lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bX7I

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

22/04/2019 :: Mundo

Perú: El suicidio de un asesino

x Willy Fernandez Melo
Alan García Pérez. De matón a asesino. Una vida entregada a la corrupción

Cuando joven, García Pérez dirigía a los matones apristas, que a golpe de porras y pistola en mano reprimían a los estudiantes de la universidad Villarreal, que reclamaban democracia.

En 1985, García Pérez Ordenó el asesinato de unos 40 detenidos en la cárcel de Lurigancho, les dispararon con bombas de fósforo. Yo, pude ver los restos pegoteados alrededor del pabellón Británico. Inclusive entregamos varios restos al diputado Jorge del Prado ¿Con qué objetivo? Para desenmascarar el Pronunciamiento del gobierno que aseguró que los reclusos se mataron entre ellos.

Cuando Alan García Pérez ordenó el asesinato de cerca de 300 personas [la mayoría perteneciente a "Sendero Luminoso"] en cárceles de Lima, quien escribe pudo ver las primeras declaraciones de los mandos que intervinieron, literalmente, en la “Operación Salvaje”. Dijeron, cada uno, que el Coronel Cabezas les informó, antes de los asesinatos, que “la orden viene de arriba”. Dijeron que el mismo Presidente llamaba continuamente: “A qué hora empiezan la operación”, es decir García Pérez, personalmente coordinaba los asesinatos (palabras literales de uno se los mandos).

La vileza y cobardía de García Pérez se refleja en que los internos, más de 100 en Lurigancho, se rindieron y salieron de su pabellón. La “policía” los hizo poner de rodillas y luego, uno a uno les disparaban. García Pérez, en el extremo de su macabro festín criminal, ordenó que a los dirigentes les ataran las manos a la espalda y a cada uno le pusieron un cartucho de dinamita en la boca, obviamente cada explosión destrozaba completamente a la víctima. Jamás quisieron entregar los cadáveres a los familiares.

Luego los asesinatos del Comando aprista Rodrigo Franco, más de un centenar. Los asesinatos de la huelga de Bagua y muchos otros a dirigentes de oposición, esperaban que algún día sean juzgados objetivament. Y García Pérez pagaría, no sólo por sus execrables corruptelas, sino por la secuela de cientos de asesinatos ordenados personalmente.

No veremos a García Pérez en el banquillo de acusados. No veremos desfilar a cientos de familiares acusando al genocida. Menos sabremos de la cohorte de secuaces y cómplices, inclusive la mala yerba dentro del Poder Judicial que lo ha protegido.

García Pérez no se ha suicidado, como dice su abogado, por la injusticia de su detención, menos por un aire de conciencia; no, éste personaje se ha quitado la vida porque sabía que todas sus macabras andanzas saldrían, finalmente, a la luz; y, en su ego, elevado a lo alto por la cúpula del Partido Aprista Peruano, no cabía tal “deshonra”.

Resumen Latinoamericano. Extractado por La Haine.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bX7I

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal