lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dG2M

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/09/2020 :: Mundo, Mundo

Perú: Barbarie política por el saqueo, la impunidad y las elecciones

x Jorge Lora Cam
Desenmascaremos a quienes pretenden salvar al capitalismo

Pasada la tormenta, el balance de muchos mermeleros y esquizofrénicos analistas oficiales es triunfalista y dicen que gano la no vacancia, la defensa de buen Vizcarra y la democracia. El mal Vizcarra, el que se dedica a borrar expedientes de sus 48 procesos, el que trabaja para la Casa Blanca y la Confiep, el coimero, el sicario de las mineras, el responsable de gran parte de los muertos por la pandemia, el de la mafia palaciega, el lobbysta; ese quedo oculto hasta nueva oportunidad.

Una mirada panorámica del Perú nos muestra un país desangrándose por el neoliberalismo y sus ejecutores divididos por trasnacionales y mafias empresariales o criminales, que se reparten el país, una pandemia con la mortalidad mas alta del mundo (700 mil contagiados y 70 mil fallecidos aproximadamente, según el SINADEF) por la ausencia de salud pública, erradas políticas para combatirla y los millones de trabajadores informales presionados a exponerse y otros mas de formales obligados a trabajar por la CONFIEP via Gobierno. Un país con una economía en crisis que funciona a marchas forzadas, agravada por una política económica que solo favorece a la gran empresa, principalmente exportadora, minera, financiera, comercial, mediática, educativa y farmacéutica. Sobre este tenebroso trasfondo vemos una guerra entre grupos de congresistas mafiosos, compuesto por los propietarios de Universidades con sus empresas-partidos APP y Podemos, mafia educativa que quiere apoderarse del ministerio de educación.

Otra mafia de políticos que busca frenar los procesos judiciales a delincuentes políticos y otros mas con interés en apoderarse del poder político en la próxima contienda electoral de abril, con la negra intención de saquear al Estado. Estos deciden enfrentar al corrupto Presidente Martín Vizcarra continuador del procesado ex Presidente Pedro Pablo Kucsinsky, que funge de Dignatario, (con cerca de 50 procesos pendientes y que llevo a sus mas serviles y cercanos cómplices y colaboradores de su gobierno en Moquegua al Gobierno central), armando un proceso de vacancia utilizando los escándalos en Palacio de Gobierno que involucra la vida publico-privada del Sr. Vizcarra, quien contrató a un impresentable payaso como asesor político y capacitador cultural en el Ministerio de Cultura, aunque sin cuestionar el desastroso proyecto neoliberal que comparten.

El país se desnuda, pero no se muestra del todo, tiene una malla mas abajo que debemos retirar para descubrir que hay dentro. Hay que recurrir a la historia de larga duración que es la construcción de una cultura de la corrupción en un Estado colonial que le corresponde solo a una oligarquía que deviene en lumpenburguesía para vivir de el y saquearlo con sus invitados, y a una historia mas reciente que nos muestra un régimen político del despojo que nace de la política neoliberal de los últimos 35 años. Una corrupción sistémica reinaugurada y renovada por Alan Garcia y Fujimori en 1985 y 1990, atravesando 5 ex presidentes, comprometiendo sucesivamente a todos los poderes: judicial, electoral, Congreso, Ejecutivo, Gobiernos regionales y alcaldías. Fueron creando mafias en su camino y que algunas de ellas, ahora se disputan al Estado visto como botín. Si bien tenemos una historia marcada por la corrupción y un Estado colonizado e instrumentalizado para el enriquecimiento marcando la cultura política, ello no debe significar que siempre sera asi y que no hay gente asqueada por los excesos, aunque compartan imaginarios y practicas en menor escala.

Hoy la situación expresa esta historia. Edgar Alarcón que preside la Comisión de ética del Congreso con 39 procesos en curso, junto al Presidente acciopopulista del Congreso Manuel Merino inician un proceso de impeachment contra el Presidente Vizcarra que exhibe 48 procesos y negros antecedentes; hijo de un Prefecto de Alan García, Vicepresidente del corrupto PPK, empresario de servicios para las mineras, acusado de recibir enormes coimas[1], denunciado por negociar tierras en la irrigación de Pasto Grande, traidor a PPK y aliado circunstancial del fujimorismo.[2] La Secretaria particular de Vizcarra, Karem Roca, entre acusaciones frívolas, expresó con total certidumbre sobre el papel del Ministro Carlos Estremadoyro como “cajero” del presidente, que habría actuado con el empresario Claudio Vanini, para ganar la concesión de obras públicas para Mario Vizcarra, hermano del incógnito mandatario.[3] Para muchos, siempre causo extrañeza que Vizcarra haya buscado el control directo y total sobre los ministerios de Vivienda y de Transportes y Comunicaciones, a través de técnicos extraídos de su grupo formado cuando fue gobernador de Moquegua. 

Y tampoco olvidemos que el Sr. Vizcarra es considerado un golpista. No olvidemos que el participo en la destitución de su maestro y ex jefe de Estado Pedro Pablo Kuscinsky. Cada uno de los seis últimos presidentes creo su red criminal, de ser así tendría seis redes multidimensionales y de diferente tamaño que se dedican al borrado de huellas y acabar con los procesos, cuando no continúan delinquiendo como la familia Fujimori. La SUNEDU debería investigar los motivos por los cuales no hay investigación en las universidades, lo que también constituiría un delito de trafico de influencias y formación de redes criminales al atentar contra la tarea central de la educación superior y evitar que se conozca la dimensión del despojo y el ecocidio. Esto nos lleva a reflexionar acerca del debate sobre lo que es el Estado peruano. ¿Un Estado colonial? ¿Un instrumento de saqueo? ¿O una entelequia que representa a los gnomos y dice encarnar la soberanía del pueblo peruano, sustento de la soberanía nacional? Lo discutiremos en otro artículo.

Las fuerzas políticas del país, expresadas en el Congreso, se dividen básicamente en tres, con sus fracciones. Las dos primeras, empeñadas en mantener el neoliberalismo con las mismas reglas económicas del piloto automático; pero divididas respecto a como responder ante los fiscales y jueces dispuestos a hacer justicia, unos quieren salvarse dejando solos a los otros. Un sector minoritario articula a los sectores que perdieron influencia y poder político con el referéndum del 2018, las reformas política y judicial, el cierre del Congreso en 2019, y los procesos Lava Jato y Lava Juez. Quiere dar marcha atrás o extirpar a los funcionarios judiciales honestos. Una fracción ha conformado una “Coordinadora republicana” conservadora, llena de apristas y fujimoristas, y muy cercana al actual presidente del Congreso. Otra fracciones tienen que ver con exigir al ejecutivo les entregue una parte del pastel estatal para continuar enriqueciéndose con las privatizaciones y otra más, que piensa en aprovechar de la coyuntura para mejorar su correlación de fuerzas en el próximo evento electoral y para ello buscan eliminar al potencial enemigo. El proceso a Vizcarra se relacionaría con dar fin a la reforma política y judicial y revertir los procesos Lava Jato y Lava Juez.

La segunda fuerza, es una tendencia reformista clasemediera que persigue vivir del Estado e incorporar a la familia a sus privilegios, con miras a integrarse al espacio político o abrir un espacio de reclamo, que confronta la corrupción y especialmente pugna por cambiar algo el rol del Estado y regular algunas inversiones. En el Congreso tratan de insinuar o conseguir reformas al neoliberalismo, como el negar la confianza a un Ministro, tal el caso de la propuesta neoliberal y prominera de Cateriano; formular el cambio de la Ley de peajes, o liberar los recursos pensionarios de la Oficina de Normalización Previsional (ONP). Se perfilan dos tendencias, una, sin un programa, propone pragmáticamente “reconstruir el Estado peruano para ponerlo al servicio de la gente, recuperar la salud, la educación, la vivienda como derechos para todas y todos, construir políticas de protección social”[4]. Esta es una coalición política sumamente cuestionada por su trayectoria etica, integrada por Fuerza Social, Ciudadanos por el Cambio, Partido Humanista, Movimiento por el Socialismo, PCP-Unidad y PCP Patria Roja. Esta tendencia de una supuesta izquierda, padece de ceguera ante la praxis material del sistema. Cae en el voluntarismo extremo electoralista de plantear que una nueva politica social y los valores éticos por sí solos pudieran revertir dinámicas y estructuras históricas asentadas. La reforma política consistiría para ellos en contyrolar el financiamiento, reformular los requisitos para el reconocimiento de partidos, la bicameralidad, la designación de candidaturas en elecciones primarias o la paridad de genero.

No tocan temas mas sustanciales como la privatización de las instituciones, la mercantilización de la política, la erradicación de corruptos y otros delincuentes del sistema político o como alterar el sometimiento del sistema gubernamental a intereses empresariales. Un tema que no discutiran es acerca de las motivaciones que llevan a la gente a tener aspiraciones politicas, nos referimos a los altisimo ingresos y privilegios como tener hasta mas de 10 asesores y ser una fuente de empleo. Esa complicidad ocurre por que de lo que se trata es que ellos y todos los demás pretenden parasitar al Estado y buscar saquearlo, como tradición secular y que ha venido ocurriendo con mayor intensidad desde la Constitución de 1993. Ante el fracaso del complot y la frecuencia del conflicto político solo atinan a defender la inmunidad de todos los políticos en los poderes e impulsar el presidencialismo, como lo hacen IDL y sus influencers: Gorriti y Tuesta. Según ellos, se trata de atacar la corrupción asumiendo la defensa de corruptos, en aras de una supuesta “estabilidad democrática”, haciendo vista gorda de que el neoliberalismo y el colonialismo son los verdaderos enemigos de la representatividad. Hubiese sido diferente si los motivos de la vacancia del mandatario fueran otros como el desastre ocasionado por las políticas pro CONFIEP para frenar la pandemia; las coimas, el lobysmo y el trafico de influencias del jefe del ejecutivo o las leyes y disposiciones pro saqueo que se siguen aplicando. Al menos hubiese puesto en debate la recolonización que pesa sobre el Perú.

Se desubican ante los condicionantes materiales de este momento, de un capitalismo sumido en una crisis de onda larga, incapaz de garantizar ganancias estables en la llamada economía real, que llevan al gobierno a recurrir a la financiarización como huida hacia adelante. O sea, esquivan el saqueo imperialista autorizado de las riquezas, que no tiene que contar con las aprobaciones de los diferentes Parlamentos. Como “sublime artimaña” de este convenio se indica que acelerará el acceso del sector privado a los recursos financieros de Estados Unidos fundamentalmente a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) [5].

Las élites y sus políticos, mantienen prácticas y valores degenerados, los mismos de siempre, pero adaptados al errático y vulnerable devenir del sistema que defienden y del que extraen sus privilegios. Eso no cambiara. El objetivo de los poderosos empresarios es la especulación financiera, o la depredación de bienes naturales, no son fruto de una disputa moral, sino de la naturaleza de un sistema en crisis que enfrenta un callejón sin salida.

Una tercera fuerza estaría en el mismo pueblo, son la mayoría, es la izquierda popular poco organizada, que entre tensiones, expresa y exige una posible coalición por sus coincidencias con otros sectores mas orgánicos Se esboza una alianza entre sectores de Perú Libre, Democracia directa y el Frente Amplio, que vienen reestructurándose ante la crisis que atraviesan por someterse parcialmente a la mercantilización electoral impulsada desde el Estado. Sin embargo, a diferencia del anterior frente, este ya cuenta con borradores de programa y pretenden volver a sus origenes que estan en los conflictos sociales y aspiran al socialismo.

Aunque este parece ser un debate ético relacionado al pago de favores a un cómico ambulante (Richard “Swing”) que gozó de privilegios por haber sido propagandista de Vizcarra, no se trata solo de corregir estas prácticas, como creen algunos neoliberales progresistas”. Sabemos que esto es la cotidianidad de políticos que carecen de principios morales y por tanto, erradicar la búsqueda del enriquecimiento a corto plazo de quienes trabajan para las trasnacionales y la CONFIEP, el exceso de cinismo, la irresponsabilidad egoísta, la engañosa lucha contra la corrupción, sustituyéndola por una nueva gobernanza mas coherente, que defienda la Constitución y las instituciones, al sistema político y la corrupción; mantenga el sistema monetario y financiero, regule eficientemente los mercados, defienda el no intervencionismo estatal, no es una solución de los grandes problemas ya anotados.

Analizar con autonomía estas farsa nos obliga a centramos mas en las dinámicas y estructuras materiales del sistema como a sus conflictos y relaciones de poder y hacer propuestas contextualizadas del momento que atravesamos como país recolonizado en la sociedad global, ser más críticos con la historia de un capitalismo colonial, azotado además por una pandemia. De este modo, nos situamos en el terreno peligroso de la critica o defensa de un sistema que nos conduce, si no lo desmantelamos, a un abismo social sin precedentes a un colapso ecológico y, en el marco de la primacía por la acumulación de despojo, lejos de lo que hoy en día necesita el Perú, como parte de la humanidad y el planeta.

Para el conjunto de la izquierda, el imperialismo, que ahora es multilateral ya no se menciona, ha desaparecido y con él, el debate sobre el colonialismo, la autodeterminación y la soberanía El papel del país como proveedor de materias primas baratas es la razón principal por la cual la estructura económica del país está dominada por sectores no transables. Los países en el Norte Global y, especialmente, el capital transnacional, no están particularmente interesados en el desarrollo de otros sectores y ramas.

A diferencia de cierta izquierda, que ni siquiera es capaz de redefinir los términos electorales, que es su única ocupación como políticos[6]. Debemos iniciar desde abajo y en medio de las luchas un cambio cultural si queremos cambios duraderos. Necesitamos abordar los conflictos mencionados y los minero ambientales que son los predominantes, desde las relaciones de poder, desde la apuesta por revertir de manera decidida las asimetrías actuales, y no desde una falsa unidad entre intereses contrapuestos. Al mismo tiempo, la izquierda al plantear la regulación superficial de los mercados, mediante octógonos o control de precios, en un punto equidistante entre la desregulación y el intervencionismo, es solo someterse a una realidad marcada por la hegemonía del poder corporativo cuyo blindaje necesita ser menguado desde ahora. El progresismo en los gobiernos ni siquiera intento ejercer influencia sobre las empresas transnacionales y sus cadenas globales de valor, acuerdos de comercio e inversión, tratados regionales y legislaciones estatales y locales cribadas por el neoliberalismo. Son las grandes corporaciones las que nos gobiernan de facto sustentadas sobre una especie de constitución económica construida en torno al despojo. Lo necesario es desmantelar por completo la arquitectura de la impunidad que sostiene y avala a las grandes empresas, así como sacar a los estados de su captura corporativa y su apuesta por la engañosa alianza público-privada.

En definitiva, estimamos que momentos como los actuales requieren de investigación, análisis más ricos y propuestas más contextualizadas. No podemos quedarnos en la lucha contra la corrupción, siendo una lucha indispensable; esos cambios deben ser paralelos a profundas transformaciones de las dinámicas y estructuras actualmente vigentes, asumiendo los conflictos estructurales al capitalismo y posicionándonos inequívocamente con las mayorías populares.

La izquierda no puede enfangarse en la contienda política actual, no puede siempre estar aceptando el mal menor. Desenmascaremos a quienes pretenden salvar al capitalismo desde la asunción de una nueva falsa ética, con un capitalismo bueno (como quería el APRA en su momento), que no rompa con el principio capitalista de la explotación y despojo (expresado en un mayor PBI u otras tasas) como principio civilizatorio, ocultando su matriz bárbara y violenta. El crecimiento si ocurre, solo sera aumentando el despojo, la vulnerabilidad climática, degradando aun mas su base energéticamente y material; aumentando las desigualdades y desmantelando la inocua representación en estado de putrefacción.
Centrémonos en pensar y construir desde ahora otro sistema que sí responda al bien común, a construir la democracia, a la solidaridad e igualdad y la reproducción ampliada de la vida.

----

Notas:

1 Un exalto funcionario de la constructora ICCGSA, que se habría acogido a la colaboración eficaz, declaró ante el Ministerio Público que entregó una coima de cinco millones de soles a Carlos Estremadoyro, cuando el ahora Ministro era funcionario del Gobierno Regional de Moquegua, y que el destinatario final del dinero era Martín Vizcarra. Y aun esta pendiente la investigación sobre el aeropuerto de Chinchero. Al parecer, durante este año y medio en el Gobierno el mandatario se habría convertido en un experto en el borrado de huellas.

2 Entrevista a MARTIN RIEPL: ‘VIZCARRA, UNA HISTORIA DE TRAICIÓN Y LEALTAD’ #LAVOZDEL21

3 NUEVOS TESTIGOS. Dos exempleados del distrito tacneño de Ilabaya confirman, dando la cara, las maquinaciones que permitieron a los hermanos César y Mario Vizcarra cobrar seis y medio millones de soles por alquilar maquinaria para una obra que no se hizo. Todo esto sucedió cuando el actual mandatario ya se había instalado en Palacio de Gobierno. Hildebrandt en sus trece, 18/09/2020

4 Nuevo Perú y Juntos por el Perú se unen para disputar el poder Diario UNO, 17/09/2020

5 Hedelberto López Blanch La «América crece» de Trump: nueva forma de neocolonialismo | 18/09/2020

6 Nos referimos a la reforma política que se hace en pequeños pasos y llenos de trabas. La recién acordada limitación en su participación de procesados en primera instancia, el voto preferencial, el financiamiento de campañas, la paridad de género y la inmunidad -fin del fuero para todos-, a siete meses del próximo proceso esta a medio definirse. Un poder electoral nombrado por el sistema judicial nunca fue cuestionado, sabiendo que de allí han nacido los presuntos fraudes anteriores, es vergonzoso para esta izquierda vergonzante.

CALPU

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dG2M

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal