. Es nuestro deber como revolucionarios anarquistas luchar por el fortalecimiento del carácter despiadado del movimiento contra la guerra que luchará por los derechos de los de abajo frente a los llamados hipócritas de los liberales que intentan saquear a la humanidad para alimentarla. la nueva guerra sus planes. Contra la distopía del totalitarismo moderno, donde la gran mayoría es empobrecida y subyugada, oponerse a la sociedad liberal organizada a través de los consejos sociales federales "por la Libertad de todos y la Igualdad de todos". ¡Ninguna confianza en nadie sostiene en alto la bandera del internacionalismo proletario, y sólo eso!

SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE UCRANIA - TERMINACIÓN INMEDIATA DE LA INVASIÓN RUSA Y LOS CONFLICTOS DE GUERRA

SOLIDARIDAD CON LOS REFUGIADOS Y EXTRANJEROS

SOLIDARIDAD A LOS QUE PROTESTAN CONTRA LA GUERRA Y SON REPRESENTADOS POR EL ESTADO RUSO

CONTRA LA OTAN, LA UE Y SUS DISEÑOS, SIN TOLERANCIA A CUALQUIER PARTICIPACIÓN EN LA GUERRA DE GRECIA, CIERRE DE BASES AMERICANAS - PARA BLOQUEAR LA GUERRA

CONTRA ESTADOS, FRONTERAS, NACIONALISMO Y GUERRAS

SOLIDARIDAD EL ARMA DE LOS PUEBLOS - GUERRA EN EL ESTADO Y GUERRA JEFE

LUCHA POR LA REVOLUCIÓN SOCIAL MUNDIAL

NI CON RUSIA NI CON LA OTAN - ¡PIDO POR EL MUNDO PROLETARIO!

Organización Política Anarquista - Federación de Colectividades

Fuente

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/gA4i

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal