lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/oA7

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

28/11/2017 :: Medio Oriente, Medio Oriente

Los mayores peligros en el Medio Oriente hoy son Jared Kushner y Mohamed bin Salman

x Patrick Cockburn
Las guerras en Medio Oriente deberían estar terminando, pero podrían estar entrando en una nueva fase

Estaba en mi habitación en el hotel Bagdad en la calle al-Sadoun el domingo pasado por la noche, escribiendo sobre las posibilidades de que la estabilidad en Irak se afianzara, cuando las paredes y el piso comenzaron a temblar. Se sacudieron de lado a lado y de arriba a abajo varias veces como si mi habitación fuera la cabina del barco en un mar embravecido.

Mi primer pensamiento confuso fue que, al ser Bagdad, debía de ser una gran explosión de bomba, lo que explicaría el movimiento oscilante de todo lo que me rodeaba. Pero casi al mismo tiempo me di cuenta de que no había oído el sonido de una explosión, así que una mejor explicación fue que hubo un terremoto, aunque nunca había pensado en Bagdad como en una zona de terremotos.

Los movimientos bruscos de las paredes y el piso de mi habitación fueron tan espectaculares que me pregunté si el edificio se derrumbaría. Miré debajo del escritorio donde estaba sentado, pero el espacio era demasiado pequeño para que yo pudiera entrar y agacharme. Me puse de rodillas y comencé a arrastrarme hacia el baño, que era el lugar más seguro en caso de una explosión de bomba y supongo que lo mismo debe ser cierto para los terremotos.

Había llegado a la mitad cuando los temblores se detuvieron. Las luces seguían encendidas, lo que parecía una buena señal. Volví a sentarme en un taburete y busqué en Google el "terremoto de Bagdad" en mi computadora portátil y leí una serie de tuits alarmantes que confirmaban que, de hecho, era lo que acababa de suceder.

Se trataba de un terremoto de magnitud 7,3 que se produjo a 19 millas de Halabja, una pequeña ciudad en el Kurdistán iraquí a 240 kilómetros al noreste de Bagdad y cerca de la frontera iraní. Nueve personas murieron en Irak, pero el daño catastrófico fue en Irán, donde murieron 530 personas.

En tiempos anteriores, un terremoto como este se tomaría como un presagio: una advertencia de los malos tiempos que vendrán. Shakespeare está lleno de dichos sombríos que comúnmente preceden a los asesinatos y las derrotas en la batalla. Esto sería una lástima en el caso del Irak actual porque por primera vez desde que Saddam Hussein comenzó su guerra con Irán en 1980, las perspectivas son positivas.

El Gobierno central es más fuerte que antes, derrotó a ISIS en el largo asedio de Mosul de nueve meses y puso fin al movimiento hacia la secesión del Kurdistán iraquí mediante la pacífica reocupación de Kirkuk y otros territorios en disputa.

Éstos son ciertamente éxitos sustanciales, pero lo que realmente ha cambiado el panorama político de Irak es que ya no existe una comunidad, partido o facción que luche contra el Gobierno central con ayuda financiera y militar de patrocinadores extranjeros. Por una vez Irak tiene buenas relaciones con todos los estados vecinos.

El terremoto puede no anunciar más violencia generada internamente en Irak, pero en el mundo real es un recordatorio útil de que el país, junto con el resto de Medio Oriente, es vulnerable a eventos inesperados e impredecibles. Por supuesto, esta es siempre una posibilidad en cualquier lugar, pero nunca más que en la actualidad debido al extraño cambio de carácter de dos poderes tradicionalmente conservadores en la región: EEUU y Arabia Saudita. Previamente comprometidos con la preservación del statu quo político, ambos se han vuelto volubles y propensos a cortar la rama en la que están sentados.

Poco antes del terremoto en Bagdad, estaba en la elaboración del punto anterior sobre que Irak se estaba estabilizando a los ojos de un diplomático europeo. Decía que esto podría ser cierto, pero que el verdadero peligro para la paz "proviene de una combinación de tres personas: el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman, el yerno de Trump y enviado de Medio Oriente Jared Kushner y Bibi Netanyahu en Israel".

Probablemente los saudíes y los estadounidenses exageran la voluntad de Netanyahu y de Israel de ir a la guerra. Netanyahu siempre ha sido fuerte en la retórica belicista, pero cauteloso sobre el verdadero conflicto militar (excepto en Gaza, que fue más masacre que guerra).

La fuerza militar de Israel tiende a ser exagerada y su ejército no ha ganado una guerra abierta desde 1973. Los enfrentamientos previos con Hezbolá han ido mal. Los generales israelíes saben que la amenaza de una acción militar puede ser más efectiva que su uso para maximizar la influencia política israelí, pero que realmente ir a la guerra significa perder el control de la situación. Deben conocer lo que dijo el jefe del estado mayor alemán, Helmuth Von Moltke, en el siglo XIX: “ningún plan sobrevive cuando toma contacto con el enemigo”.

Pero incluso si los israelíes no tienen la intención de luchar contra Hezbolá o Irán, esto no significa que no les gustaría que alguien lo hiciera por ellos. El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, me dijo en una entrevista a principios de este mes que su mayor temor era una confrontación entre EEUU e Irán librada en Irak. Esto podría suceder directamente o por medio de poderes, pero en cualquier caso terminaría con la frágil paz actual.

Desde un punto de vista optimista, la política de EEUU en Irak y Siria está dirigida principalmente por el Pentágono y no por la Casa Blanca y no ha cambiado mucho desde los días del presidente Obama.

Las guerras en Irak y Siria ya tienen a sus ganadores y perdedores: el presidente Bashar al-Assad permanece en el poder en Damasco, al igual que un Gobierno dominado por los chiíes en Bagdad. Un eje sustancialmente chiita apoyado por Irán en cuatro países, Irán, Irak, Siria y Líbano se extiende desde la frontera afgana hasta el Mediterráneo. Este es el resultado de las guerras desde 2011, que no se revertirán, excepto por una invasión por tierra de los EEUU, como sucedió en Iraq en 2003.

El gran peligro en el Medio Oriente hoy es que el príncipe heredero Mohamed bin Salman y Jared Kushner parecen tener una comprensión sesgada y poco realista del mundo que los rodea. El inspector Clouseau parece tener una mayor influencia en la política saudí que Maquiavelo, al ver las payasadas que rodean la renuncia forzada de Saad Hariri como Primer Ministro del Líbano. Este tipo de cosas no van a asustar a los iraníes ni a Hezbolá.

Las señales son que Irán ha decidido recorrer un largo camino para evitar el enfrentamiento con EEUU. En Irak se informa de que apoyará la reelección de Abadi como primer ministro, que también es lo que quiere EEUU. Irán sabe que ha salido victorioso en Irak y Siria y no necesita exhibir su éxito. También puede creer que el príncipe heredero usa la retórica nacionalista antiiraní para asegurarse su propio poder y no tiene la intención de hacer mucho al respecto.

Nadie tiene mucho que ganar de otra guerra en el Medio Oriente, pero las guerras generalmente las inician quienes calculan mal sus propias fuerzas e intereses. Tanto EEUU como Arabia Saudita se han convertido en "comodines" en el paquete regional. Los neoconservadores y los grupos de pensamiento de derecha, que en 2003 decían que una guerra con Irak sería un desastre, están de vuelta en el negocio en Washington, presionando para la guerra con Irán y más fuertes que nunca.

Las guerras en Medio Oriente deberían estar terminando, pero podrían estar entrando en una nueva fase.

Information Clearing House. Traducido del inglés para Rebelión por J. M. Extractado por La Haine

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/oA7

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

©2017 by La Haine.

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal