lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/eE9l

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

25/06/2022 :: Medio Oriente

Informe confirma papel directo de Ariel Sharon en la masacre de Sabra y Shatila

x The Cradle
Al final de la masacre sionista, que duró más de 40 horas, los cuerpos de aproximadamente 3500 civiles, tanto palestinos como libaneses, cubrían las calles y callejones

Un informe del periódico israelí Yedioth Ahronoth ha revelado información que confirma el papel del que fuera hombre fuerte israelí, Ariel Sharon, en las masacres de Sabra y Shatila, que tuvieron lugar en Beirut, Líbano, en septiembre de 1982.

El informe reveló nueva información de que los comandantes militares israelíes, junto con Sharon, entonces ministro de Asuntos Militares, se coordinaron directamente con las milicias libanesas derechistas aliadas pertenecientes a Kataeb y las Fuerzas Libanesas (LF).

El plan también fue aprobado por el entonces primer ministro israelí Menachem Begin (cómo no, premio Nobrel de la paz. Otro que tal...).

Comienzo

La masacre de Sabra y Shatila fue llevada a cabo por las fuerzas de ocupación del régimen israelí y sus aliados, el Kataeb y el LF, que fueron dirigidos por el presidente electo Bashir Gemayel hasta su ajusticiamiento el 14 de septiembre de 1982.

Como excusa, Kataeb y LF culparon a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) por la muerte del fascista, y la masacre se cometió bajo la apariencia de venganza.

Comenzó con el bombardeo de los campos de refugiados palestinos en los barrios de Sabra y Shatila por parte de las fuerzas sionistas el 15 de septiembre de 1982, después de que los invasores rodearan los campos con puestos de control.

En la mañana del 16 de septiembre de 1982, las fuerzas del régimen israelí, siguiendo el plan elaborado, dieron paso a las milicias Kataeb y LF entraran en los campamentos. Al final de la incursión, que duró más de 40 horas, habían muerto entre cerca de 3.500 civiles, tanto palestinos como libaneses.

La masacre

Las fuerzas de ocupación israelíes, que tenían rodeada la zona, observaron satisfechos los brutales asesinatos en masa.

Un relato de los horribles detalles de la masacre, que no perdonó a nadie (hombres, mujeres, niños y familias enteras en sus hogares) fue detallado por el libro Sabra and Shatila: Inquiry into a Massacre del periodista israelí Amnon Kapeliouk :

"La masacre comenzó inmediatamente, y duró cuarenta horas sin parar... En la primera hora, los pistoleros mataron a cientos de personas; disparaban a todo lo que se movía en los callejones.
Derribaron las puertas de las casas y acabaron con familias enteras que estaban cenando. Algunas familias fueron asesinadas en la cama, todavía con el pijama puesto. En muchos hogares, se encontraron niños de tres o cuatro años en pijama y con las mantas empapadas de sangre... En muchos casos, los atacantes desmembraron a sus víctimas antes de matarlas.
Aplastaron las cabezas de niños y bebés contra las paredes. Las mujeres y las niñas eran violadas antes de ser masacradas con hachas. A menudo sacaban a los hombres de sus casas para ejecutarlos rápida y colectivamente en la calle con hachas y cuchillos.
Los terroristas sembraron el terror al masacrar indiscriminadamente a hombres, mujeres, niños y ancianos... Se encontró el brazo de una mujer cortado a la altura de la muñeca para poder robarle las joyas".

El nuevo informe también indicó que las fuerzas invasoras israelíes y los capos de las milicias Kataeb y LF se reunieron en los días posteriores a la masacre para discutir métodos de cómo ocultar la participación israelí en la masacre.

En la actualidad

Kataeb y LF siguen siendo partidos políticos activos en el Líbano. El actual líder de la LF, Samir Geagea , entrenado en Israel, pasó años en prisión después de la guerra civil libanesa por su papel en varias masacres, así como por el asesinato del ex primer ministro libanés Rashid Karami. Más recientemente, Geagea fue acusado por su participación en la masacre mortal de Tayouneh en Beirut, Líbano, el 14 de octubre de 2021.

Militantes aliados de la LF abrieron fuego contra una protesta pacífica de simpatizantes de Hezbolá y del Movimiento Amal en el barrio de Tayouneh. Los manifestantes exigían la destitución del juez Tarek Bitar, respaldado por EEUU, acusado de politizar la investigación de la explosión en el puerto de Beirut. La emboscada previamente planeada dejó siete muertos, con al menos dos de los civiles desarmados baleados por miembros de las Fuerzas Armadas Libanesas (LAF).

En su primer discurso tras la masacre de Tayouneh el 18 de octubre de 2021, el secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, llamó a la LF “la mayor amenaza para los cristianos en el Líbano y para la seguridad de la comunidad cristiana”.

Nasrallah destacó el hecho de que mientras LF se puso del lado de los grupos terroristas en Irak y Siria, los combatientes de Hezbollah lucharon del lado de los cristianos.

“El LF es una amenaza porque se ha aliado con ISIS y el Frente Al-Nusra”, dijo Nasrallah, “y aquellos que abandonaron a los cristianos en Irak son los grupos terroristas Wahhabi que están dirigidos por Arabia Saudita”.

“Si ISIS y Al-Nusra hubieran ganado, ningún cristiano se habría quedado en Siria”, dijo Nasrallah, y también señaló que la alianza de LF con ISIS y Al-Nusra es una seria amenaza tanto para Siria como para el Líbano.

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/eE9l

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal