lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fG4Q

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

10/05/2022 :: EE.UU., Asia, Països Catalans

Inspiraciones de la Guerra de Ucrania: No tiene sentido contar con la "amabilidad" de EEUU

x Luo Siyi
La posición económica de EEUU se ha debilitado considerablemente, pero su ejército sigue siendo fuerte. Por lo tanto, está tratando de trasladar el problema al campo militar

Preámbulo

Desde hace más de 20 años, la expansión militar extranjera de los EEUU es evidente. Pero aun así, la guerra de Ucrania también representa un cambio cualitativo en la política militar estadounidense. Antes EEUU solo había emprendido acciones militares contra países en desarrollo que eran mucho más débiles en poderío militar y no poseían armas nucleares. En orden cronológico, las principales operaciones militares agresivas de EEUU contra países en desarrollo incluyen: bombardeo de Yugoslavia en 1999; invasión de Afganistán en 2001; invasión de Irak en 2003; ataques aéreos de 2011 sobre Libia.

Sin embargo, la amenaza de EEUU de llevar a Ucrania a la OTAN, desencadenando una guerra, muestra que la política militar de EEUU no se limita a atacar a los países en desarrollo que son mucho más débiles que él. Aunque EEUU sabía de antemano que su expansión hacia el este con Ucrania afectaría los intereses más importantes de Rusia (un movimiento que claramente cruzó la línea roja de una Rusia con capacidades militares y nucleares extremadamente poderosas, a la par con las de EEUU), EEUU decidió que estaba preparado para correr el riesgo.

Aunque, al menos hasta ahora, EEUU no ha enviado tropas a Ucrania y ha dejado claro que no se arriesgará a una guerra con una Rusia con armas nucleares para evitar una guerra mundial, se enfrenta a Rusia en forma de guerra de poder. Esto se refleja no solo en la propuesta inicial de EEUU para que Ucrania se una a la OTAN, sino también en el entrenamiento de las tropas ucranianas por parte de EEUU antes de la guerra, el suministro a Ucrania de grandes cantidades de armas militares y de satélites y otra información de inteligencia durante la guerra.

¿Cómo empujó EEUU a Ucrania a la guerra?

Debido a que es importante comprender los objetivos de EEUU en la guerra de Ucrania, es necesario reconocer cómo orquestó la guerra desde una perspectiva fáctica. Sin embargo, antes de pasar al tema de este artículo, que es analizar los factores que llevan a EEUU a adoptar una política militar agresiva en escalada, es necesario mencionar el artículo del Dr. Vyacheslav Tetkin, miembro del Comité Central de la Partido Comunista de la Federación Rusa "¿Cómo EEUU empujó a Ucrania a la guerra?".

El artículo deja claro que Ucrania no es más que un peón de EEUU contra Rusia:"Ucrania comenzó a prepararse para la guerra ya en 2014, hace ocho años. Para ser más precisos, Ucrania fue empujada deliberadamente a la guerra... Durante esos ocho años, los EEUU jugaron un sucio juego estratégico, presionando a los pueblos de dos naciones hermanas. en una guerra sangrienta unos con otros...

"Rusia se vio obligada a entrar en la guerra. Todo comenzó con el golpe de Estado en Ucrania en febrero de 2014, cuando las fuerzas antirrusas llegaron al poder con el apoyo de los EEUU y los neonazis locales...

"Durante la 'reforma' iniciada en 1991, el ejército ucraniano sufrió pérdidas considerables. Como resultado, en 2014, el ejército ucraniano ya no era una fuerza de combate. El equipo militar estaba en mal estado; la moral de los oficiales y soldados estaba baja debido al bajo gasto militar. El ejército ucraniano no quería y no podía luchar ...

"Después del golpe de 2014, la camarilla gobernante en Kiev cambió la orientación de las finanzas del estado, de mejorar el bienestar de la gente a fortalecer el ejército. El presupuesto militar de Ucrania ha aumentado de 1.700 millones de dólares en 2014 a 8.900 millones de dólares en 2019 (5,9 % del PIB del país). Ucrania gasta tres veces más (como porcentaje del PIB) en fines militares que los países occidentales desarrollados...

"El gasto militar es una prueba convincente de que Ucrania se estaba preparando para una gran guerra... Cientos de militares de EEUU y otros países de la OTAN han participado en entrenamiento militar.

"Se gastaron enormes sumas de dinero en restaurar equipos militares. Durante la guerra de Donbas de 2014-15, el ejército ucraniano contó con poco apoyo aéreo ya que casi todos sus aviones de combate necesitaban reparaciones. Sin embargo, en febrero de 2022 la Fuerza Aérea de Ucrania tenía alrededor de 150 aviones de combate, bombarderos y aviones de ataque listos para el combate. Y tal escala de ensamblaje solo tiene sentido para capturar el Donbass.

"Al mismo tiempo, se construyeron importantes fortificaciones cerca del Donbass para resistir los ataques de represalia... Los salarios de los soldados se triplicaron para fines de 2021, de 170 a 510 dólares. El gobierno ucraniano ha estado ampliando drásticamente el tamaño de sus fuerzas armadas.

"Los preparativos para la guerra en Ucrania se completaron a fines de 2021. Se ha restaurado la capacidad de combate del ejército y se ha reparado y modernizado el equipo militar...

"Sin embargo, incluso un ejército ucraniano moderno no puede desafiar a Rusia, que se encuentra detrás del Donbass. Pero eso no molestó a EEUU. Su gran objetivo es utilizar a Ucrania como arma contra Rusia. Por lo tanto, EEUU tiene planeadas dos opciones para la nueva Ucrania militarizada bajo el régimen neonazi. La primera es la conquista del Donbass y la invasión de Crimea, la segunda opción es una intervención armada para provocar a Rusia...

"Rusia se dio cuenta de que la Ucrania controlada por EEUU sería un peligro muy real. En diciembre de 2021, Moscú hizo una serie de demandas a la OTAN para garantizar los intereses de seguridad legítimos de Rusia. Occidente ignoró con arrogancia estas demandas, sabiendo que los preparativos para una invasión del Donbass estaban en pleno apogeo. Las unidades más preparadas para el combate del ejército ucraniano ascienden a 150.000 soldados y se concentran cerca del Donbass. Pueden romper la resistencia del ejército local en 2-3 días, destruir completamente Donetsk y Luhansk y hacer que los defensores paguen con sangre...

"La responsabilidad de lo que está pasando en Ucrania recae enteramente en los EEUU y sus aliados, que están utilizando al pueblo ucraniano como arma. "

La guerra de Ucrania es un punto crítico de cambio cualitativo en la escalada de la expansión militar estadounidense

Por lo tanto, la combinación de la postura política básica (EEUU insiste en que Ucrania "tiene derecho" a unirse a la OTAN) y los hechos militares (EEUU proporciona armas a Ucrania) muestra claramente que EEUU provoca deliberadamente una confrontación entre Rusia y Ucrania, aunque esto inevitablemente conduciría a los EEUU y Ucrania a un conflicto directo con Rusia. Por lo tanto, al evaluar la crisis de Ucrania, debe tenerse en cuenta que EEUU intensificó las amenazas militares y pasó de apuntar a los países en desarrollo, amenazas que son injustas pero sin riesgo directo de desencadenar una guerra mundial, a apuntar a una potencia como Rusia. Entonces, es necesario analizar qué factores conducen a la escalada de la amenaza militar estadounidense. Si esto es temporal, después de lo cual EEUU reanudará la línea pacífica, o la dependencia de EEEUU de las amenazas militares será una tendencia a largo plazo.

Esto es fundamental para todos los países, especialmente para China. Por ejemplo, mientras intensificaba las sanciones contra Rusia, EEUU también impuso aranceles a los productos chinos, difundió mentiras relacionadas con Xinjiang en la comunidad internacional e intentó vaciar la política de una sola China.

Como todos sabemos, desde que Biden llegó al poder, EEUU ha planteado con frecuencia el tema de Taiwán, como por ejemplo:

o Por primera vez desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y EEUU, invitó a los llamados "representantes de Taiwán en EEUU" a asistir a la toma de posesión presidencial;

o La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, anunció que visitaría Taiwán, aunque esto fue antes de que contrajera el virus;

o EEUU pide la participación de Taiwán en el sistema de las Naciones Unidas;

o EEUU fortalece la venta de armas a Taiwán;

o Ha aumentado el número de delegaciones estadounidenses en Taiwán;

o EE.UU ha aumentado su despliegue militar en el Mar de China Meridional y envía regularmente buques de guerra a través del Estrecho de Taiwán;

o Las fuerzas especiales estadounidenses entrenan en secreto a las tropas taiwanesas en Taiwán;

EEUU es plenamente consciente de que la política de una sola China involucra los intereses nacionales más importantes de China y es la base de las relaciones entre ambos países. Abandonar la política de una sola China es cruzar la línea roja de China, lo cual es más peligroso que tratar de incorporar Ucrania en la OTAN. Entonces, está claro que EEUU está tratando de vaciar la política de una sola China de una manera provocativa, al igual que decidió deliberadamente cruzar la línea roja de Rusia sobre Ucrania.

Sobre la cuestión de si la provocación de EEUU contra China y Rusia es temporal o de largo plazo/permanente, la conclusión clara de este artículo es que la tendencia de escalada militar de EEUU continuará. Sin embargo, debido a la importancia práctica extrema de este tema, que puede implicar una guerra, no es aconsejable cualquier propaganda falsa exagerada o engañosa sobre esto. Por lo tanto, este artículo tiene como objetivo analizar las razones importantes por las que la agresión militar de EEUU se intensificará aún más en el próximo período desde la perspectiva más realista, tranquila y objetiva, y que esta tendencia a su vez impulsará a EEUU a implementar políticas más peligrosas.

Un factor importante que impulsa la escalada de la política militar de EEUU es que ha perdido de forma permanente su abrumador dominio de la economía mundial

Resumido en los hechos más básicos, el factor clave detrás de los más de 20 años de escalada de la política estadounidense de agresión militar es claro: EEUU ha perdido permanentemente su abrumador dominio de la economía mundial. Pero al mismo tiempo, EEUU aún mantiene una ventaja en poder militar y gasto militar. Este será un momento muy peligroso para la humanidad, durante el cual puede intentar usar su poderío militar para compensar sus deficiencias económicas. Esta es la razón por la cual ha escalado su amenaza militar de apuntar a países en desarrollo a apuntar a grandes potencias como Rusia.

Entonces surge la pregunta: ¿se intensificará aún más la agresión militar de EEUU para enfrentar a China o, en el caso más extremo, estará EEUU dispuesto a iniciar una guerra mundial? Para responder es necesario realizar un análisis preciso de la situación económica y militar de los EEUU.

El primer y más importante problema para hacer una evaluación correcta de la situación económica y militar en los EEUU es un análisis fáctico de la misma. Contrariamente a la propaganda estadounidense de que "la economía de los EEUU está llena de vitalidad", su participación en la economía mundial ha tenido una tendencia a la baja a largo plazo. Para obtener una mejor comprensión de esto y determinar su relación con la política militar actual de los EEUU, es necesario comparar el poder económico de los EEUU durante la era antigua y la nueva de la Guerra Fría.

Cómo difiere el poder económico y militar de EEUU entre la antigua y la nueva era de la Guerra Fría

Hablemos primero de la economía. Según el economista de renombre mundial Angus Maddison, en 1950, justo en el comenzo de la primera Guerra Fría, el PIB de los EEUU representaba el 27,3% del PIB mundial. En contraste, el PIB de la Unión Soviética, el país socialista más grande en ese momento, representaba el 9,6% de la economía mundial. Es decir, la economía estadounidense era casi tres veces más grande que la economía soviética.

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la mayor crecida del PIB de la URSS respecto a los EEUU llegó al 44,4% en 1975. Es decir, incluso en la cúspide del desarrollo económico soviético, la economía estadounidense era más del doble del tamaño de la URSS. En conclusión, EEUU estuvo económicamente por delante de la URSS durante la antigua Guerra Fría.

Volvamos a la situación actual. Incluso a tipos de cambio de mercado, el PIB de China ha alcanzado el 74% del de EEUU, mucho más de lo que alguna vez logró la Unión Soviética. Además, la economía de China está creciendo mucho más rápido que la de EEUU.

Según el cálculo de paridad del poder adquisitivo (PPA) utilizado por Madison, la economía de China ya es un 18 % más grande que la de EEUU. El Fondo Monetario Internacional (FMI) predice que para 2026, la economía de China superará a la de EEUU en un 35% en términos de paridad de poder adquisitivo. Por lo tanto, la brecha económica entre China y EEUU es mucho menor que la que existía entre EEUU y la Unión Soviética.

En otros aspectos, China es, con mucho, la nación manufacturera más grande del mundo desde cualquier punto de vista. Según los últimos datos, en 2019, la productividad manufacturera de China representó el 28,7 % de la participación mundial, frente al 16,8 % de EEUU. Y la participación de la productividad manufacturera mundial en la URSS nunca estuvo cerca de la de los EEUU.

En cuanto al comercio de bienes, China ha humillado a EEUU al vencer en la guerra comercial iniciada por Trump. En 2018, China ya era la nación comercial de productos básicos más grande del mundo. Pero en ese momento, la participación de China en el comercio mundial de mercancías era un 11 % más alta que la de EEUU, y en 2021, la participación de China es un 35 % más alta. En cuanto a las exportaciones de mercancías, la situación en EEUU es aún peor. En 2018, la proporción de las exportaciones de mercancías de China en el mundo fue un 53 % superior a la de los EEUU; en 2021, la proporción de China fue un 92 % superior. En conclusión, hasta ahora China no solo se ha convertido en el mayor comerciante de mercancías del mundo, sino que también ha vencido claramente a EEUU en la guerra comercial iniciada por las administraciones de Trump y Biden.

Desde una perspectiva macroeconómica más importante, la inversión china, es decir, los ahorros (ahorros gubernamentales, corporativos y domésticos), el motor del crecimiento económico, es mucho mayor que en los EEUU. Según los últimos datos, en 2019, el ahorro total de China fue de 6,3 billones de dólares, en comparación con los 4,3 billones de dólares de EEUU, un 56 % más. Pero esta cifra subestima significativamente la ventaja del ahorro de China sobre los EEUU porque no tiene en cuenta la depreciación. Una vez que se tenga, el ahorro total de China en 2019 será de 3,9 billones de dólares, en comparación con los 0,6 billones de dólares de EEUU, un 635 % más. En general, mientras que los ahorros totales de China han crecido sustancialmente cada año, los de EEUU apenas lo han hecho.

Como resultado, la economía china no solo superó a la de EEUU durante todo el período de 40 años desde 1978, sino que continuará haciéndolo en el futuro previsible. En dólares estadounidenses ajustados por inflación, desde 2007, el año anterior a la crisis financiera mundial, la economía estadounidense ha crecido un 24 % y la de China un 177 %. Con todo, la economía capitalista de EEUU ha fracasado estrepitosamente frente a la economía socialista de China en un ambiente de competencia pacífica.

La economía mundial avanza hacia la multipolarización

Como se señaló anteriormente, el liderazgo de EEUU en productividad, tecnología y tamaño de las empresas significa que su economía general sigue siendo más fuerte que la de China, pero la brecha entre las economías de EEUU y China es mucho menor que la que existía entre las economías de EEUU y la Unión Soviética.

Además, por cualquier cálculo, se puede ver que EEUU ha perdido permanentemente su abrumador dominio de la economía mundial. Según la paridad del poder adquisitivo, en 2021, EEUU solo representará el 16 % de la producción económica total del mundo, es decir, el 84 % de esa producción será creada por países distintos a los EEUU. Económicamente, ha llegado la era de la multipolaridad global en lugar del dominio unipolar de EEUU.

Sin embargo, como muestra el análisis a continuación, EEUU concluye que debería tratar de utilizar medios militares y políticos para evitar esta multipolarización económica.

Poderío militar de EEUU

Estos reveses económicos en los EEUU han llevado a algunos, especialmente en círculos occidentales, a creer que el fracaso de los EEUU es inevitable, o incluso que ya sucedió. Un pequeño número de chinos también tiene puntos de vista similares y creen que la fuerza integral de China ha superado a la de EEUU. Estos puntos de vista están completamente equivocados. Olvidan el famoso dicho de Lenin "La política debe tener prioridad sobre la economía" o el famoso dicho del presidente Mao "El poder viene del cañón de un arma". El hecho de que EEUU haya perdido la competencia económica pacífica no significa que permitirá que esta tendencia económica continúe pacíficamente, es decir, cometer el error de anteponer la economía a la política. En cambio, impulsará a EEUU a probar otros medios militares y políticos para compensar sus deficiencias económicas.

Más bien, el peligro para todas las naciones es que, si bien EEUU ha perdido irreversiblemente su dominio económico global, no ha perdido su superioridad militar. Su gasto militar excede el de los siguientes nueve países combinados. Solo en el campo de las armas nucleares hay otro país, Rusia, que puede igualar la fuerza de los EEUU, porque Rusia ha heredado las armas nucleares de la Unión Soviética. La cantidad exacta de armas nucleares en poder de los países es generalmente un secreto de estado, pero un importante informe de 2022 de la Federación de Científicos Estadounidenses muestra que las reservas de ojivas nucleares de Rusia ascienden a 5.977, en comparación con 5.428 en los EEUU. Rusia y EEUU tienen cada uno alrededor de 1.600 ojivas nucleares estratégicas. EEUU tiene muchas más armas nucleares que China. Al mismo tiempo, en el campo de las armas convencionales, EEUU gasta mucho más que cualquier otro país. En conclusión, si EEUU ha perdido su capacidad de dominar por completo la producción mundial, mantendrá una enorme ventaja en el gasto militar, excepto en armas nucleares.

Esta diferencia entre la posición económica y militar de EEUU es la diferencia fundamental entre la "nueva Guerra Fría" que libra y la "vieja Guerra Fría" que libró contra la Unión Soviética.

Durante la antigua Guerra Fría, EEUU y la Unión Soviética eran comparables en poder militar, pero como se muestra arriba, la economía de EEUU era mucho más grande que la de la Unión Soviética. La estrategia estadounidense en ese momento era tratar de trasladar el problema al ámbito económico. Incluso la acumulación militar de Reagan en la década de 1980 no fue para iniciar una guerra contra la URSS, sino para involucrar a la URSS en una carrera armamentista que dañaría su economía. Entonces, a pesar de la tensión, la guerra fría en ese momento no se convirtió en una guerra caliente.

La situación actual en los EEUU es la contraria. Su posición económica se ha debilitado considerablemente, pero su ejército sigue siendo fuerte. EEUU está tratando de trasladar el problema al campo militar. Esto explica su creciente política militar y por qué será una tendencia creciente.

Entonces esto significa que la humanidad ha entrado en un período muy peligroso. EEUU aún mantiene una ventaja militar sobre China. Por lo tanto, EEUU intenta utilizar medios militares "directos" o "indirectos" para impedir el desarrollo de China.

Poder militar directo e indirecto disponible para los EEUU

EEUU puede usar medios militares "directos" e "indirectos", lo que no solo significa que tiene la posibilidad de lanzar una guerra frontal contra China. Por supuesto, esta es la variable más extrema, pero también puede usar los siguientes otros medios para tratar con China:

o Usar y presionar a otros países que dependen del ejército de EEUU para que adopten políticas económicas más hostiles hacia China; en particular ha presionado a Alemania y la UE;

o Intentar revertir el patrón multipolar de la economía mundial y en su lugar construir alianzas dominadas unilateralmente por los EEUU: OTAN, el Cuarteto (EEUU, Japón, Australia, India), etc.;

o Los intentos de obligar a los países con buenas relaciones económicas con China a volverse unos contra otros: Australia es un claro ejemplo y EEUU está trabajando actualmente en Alemania;

o Posible guerra contra los países amigos de China;

o Prepararse para una "guerra limitada" con China por la llamada "defensa de Taiwán".

En cuanto al ejemplo del uso de la presión militar directa e indirecta por parte de EEUU, después de que intentara crear las condiciones para que Ucrania se uniera a la OTAN, lo que llevó al estallido de la guerra, Janan Ganesh, principal comentarista político del Financial Times, comentó:

"A partir de 2026, el gas natural licuado llegará a la costa norte de Alemania en camiones cisterna, se verterá en barriles de almacenamiento a baja temperatura (a menos 160 grados centígrados) y, después de la 'regasificación', la generación de energía se conectará a la red, reemplazando así al gas natural importado de Rusia... Alemania actualmente no tiene terminales de GNL... EEUU está más cerca que Australia entre los exportadores que pueden obtener ganancias... Y estas exportaciones no son las más importantes. Si Alemania cumple con sus compromisos recientes de aumentar agresivamente su propio presupuesto de defensa, EEUU debería poder tener más responsabilidades financieras y logísticas en la OTAN... Una Europa que esté más conectada con EEUU... En lugar de poner fin al giro de EEUU hacia Asia, puede convertirse en la fuerza impulsora detrás de ese giro... En cuanto a esa región (del Pacífico)... Japón no escatimó esfuerzos para ayudar a Kiev, por lo que estaba atado a Washington."

En resumen, EEUU utilizó la presión militar para obligar a Alemania y Japón a someterse económicamente. Además de esto, se pueden contemplar muchas otras variables. Pero lo que tienen en común es que EEUU está tratando de usar su poderío militar para compensar las deficiencias económicas. Además, es claro que se ha embarcado en una importante política de uso directo e indirecto de su poderío militar.

Por supuesto, el desarrollo económico de China es mucho más rápido que el de EEUU, lo que significa que después de un período de tiempo, se espera que la fuerza militar de China iguale a la de EEUU. Pero esto no se puede hacer de la noche a la mañana. Incluso si China decide seguir esa política, le llevará años construir un arsenal nuclear comparable al de EEUU. Dado que la fuerza aérea, la armada y otras fuerzas con tecnología avanzada necesitan gastar una gran cantidad de mano de obra y recursos materiales, puede tomar más tiempo construir armamentos convencionales comparables a la fuerza de los EEUU. Por lo tanto, durante un largo período de tiempo, el poderío militar de los EEUU será mucho más fuerte que el de China. Y eso tentaría a los EEUU a tratar de compensar su poder económico menguante con medios militares.

Lecciones de la guerra de Ucrania: contar con la 'bondad' de EEUU no tiene sentido

Este importante acontecimiento hace que el resultado de la guerra en Ucrania sea crucial para China y el resto del mundo. En general, la guerra trajo dos lecciones importantes.

En primer lugar, deja claro que no tiene sentido esperar la "amabilidad" estadounidense. Durante 17 años, desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, Rusia ha estado tratando de entablar amistad con EEUU. Bajo Yeltsin, Rusia fue de hecho humillantemente subordinada a los EEUU. En los primeros días de la presidencia de Putin, Rusia brindó asistencia directa a EEUU en la guerra contra el terrorismo de la Yihad Islámica y la invasión estadounidense de Afganistán. Lo que EEUU le devuelve a Rusia es que viola su promesa de que "la OTAN no se expandirá ni una pulgada hacia el este", y en cambio continúa aumentando la presión militar sobre Rusia.

En segundo lugar, el resultado de la guerra de Ucrania es crucial no solo para Rusia, sino también para China y el mundo en general. Rusia es el único país que puede rivalizar con EEUU en armas nucleares, y le llevará mucho tiempo a China igualar el poder nuclear de EEUU. Durante este período, si China adopta una política de relaciones amistosas con Rusia, la buena relación entre China y Rusia será una importante fuerza disuasoria para EEUU, lo que hará que tenga miedo de ir directamente a la guerra con China. El propósito de la provocación estadounidense de la guerra de Ucrania es precisamente tratar de subvertir a Rusia para establecer un gobierno que ya no defienda los intereses nacionales y sea hostil a China. Si es así, China no solo enfrentará mayores amenazas militares de los EEUU, sino que también la larga frontera norte de China con Rusia se convertirá en una amenaza estratégica para China. Es decir, si EEUU realmente tiene éxito, los intereses nacionales tanto de Rusia como de China se verán gravemente dañados.

Sergey Glazyev, Ministro de Integración y Macroeconomía de la Comisión Económica Euroasiática de Rusia, señaló enfáticamente la estrategia de EEUU contra China y Rusia: "Es imposible debilitar el dominio de China en una guerra comercial. Después de eso, los estadounidenses trasladaron el principal campo de batalla a Rusia, a la que consideraban como el eslabón débil de la geopolítica y la economía mundial, los anglosajones intentaron destruir nuestro país (Rusia) y al mismo tiempo debilitar a China, porque EEUU fue incapaz de hacer frente a la estratégica alianza Rusia-China."

¿Continuará EEUU su expansión militar?

Bajo la circunstancia de una fortaleza económica en declive, si EEUU se ve impulsado por su poderío militar a emprender el camino de la expansión militar, entonces surge la pregunta: ¿hay un final para esta expansión?

Al respecto, lo primero que hay que señalar es que el alcance de la expansión de los EEUU no está limitado por su carácter "interno", es decir, doméstico. Los hechos muestran claramente que EEUU está listo para la expansión militar más extrema y violenta, incluso a costa de destruir el mundo entero.

o Durante la Guerra de Corea, aunque EEUU no utilizó armas nucleares, utilizó explosivos, bombas incendiarias y napalm para destruir casi todas las ciudades de Corea del Norte, incluido aproximadamente el 85 % de los edificios de Corea del Norte;

o Durante la guerra de Vietnam, los bombardeos estadounidenses fueron aún mayores. Desde 1964 hasta el 15 de agosto de 1973, el ejército estadounidense lanzó un total de 6,2 millones de toneladas de bombas y otras armas químicas en la península de Indochina. Los aviones de la Armada y el Cuerpo de Marines de EEUU lanzaron otros 1,5 millones de toneladas de bombas en el sudeste asiático. Como señalaron Edward Miguel y Gerard Roland en un completo informe de investigación: "EEUU gastó muchas más bombas durante la Guerra de Vietnam que durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. La Fuerza Aérea de EEUU consumió 2,15 millones de toneladas de municiones en la Segunda Guerra Mundial, 1,613 millones de toneladas en el teatro europeo, 537.000 toneladas en el teatro del Pacífico y 454.000 toneladas en la Guerra de Corea. Entonces, la cantidad de bombas lanzadas por los bombarderos de la Fuerza Aérea de EEUU en la Guerra de Vietnam, al menos, fue tres veces la cantidad de bombas lanzadas en los teatros de Europa y el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial combinados, y unas 15 veces la de la Guerra de Corea. Teniendo en cuenta que la población de Vietnam antes de la guerra era de unos 32 millones, eran cientos de kilogramos en términos de bombardeos per cápita. Por otro lado, las bombas atómicas que arrojaron sobre Hiroshima y Nagasaki fueron unas 15.000 toneladas y 20.000 toneladas de TNT. EEUU arrojó 100 veces más bombas en Indochina que las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki". Además de las bombas, utilizó químicos notorios como el "agente naranja". Las personas afectadas por el agente naranja más tarde dieron a luz a bebés horriblemente deformados.

o En la agresión a Irak, debido a la corta duración de la guerra, la cantidad de explosivos utilizados por EEUU fue mucho menor que la cantidad de bombas lanzadas sobre la península de Indochina, pero EEUU estaba preparado para dañar al país durante mucho tiempo. Usó armas terribles, como bombas de uranio empobrecido. Esto ha llevado a altas tasas de defectos de nacimiento en los bebés iraquíes muchos años después del final de los bombardeos estadounidenses.

o Tras los ataques aéreos en Libia, EEUU convirtió el estado de bienestar avanzado con el ingreso per cápita más alto de África en un país donde persisten los conflictos tribales y se comercia abiertamente con esclavos.

En general, hay evidencia de que EEUU no está preparado para ayudar a reducir el crimen en los países que invade. Si EEUU cree que puede eliminar el desafío económico de China librando una guerra nuclear, no hay evidencia de que no lo haga. Además, si bien existen movimientos contra la guerra en los EEUU, están lejos de ser suficientes para evitar que decidan usar armas nucleares. En resumen, EEUU no tiene restricciones internas lo suficientemente grandes como para evitar que haga la guerra contra China.

Pero si bien no existen fuertes restricciones internas para limitar la agresión estadounidense, las restricciones externas son poderosas. La primera es que otros países tienen armas nucleares. Por eso puede considerarse un gran logro nacional decir que China detonó su primera bomba atómica en 1964. La posesión de armas nucleares por parte de China es un elemento importante de disuasión contra los ataques nucleares estadounidenses. Sin embargo, a diferencia de EEUU, la política de China de no ser el primero en usarlas refleja su postura militar defensiva más restringida. Además, como se mencionó anteriormente, Rusia también tiene un arsenal nuclear comparable al de los EEUU.

Por supuesto, si EEUU, China y Rusia cayeran en una guerra nuclear a gran escala, causaría una catástrofe militar sin precedentes en la historia de la humanidad: una guerra nuclear a gran escala mataría al menos a cientos de millones de personas. Por lo tanto, es necesario evitar una mayor escalada de la expansión militar de los EEUU hasta que alcance un punto de inflexión. Entonces, la pregunta es, ¿cuál es la probabilidad de que deje de hacerlo?

¿Cuáles son los factores que restringen la escalada de la expansión militar estadounidense?

Para analizar esto, es necesario comprender las tendencias generales en la política estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. La política estadounidense exhibe un patrón racional y lógico. Cuando EEUU siente que está en una posición fuerte, sus políticas se vuelven agresivas, cuando se siente débil, se vuelve más "amante de la paz". Esto fue más evidente antes, durante y después de la Guerra de Vietnam, pero ciertamente también en otros períodos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, EEUU se consideró en una posición ventajosa. Por lo tanto, estuvo listo para invadir Corea del Norte. Incluso después de que EEUU no pudiese ganar la Guerra de Corea, tenía la confianza suficiente para tratar de aislar diplomáticamente a China en las décadas de 1950 y 1960, despojando a China de su estatus en las Naciones Unidas, impidiendo que China estableciera relaciones diplomáticas directas, etc. La Guerra de Vietnam, luchada por la liberación nacional por parte del pueblo vietnamita, con la asistencia militar masiva de China y la Unión Soviética, golpeó duramente a los EEUU. Para revertir esta tendencia, EEUU suavizó su postura hacia China, como lo demuestra la visita de Nixon a Beijing en 1972 y el posterior establecimiento de relaciones diplomáticas plenas con China. Poco después de 1972, EEUU también suavizó las relaciones entre EEUU y la Unión Soviética.

En general, EEUU quedó devastado por su derrota en Vietnam, lo que lo obligó a adoptar una política más "amante de la paz". Pero en la década de 1980 se había recuperado de su derrota en Vietnam y, bajo Reagan, adoptó una política más agresiva hacia la Unión Soviética. En resumen, cuando EEUU es débil, es pacífico; cuando es fuerte, es agresivo.

Crisis financiera internacional

Lo mismo ocurre en áreas menos severas que los conflictos militares, como cuando comenzó la crisis financiera internacional en 2007/2008. La crisis ha asestado un duro golpe económico a EEUU, por lo que ha comenzado a enfatizar la cooperación internacional. EEUU ayudó a establecer el Grupo de los Veinte (G20), especialmente en áreas como la economía internacional, mostrando una actitud cooperativa hacia China. Debido a que se siente débil, se vuelve "amante de la paz".

Pero a medida que la economía de EEUU se recuperó de la crisis financiera internacional, se volvió agresiva hacia China, en particular, la guerra comercial de Trump con China.

En comparación con antes de la Segunda Guerra Mundial

Comparar a EEUU con Japón y Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial puede ayudar a obtener una comprensión más profunda de esto. La guerra comenzó con el surgimiento del militarismo japonés y culminó con la invasión del noreste de China en 1931. Luego, Hitler llegó al poder en Alemania en 1933. Pero a pesar de estos eventos desafortunados, una guerra mundial no era inevitable. Desde la rápida expansión del militarismo japonés y el fascismo alemán hasta el estallido total de la Segunda Guerra Mundial, todo se debió a una serie de derrotas sufridas por países de todo el mundo entre 1931 y 1939, al no poder resistir el militarismo japonés y la agresión de la Alemania nazi.

En Asia, el Kuomintang pasó la mayor parte de la década de 1930 sin concentrarse en resistir a Japón, sino en luchar contra el PCCh, mientras que EEUU no intervino para detener a Japón y no comenzó a luchar contra Japón hasta 1941 cuando Japón atacó Pearl Harbor. En Europa, Gran Bretaña y Francia no pudieron evitar la remilitarización de Alemania, aunque tenían derecho a hacerlo en virtud del Tratado de Versalles, y tampoco apoyaron al gobierno legítimo de España en 1936 para detener el golpe fascista y la guerra civil de Franco respaldado por Hitler. El infame "Acuerdo de Munich" que se firmó en 1938, desmembró a Checoslovaquia y se rindió directamente a Hitler. Antes del estallido de esta guerra mundial, los países del mundo podrían haber tomado medidas decisivas para detener la expansión de Japón y Alemania, pero su rendición y derrota allanaron el camino para el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Esto es lo mismo que la situación actual. Ciertamente no es comparable a la de 1938, que después de todo estaba a solo un año de la Guerra Mundial. Si se compara con la década de 1930, la situación se parece más a 1931. Ahora, la mayoría de los estadounidenses ciertamente no apoyan una guerra mundial agresiva; hasta ahora, solo una parte minoritaria/marginal dentro del círculo diplomático/militar de los EEUU ha discutido la posibilidad de una guerra. Si EEUU se ve frustrado, ciertamente no se enfrentará a China o Rusia de frente.

Pero al igual que con la invasión japonesa del noreste en 1931 y el ascenso al poder de Hitler en 1933, el peligro a mediano plazo es que si EEUU sale victorioso en una guerra limitada, será más fácil, como se señaló anteriormente, alentarlo a iniciar un gran conflicto militar global. Entonces, para evitar que ocurra una guerra mundial de este tipo y proteger la paz, la cuestión crucial es asegurarse de que EEUU no gane en las luchas actuales: la guerra que ha comenzado en Ucrania, la guerra que está tratando iniciar por Taiwán y otros temas socavan la política de una sola China.

Construyendo un frente unido contra la expansión militar de EEUU

Como muestra el análisis anterior, hay dos fuerzas poderosas que se opondrían a la expansión militar estadounidense.

La primera y más poderosa fuerza es el propio desarrollo de China. El desarrollo económico de China no solo es fundamental para mejorar el nivel de vida del pueblo chino, sino que, en última instancia, ayudará a China a igualar el poder militar de EEUU, que será el último elemento disuasorio de la agresión militar.

La segunda fuerza son muchos países, incluida la mayoría de la población mundial, que se oponen a la agresión estadounidense desde un punto de vista moral y de interés propio directo. El intento de EEUU de compensar sus deficiencias económicas a través de medios militares/políticos inevitablemente significa que sus acciones dañarán los intereses de otros países que representan la gran mayoría de la población mundial. Por ejemplo, EEUU intentó expandir la OTAN hacia el este, lo que provocó una guerra en Ucrania, y provocó a su vez que los precios mundiales de los alimentos se dispararan, ya que Rusia y Ucrania son los mayores proveedores mundiales de trigo y fertilizantes; la prohibición de Huawei de las redes 5G significa que en todos los países sus ciudadanos tienen que pagar costos de comunicación más altos; EEUU presiona a Alemania para que compre gas natural licuado estadounidense en lugar de gas natural ruso, elevando los precios de la energía en Alemania; EEUU intenta evitar que otros países busquen la independencia nacional. De hecho, la gente de otros países se ve obligada a pagar por la política estadounidense de agresión militar, que inevitablemente conducirá a la resistencia.

Por lo tanto, estas dos fuerzas, el propio desarrollo de China y el hecho de que las políticas estadounidenses no están en los intereses de la gran mayoría de la población mundial, constituyen el principal obstáculo para la expansión militar estadounidense y están claramente interrelacionadas. Si bien la resistencia de la mayoría de la población mundial a la política estadounidense es una fuerza poderosa, la fuerza más poderosa es el propio desarrollo de China, y esto se debe a que el pueblo chino ha hecho grandes sacrificios para lograr este objetivo desde la fundación del Partido Comunista Chino y la República Popular de China. Pero para ser la fuerza más poderosa debe mantener un frente unido con la mayoría de la población mundial oprimida por EEUU.

Por lo tanto, formar ese frente unido contra la opresión estadounidense es la tarea más crítica en la situación mundial actual. Los forasteros pueden entender claramente el marco general, pero solo aquellos con información de alto nivel pueden juzgar con precisión todos los pasos específicos y qué políticas necesarias deben adoptarse.

Elección de América

En 1912, el jefe del Estado Mayor alemán, von Moltke, hizo la infame declaración de que "dado que la guerra es inevitable, ¡cuanto antes mejor!" A los ojos de Alemania en ese momento, esto era perfectamente razonable. Rusia y EEUU estaban creciendo más rápido que Alemania, lo que inevitablemente los llevaría a ser militarmente más fuertes. Por lo tanto, von Moltke llamó a la guerra lo antes posible.

El peligro inmediato para China y toda la humanidad es que EEUU, derrotado en una competencia económica pacífica, está bajo presión para recurrir cada vez más a la expansión militar. Como se analizó al inicio de este artículo, el proceso ya ha comenzado. EEUU está listo para pasar de apuntar a los países en desarrollo a confrontar a la potencia nuclear rusa. Al mismo tiempo, EEUU decidió ejercer la máxima presión sobre "aliados" como Alemania, obligándolos a obedecer, perjudicando así sus propios intereses.

Sin embargo, EEUU sigue dudando, aparentemente evaluando la situación para ver qué tan arriesgado es escalar su expansión militar. Aunque ha amenazado con incorporar a Ucrania a la OTAN, ha provocado la guerra y está brindando asistencia militar, EEUU no se ha atrevido a enviar tropas directamente para participar en la guerra. Esto sugiere que, si bien EEUU está explorando la mejora de su estrategia de expansión militar para apuntar a las principales potencias, aún no se sabe si se desplegará por completo.

Obviamente, esto afecta directamente las relaciones entre Rusia y China y hace que el resultado de la guerra de Ucrania sea crucial. Las buenas relaciones entre China y Rusia son un enorme obstáculo económico y militar ante la amenaza de guerra en EEUU. Por lo tanto, el objetivo estratégico central de la política estadounidense es dividir a Rusia y China y luego derrotarlos individualmente, incluso a través de la fuerza militar.

La guerra de Ucrania y la situación internacional

Resumiendo esta situación global, la crisis de Ucrania exhibe naturalmente características específicas de cada país. Pero también demuestra la escalada de la política militar internacional de EEUU, causada por el debilitamiento de la economía mientras sigue teniendo poderío militar. El ímpetu creado por esta situación es que la política estadounidense de escalada militar continuará a menos que sufra un fracaso externo. En resumen, la escalada de la política militar de los EEUU de atacar a los países en desarrollo a cruzar la línea roja de las principales potencias como Rusia está determinada por la situación general en los EEUU. No es temporal, sino que continuará. Esto significa que esta política militar agresiva también tendrá como objetivo a China.

También significa que la expansión militar estadounidense no será detenida por la oposición de los grupos pacifistas nacionales o sus "aliados". Solo China y la gran mayoría de los países del mundo que han sido víctimas de la política estadounidense pueden detener la expansión militar estadounidense: la gran mayoría de la población se concentra en los países en desarrollo. Entre las dos fuerzas que se oponen a la agresión estadounidense, el propio desarrollo de China es la más poderosa.

En conclusión

o Lamentablemente, la única visión realista de la situación global es que debe esperarse un aumento de las acciones agresivas de los EEUU contra China y otros países, no solo en el ámbito económico, sino especialmente en áreas donde los EEUU pueden usar directa o indirectamente el poder militar.

o EE.UU. sólo se tambalea cuando sufre la derrota. Por supuesto, se deben aprovechar todas las oportunidades para que EEUU se vuelva "pacífico". Pero también hay que reconocer que cuando se encuentre con una derrota, intentará recargar baterías, y cuando se recupere, implementará una nueva ronda de políticas de agresión.

o Derrotar la agresión estadounidense depende ante todo del desarrollo general de China: económico, militar y en todas las demás áreas.

o El mayor poder de China también beneficia a otros países que han sufrido la agresión de EEUU.

o Siguiendo el desarrollo del propio poder de China, la fuerza más importante para prevenir la agresión de EEUU es la mayoría de la población mundial y aquellos países que se ven perjudicados por la política de EEUU, contra la agresión de EEUU.

o La escalada de la agresión militar de EEUU, directa o indirecta, depende de cuánto sea derrotado en luchas específicas: cuanto más exitoso sea EEUU, más agresivo se volverá; cuanto más débil se vuelva, más "amante de la paz" se convertirá.

o A corto plazo, por lo tanto, el resultado de la guerra de Ucrania será crucial. Si EEUU tiene éxito en esta guerra, se volverá más agresivo con China. En caso contrario, su ataque a China se debilitará.

No podemos predecir los detalles de la política agresiva de EEUU. Pero a menos que EEUU sufra un fracaso del tipo analizado anteriormente, la realidad de una economía estadounidense débil y un ejército fuerte sin duda llevará a EEUU a intensificar su política de expansión militar en todos los ámbitos.

* Luo Siyi es Investigador principal del Instituto Chongyang de Investigación Financiera, Universidad Renmin de China
CEPRID. Revisado por La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fG4Q

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal