lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: http://lahaine.org/eQ6M

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

23/04/2015 :: EE.UU., Cuba, Medio Oriente

Sobre Cuba, Irán, Ucrania

x Fred Goldstein
Obama, un centro-derechista, cede a la derecha

Los vericuetos de la política exterior del Presidente Barack Obama, desde Cuba a Irán a Ucrania, muestran la capacidad de la derecha para socavar las políticas de las fuerzas centristas dentro de la clase política de la clase dominante. Esta es una expresión de las fuerzas expansionistas y militaristas que tienen raíces profundas dentro del capitalismo estadounidense.

La iniciativa de Obama de abrir relaciones con Cuba es un ejemplo clásico.

Las grandes empresas estadounidenses han crecido cada vez más frustrada con su aislamiento en América Latina. El gobierno de Obama quiere poner en marcha la Asociación Trans-Pacífica, la Iniciativa Latinoamericana de Libre Comercio y otros acuerdos comerciales.

El aislamiento de EEUU se debe en gran parte a la popularidad de la Revolución Cubana en América Latina. Cuba ha resistido el bloqueo económico, la invasión, la subversión y los intentos de asesinato por la CIA desde 1959. Washington finalmente ha tenido que pedir conversaciones sobre relaciones diplomáticas.

Pero Obama, con el fin de demostrar a la derecha, las rabiosas fuerzas anti-cubanas en la política de Estados Unidos que no se ha “suavizado”, anunció poco después de la apertura con Cuba que Venezuela era una “amenaza de seguridad nacional” para los EE.UU. y se impusieron sanciones dirigidas a funcionarios del gobierno de Maduro.

Esta demanda indignante creó una tormenta de fuego en América Latina apenas antes de que Obama tenía previsto asistir a la Cumbre de las Américas en Panamá del 10 al 11 abril.

Fue un burdo intento de dividir a Cuba y Venezuela. Pero fracasó y al contrario se encontró con la amenaza de que este intento socavaría aún más la posición de Estados Unidos en América Latina y el intento de la administración para abrir las relaciones con Cuba, que iba a asistir a la reunión por primera vez.

De hecho, Obama tuvo que retirar esta amenazadora caracterización de la derecha de Venezuela con el fin de evitar un colapso de toda su intento de mejorar las relaciones de EEEUUU con América Latina en la reunión de Panamá.

El presidente Raúl Castro de Cuba dio una acusación mordaz histórica de Washington en su discurso ante la cumbre. En él declaró: “Venezuela no es, y no puede ser, una amenaza para la seguridad nacional de una superpotencia como Estados Unidos. Consideramos que es un hecho positivo que el presidente de Estados Unidos ha admitido.

“Yo debería reafirmar nuestro apoyo, decidido y leal a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al gobierno legítimo y la alianza cívico-militar encabezada por el presidente Nicolás Maduro, y para el pueblo bolivariano y chavistas de ese país que lucha por seguir su propio camino”.

Este es un caso claro de la administración centrista Obama que escucha a la banda derechista y subestimación completa del sentimiento anti-imperialista, pro-Venezuela, a favor de Chávez y anti yanqui de las masas latinoamericanas.

Líder iraní empuja contra Kerry

En el caso de Irán, el gobierno de Obama, mientras sostiene las negociaciones nucleares, está tratando de ejecutar una maniobra diplomática que espera llevar a Irán hacia el Occidente y conseguir que abandone su apoyo a las fuerzas anti-imperialistas en el Medio Oriente.

Esta maniobra es probablemente una quimera completa, derivada de una ilusión por parte de la administración Obama. Y subestima seriamente el poderoso sentimiento anti-imperialista, anti-Estados Unidos que prevalece en Irán.

Después de meses de negociaciones, las dos partes habían acordado un marco para futuras negociaciones – denominado Esbozo del Acuerdo. Pero está en peligro por el deseo de la administración Obama de aplacar a la derecha.

A raíz del anuncio del Esbozo del Acuerdo, el secretario de Estado John Kerry preparó una llamada “hoja de datos”, diseñada para mostrar a la derecha cuan rudo EE.UU. ha estado en las conversaciones. Esta hoja informativa no fue aceptada por la parte iraní y más o menos representó la lista de deseos de Washington.

Entre otras cosas, la hoja de datos, decía que las sanciones se le levantarían a Irán sólo después de que este haya cumplido de manera verificable con todos los términos del acuerdo – es decir, las sanciones relacionadas por Estados Unidos iban a durar más que el tiempo del acuerdo.

También agregaba que no podía haber inspecciones de los “sitios sospechosos” fuera de la cadena de suministro nuclear conocido – lo que significa que cualquier reclamo de sospecha podría ser investigado, presumiblemente incluyendo instalaciones militares.

Estas son sólo algunas de las afirmaciones de Washington de que los iraníes han denunciado como “giro”.

Toda la estrategia recibió un rechazo pesado cuando el Líder Supremo iraní Ali Jamenei afirmó rotundamente que “a menos que todas las sanciones económicas fueran levantadas en su totalidad en el primer día de la implementación de cualquier acuerdo,” no habría acuerdo. Además, declaró que no habría inspecciones de sitios militares de Irán. (New York Times, 09 de abril)

Jamenei también dijo que las declaraciones públicas de EE.UU. sobre el acuerdo son “defectuosas, incorrectas y en contradicción con los hechos”. Y expresó fuerte desprecio por los EE.UU., y lo describió [a EE. UU.] como “obstinado, engañador, indecente y dado a puñaladas por la espalda.”

Jamenei representa el legado de la Revolución iraní de 1979, que fue una gran conmoción social. La revolución derrocó al carnicero asesino Sha de Irán, que había sido puesto en el cargo en el año 1953 a través de un golpe de estado por CIA. En el golpe de Estado, EE.UU. acaparó al petróleo iraní y estableció bases militares para proteger los intereses petroleros de Wall Street.

El pueblo iraní soportaó un cuarto de siglo de represión y tortura bajo la SAVAK entrenado por Estados Unidos, la policía secreta del Sha. Ellos libraron dos años de lucha continua y sufrieron grandes bajas antes de que Shah abandonara el trono en 1979.

El petróleo se nacionalizó, las bases estadounidenses fueron desmanteladas y los líderes religiosos establecieron la República Islámica, independiente de y en oposición al imperialismo estadounidense y británico, los dos colonizadores de Irán.

Washington ha subestimado una vez más el fervor anti-imperialista de una gran parte de las masas iraníes, que todavía está vivo y persiste después de décadas de sanciones, amenaza militar, sabotajes y trucos sucios.

Ahora, con el fin de mostrar la dureza, la administración Obama acaba de anunciar la prueba de una nueva bomba “bunker buster”, presumiblemente capaz de penetrar en los sitios profundos en Irán.
Además, ha anunciado que va a impedir a que Irán “arme al grupo Huthis” en Yemen, ayudando a Arabia Saudita a bombardear e invadir a ese país.

Los imperialistas estadounidenses han invadido a Irak y Afganistán; dirigieron el derrocamiento del gobierno de Libia; están tratando de derrocar al gobierno sirio; han apoyado a los sauditas a invadir Bahrein y Yemen; han respaldado a Israel, que ha invadido Egipto, Siria, Cisjordania y Gaza; respaldaron a Irak cuando este invadió a Irán.

Mientras tanto, el gobierno iraní no ha enviado tropas a invadir a ningún país. La hipocresía de EE.UU. no tiene límites.

EE.UU. sostiene régimen desacreditado en Kiev

En Ucrania, Washington y la Unión Europea fomentaron un movimiento de derecha en las calles de Kiev y otras ciudades a partir de noviembre de 2013 hasta febrero de 2014. El objetivo era empujar a Ucrania en sentido contrario al de Rusia y vincularlo a la Comunidad Económica Europea.

En la plaza Maidan en Kiev, capital de Ucrania, decenas de organizaciones no gubernamentales europeas y estadounidenses fomentaron un movimiento que hiciera que el primer ministro Viktor Yanukovich negociara un acuerdo con la UE. Yanukovych accedió a celebrar las elecciones para diciembre del 2014.

En el momento que habían terminado las negociaciones, el Departamento de Estado de Estados Unidos, bajo la influencia de la neoconservadora Subsecretaria de Estado Victoria Nuland, organizó escuadrones de matones fascistas para invadir al parlamento, expulsar a Yanukovich y establecer un régimen títere de Estados Unidos. EE.UU. escogió al nuevo primer ministro, Arseniy Yatsenyuk.

Este golpe de estado fascista provocó una gran rebelión en el centro industrial de Ucrania del este.  Desarrollaron movimientos separatistas antifascistas.  El pueblo de Crimea votó para reunirse con Rusia.  Y comenzó una guerra de resistencia antifascista.

El gobierno de Estados Unidos está respaldando un régimen oligárquico reaccionario en Kiev.  Este régimen depende principalmente de las fuerzas fascistas por el poco apoyo social y militar que tiene.  El ejército ucraniano es totalmente no confiable. Las fuerzas de Kiev han sido expulsadas de la mayor parte del este de Ucrania.

El gobierno de Kiev está totalmente en bancarrota y ha tenido que recurrir a un préstamo de emergencia del Fondo Monetario Internacional de $18.5 mil millones — y no hay forma real para devolver el dinero solo sacando el dinero del sudor de las masas ucranianas.

El gobierno de Estados Unidos ha agudizado las tensiones con Rusia, y ahora está en la posición de tener que apuntalar militarmente al régimen de Ucrania.  Imperialistas europeos están tratando de guiar a algún tipo de acuerdo para poner fin a la lucha y restaurar la estabilidad.  Pero al mismo  tiempo, el Pentágono está enviando a sus fuerzas para entrenar a la escoria fascista en el ejército ucraniano.  Además, el Pentágono y la OTAN han movido las fuerzas a los estados clientes bálticos y de Europa de Este.

El gobierno de Obama, al permitir que los derechistas se hagan cargo de la política de Ucrania y que llevara a cabo un golpe de estado, se ha enrollado con otra crisis militar y geoestratégica en sus manos. Cuenta con la posesión de un régimen desacreditado en bancarrota que depende de derechistas y fuerzas fascistas. Todos sus planes para penetrar Ucrania gradualmente, por la subversión, se han esfumando.

Este es otro caso de subestimar totalmente el sentimiento antifascista y anti-imperialista de las masas ucranianas.  Fue un error total de cálculo basado en aplacar al grupo derechista y militarista en el establecimiento político de la clase dominante estadounidense.

El panorama general es que la clase dominante en su conjunto ha considerado la época desde el colapso de la URSS y Europa del Este a principios de los años 1990s como de reconquista de todo lo que había perdido el imperialismo durante el siglo 20.

El ala derecha en los EEUU — los John McCain, Lindsay Graham, Henry Kissinger y su calaña — representa el sector más agresivo y expansionista de la clase dominante que se esfuerza por alcanzar la dominación global total.

Centristas como Obama que se desvían aún ligeramente de este programa, son castigados y puestos bajo presión y ataque.

No es que la administración de Obama está tratando de inaugurar una nueva época de paz.  De ningún modo.  Sin embargo, Obama reconoce algunas de las debilidades del imperialismo estadounidense en Latinoamérica, Oriente Medio, África del Norte, etc. y está tratando de apuntalar su posición en lugares donde es débil con el fin de recuperar la iniciativa para las grandes empresas estadounidenses y el Pentágono.

El centrismo siempre termina aplazando a los derechistas en una crisis — a pesar de que el ala derecha está totalmente fuera de contacto con la realidad de que el sentimiento de la mayoría de la humanidad es anti-imperialista.

www.workers.org

compartir

                          

Dirección corta: http://lahaine.org/eQ6M

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal