lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aM4G

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

19/04/2018 :: Colombia, Colombia

Periodistas muertos: Los regímenes de Ecuador y Colombia no quisieron negociar

x Agencias / La Haine
La guerrilla propuso al gobierno ecuatoriano llegar a un diálogo, para hacer entrega de los periodistas: la respuesta fue más tropas

El Frente Oliver Sinisterra (FOS), responsable de la muerte de tres empleados del diario derechista El Comercio, de Quito, tiene sus orígenes en la guerrilla de las Farc. Sus mandos se apartaron del engañoso proceso de paz con el narco-régimen colombiano y constituyeron su propia estructura armada.

Este viernes, luego de transcurridos 18 días de secuestro, se confirmó la muerte del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y del conductor Efraín Segarra, retenidos en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas cuando realizaban un trabajo periodístico sobre los ataques con explosivos perpetrados por el FOS.

Ese mismo día el FOS emitió un nuevo comunicado señalando que actuaron en reacción a la presión que venían ejerciendo autoridades militares y policiales. Aclararon que buscaban un canje por varios de sus hombres detenidos y no se pudo lograr; solicitaron la presencia del Comité Internacional de la Cruz Roja, Naciones Unidas y Arquidiócesis de Tumaco, así como del Alcalde, Personero y Defensor del Pueblo de Tumaco, para proceder a recuperar los cuerpos, bajo algunos protocolos, entre ellos retirar a los militares colombianos y ecuatorianos de la zona fronteriza, y tampoco.

“Se le propuso al gobierno ecuatoriano que llegáramos a un diálogo, para respetarnos mutuamente y hacer entrega de los periodistas, la respuesta fue más tropas, más gringos, más militares colombianos en el Ecuador, más represión. La respuesta fue militar. El resultado de esta represión es la muerte de los tres periodistas ecuatorianos”, confirmó el FOS.

El dramático desenlace se produjo en medio de duros cuestionamientos contra la falta de voluntad negociadora de los regímenes de Colombia y Ecuador,que intentan imponer su voluntad a sangre y fuego. Esto pese a que en la zona fronteriza, de un nivel muy elevado de pobreza, las guerrillas tienen amplia aceptación entre los pobladores.

El FOS hasta la fecha había dirigido sus acciones militares en la provincia de Esmeraldas contra integrantes de las Fuerzas Armadas de Ecuador, para castigar la participación de mlitares y policías en el tráfico de drogas.

El grupo armado sería responsable de un atentado con carro bomba ejecutado el pasado 27 de enero contra la comisaría de San Lorenzo, que dejó 28 uniformados heridos, así como de un segundo atentado con explosivos ejecutado el 20 de marzo en un sector llamado Mataje, cuyo saldo fue de tres infantes de marina muertos y otros siete heridos.

El FOS tiene entre 900 y 1.000 guerrilleras/os. Su nombre hace referencia al guerrillero de las Farc Óscar Armando Sinisterra, conocido como ‘Óliver’, asesinado por la Armada mientras el narco-régimen y la guerrilla de las Farc negociaban un acuerdo de paz en La Habana, Cuba.

Tras militar por una década en las Farc, el comandante 'Guacho' se instaló en la zona del consejo comunitario Alto Mira y Frontera, en Tumaco, Nariño, pocos meses después de la dejación de armas realizada por esa organización insurgente. Allí habría empezado la constitución del FOS, haciendo uso de las antiguas redes de apoyo y milicias.

En octubre de ese año, luego de la masacre de ocho narcotraficantes ejecutada en Alto Mira y Frontera durante una operación de erradicación de cultivos ilícitos, Noticias RCN entrevistó a ‘Guacho’. El ahora disidente declaró que había tenido grado de comandante de guerrilla dentro de las Farc y que había alcanzado a llegar al Punto de Preagrupamiento de la vereda El Playón, donde se alojaron las columnas móviles Mariscal Sucre y Daniel Aldana antes de ingresar a las Zonas Veredales para iniciar el proceso de dejación de armas.

Sin embargo, confirmó que decidió apartarse del proceso de paz debido a que “no estuvimos de acuerdo con lo acordado (por) el gobierno con el movimiento guerrillero de las Farc” y a que se demostraba que el régimen no estaba dispuesto a cumplir lo acordado.

En su interés por mantener la lucha contra el narcotráfico tras la desaparición de la guerrilla fariana, ‘Guacho’ ha buscado consolidar tres áreas de la zona rural de Nariño. La primera es la del consejo comunitario Alto Mira y Frontera, así como los corredores de movilidad entre los ríos Mira y Mataje, que conducen a territorio ecuatoriano y dan salida al océano Pacífico.

Allí, los hombres del FOS vigilan puntos de embarque, tienen presencia en diferentes puntos de los ríos mediante redes de apoyo, y hacen labores de inteligencia sobre quiénes entran y salen en sitios como La Playa, Vallenato, Restrepo, Candeillas, Imbili y Terán, todos sobre el río Mira, donde también el FOS habría recuperado caletas con armamento de las antiguas Farc.

La segunda área de ataque contra los traficantes corresponde a los municipios de Ricaurte y Barbacoas, donde hay zonas de cultivo con hoja de coca, cristalizaderos y corredores fluviales para sacar la cocaína hacia el Pacífico, como los ríos Patía, Rosario y Mejicano. Con su presencia en esa zona, el FOS estaría buscando detener las aspiraciones de copamiento territorial de los carteles, los paramilitares y las propias fuerzas militares del régimen, que se dedican abiertamente al narcotráfico.

La tercera área era de antiguo control de la columna móvil Mariscal Sucre y está compuesta por la zona rural de los municipios Ricaurte, Cumbal y Mallama. En Cumbal, el FOS se ha enfrentado en varias ocasiones con el Ejército por el involucramiento casi total de los militares en el narcotráfico y la forma como (sus integrantes) están afectando a la población rural de ambos lados de la frontera. Consolidar esa zona sería de especial importancia para el FOS, para evadir la presión de la fuerza pública que protege a los carteles.

En cuanto a zonas urbanas, el FOS tiene presencia en la cabecera municipal de Tumaco, donde empezó a formar una subestructura en el segundo semestre de 2017. El objetivo es disputarle a la policía el control de barrios, salidas a esteros y puntos estratégicos, como la zona del Puente El Pindo y sus barrios aledaños, así como para terminar con la obtención de rentas del microtráfico y la extorsión.

En ese escenario, analistas alertan sobre la posible continuidad del avance del FOS, la ocurrencia de nuevos impactos contra la fuerzas de seguridad y el eventual agravamiento de la confrontación en Tumaco. Todo ello, en un territorio en el que, además del FOS y las GUP, exintegrantes del frente 29 y de las columnas móviles Mariscal Sucre y Daniel Aldana de las Farc han creado las organizaciones Resistencia Campesina y Los de Sábalo, todas las cuales podrían seguir enfrentando a los carteles y sus valedores gubernamentales.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aM4G

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal