lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aD4L

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

30/09/2005 :: Mundo

Macheteros juran hacer justicia

x Jesús Dávila
En uno de los entierros más multitudinarios en la historia de Puerto Rico, el Ejército Popular Boricua-Macheteros -con un nuevo comandante- juró ayer hacer justicia a su fundador, Filiberto Ojeda Ríos, "y a nuestra patria" hasta que Estados Unidos cese la dominación colonial de esta nación caribeña

SAN JUAN/Corresponsal EDLP - "Los yanquis han pretendido desarticular la lucha por la liberación nacional (pero) la lucha continuará hasta que los malditos yanquis se vayan de nuestro suelo patrio", dice el comunicado leído frente al cementerio de Naguabo, firmado por el "Comandante Guasábara" -lo que parece ser un "nombre de guerra"- y enviado "desde algún lugar de la patria".

La lectura del mensaje del ejército clandestino se produjo en la culminación de una jornada fúnebre que comenzó tarde en la noche del domingo con el inicio del velorio en el Ateneo Puertorriqueño y desde el lunes en el Colegio de Abogados, hasta que ayer a media mañana salió el cortejo fúnebre hacia el pueblo oriental de Naguabo. En esa primera fase, decenas de miles de personas -a razón de mil por hora- de todas las edades y condiciones sociales desfilaron frente al féretro.

Pero aquello fue apenas un anticipo de lo que venía. Una caravana que llegó a tener más de mil automóviles escoltó el coche fúnebre atravesando la isla hacia la costa este, mientras mucha gente saludaba su paso a lo largo del camino y hasta le lanzaba flores desde los puentes. El veterano líder independentista Juan Mari Bras, con obvia emoción, se fijaba en los niños con uniformes escolares que saludaban el paso del cortejo y comparó el evento con los entierros del líder nacionalista Pedro Albizu Campos a mediados de los años sesenta y del ex gobernador autonomista Luis Muñoz Marín, en 1980.

"Esto supera a ambos", dijo Mari Bras.

Hubo momentos que la caravana cerraba sólida tres carriles de la autopista 30 y otros observadores hicieron comentarios similares a Mari Bras, mientras desde mucho antes de llegar a Naguabo ya ese pueblo estaba virtualmente cerrado por la gran congestión de vehículos y gente. Varias personas tuvieron que ser atendidas por desmayos.

Entre los que llegaron al pueblo antes que la caravana estuvo el obispo de la diócesis católica de Caguas, Monseñor Rubén González, quien junto a su vicario Padre Pedro Ortiz, tendrían a su cargo la ceremonia religiosa con la que sería enterrado Ojeda Ríos luego de la actividad política.

Mientras aguardaba por el inicio de los actos, Monseñor González le dijo a EL DIARIO-LA PRENSA que estaba "en solidaridad’ con la familia y el pueblo, para promover "la paz y la reconciliación". En obvia referencia a las cartas del Apóstol Santiago en la Biblia sobre cómo Dios escucha el clamor de las víctimas de la injusticia, el prelado de la Iglesia Católica dijo que "la forma en que Filiberto fue vilmente asesinado es un clamor al Cielo".

Luego de bastante retraso, cuando finalmente pudo llegar el cortejo fúnebre, se llevaron los actos en una tarima frente al cementerio y un trompetista solitario -Ojeda Ríos también fue trompetista- interpretó la danza patriótica Verde Luz, mientras que el verano cantante Noel Hernández interpretó su composición "Guerrillero".

Ya en pleno acto público, la viuda de Ojeda Ríos, doña Elma Beatriz Rosado Barbosa, dio un mensaje en el que reiteró su pedido al país de que se desarrolle una lucha potente para que los agentes del FBI "no engañen a nuestro pueblo, que se vayan de aquí".

Como ha ocurrido desde que el viernes en que el comandante machetero murió desangrado tras ser herido por agentes del FBI que asaltaron su casa en el pueblo de Hormigueros, líderes de todos los sectores independentistas siguieron dejando de lado diferencias que debatieron de manera vitriólica hasta aquel mismo día. En el país, lo que seguía creciendo era la indignación por el caso y muestras de respeto hacia la memoria de Ojeda Ríos.

Una y otra vez se escuchaba gente corear "todo boricua machetero" y poco después llegó el mensaje del ejército clandestino, que expresa la fe de que Ojeda Ríos "ya conversa con sus iguales" en "el cielo a donde van los patriotas".

Pero con respecto al FBI, advierte que lo que lograron con su operativo del fin de semana fue que "revolcaron el avispero".

Mientras tanto, el portavoz del oficialismo autonomista en la Cámara, el representante Héctor Ferrer, dijo que había que distinguir entre el rechazo del pueblo a la forma en que murió Ojeda Ríos y el "federalismo" que permite al FBI pasar por encima de las autoridades de "los 50 estados" de EE.UU para hacer su trabajo. Por su parte, el presidente del anexionista Partido Nuevo Progresista, Pedro Rosselló, dijo en una rueda de prensa que aguardará por el resultado de las investigaciones y "entonces tendremos un panorama más claro y podremos saber cómo afectará a los movimientos políticos en Puerto Rico".

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aD4L

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal