lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cH18

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

08/08/2019 :: Mundo, Mundo

Haití: "¿Dónde está la plata de Petrocaribe?”

x Mario Hernández
Entrevista con Mónica Riet, de la Coordinadora contra las Tropas de Ocupación y en solidaridad con Haití

Acabás de volver de Haití con noticias frescas de ese país.

Noticias muy importantes. Fuimos invitados como Coordinadora contra las Tropas de Ocupación y en solidaridad con Haití, para participar en un Coloquio Internacional de balance de 15 años de OCUPACIÓN de las tropas de la ONU, el tema del CÓLERA y la DEUDA. Iba a ser una instancia de lanzamiento de una gran campaña internacional por las Reparaciones e Indemnizaciones que se están preparando, y han tenido algunos anticipos en juzgados de los EEUU. Van contra la ONU y contra los Estados que fueron parte de la Minustah. Estas reparaciones e indemnizaciones tienen que ver con las víctimas del cólera, de violaciones, de masacres cometidas por la Minustah.

El Coloquio era un encuentro muy importante que iba a reunir a las asociaciones de víctimas, con organizaciones de todo el país y un científico francés que investigó el cólera y denuncia a la ONU, Renault Piarroux, y un funcionario de la OEA y la ONU, el brasileño Ricardo Seinteinfuss. Pero este evento debió suspenderse por la enorme crisis política con una huelga por tiempo indeterminado que paralizaba a todo el país.

El Coloquio Internacional quedó postergado para octubre de este año. La huelga general por tiempo indeterminado llevaba ya 10 días cuando llegué, con todo el país bloqueado, las carreteras, las calles principales de las ciudades cortadas con árboles atravesados o enormes piezas de material sacadas de las carreteras para separar carriles y trasladadas en algún vehículo hasta allí, no había ninguna actividad económica ni transporte pero todos los días las manifestaciones eran multitudinarias, exigiendo la renuncia del presidente Jovenel Moise, exigiendo su pasaje a la Justicia, igual que la de todo su staff y la devolución de los dineros robados al pueblo.

Desde el año 2018 una comisión de la Cámara de Senadores hizo una investigación muy escrupulosa donde pudo establecer que los fondos de PETROCARIBE que Venezuela desde la época de Chávez otorgaba para obras sociales para el pueblo, de alrededor 3.800 millones de dólares, habían sido totalmente desviados y robados por el presidente Jovenel y otros integrantes de su gobierno mafioso.

Un pueblo hambreado, gobernado con medidas de ajuste fiscal del FMI en medio de una crisis mundial que explota dentro de un país ya saqueado y súper explotado, no resiste esta clase de bofetada. Así que las movilizaciones por la renuncia de Jovenel con la consigna central de "¿DÓNDE ESTÁ LA PLATA de PETROCARIBE?" comenzaron desde hace más de un año, acrecentando su fuerza y participación en la medida en que la represión ocasionó decenas de muertos y heridos y que el hambre y las reacciones del propio gobierno agudizaban la situación.

Las tropas de la ONU de policías, MINUJUSTH, acompañaban a la Policía Nacional Haitiana en la represión. En este momento en Haití se da la repercusión de la crisis mundial que estamos viviendo a todo nivel, pero es un país que parte de un piso muy inferior al del resto incluyendo a la Argentina a pesar de todo lo que están viviendo, así como Brasil. Como suele decir nuestro compañero haitiano Henry Boisrolin, "nosotros no estamos al borde del abismo, nosotros estamos en el abismo mismo".

Las jornadas del 5 y 6 julio del 2018, ante el anuncio del aumento del precio de la gasolina se produce un levantamiento espontáneo de las masas que se dirigen a un hotel 5 estrellas en donde el ex Presidente Martelly confesó haber gastado parte de los Fondos de Petrocaribe, van y le prenden fuego, por primera vez utilizan métodos violentos de autodefensa de este tipo y queman cuanto auto de alta gama y objetos o lugares de lujo encontraron en su camino.

La represión actuó pero fue superada por la multitud, la gente siguió en la calle y cuando se anunció, el día mismo, que "Quedaba suspendido el aumento de la gasolina" la gente dijo: "Bueno, Ahora no nos vamos hasta que no renuncie jovenel".

Jovenel decidió sacrificar a su Primer ministro pero él permaneció en la presidencia, aunque no se puede presentar en público en ningún lugar sin que se le escupa, insulte o cause un enfrentamiento mayor.

La Conferencia Episcopal, como el empresariado, todo el espectro político haitiano le ha quitado el apoyo, porque viene actuando igual y peor que Martelly, como un gánster, rodeado de gánsteres en el gobierno, sin llamar a elecciones, aplicando una violencia de todo tipo contra el pueblo. Ha desarmado la institucionalidad democrática de todo el Estado. Ya parte del Senado cesó su mandato, los diputados igual, y el manejo de la Justicia es totalmente discrecional. Se detiene y encarcela gente sin pasar por la justicia, y los escándalos de corrupción no resisten el menor análisis, ni se limitan a Petrocaribe.

¿De qué número de población estamos hablando?

Una población de 11 millones de habitantes en un territorio muy pequeño.

Hablamos entonces de un 25% de la población movilizada.

Claro. Pero el resto, que es lo interesante que pude palpar, quienes no están en la calle, están colaborando con quienes sí lo están. Hay un consenso social que abarca a todo el espectro político, de todo el espectro tradicional, de los políticos desde la socialdemocracia, las distintas posiciones políticas e ideológicas, a todos los movimientos sociales y a la población en general de cualquier clase social exceptuando a la oligarquía.

¿Entonces por qué se mantiene el gobierno?

Porque lo respalda el Departamento de Estado esencialmente, porque ya no tienen a quién poner que pueda contener la fuerza de las movilizaciones y las demandas de no injerencia, porque no tienen un personaje capaz de engañar por mucho tiempo a la gente que ya conoce todos los versos y todas las miserias de este neocolonialismo yankee. Entonces ya están apelando a lo peor.

El 27 de junio de 2019, estando yo ahí, el Consejo de Seguridad de la ONU determinó que cuando termine la MINUJUSTH en setiembre de este año lo sucederá una Misión de la ONU solo de carácter político: la BHUN. ¿Cómo es posible, se pregunta uno? ¿Cuanto menos pueden controlar al movimiento popular, retiran las tropas armadas de la ONU?

Entonces comprendimos la respuesta. Es que desde noviembre del 2018, empezaron a actuar en los barrios populares más combativos diversas bandas armadas de paramilitares, armadas por EEUU y los propios miembros del gobierno JOVENEL. Estos perpetran masacres indiscriminadas como la de LA SALIN, donde además se viola sistemáticamente a mujeres en la misma noche. Siembran el terror. Distintas bandas se disputan los territorios, piden dinero a la gente para protegerlos y esta es la nueva forma de barbarie con la que intentan destruir los lazos de solidaridad y de confianza entre la gente, y ya están desplazando a familias o mujeres con sus hijos a salirse de allí y armarse una carpita por donde sea para no ser sometidas de esa manera.

En marzo-abril 2019 un comando de 5 norteamericanos, un afgano y un haitiano fueron detenidos con armas sofisticadas de alto calibre, miras telescópicas, tecnologías de punta de detección de personas, pasaportes, etc. Este comando pretendió un domingo de noche entrar en la bóveda del Banco Central haitiano, fue detenido por la Policía Haitiana, a la mañana siguiente una alta autoridad de la Justicia los dejó en libertad y el embajador norteamericano los fue a buscar, los condujo a un avión comercial de American Airlines, que los llevó a EEUU donde al descender desaparecieron sin ninguna consecuencia.

Las investigaciones inmediatas en Haití dieron a conocer que el haitiano que andaba con ellos y les servía de chofer, era un hombre vinculado al presidente Jovenel. Por eso muchos elementos identificaron a este comando directamente con la presidencia.

Y se había constatado ya, que como los manifestantes amenazaron al gobierno de que si les tiraban, iban a prender fuego TODO, las últimas movidas no eran reprimidas tan brutalmente durante su desarrollo, pero al retirarse mucha gente recibía un tiro letal en la cabeza efectuado a larga distancia.

Por eso, aunque golpeados, hambreados y por momentos debilitados, la resistencia del pueblo haitiano crece, se alimenta de su memoria a través del vudú también (vi en las calles ceremonias que aluden a la resistencia de sus ancestros y a la suya propia) y es difícil imaginarlos vencidos aunque parezca que están contra las cuerdas. El imperialismo también parece estarlo.

La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cH18

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal