lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: http://lahaine.org/uE5

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

18/12/2017 :: Argentina, Argentina, AntiMúsica

[Vídeo] La Chusma Rock: "Si el rock molesta, es que lo estamos haciendo bien"

x Sofía Ordynans
Más de 10 años lleva la banda de Buenos Aires

En la colorida terraza de su sala ensayo ubicada en Villa Crespo, el compositor y guitarrista Cholo Sileoni y el bajista Tano Fioramonti de La Chusma Rock, nos reciben con -agradecida- birra fría, en un atardecer que cae en la ciudad.

La Chusma es banda de rock, pero también de todo género que haya surgido alegre y contestatario: en sus sonidos se mezclan el reggae, el punk, hip hop, murga y ritmos urbanos, con letras que reivindican el amor, la amistad y la resistencia, haciéndole frente al llanto y la tristeza con acción y comunión entre individuos, rescatando raíces latinoamericanas en las que la naturaleza y el vínculo humano “es fundamental”.

Surgidos en 2006 en el barrio de Flores, el Cholo, el Tano, Lelo, Coyo y el Ruso están transitando sus 10 años de trayectoria que los encuentra, según ellos -y aún- “dándole como niños” porque “el rock te mantiene, la cultura, el arte, estar en conexión con eso, es como que te mantiene bien, activo, alejado del cáncer”. Desde Marcha, nos reunimos con ellos antes de su presentación en Casa Colombo, Villa Crespo.

-¿Como sintetizan los diez años de La Chusma?
Lelo: -Con constantes cambios pero más organizados. Se incorporó Max que es el manager y amigo que nos ordena bastante pero seguimos con cierta locura, gente que viene y va, incorpora su magia, la traen, la llevan, nos la deja. Los que estamos desde el primer momento siempre con ideas nuevas, intercambiando opiniones, generando lo que se puede que esta muy difícil todo lo que es la música, el rock, que está bastante bastardeado. Seguimos dándole como niños, desde hace diez años.

-Sus tres EPs están vinculados a los pueblos originarios y la protesta social ¿como comienzan a aparecer estos conceptos en sus trabajos?
Cholo.: -En “Nalai-Mapu-Uhj”, el tercer disco que estamos grabando – y que compila los 3 EPs- la idea fue incorporar a las comunidades, conceptos y filosofías de ver el mundo: Nalai quiere decir “Sol” en Toba, Mapu es “Tierra” en mapuche, y Uhj quiere decir “Luna” en Maya. Siempre tratamos de estar en contacto con nuestro alrededor, por más que nuestro linaje sea europeo está bueno saber qué dicen los vecinos. También por las giras que hicimos por Ecuador, Perú.

Tano.: -Es parte de la banda saber que quizá en vacaciones nos vamos a algun lugar por américa con los equipitos a batería, a tocar ahí, en la calle. Somos una banda que viaja mucho y eso repercute en los EPs, que son una reafirmación de lo que es la banda.

C.: -Es también cambiar un poco de lenguaje. Me tocó estudiar sociología en la UBA y es como que occidente siempre está ahí, sometiendo. Yo suponía que era una sociología universal y la verdad es que era una sociología alemana básicamente, no se escuchan otras voces y me pregunté “¿y la sociología aymara? ‘Y no, eso no, me contestaron’”

Eso “no es ciencia”.
C.: -Claro, no es ciencia. Y estuvo bueno atravesar eso, porque por yo esperaba otra cosa, escuchar otras voces que creo que tienen mucho más para decir hoy sobre el espíritu, más profundas que las palabras que nosotros usamos; es la única manera de poder sobrevivir en el contexto y que no nos hunda el cemento. Y eso lo ves en los viajes, nos llama mucho la atención y creo que es importante compartirlo.

-¿Cómo es ser independiente hoy? ¿Pueden vivir de lo que hacen?
C.: -No, es super difícil, todo nos cuesta: hacer gorras, calcomanías, volantes. La verdad es que no vemos nada, al contrario, ponemos todo.

T.: -Lo que notamos son unas cuantas trabas que se dan en esto. Tiempo antes no había tantas productoras metidas en el medio que te alquilan las fechas, antes arreglabas con el dueño, era otra cosa. Y también por lo que te imponen los lugares. Esta bien, entras si querés entrar, es una decisión de la banda, pero por ejemplo La Chusma le dedica mucho tiempo a los ensayos, hay mucho compromiso, entonces vos querés sonar bien, querés un lugar copado, y después esta el fotógrafo, el stage, el sonidista; todo es una suma de cosas. Creo que igual es la realidad de la mayoría de las bandas under, pero tener esa parte independiente esta bueno, es el camino que elegimos.

C.:- Ahora se incorporó Max, el manager, y a veces también contratamos prensa para que haya movimiento para que la rueda empiece a girar y nos permita proyectar cosas que tenemos pensadas hacer y no podemos porque no tenemos una moneda. Hemos tocado en Niceto alguna vez, lugares que no tienen mucho que ver con nosotros ni nuestro espíritu, pero también sabemos que la música es un mercado y que si podemos llegar a solventarnos con eso y que la rueda empiece a girar… Y porque esta bueno delegar, a veces organizarnos es difícil, y eso también nos enseña, tratamos de lograr un espacio donde nos cuidamos cada vez más, y la banda es eso, es nuestro lugar, como nuestra caja de cristal.

T.: -Si, el factor humano es fundamental, algo re lindo que tenemos desde la secundaria, son muchos años de conocerse y de cuidar la relación, sabiendo que una banda es un conjunto de gente con su vida y sus humores.

C.: -Y sigue el sueño, el espíritu está ahí, la juventud también la inventa uno, uno es viejo cuando quiere, y el rock te mantiene, la cultura, el arte, estar en conexión con eso te mantiene bien, activo, alejado del cáncer.

-¿Que les parece la situación que están viviendo muchos músicos que se ven implicados en denuncias por violencias hacia las mujeres?
C: -Lo que está sucediendo con la ola feminista, que las mujeres tengan más voz, es necesario y fundamental. Era hora de que empiece a suceder, que se empiece a escuchar esa voz. También es muy delicado porque algunos terminan no siendo como se creía que eran, y empieza a haber una cuestión mediática en la que es hasta difícil de hablar porque no cabe duda, no podes violar a una mujer, a un nene, si lo hiciste sos un hijo de puta, no hay otra alternativa. Pero también empieza a haber una cuestión que se traslada a todos lados, y en donde en las escuelas, por ejemplo, no podes tocar un nene porque parece que lo vas a violar, empieza a haber una psicosis permanente y creo que eso es parte de lo que genera la cosa mediática, de pelearnos los hombres con las mujeres, los ricos con los pobres, todos contra todos.

T.: -Está buenísimo todo este colectivo y movimiento que está sucediendo que antes, lamentablemente, era impensado y que sucedió un poco en todo el mundo, de denunciar, está buenísimo. Cada uno sabe lo que hace dentro de ciertos ambientes donde la exposición también es eso, ahí sos vos realmente, bueno, ¿como sos realmente?.

C.: -Que se empiece a ver, que se visibilice. Justo el otro día hablábamos de las películas de porcel y hoy decís: ¿qué locura no? Antes no lo decíamos, y no nos parecía mal porque también está en la educación, no me daba cuenta de cosas que hoy está bueno que la mujer tenga la voz para decir “che, son unos giles, mira lo que estaban haciendo, estaban equivocados, estaban en cualquiera”. Que caigan todos los giles, de todos los sectores.

-¿Cómo notan la escena musical actual teniendo en cuenta que vienen de la generación post cromañón?
C.: -Fue un momento triste para el rock y la comunidad under en todo sentido y creo el mismo sistema lo usó para su favor, siempre ganan ellos, son muy perversos y avaros; pasó cromañón, el rock de luto y los chabones hicieron un mercado de eso, solo podíamos tocar en lugares con menos estructura, y, los lugares chicos de los que vienen los compañeros que están en esa parte del arte, fueron cerrados con la excusa de que se puede prender fuego. Fue un luto tremendo porque no solo se murieron pibes que podríamos haber sido nosotros, sino que además se elitizó el under. Nadie quiere que se prenda fuego un lugar, pero tampoco lo legal hace que no se prenda, es raro. Cromagnon género leyes que son antirock, antiurbano, en contra de la gente y la cultura, entonces siempre ganan ellos.

T.: -Es un día que nadie se va a olvidar, lo sufrimos todos como público, como músicos, y como todo ese ambiente en el que crecimos, no por entrar en esa de “fue por esto, fue por aquello” yo voy más allá, lo tomo como el oportunismo del poder; a base de la muerte crear y censurar y hacer un montón de cosas, es atroz.

C.: -Si, y es que siempre se busca un culpable, y la verdad es que nos pudo haber sucedido a nosotros que vamos con buena voluntad a hacer cultura, a tocar, no queremos plata, ni poder, queremos compartir un mensaje de justicia y colaborar con el mundo desde ese lado que nos sentimos cómodos. Después obviamente, si buscas un culpable van a agarrar  a los giles, pero una banda no sale a matar gente, a recortar presupuestos, no sale a sacarle la plata a los jubilados, ni la comida a los nenes. Una banda comparte, más si sos del rock, porque en la Creamfield mueren pibes todo el tiempo que están re drogados, y también habría que plantearse porqué la juventud se droga tanto en lugar de echarle la culpa. Siempre es más fácil echarle la culpa a los más vulnerables, a los pobres, a los jóvenes, y a los rockeros también. Capáz que tienen bronca porque queremos ser felices o libres, y ellos no saben como hacerlo, no sabrían ni como empezar porque su vida es miserable y eso habla bien del rock, porque si les molesta es porque algo bueno debemos estar haciendo.

www.lachusma.com.ar / Marcha

compartir

                          

Dirección corta: http://lahaine.org/uE5

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal