lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bM1W

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

31/07/2008 :: Brasil

Brasil: Tolerancia cero, al crimen policial

x Juan Luis Berterretche
La mayoría de los "peligrosos delincuentes" abatidos en "enfrentamientos" en las favelas de Rio de Janeiro y otras ciudades, no son más que ejecuciones sumarias

“Es absolutamente evidente que lo esencial de nuestro problema de criminalidad fue causado por una filosofía social que concibe al hombre, ante todo, como un producto de su medio ambiente material. Esta misma filosofía de izquierda que aspiraba al advenimiento de una era de prosperidad y virtud gracias a unos gastos públicos masivos, ve a los criminales como productos desdichados de malas condiciones socioeconómicas o del hecho de haber nacido en un grupo desfavorecido. Cuando se comete un crimen, la que está en falta es la sociedad y no el individuo, dice esa filosofía. La culpa es nuestra. Pues bien, en la actualidad un nuevo consenso rechaza totalmente ese punto de vista.”
Ronald Reagan, Observaciones durante la cena del Comité de Acción conservador (1983) (1)

“Tenemos que alzar la voz y corregir una tendencia insidiosa, consistente en atribuir el delito a la sociedad más que al individuo. (...) En lo que me toca, creo, como la mayoría de los norteamericanos, que podremos empezar a construir una sociedad más segura si nos ponemos ante todo de acuerdo en cuanto que la sociedad en sí misma no es responsable del crimen: los criminales son responsables del crimen.”
George Bush, Alocución a los alumnos en relación con la guerra contra la droga (1989) (2)

La delincuencia policial y militar

Junio y julio del 2008 han sido meses de reiteradas acciones criminales de la policía y el ejército en las grandes ciudades brasileñas. Quizá la más canallesca fue la protagonizada en Río por un grupo de militares en el Morro da Providência, situado atrás de la Central do Brasil (3) en la zona portuaria. Para algunos el de la Providência antiguamente llamado Morro da Favela (4) es el primer barrio popular de Río de Janeiro en las laderas de un promontorio y el que popularizó el nombre de favela para los arrabales pobres de las ciudades brasileñas. El Ejército ocupó el Morro de la Providência con la coartada de dar seguridad a las obras del proyecto Cimento Social, del gobierno federal. En realidad se trata de una operación piloto de intervención militar en barrios populares donde la acción policial ha sido desbordada.

El 14 de junio, once soldados al mando de un teniente, integrantes de esa tropa de ocupación, detuvieron a tres jóvenes cuando volvían de un baile funk y los entregaron a los traficantes del Morro da Mineira, rivales a los de la Providencia, según ellos, para que estos les dieran una buena paliza. El mismo día su cuerpos mutilados fueron encontrados en un basural en la Baixada Fulmínense. Hay denuncias de que los jóvenes fueron vendidos a los traficantes por 60 mil reales (unos 35 mil dólares). El relatorio presentado por la comisión especial del Consejo de Defensa de los Derechos de la Persona Humana (CDDPH), que acompaña las investigaciones sobre la muerte de los tres jóvenes remarca la existencia de una “relación promiscua” entre Fuerzas Armadas y el crimen organizado en la capital fluminense. La comisión de investigación parlamentar del tráfico de armas, constató en su momento, que el 22% del armamento confiscado a los criminales de Río pertenece a militares.

El sábado 21 de junio a las 23h30 un grupo de personas bebía cerveza en un bar de la calle Réia, en la localidad Parque Fluminense en Duque de Caxias, Rìo de Janeiro. Desde un automovil sin chapas, personas ecapuchadas tiraron contra el grupo dejando siete muertos y huyendo de inmediato. Los grupos de exterminio parapoliciales (los escuadrones de la muerte de antaño), actuan en todas las grandes ciudades brasileñas. Con el agravante de las nuevas milicias, también parapoliciales, que dominan toda la zona oeste de Rio de Janeiro vendiendo “protección” y otros “servicios” en las favelas.

João Roberto de tres años volvía el domingo 6 de julio en Rio de Janeiro, de la fiesta de aniversario de un amigo, con su madre y su hermano de 9 meses. Cuando estacionaron para dejar pasar la policía que supuestamente perseguía un auto robado similar al de ellos, dos policías militares los acribillaron asesinando a João Roberto de un tiro en la cabeza. En una conferencia de prensa el Secretario de Seguridad de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, pidió disculpas a la familia de João Roberto y dijo que se trató de una “actuación infeliz” que terminó en tragedia. Los policías militares confundieron el carro de la familia con el de los bandidos. No explicó porque el abordaje a los ladrones de un auto debía hacerse ametrallando el vehículo para no dejar a nadie con vida.

Esta tragedia no es una excepción: los niños acaban siendo las mayores víctimas de la “guerra urbana” brasileña. Tristes historias que se repiten: Ágata dos Santos, 11 años, vivía en la Favela de la Rocinha; Hugo Cavalcanti, 12 años, en Leblon; Adrielly, 7 anos, en el barrio de Quintino, en el suburbio. Estos son sólo algunos ejemplos de niños indefensos y desarmados muertos a tiros en operaciones policiales.

El fin de semana pasado -19 y 20 de julio- fue trágico en Salvador, capital del estado de Bahía. Dos matanzas produjeron 8 muertes a las que se sumaron otros 16 homicidios. El sábado 19 el Barrio de la Paz en Salvador fue ocupado por la violencia. Cerca de las 19h, diez hombres descendieron de dos vehículos no identificados en la calle Ubatã y comenzaron a tirar contra tres jóvenes que estaban conversando en las proximidades de un mercado. Dos de ellos fueron baleados y el tercero consiguió huir. Cuando los tiradores estaban saliendo de las inmediaciones mataron otras tres personas y luego hirieron más tres. En total quedaron cuatro muertos y tres heridos, una de las víctimas tenía quince años. Mientras, en Engenho Velho da Federação, un grupo armado entró tirando a los clientes de um bar. Diez personas fueron baleadas. Un joven murió en el local y otros tres en el Hospital General del Estado. En la tarde del lunes 21, un grupo de unos 2000 moradores del Barrio de la Paz, decidió cerrar la avenida Paralela que conduce al Aeropuerto Internacional de Salvador. Los manifestantes quemaron cubiertas y restos de madera y se enfrentaron con la policía en protesta contra la matanza del sábado pasado. También reclamaron que eran tratados como delincuentes en las batidas que la policía realiza habitualmente en el barrio.

En junio de este año hubo otras dos matanzas: el sábado 7 en Mussuranga donde fueron ejecutados siete trabajadores en un bar de la Rua da Adutora y el miércoles 10 en Alto das Pombas, donde fueron baleadas otras cuatro personas.

La niña Cristiane de 8 años, falleció el pasado domingo 20 de julio después de ser alcanzada por uno de los cinco tiros disparados por un policía militar en la persecución de dos hombres que estaban peleando en un bar de Igarapé do Meio, municipio distante 250 kilómetros de São Luís, en el estado de Maranhão. Como vemos los policías acostumbran a separar a tiros una pelea de bar. Los moradores reaccionaron a la muerte de la niña con indignación. Incendiaron la Cámara Municipal y la sede policial de la ciudad. En la confusión, 10 presos consiguieron huir.

Campo Grande (zona oeste de Rio) es una de las áreas con mayor número de favelas controladas por milicias en Rio. El lunes 22 de julio, el diputado estadual Natalino Guimarães (Democratas) (5) y otras cinco personas fueron presas en un tiroteo en la propia casa del diputado en Campo Grande que funcionaba como cuartel general de la milicia conocida como Liga de la Justicia que actúa en las favelas de la región. Natalino Guimarães, ex-inspector de la Policía Civil dirige la Liga de la Justicia junto a su hermano Jerônimo Guimarães, conocido como Jerominho y edil del PMDB (6), también ex-inspector policial. La Liga de la Justicia se sospecha que haya ejecutado como mínimo 100 personas en la zona oeste de Rio de Janeiro.

Muerte al estado benefactor, viva el estado penal

¿Qué relación hay entre la violencia policial, parapolicial y militar en Brasil con la opinión de Ronald Reagan y de George Bush que citamos al comienzo de esta nota?

Es que, ese “nuevo consenso” que rechaza la explicación sociológica del delito que menciona Reagan, es una fuerte ideología que comenzó por imponerse en EE UU durante las décadas del 80 y 90 del siglo pasado, mientras era exportada para Europa, América Latina y todo el mundo por los representantes del imperio. Se trata del componente penal funcional al neoliberalismo. Es la sustitución del estado benefactor por el estado penal. El elogio e impulso de las privatizaciones condenaron al estado económico y debilitaron al estado social para, al mismo tiempo, glorificar al estado penitencia.

A pesar del macaneo seudo científico de Reagan es la crítica a la economía liberal y la sociología quienes explican las consecuencias del proceso de división del trabajo impulsado por el neoliberalismo. La transformación del mercado de trabajo de la industria, separando los servicios de las plantas de producción, generando pocos empleos calificados y grandes cantidades de puestos de trabajo descalificados en empresas tercerizadas, “pequeñas changas”, informalidad y todo tipo de trabajo “flexible”; junto al impacto de las tecnologías electrónicas e informáticas y la automatización en las fábricas y los sectores terciarios como la seguridad y las finanzas, han permitido una fuerte ofensiva contra los sindicatos obligándolos a abandonar su función de protección social. “Todos estos factores se han combinado para alimentar la destrucción, la precarización y la degradación del trabajo ofrecido a los jóvenes de los barrios desheredados de las ciudades.”(7)

El estado penal y la política de “tolerancia cero” tuvieron origen en EE UU, para luego difundirse en todo el mundo con la ayuda de los políticos, prensa, falsos especialistas e instituciones (los think tanks del neoliberalismo) repetidores coloniales de las peores teorías neoconservadoras, elaboradas durante los cuatro gobiernos secuenciales Reagan, Bush senior, Clinton, Bush junior.

Loïc Wacquant (8) nos resume el proceso de difusión planetaria de las nuevas ideologías y políticas de la seguridad made in USA, y en especial del dispositivo designado como “tolerancia cero”. “La primera es la fase de gestación y puesta en acción (y en exhibición) en las ciudades norteamericanas y particularmente en Nueva York, erigida en meca de la seguridad. En esta fase los think tanks neoconservadores, el Manhattan Institute, la Heritage Foundation (9) el American Enterprise Institute y algunos otros, cumplen un papel decisivo, porque son ellos los que fabrican esas nociones antes de difundirlas entre las clases dirigentes estadounidenses en el marco de la guerra al Estado benefactor que está en su apogeo luego del viraje social y racial que experimenta EE UU a partir de la década del setenta.” (10)

El más activo de todos ellos es sin duda el Manhattan Institute y su estrella “teórica” Charles Murray un politólogo mediocre, que mediante un jugoso pago escribió por encargo junto al psicólogo de Harvard Richard Hernstein, The Bell Curve: Intelligence and Class Structure in American Life, un auténtico tratado de racismo académico que sostiene que las desigualdades raciales y de clase en EE UU reflejan las diferencias individuales de coeficiente intelectual. El CI rige también la propensión al crimen y la cárcel: uno se convierte en criminal no porque padezca privaciones materiales, sino porque sufre carencias mentales y morales. Esta estupidez anticientífica es una muestra del “nuevo consenso” del que nos habla Reagan, utilizado para batir al estado benefactor.

Tolerancia cero, con los miserables

“Lo que realmente consiguió la reducción del crimen (en Nueva York) es que la filosofía elaborada durante años por el Manhattan Institute y la Heritage Foundation se aplique en lo sucesivo con gran éxito en ciudades de uno a otro extremo del país.”
Rudolph Giuliani (11)

La supuesta “filosofía” creada por los think tanks neo conservadores fue llevada a la práctica por el fiscal estrella de Nueva York Rudolph Giuliani y William Bratton responsable de la seguridad del subterráneo de N. York y luego ascendido a jefe de la policía municipal.

La reorganización de la actividad policial impulsada por Bratton consistió en el hostigamiento permanente a los pobres en los espacios públicos –calles, plazas, estaciones, ómnibus, subterráneos, etc.- por medio de la multiplicación de los efectivos y equipamientos de las brigadas, la reasignación de las responsabilidades operativas a los comisarios de barrio con la obligación de tener resultados cuantitativos en términos de detenciones y un relevamiento informatizado que permite el redespliegue constante y la intervención casi instantánea de la policía y redunda en una aplicación inflexible de la ley contra infracciones menores como la ebriedad, el ruido, la mendicidad, los “atentados a las costumbres”, las meras amenazas y otros “comportamientos antisociales” vinculados a las personas sin techo. Por supuesto, esta persecución también incluye a los pequeños revendedores de droga, las prostitutas, los vagabundos y los autores de graffiti. En síntesis, el subproletariado que representa una mancha y una amenaza para la “tranquilidad” y la “calidad de vida” de los neoyorquinos blancos y pudientes.

En cinco años la ciudad aumentó su presupuesto policial en un 40% o sea cuatro veces más que los créditos de los hospitales públicos y contrató un verdadero ejército de 12.000 policías, alcanzando a los 46.000 empleados de los cuales 38.600 son uniformados. En el mismo período eran reducido los servicios sociales tanto en presupuesto como en personal.

Según la National Urban League, en dos años la brigada de choque de 380 agentes –casi todos blancos- que se moviliza en autos sin identificación y actúa de civil, detuvo y registró en la calle a 45.000 personas por mera sospecha basada en la ropa, el aspecto, el comportamiento y ante todo el color de la piel. Más de 37.000 de estos arrestos resultaron inmotivados y los cargos de la mitad de los 8.000 restantes fueron considerados nulos o inválidos por los tribunales, lo que deja un resto de 4.000 detenciones –uno de cada 11- la mayoría por cuestiones banales. Una investigación del diario New York Daily News sugiere que cerca del 80% de los jóvenes negros y latinos de la ciudad fueron arrestados y registrados como mínimo una vez por la policía. El resultados es que más del 70 % de los afrodescendientes de la ciudad consideran que la policía es una fuerza hostil y violenta que representa un peligro para ellos.

Esta es la verdad sobre la “vidriera internacional de seguridad” que se pretende sea Nueva York. Y es con la “filosofía” criminal neoyorquina que se mantiene a raya los casi dos millones de hambrientos que viven en ella. El 17% de los pobladores de la capital del american way of life, set privilegiado del sueño americano y zona céntrica de la “aldea global”, pasa hambre y es perseguido y acosado por la brutalidad policial.

El “muchacho propaganda” de la tolerancia cero en Brasil

Muy pocos brasileños deben recordar quién fue el personaje que realizó el lanzamiento de la “tolerancia cero” en el país.

Su biografía y trayectoria se adecuan a la perfección a esta “filosofía” made in USA. En enero de 1999, tras la visita de altos responsables de la policía de Nueva York a Brasilia, el nuevo gobernador del Distrito Federal, junto a la contratación de ochocientos policías civiles y militares anunció la aplicación de la “tolerancia cero”. Nos referimos al ex vereador (edil), ex diputado estadual, ex diputado federal, ex vice gobernador de Goiás, ex prefeito de Goiania, ex gobernador del Distrito Federal y ex senador, “tolerante cero” Joaquim Roriz (PMDB) de triste memoria.

Cuando se instituyó como “muchacho propaganda” de la tolerancia cero ya tenía acusaciones en la justicia por racista, improbidad administrativa, falsedad ideológica y crímenes contra la fe pública y denuncias por desvíos de dinero del Fondo de Amparo al Trabajador, por la compra de merienda escolar sobrefacturada y acuerdos de campaña electoral con el mayor delincuente del juego clandestino del Distrito Federal (el bicheiro) Manoel Durso.

En el 2007 se divulgó conversaciones telefónicas que lo mostraron negociando el reparto de 2,2 millones de reales (1 millón 300 mil dólares u 800 mil euros) con el ex presidente del BRB (Banco de Brasilia) Tarcísio Franklin de Moura y una revista de amplia circulación informó que Roriz habría utilizado parte de los 2,2 millones de reales para sobornar jueces del Tribunal Regional Electoral del Distrito Federal en proceso contra él en las elecciones del 2006. El 04 de julio del 2007, Roriz renunció al mandato como senador para escapar de un proceso por quiebra del decoro parlamentario en el Consejo de Ética del Senado. La “tolerancia infinita” con sus delitos había finalizado.

La adaptación de la tolerancia cero en Brasil

En San Pablo, Rio de Janeiro, Salvador y otras grandes ciudades brasileñas la violencia policial y militar urbana se justifica por el enfrentamiento al narcotráfico. Las acciones de hostigamiento permanente a los pobladores de los barrios pobres, pero sobre todo la demonización de los jóvenes desocupados de las favelas y sus culturas como el funk, el rap, el hip-hop, la focalización en los pequeños traficantes de drogas, los intentos de flexibilización o reducción de la frontera jurídica entre menores y adultos, la cárcel para los jóvenes con varias reincidencias, son sus métodos. A esto se combina la acción parapolicial, tanto de los grupos de exterminio que dosifican en el año la cantidad de matanzas en las distintas zonas y barrios de las ciudades para cultivar el terror en las poblaciones, como de las milicias que ocupan grandes zonas faveladas y controlan en ellas tanto los “negocios” (transporte informal, moto-boy, TV por cable, etc.) como el mismo tráfico de drogas, utilizando los numerosos asesinatos de los que son responsables para conseguir la disciplina a su liderazgo.

Todo se justifica con el enfrentamiento al narcotráfico. La mayoría de las muertes de pobladores inocentes se consideran “daños colaterales” de la lucha contra la peligrosa delincuencia urbana. La “filosofía” adoptada en cualquier operación policial contra delincuentes, no importa su grado de peligrosidad, es el exterminio. No la detención. Para el Secretario de Seguridad de Rio de Janeiro el error de los policías que acribillaron el auto de João Roberto, su madre y su hermano fue confundir el vehículo de los ladrones con otro similar de personas inocentes. No la balacera descomunal para abordar los ladrones. Es esta “filosofía” del exterminio la que provoca que un policía militar en Maranhão dispare cinco tiros para separar una pelea en un bar y con una bala perdida asesine a Cristiane de 8 años.

Las cifras de muertos por la policía en Rio de Janeiro son espeluznantes: en el 2007 fueron 586 muertes, de enero a mayo del 2008 fueron 649 ejecutados un aumento del 50% respecto a los mismos meses del 2006, antes que asumiera el actual gobernador Sergio Cabral Filho (PMDB). Recordemos que en estas cifras no están contabilizadas las matanzas de los parapoliciales que actúan como grupos de exterminio y milicias.

Ha sido Cabral quién aplica y justifica la más extrema política de exterminio en el país. La mayoría de los supuestos peligrosos delincuentes abatidos en enfrentamientos en las favelas de Rio de Janeiro y otras ciudades, no son más que ejecuciones sumarias de jóvenes desocupados seducidos por su única posibilidad de sobrevivencia: el menudeo de la droga.

Y lo peor de todo, es que los gobiernos latinoamericanos han aceptado entrar en esa demente “guerra contra la droga” desatada por USA acatando esa visión sesgada del Imperio que protege y defiende sus corporaciones de las drogas “legales” (alcohol, tabaco, psicofármacos) mientras presiona al mundo para combatir las drogas “ilegales” que le justifican en su propio país el racismo, la penalización de la pobreza y el despliegue de un estado policíaco-penal para dominar los desórdenes engendrados por la desocupación masiva, la imposición del trabajo asalariado precario y el achicamiento de la protección social.

25 de julio 2008, Isla de Santa Catarina, Brasil

or y periodista uruguayo radicado en Brasil. Integra el consejo de redacción de la revista alternativa Desacato (editada en portugués y castellano) que se actualiza semanlmente: www.desacato.info



Notas

1) Citado por Loïc Wacquant en Las cárceles de la miseria, Ediciones Manantial, Buenos Aires 2000.
2) Katherine Beckett y Bruce Western en Crime Control, American Style.
3) Terminal de ferrocarril de Río de Janeiro popularizada por el film Central do Brasil de Walter Salles (Oso de Oro del festival de Berlin 1998)
4) El origen de la favela del morro de la Providencia se remite a la Guerra de Canudos, en el siglo XIX, enfrentamiento entre tropas republicanas y seguidores de Antônio Conselheiro en el sertao bahiano. Los primeros moradores del Morro da Favela eran ex combatientes de la Guerra de Canudos y se instalaron en el lugar por vuelta de 1897. Cerca de 10 mil soldados fueron para Río con la promesa del gobierno de recibir casas en la entonces capital federal. El atraso en la construcción de los alojamientos prometidos llevó a los ex combatientes a ocupar provisoriamente las laderas del morro. Como es obvio las casas nunca aparecieron y los veteranos de Canudos allí quedaron viviendo en los años siguientes.
5) Demócratas es el actual nombre del antiguo Partido da Frente Liberal (PFL), partido de derecha neoliberal, del actual alcalde (prefeito) de Rio de Janeiro, Cesar Epitacio Maia entusiasta de la política de exterminio y responsable del colapso de los hospitales de Rio durante su gobierno.
6) Partido do Movimento Democrático Brasileiro (PMDB), partido de centro derecha que integra la coalición de gobierno junto al Partido de los Trabajadores de Lula.
7) Loïc Wacquant, Los Condenados de la Ciudad – Gueto, periferias y Estado. Siglo Veintiuno Editores 2007.
8) Loïc Wacquant, sociólogo y discípulo de Pierre Bourdieu, es investigador del Centre de Sociologie Européenne del Collège de France, Profesor Asociado en la Universidad de California-Berkeley, Profesor Invitado en Rio de Janeiro, París, Berlín, Los Ángeles y Nueva York y miembro fundador del grupo de activistas académicos franceses “Raisons d´agir”.
9) El 6 de octubre del 2007 el presidente Bush vetó la legislación que habría incrementado la financiación pública al Programa Estatal de Salud Infantil (SCHIP). Para esto Bush se apoyó en los argumentos de la conservadora Heritage Foundation, que está en contra de la implementación de un impuesto al tabaco para patrocinar el SCHIP porque afirma que “grava desproporcionadamente a los fumadores de bajos ingresos” además de a los “fumadores jóvenes”. En sus argumentos no mencionan para nada el impacto negativo que tendría el impuesto sobre el patrocinador de Heritage, Altria Group, el gigante de la industria tabacalera conocido antes como Philip Morris. La Foundation Heritage es una furiosa enemiga del tráfico y consumo de drogas “ilegales” y una “defensora incondicional” de los fumadores jóvenes y de bajos ingresos.
10) Entrevista realizada el 07 01 2000 por Sarah Dindo a Loïc Wacquant, para Dedans-Dehors de febrero del 2000.
11) Discurso pronunciado por R. Giuliani en la “Conferencia sobre las ciudades dignas de vivirse” con el auspicio de la Heritage Foundation, el Manhattan Institute y la State Policy Network. 1999.

Correspondencia de Prensa - Agenda Radical. germain5@chasque.net

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bM1W

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal