lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aK5G

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

06/04/2018 :: Argentina, Mundo

El régimen argentino intenta con lo que sea cambiar la agenda económico-social

x Mario Hernández / Claudio Katz
Entrevista con Claudio Katz. Llama la atención el total incumplimiento de cualquiera de las previsiones económicas del régimen de Macri

Mario Hernández: Quisiera comenzar con una reflexión de tu parte ya que se cumplieron 135 años del fallecimiento de Carlos Marx el pasado 14 de marzo.

Claudio Katz: Nada más ni nada menos. Creo que es una figura que impacta actualmente. Hemos tenido una gran sucesión de conmemoraciones el último año y éste, la Revolución Rusa, el Che Guevara, Fidel, Gramsci, pero Marx ocupa una atención especial. Yo creo que en la actualidad se lo observa de otra manera, me parece que hay un renovado interés por la lectura teórica de Marx, en gran medida porque la etapa neoliberal actual tiene ciertas semejanzas con esa época del capitalismo puro que vivió Marx en el siglo XIX, entonces muchas reflexiones que hizo el gran pensador alemán recuperan nitidez ahora en el siglo XXI.

En general la obra de Marx va a preservar un gran interés mientras se sostenga un régimen social capitalista gobernado por la competencia, el beneficio y la explotación. Las razones que suscitan el interés por Marx son múltiples, uno las puede encontrar en todos los planos. Yo creo que entre otras cosas Marx es estudiado en la actualidad por el fuerte deterioro que sufren los salarios y que conducen a renovar el interés en la problemática de la explotación, de la plusvalía.

El neoliberalismo es un sistema que precariza el trabajo, expande el desempleo, incrementa la explotación y estamos viendo especialmente en la región asiática, en Bangladesh, Filipinas, Indonesia, un escenario que tiene muchos puntos en común con lo que describía Marx a principios del capitalismo en Inglaterra, con niveles de degradación laboral y sujeción social sin límites. Marx también interesa por la explosión de desigualdad que observamos en todos los continentes, y no es un fenómeno pasajero ni deriva de uno u otro modelo, se basa en el sistema capitalista que se asienta en las ganancias y que obliga a ensanchar la brecha entre el grupo de los que confiscan el trabajo ajeno y los que padecen la explotación.

Además, me parece que en los últimos años estamos viendo formas de lo que ahora se llama "acumulación por desposesión", formas muy violentas de acumulación de capital basadas en el extractivismo, privatizaciones, degradación de la fuerza de trabajo y eso también conduce a la atención que puso Marx en los procesos de acumulación primitiva. Podríamos hablar de la masificación del desempleo, que vuelve a poner la atención en el significado del ejército de reserva que planteó Marx o el efecto de la revolución digital, el gran problema de si son las máquinas las culpables del desempleo o la tasa de rentabilidad que exigen los capitalistas. Por lo tanto, Marx interesa por la actualidad, por su relevancia contemporánea. Y transcurrida la conmemoración hay toda una generación que siente curiosidad por Marx y va a retomar su lectura con más intensidad.

Y un día volvió el FMI a la Argentina.

Y sí. Con disfraz de buenos modales.

Lagarde hasta se tomó un tiempo para visitar las Cataratas con su pareja.

Básicamente elogiando a Macri porque es el que le garantiza a los Bancos cobrar. Yo creo que el FMI ya sabe que este modelo tiene un problema de endeudamiento grave, ya sabe que como van las cosas en algún momento va a tener que volver como auxilio, eso que ya conocemos bien en Argentina, y están preparando todo para eso. Al mismo tiempo que están muy interesados en que Macri siga más allá del 2019 para tener un hombre de ellos que les garantice cobrar la deuda.

Como economista te quiero consultar en dónde estamos parados porque se han volcado cantidades de cifras en el discurso de apertura de las sesiones legislativas el 1° de marzo y el otro día cuando Marcos Peña hizo su presentación ante el Parlamento.

La mejor manera es contrastar lo que prometía Macri con lo que tenemos hoy, después de dos años. Él auguraba una lluvia de dólares, decía que bajar la inflación era muy sencillo, que íbamos a tener alto crecimiento, creación masiva de empleo, emprendedores, que incluso se venía el retorno de la Argentina al mundo que sería premiado con financiamiento productivo y expansión de las exportaciones. Lo que llama la atención es el total incumplimiento de cualquiera de las previsiones de Macri. Al principio decía que todo se estaba demorando un poquito, que había que esperar hasta el segundo semestre, después el segundo semestre se extendió a todo el año pasado y ahora dicen que el segundo semestre va a venir en el 2018 o si Macri es reelecto.

"Lo peor ya pasó".

Claro. Es una forma de ocultar que lo peor está por venir. Y es así, se puede ver en cualquier dato, no hace falta la sofisticación de un economista. Ellos dicen que están bajando la inflación pero cuando asumieron la duplicaron.

¿Por qué no cede la inflación?

No solo no cede sino que además está aumentando, está por encima del 70% en los dos años de Macri. Él decía que en el 2016 iba a ser del 2% y fue del 41%, en el 2017 iba a ser del 17% y fue del 24% y ahora nadie baja del 23/24% para este año.

Ya llevamos 4% en los primeros dos meses.

Y ahora lo que vamos a tener es el efecto de la devaluación porque no van a retrasar el tipo de cambio, después del giro que pegaron en diciembre tienen mucho miedo de que se retrase el tipo de cambio, de que se genere una situación del tipo convertibilidad y entonces esta conexión en la que sube el dólar y suben los precios, la van a dejar correr. Además se viene el aumento de las tarifas. Con lo cual tenemos una hoguera inflacionaria.

En la época del kirchnerismo teníamos una fuerte restricción de la oferta ante una demanda recompuesta, subía el consumo y había poco abastecimiento de bienes. Ahora tenemos todo el combo clásico de la Argentina. Aumentan los precios por tarifazos, por descontrol total del Estado y por el déficit fiscal. En la interpretación de ellos hay inflación por déficit fiscal. Para ellos es la única causa. Si hay inflación por déficit fiscal estamos en el mundo del súper déficit fiscal. El bache de las cuentas públicas anda por el 6/7% y fíjate que ahora ellos tuvieron un blanqueo de capitales que les permitió tener cierta recaudación el primer año y ahora el problema del déficit no es solo el gasto primario sino el pago de los intereses de la deuda. Cada tarifazo que hacen que mejore la recaudación queda ampliamente compensado por el endeudamiento externo y el pago de los intereses.

Ellos dicen que eso no es déficit.

Claro porque lo va a pagar el que viene, así cualquiera razona las cosas. Todo el arte de este gobierno es el endeudamiento. Ellos dicen que a diferencia del kirchnerismo emiten poco, claro, porque han puesto en marcha una locura de endeudamiento.

¿De qué cifras estamos hablando?

Perdí la cuenta y creo que no soy el único. La mejor manera de tener una dimensión es que Argentina con Macri se ha convertido en el principal emisor de títulos públicos prácticamente de todas las economías medianas y grandes. Y lo está haciendo a tasas superiores al promedio regional y por esa razón todos los informes de Wall Street dicen que Argentina está entre las 5 economías más vulnerables a cualquier efecto de una imprevista crisis internacional.

Te diría que de todos los agujeros que está generando el macrismo, los dos más preocupantes son: uno es muy conocido ya, la fuga de capitales, es una película que ya vimos, pero es muy grave porque quiere decir que de cada 100 dólares que entran 84 se van, hacen la bicicleta con las Lebacs y se van.

Hasta los propios funcionarios tienen el dinero fuera del país.

Empezando por ellos. Pero el punto crítico es el déficit comercial. El año pasado la Argentina tuvo un déficit histórico, el más grande de los últimos 40 años y el de este año va a ser superior. Y cada vez que Argentina entra en esa situación el país está en serios problemas, porque se está endeudando y para endeudarse necesita dólares, los dólares vienen de la diferencia entre lo que importás y exportás y se están cayendo las exportaciones no por sequías, sino por la pérdida de cambio y de mercados internacionales.

Una cosa bastante dura para el gobierno es que ellos tenían una gran esperanza en que el retorno de la Argentina al mundo iba a ser recibido con los brazos abiertos por nuestros "socios" y cada día hay una noticia peor en materia de comercio exterior. Trump no solo se burló de Macri sino que además le cerró el mercado de limones, después el biodiesel, después el acero. Europa no quiere saber nada con una venta mayor de carnes y por eso las giras de Macri son una vergüenza, tuvo que ir a Rusia y a China, los países contra los que despotricaba a ver si mendiga alguna inversión, algún crédito o alguna compra de algo.

Por donde lo mires están armando realmente un problema de gran envergadura. Y por eso en general el gobierno ha pasado a las justificaciones, porque decir que todo va bien ya no lo cree nadie, entonces empiezan con la idea de que la herencia ha sido más pesada de lo imaginado, "no dijimos toda la verdad" y en realidad eso es lo que dice cualquier gobierno para exportar culpas.

Si lo ves con racionalidad, Macri no asumió con la hiperinflación del ´89 o el colapso del 2001. No tuvo un desastre. Otros dicen que todo anda lento por el gradualismo y que si fuera más rápido todo iría mejor, pero en realidad con este modelo no veo la razón de porqué si fueran más rápido irían mejor, en realidad enfilaríamos al abismo a mayor velocidad. Porque si las cosas estuvieran bien encaminadas tendríamos que ver algún brote verde de lo que se viene y en realidad no hay nada, no se ve ninguna punta de nada.

Dame una buena noticia Claudio.

La lucha social. Es una muy buena noticia. Cuando ellos dicen que hay que hacer gradualismo porque un ajuste severo no sería aceptado es la única verdad del macrismo. Ahí no mienten. Cuando dicen que no pueden, porque la derecha cavernícola dice que hay que hacer un shock doloroso, que hay que despedir empleados públicos, como si la Argentina no hubiera tenido la cirugía sin anestesia en los ´90.

Además, ellos dicen que hay que producir una tragedia social en el pueblo, no entre sus amigos, no dicen que hay que recortar el nivel de vida de la gente que se va a Punta del Este, ¡no!, el shock es para el pueblo. Frente a eso Macri dice que no pueden porque hay una resistencia enorme, eso es así y se vio claramente en diciembre. Macri logró aprobar ese atropello a los jubilados en el Congreso pero en la calle perdió y me parece que esa derrota es lo que ha dejado al gobierno sin brújula, porque ahora no están tan claros.

Sin programa. Clarín se lo reclama permanentemente.

Yo creo que el único gran programa de ellos es la reelección, aguantar el 2018 y llegar al 2019 reelegirse y ahí empezar el ajuste en serio. Porque se dan cuenta de que con las relaciones de fuerza actuales pueden continuar la agresión, despidos de empleados, cierres de empresas, recortes de planes sociales, pero no el ajuste demoledor que quieren hacer. Por eso no tienen rumbo. Patricia Bullrich estaba dispuesta a sacar a la Gendarmería todos los días a la calle a fin del año pasado, y ahora tienen vacilaciones en el nivel de represión que van a usar. Al mismo tiempo tampoco están seguros si continuar con esa campaña de apresar a Moyano. La propia marcha sindical que se realizó hace varias semanas fue muy grande, demostró de nuevo al movimiento obrero en la calle.

Me sorprendió la declaración de Agustín Rossi, cuando dice de hacer "un amplio frente, hasta con el FIT".

Yo creo que si el gobierno está mareado, el kirchnerismo está doblemente mareado. El gobierno está mareado pero sabe lo que quiere, en el sentido que Macri sabe que ahora no puede aplicar lo que quiere, entonces Durán Barba le diseña toda una estrategia de distracciones mediáticas o incluso de maniobras audaces como el aborto, intentar con lo que sea cambiar la agenda económico-social e incluso aceptar una agenda de derechos de la mujer, o al menos hacer demagogia en ese terreno.

Ellos necesitan aguantar, sobre todo este primer semestre, desactivar la lucha docente, dividir la lucha, lograr una fuerte cooptación de los gordos de la CGT y una neutralización del resto de los sindicatos. Pero a mí me parece que el kirchnerismo no sabe qué quiere hacer, están muy golpeados por el resultado electoral del año pasado, pese a que Cristina logró una muy buena elección, ellos sienten que Cristina no puede ser la candidata, entonces han empezado a tejer una alianza con el peronismo, pero eso está todo en veremos y mientras tanto Macri está aliándose con los gobernadores para frenar esa alternativa del peronismo y lo que pinta por el peronismo es una opción más conservadora que el kirchnerismo.

Yo creo que ahí todavía la cosa está muy abierta, la agenda económica-social va a seguir dominando en los próximos meses como el tema clave y probablemente el escándalo de corrupción en el que está metido el gobierno. Esa era la bandera de ellos, decían que con la honestidad iban a revertir todo lo que se robaron en la década anterior, que iba a imperar la transparencia y es una cleptocracia descarada. Empezando por el gran negocio de los últimos dos años, capitalizar empresas de la familia Macri o allegados con información confidencial, por ejemplo, ellos saben que el peaje va a aumentar, entonces se valoriza la empresa de peajes y la venden, lo mismo con las empresas aéreas, los parques eólicos, lo mismo preparaban con los correos y amigo Nicolás Caputo con su constructora o el primo Calcaterra que están en una cosa parecida. Y después negociar de los dos lados del mostrador, Aranguren con Shell, Quintana con Farmacity, es una cosa increíble.

Las líneas aéreas, Fly Bondi, Etchevere con la Sociedad Rural, que hasta Laura Alonso tuvo que llamarle la atención.

Yo creo que lo más sorprendente de todo esto es que ellos han conformado un gabinete de Ceos pensando en que se traslada el gerenciamiento de las firmas a la función pública, entonces todo funciona bien. Gran parte de la población los votó pensando que si los ricos están en el gobierno van a invertir, o como decía Macri "ahora tenemos patriotas que dejaron de ganar mucha plata en sus actividades privadas para servir a la Nación", entonces eso va a generar prosperidad. Pero lo que estamos viendo es que cada Ministro maneja un plan de negocios particular en su radio de influencia y lo que me llama la atención es la inoperancia, son más inoperantes que cualquier funcionario político en parte porque hay un descontrol total de gastos, cada uno maneja su caja a gusto, hay una ausencia de un comando, un Cavallo en el área económica y, sobre todo, hay un predominio de financistas en el gobierno que dan rienda suelta no solo al endeudamiento sino al manejo de empresas off shore. Macri va a ser recordado como el experto en evadir impuestos, en encubrir fraudes, lavar dinero. Todos tienen dinero en paraísos fiscales.

Que fue lo que hizo toda la vida como empresario, él y su papá.

Y Caputo, Aranguren, Grindetti, etc., todos. Porque los grandes capitalistas del país hacen sus operaciones en las cuevas offshore y todos tienen sus patrimonios en el exterior. Como decías vos, convocan a pensar en pesos y a fortalecer el ahorro nacional y su plata está afuera. La última fue colocar al frente de la AFIP a un experto en proteger millonarios que evaden operaciones fiscales. Argentina ocupa el 5º lugar en el ranking mundial de evasión. Lo hacen unos expertos, una ONG internacional. No sé qué pasará en el Mundial de Fútbol pero en ese podio Macri nos va a tener seguro.

La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aK5G

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal