lahaine.org

compartir

                              

Dirección corta: http://lahaine.org/aG1h

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

21/02/2018 :: EE.UU.

EEUU: La desaparición de la huelga

x Doug Henwood
Las huelgas son el arma más poderosa de los trabajadores. Pero el año pasado cayeron a su minimo histórico en el régimen de EEUU

Según las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales, publicadas el pasado viernes, el año pasado fue el de menor número de huelgas significativas en la historia de EEUU: siete. Lo que se acerca al mínimo histórico de 2009, cinco, en las profundidades de la Gran Recesión, cuando la tasa de desempleo se acercaba al 10 por ciento. La tasa [oficial] de desempleo media del año pasado fue menos de la mitad, un 4,3 por ciento.

Está es la triste historia de la decadencia del arma más poderosa de los trabajadores en dos gráficos: 1- número de huelgas con la participación de 1.000 o más obreros; 2- días perdidos, como porcentaje del tiempo total de trabajo.

El número de días de “inactividad” - una palabra curiosamente moralizante para un instrumento de lucha de clases - no se acerca tanto a su suelo histórico. Hubo cuatro años en los que esta cifra fue menor (el número de días por trabajador perdidos por huelgas): todos los últimos años (2009, 2010, 2013, 2014).

Entre 1947 y 1979, hubo un promedio anual de 303 huelgas “importantes”(que implican a 1.000 o más trabajadores); desde 2010, el promedio ha sido 14. El número medio de días de “inactividad” pasó de casi 24.550.000 en el primer período a 708.000, un descenso del 97 por ciento.

Esta disminución podría tener algo que ver con el estancamiento de los salarios, una mayor inestabilidad en el trabajo, y recortes de beneficios, aunque, por supuesto, darle una vuelta es mucho más difícil que escribir una entrada en un blog de exhortación.

La mayor parte de esos días sin trabajar, el 79 por ciento de ellos, proceden de una sola huelga, la de  IBEW contra Charter Communications de la carta, que se encuentra en su día 318 día de paro cuando escribo.

Sólo dos otras huelgas han tenido lugar en el sector privado (AT & T y los concesionarios de automóviles en Chicago). Una de ellas fue en un hospital universitario (Tufts - véase el artículo de Jane Mcalevey sobre esta huelga, una de las pocas historias inspiradoras en este paisaje sombrío,  aquí). Y tres fueron contra instituciones públicas, todas en California (Condado de Riverside, la ciudad de Oakland, y la Universidad de California).

Los empresarios privados no tienen en absoluto que preocuparse por las huelgas, y no lo han hecho en más de una década. Y cuando el Tribunal Supremo dicte su decisión en el Caso Janus, que es casi seguro que destripe a los sindicatos del sector público, es muy probable que los ejecutivos del sector público vivan en la misma tranquilidad.

El mentor de McAlevey, Jerry Brown (ex presidente de la sección sindical 1199-Nueva Inglaterra, no el político de California), solía decir que la huelga era como un músculo: si los trabajadores no la ejercen de manera regular, se atrofia. Pues se ha atrofiado.

jacobinmag.com. Traducción: G. Buster para Sinpermiso. Extractado por La Haine

compartir

                              

Dirección corta: http://lahaine.org/aG1h

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal