lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bS9b

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

22/02/2019 :: Mundo, EE.UU.

Los golpes de Estado de EEUU en Latinoamérica desde 1948

x Actualidad RT / La Haine
El régimen de Washington ha intervenido en cambios de gobierno en casi todos los países de la región

EEUU ha jugado un papel preponderante en decenas de golpes de Estado por todo el mundo, algo que América Latina conoce muy bien.

Pese a que Washington negó en su momento su participación en los derrocamientos de gobiernos, en algunos países más de una vez, los documentos desclasificados años más tarde por sus mismas instituciones revelan lo contrario.

Helicópteros del ejército de EEUU en Panamá durante la Operación Causa Justa, diciembre de 1989

Recientemente, Venezuela denunció un golpe de Estado en marcha en el país, organizado por EEUU, luego de la autoproclamación del diputado Juan Guaidó como "presidente encargado".

El parlamentario de ultraderecha anunció que el próximo sábado forzarán el ingreso de "ayuda humanitaria" a territorio venezolano, algo que Caracas ha calificado como un "show" para justificar una "intervención militar" y deponer al Gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela 1948 y 2002

El 24 de noviembre de 1948 fue depuesto en Venezuela el entonces presidente Rómulo Gallegos, tras 9 meses en el poder, ocupando su lugar una Junta Militar de Gobierno. En el Manifiesto a la Nación que circuló días después, el gobernante derrocado informó que en un cuartel de Caracas un miembro de la Misión Militar de EEUU dio asesoría a los golpistas. Más adelante, a su llegada a Cuba, en calidad de exiliado, dijo: "Este golpe tiene olor a petróleo", en alusión a los intereses de Washington en territorio venezolano.EEUU también participó en el golpe de Estado, perpetrado el 11 de abril de 2002, contra el presidente Hugo Chávez, quien retomó el poder dos días después.

Documentos desclasificados en 2006 por la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID, en sus siglas en inglés) revelaron que grupos políticos opositores al Gobierno de Caracas recibieron financiación estadounidense, entre otros la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), entidad financiada por el Congreso estadounidense.Hugo Chavez pronuncia un discurso frente al Palacio Presidencial en Caracas, el 23 de enero de 2002

Paraguay 1954

En mayo de 1954, el general Alfredo Stroessner encabezó un golpe de Estado en Paraguay contra el presidente Federico Chaves, del Partido Colorado. Se conformó una Junta de Gobierno y se convocaron elecciones que el golpista ganó sin oposición. Tomó el poder en agosto de ese año y extendió su mandato hasta 1989.

En el libro 'Paraguay y EEUU: Aliados distantes', los estadounidenses Frank Mora y Jerry Cooney revelan que Stroessner realizó una gira por varias unidades militares estadounidenses entre mayo y junio de 1953, invitado por el entonces secretario del Ejército, Robert Stevens. También señalan que una vez instaurada la dictadura, Paraguay figuraba entre los tres principales receptores de ayuda estadounidense en América Latina entre 1954 y 1961.

Guatemala 1954

En junio del mismo año se concretó el golpe de Estado contra el presidente guatemalteco Jacobo Árbenz. Documentos desclasificados por EEUU en la década de 90 y colgados en la página de la Oficina del Historiador del Departamento de Estado, revelaron que el golpe fue organizado por la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA). El mandatario, al frente de Guatemala desde marzo de 1951, había puesto en marcha políticas que daban mayor control del Estado sobre las riquezas guatemaltecas, así como la reforma agraria, lo que afectaba los intereses de la United Fruit Company (UFC), que tenía miles de hectáreas en el país centroamericano.

Jacobo Árbenz, Guatemala.

República Dominicana 1963

En septiembre de 1963, el entonces presidente democrático de República Dominicana, Juan Bosch, fue derrocado siete meses después de haber asumido el poder.

Siete años después del golpe, Bosch dijo en varias alocuciones en la radio Tribuna Democrática —que recoge el Partido de la Liberación Dominicana— que el golpe "fue ordenado por la Misión Militar norteamericana".

Brasil 1964

El 31 de marzo de 1964 Brasil fue escenario de un golpe de Estado perpetrado por oficiales militares contra el presidente João Goulart, inaugurando un periodo de 21 años de dictadura.

Documentos de la organización independiente Archivo de Seguridad Nacional revelaron en 2014 que el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy, estableció contactos con las fuerzas armadas brasileñas para preparar el golpe militar, y que tras su asesinato (en 1963), la Administración de Lyndon B. Johnson brindó su apoyo.

João Goulart, Brasil.

Argentina 1966 y 1976

En junio de 1966 fue derrocado el mandatario Arturo Illia, en un golpe perpetrado por su antiguo jefe del Ejército Juan Carlos Onganía. Documentos desclasificados de la CIA, citados por el diario argentino La Voz, señalan que el comandante del primer cuerpo de Ejército, general Julio Alsogaray, habría puesto al tanto de la fecha aproximada del golpe, del nombre de los oficiales involucrados y de las características del nuevo gobierno a los agentes de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense destacados en Buenos Aires.

En 1976 se produce otro golpe, esta vez contra la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón. "Los preparativos del golpe están listos. Los buques y los integrantes de la Armada ya han sido desplegados en puntos estratégicos a lo largo del país para controlar posibles disturbios después de la toma de poder", dice uno de los informes, desclasificado en 2016, que la CIA envió al entonces mandatario estadounidense Gerald Ford, el 5 de marzo de 1976, 19 días antes del derrocamiento.

Bolivia 1971

El 21 de agosto de 1971, el militar Hugo Banzer Suárez encabezó el golpe de Estado contra el también militar Juan José Torres, quien es recordado como un nacionalista y revolucionario boliviano.

Varios documentos, desclasificados en 2010 y colgados en la página de la Oficina del Historiador del Departamento de Estado de EEUU, revelan la participación de Washington en el golpe, con la anuencia directa del presidente Richard Nixon y el secretario de Estado Henry Kissinger.

Hugo Banzer Suárez, Bolivia.

Uruguay 1973

Dos años después de lo sucedido en Bolivia, la CIA participó activamente en el golpe de Estado en Uruguay.

La acción fue liderada por el entonces presidente, Juan María Bordaberry, con el apoyo de las Fuerzas Armadas. Tras disolver las cámaras de Senadores y Representantes del Congreso uruguayo y establecer un gobierno de facto, se mantuvo como mandatario hasta 1976, siendo sucedido por otros militares, que continuaron la dictadura hasta 1985.

En su libro 'Deadly Deceits: My 25 years in the CIA' ('Engaños mortales: Mis 25 años en la CIA'), el exagente Ralph W. McGehee reveló que cuatro años antes del golpe las autoridades estadounidenses enviaron a Uruguay al agente del FBI Dan Mitrione, quien asesoró a los agentes locales en materia de tortura a los subversivos; motivo por el cual fue secuestrado y asesinado por los grupos revolucionarios.

También comenta que la CIA prestó colaboración antes y durante la dictadura. En particular, sostiene que estuvo asociada en Uruguay "a los escuadrones de la muerte" y que "tuvo un control sobre las listas de los más importantes activistas de la izquierda", entregando nombres de sus familias y amigos.

Chile 1973

Documentos desclasificados entregados al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile y publicados por el Archivo de Seguridad Nacional revelaron que EEUU intervino en la desestabilización del Gobierno de Salvador Allende y en su derrocamiento en septiembre de 1973, y que colaboró con la posterior dictadura militar que encabezó Augusto Pinochet.

Salvador Allende, Chile.

El Salvador 1979

El 15 de octubre de 1979 fue derrocado el mandatario salvadoreño, Carlos Humberto Romero, en un golpe de Estado encabezado por jóvenes militares. Este episodio generó una posterior guerra civil que se prolongó durante 12 años y dejó un saldo de al menos 70.000 muertos [según cifras oficiales, más de 100.000 según varias fuentes] y otros miles de desaparecidos.

En un documento publicado en el portal AlterNet, el periodista Alex Henderson señala que EEUU apoyó a la junta militar que se instauró. Ese régimen de facto usó escuadrones de la muerte que fueron creados, entrenados, armados y supervisados por la CIA y por fuerzas especiales estadounidenses.

Panamá 1989

El 20 de diciembre de 1989 más de 20.000 soldados de EEUU entraron por tierra, mar y aire a Panamá, en una operación que se denominó 'Causa Justa' y que tenía por objetivo capturar a Manuel Antonio Noriega, último militar en dirigir la dictadura que se había instaurado en el país desde 1968.

Noriega había pasado de ser aliado de EEUU y colaborar con la CIA y la Administración para el Control de Drogas (DEA), a convertirse en su enemigo; luego de, entre otras cosas, cerrar la Escuela de las Américas de EEUU, academia militar donde se formaron varios dictadores de América Latina y que funcionaba en territorio panameño desde 1946.

Antes de la invasión, EEUU conspiró contra Panamá en otras áreas, con el objetivo de generar mayor desestabilización. En abril de 2017, el analista internacional Julio Yao escribió en La Estrella de Panamá que en 1989 tuvo conocimiento de un documento denominado 'Memorándum secreto-sensitivo del Consejo de Seguridad Nacional', del 8 de abril de 1986, que determinaba la política de Washington contra Panamá y que incluía "una campaña de acciones encubiertas para desestabilizar" al país centroamericano, acusando a las Fuerzas de Defensa, "particularmente al general Noriega, de tráfico de drogas".

Soldados del régimen estadounidenses en Panamá durante la sanguinaria invasión, eufemísticamente llamada "Operación Causa Justa", diciembre de 1989.

Perú 1992

El 5 de abril de 1992, el entonces presidente de Perú, Alberto Fujimori, realiza un "autogolpe" de Estado en su país, con el respaldo de las Fuerzas Armadas. el mandatario disolvió al Congreso y encarceló a todos los miembros de la Suprema Corte de Justicia.

El autogolpe estuvo apoyado por su asesor presidencial y jefe sel Servicio de Inteligencia Nacional del Perú Vladimiro Montesinos. Según un cable secreto del 16 de agosto de 1990 dirigido por la embajada de EEUU en Lima al Departamento de Estado, la Administración para el Control de las Drogas (DEA) y la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), al que tuvo acceso el diario peruano La República, desde entonces ya las autoridades estadounidenses estaban al tanto del futuro golpe.

Una investigación del 'The Center for Public Integrity', con sede en Washington, reveló el estrecho vínculo entre Montesinos y la CIA. La agencia estadounidense le suministró entre 1990 y el 2000 no menos de 10 millones de dólares en efectivo.

Haití 2004

El 29 de febrero de 2004, el presidente de Haití, Jean-Bertrand Aristide, fue obligado a abandonar su país.

Desde la República Centroafricana, donde fue llevado, Aristide declaró que un grupo de "militares" estadounidenses había acudido a su residencia en Puerto Príncipe y lo obligó a firmar un documento a través del cual cedía el poder. Señaló que lo amenazaron con disparar a la población si se negaba a hacerlo.

"Estaban listos para atacar. Miles de personas habrían sido asesinadas. Yo no podía haber permitido eso", comentó.

Honduras 2009

En junio de 2009 se perpetró otro golpe de Estado, esta vez en Honduras, contra el presidente Manuel Zelaya.

Manuel Zelaya pronuncia un discurso en Tegucigalpa, Honduras.

Un año después del hecho, Zelaya dijo que, aunque EEUU negó su vinculación con el derrocamiento y la Embajada de Washington "condenó" el hecho, la Casa Blanca estuvo detrás.

"Los autores intelectuales de este crimen obedecen a una asociación ilícita de los viejos halcones de Washington con hondureños, propietarios de capitales y sus socios de subsidiarias, norteamericanas y agencias financieras", mencionó el exmandatario en esa oportunidad.

Paraguay 2012 y Brasil 2016

De acuerdo con Telesur, el papel del régimen de EEUU en el golpe suave contra la presidenta democráticamente elegida, Dilma Rousseff, está cada vez más claro tras revelarse que la embajadora de EEUU en Brasilia en ese momento, desempeñaba ese mismo cargo en Asunción durante el período previo al golpe de 2012 contra el presidente paraguayo, Fernando Lugo.

En un caso muy similar a la crisis política provocada por la derecha servil a EEUU en Brasil, donde el Senado derrocó ilegalmente a Rousseff, Lugo fue destituido ilegalmente por el Congreso de su país en junio de 2012. En ambos casos, se etiquetó la decisión como "un golpe parlamentario".

Ex-embajadora del régimen de EEUU en Brasil, Liliana Ayalde.

El progresista Lugo asumió el cargo en agosto de 2008 y su elección marcó el fin de 61 años de gobierno del Partido Colorado. Sus oponentes políticos, al igual que en el caso de Rousseff, comenzaron a conspirar contra él casi de inmediato.

Carlos Eduardo Martins, profesor de sociología en la Universidad de Sao Paulo, declaró a Telesur que Ayalde -que fue reemplazada como embajadora en Brasil 2 meses después del golpe agradeciéndole los servicios prestados-, utilizó un lenguaje similar al que usó en Paraguay para defender el golpe parlamentario contra Rousseff.

"La embajadora que actuó con gran fuerza durante el golpe de Estado en Paraguay, utilizó el mismo discurso en Brasil, argumentando que no era una situación que pueda ser resuelta por las instituciones brasileñas", dijo Martins.

Mientras tanto, el analista político argentino Atilio Borón se refirió a Ayalde como una "experta en la promoción de golpes suaves".

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bS9b

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal