lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cT4k

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

15/01/2020 :: Venezuela

Venezuela: "La privatización no soluciona el grave problema de gas"

x Tatuytv.org
Entrevista con Willian Guerrero, líder sindical de PDVSA Gas Comunal, en lucha para evitar la privatización

Acorralado por la crisis político-económica y por las duras sanciones norteamericanas, el Presidente Nicolás Maduro y su ejecutivo han decidido ofrecer más ventajas al capital privado, buscando atraer inversiones y resolver con aparente mayor rapidez la crisis de los servicios públicos.

Una de las empresas donde se vienen experimentando estas medidas liberales es justamente PDVSA Gas Comunal, que a partir de mediados del año pasado comenzó un proceso denominado "desconcentración", que supone la entrega a discreción de su administración total o parcial a capital privado.

PDVSA Gas Comunal se había mantenido hasta ahora como un proyecto de nacionalización de las plantas de llenado y de la distribución de gas licuado a nível nacional. El proyecto suponía además no sólo ser parte de las filiales de PDVSA sino implementar una política de creación de sub-empresas de propiedad comunal regionalizadas.

En esta oportunidad, entrevistamos a Willian Guerrero del Sindicato SINPROTRAGAS MÉRIDA. Preocupado por la liquidación de la empresa, el destino de sus trabajadores y trabajadoras, y el destino del proyecto de nacionalización impulsado por el Presidente Chávez y los propios sindicatos durante el año 2007, Guerrero nos explica cómo se ha desarrollado esta "desconcentración" de PDVSA Gas, los procesos de desincorporación laboral de cientos de trabajadores y trabajadoras, y sobre todo la realidad sobre el tema de la distribución de gas en nuestro país.

Willian Guerrero, líder sindical de PDVSA Gas Comunal, expresó su preocupación sobre el proceso de "desconcentración" en la empresa.

Los trabajadores y trabajadoras de PDVSA Gas Comunal publicaron recientemente un comunicado dirigido al Presidente donde se hacían una serie de denuncias respeto al proceso de "desconcentración" de la distribución y comercialización del gas. ¿Cómo describiría la situación actual de PDVSA Gas Comunal?

En el mes de mayo los gobernadores de Monagas, Lara, Yaracuy y Carabobo solicitaron al Presidente Nicolás Maduro "desconcentrar" la distribución del gas porque había muchos vicios. Pero no es completamente verdad. Sí hay cosas que estaban mal, que nosotros muchas veces denunciamos, y solicitamos ante los viceministros de energía y petróleo que se hicieran las consideraciones en la estructura de costos del gas licuado de petróleo, que se corrigiera, para quitarle el peso que tenía sobre la industria petrolera. Un peso de 96% de los recursos que recibía Gas Comunal recaía sobre la industria petrolera.

Después con la reconversión monetaria subió al 100%, porque la bombona no costaba nada. Ni ese ingreso entraba. Todo lo asumió PDVSA. Entonces se dio la fulana desconcentración, y se dio el punto de cuenta, al cual nosotros hasta ahora no hemos podido tener acceso, aunque debería ser un documento público. En base a ese punto de cuenta, se ordena al ministro Quevedo dar paso a lo que llamaron la desconcentración de los servicios, empezando por el gas.

Empezaron los consultores jurídicos de PDVSA a presentar propuestas ante el consejo directivo. Se hizo la consulta, la aplicabilidad de la administración, y el punto de cuenta a través de un comodato. Un comodato es como un alquiler, que solo aparece en el código civil. Tiene 16 cláusulas, que firmaron 19 corporaciones a nivel nacional (una por Estado). Ahora parece que lo mismo va a pasar en Miranda, así que serán 20.

Dentro de esas 16 cláusulas hay solamente una que habla de los trabajadores, que dice que a los trabajadores y trabajadoras de la comodante Gas Comunal le serán respetados todos sus derechos. Es una cláusula de cinco líneas y no dice en qué condiciones se van a ir los trabajadores, si van a hacer sustitución de patronos u otra forma, no se dice absolutamente nada: Hay un vacío jurídico total.

En este proceso de desconcentración, los protectorados y las gobernaciones están otorgando la distribución final a las corporaciones. Y eso tiene una consecuencia con las y los trabajadores, pero además el proceso se está desarrollando con empresas privadas...

Sí, a nivel nacional, se están creando empresas privadas, o empresas de capital mixto. Pero todo se está haciendo muy mal, empezaron a hacer la casa pero del techo para abajo, en vez de hacerlo con bases jurídicas primero. Se están violando todas las leyes y la Constitución.

En el caso de Carabobo, fueron 333 trabajadores puestos afuera, el SEBIN los sacó. La mayor parte de esos trabajadores venían de la anterior VENGAS y TROPIGAS, tenían problemas de columna, de brazos, algunas personas discapacitadas a quienes la Revolución dio trabajo y protegió. Y a esos los sacó el gobernador Lacava. Entonces eso es una violación. Hay una violación flagrante de los convenios internacionales, porque a los sindicatos de Carabobo se les confiscaron los bienes que tenían dentro de sus oficinas.

Han pasado cosas como que el presidente de Gas Drácula, que ya es empresa privada en Carabobo, él se llama José Parada -tenemos audios de prueba-, amenaza que si los sindicatos "se ponen muy plásticos", los sembrarían y meterían presos. Que allá adentro "tienen quien los va a joder".

¿Qué forma asumen las corporaciones para estos nuevos procesos de desconcentración? ¿A través de qué figura se da el proceso? Nos había dicho que son empresas mixtas y privadas, ¿pero cómo se manejan?

En el caso de Mérida es más complicado, Jehyson Guzmán no tiene figura jurídica, es una figura política. Ahora se está intentando crear la figura jurídica a través de CORPOMERIDA. Quien entonces firmó el comodato fue ENCOMERSA, que es una filial de CORPOANDES, y ella a su vez creó una tercera compañía que se llama NEVADO GAS.

En otras partes, por ejemplo en Barinas, el gobernador también lo hizo por DISBASA. Después como DISBASA es la encargada de alimentos, decidieron que se quedarían sólo con eso, y el gobernador creó a CADIGAS. Ellos vienen haciendo la distribución. Lo que ellos han venido promoviendo es un planteamiento que hemos hecho desde el 2011, cuando propusimos el pago electrónico, justamente para evitar los vicios que se daban a través del manejo del dinero. Todavía sigue habiendo vicios, pero están minimizados. Para mí es una manera de frenar un poco la corrupción.

El gobernador de Carabobo Rafael Lacava ha sido uno de los principales defensores de la privatización de los servicios públicos

Como representante de los trabajadores en el área sindical, ¿cuál es su posición en este proceso de desconcentración, de este paso a propiedad mixta y propiedad privada? ¿Cuál es el papel de la organización sindical frente a este proceso?

Esta es una opinión nacional, y lo digo porque así lo hemos hablado: Nosotros no estamos negados a una desconcentración, no estamos negados a cumplir lo que dice el Presidente Maduro. Nosotros estamos dados al trabajo y a la resolución, para eso estamos formados, pero el trabajo tiene que hacerse bien hecho.

Ahorita nosotros vemos asombrados, que aunque la ley orgánica de hidrocarburos gaseosos en su artículo 12 dice que el único facultado para modificar o implementar precios de cualquiera de los derivados del petróleo se llama Nicolás Maduro, hasta el gato ahora aumenta el gas. Pongo un ejemplo, en Tabay Edo. Mérida, el gas subió 42.000 BsS a 70.000 en menos de 2 semanas.

Es decir que la desconcentración también ha servido para liberar los precios del gas...

Sí, para liberar y para impulsar un bachaqueo tremendo. Por ejemplo, hay camiones que nadie sabe de quién son, y están distribuyendo y vendiendo el gas a discreción y de paso a precios exorbitantes. Se le está quitando al pueblo totalmente el subsidio del gas.

Ustedes dicen que no están negados a la desconcentración. ¿Pero qué significa este proceso para el movimiento de trabajadores?

Para los trabajadores y trabajadoras significa una fragmentación y eliminación de la empresa. Nosotros teníamos a nivel nacional 8.700 trabajadores, entre ellos los administrativos, la flota primaria, las chóferes de gándolas grandes, trabajadores de distribución, de operaciones, los que trabajan en planta, y técnicos. Tenemos manufactura, tenemos extintores. Pero nuestra capacidad se ha ido desmontando gradualmente.

Por ejemplo, nosotros tenemos la fábrica de cilindros más grande de Latinoamérica en Guatire. Ahí en el 2010, 2011, teníamos 16 líneas de producción, y cada una producía 100 bombonas. Cuando hubo toda esta nueva situación de privatización, empezó el desmembramiento de esa empresa, por parte de los trabajadores, por parte de la gerencia. Este era un activo de PDVSA Gas Comunal, y como esa tenemos 13 manufacturas más. Podríamos nosotros estar produciendo cilindros para exportación, porque tenemos mucha capacidad y mano de obra calificada.

Nosotros estamos dados a trabajar con las condiciones dadas. Pero hay graves problemas. Por ejemplo, hay una señora que tiene 40 años de servicio y la empresa quiere que renuncie y empiece de nuevo con la nueva corporación. ¿Y los otros años de servicio? Cuando se entregó VENGAS y TROPIGAS y todos sus derivados, se suponía que el Estado asumía todos los pasivos y activos. Luego un consultor jurídico de la tesorería del Seguro Social dice que no se puede sobrecargar el Estado con eso. ¿Pero ya no podemos hacer justicia social con esas personas? Son personas, incluso, con problemas de salud. No puede ser.

¿Cuántos trabajadores han sido despedidos en este proceso de desconcentración?

En este proceso han sido despedidos 336 en Carabobo, 18 en Yaracuy... y en otras empresas más, son alrededor de 600 en total en todo el país. El Ministerio del Trabajo, a través de la Lic. Johanna Santeliz, ha amparado a esa gente, los ha reenganchado a algunos y algunas. Pero ahora no hay donde ponerlos a trabajar, si PDVSA Gas Comunal ha entregado sus activos. Fueron reenganchados en una empresa que ya no existe. ¿Qué hicieron ellos? Llegaron y dijeron "miren usted, usted y usted váyanse pa' su casa y yo les sigo pagando".

Entonces insistimos, nosotros estamos dados a cumplir la orden, pero estamos solicitándole al Presidente Maduro que revise lo que se está haciendo aguas abajo con ese punto de cuenta. En Portuguesa la bombona de 10 kilos ya vale 60 mil Bolívares.

Entonces queremos continuar, porque esa es una empresa que es nuestra. Cuando el comandante Chávez nacionalizó esta empresa nosotros estábamos más alegres que un picado de raya, porque la Revolución nos había dignificado. Nosotros no queríamos saber nada de las privatizaciones, habíamos pedido en conjunto la nacionalización de las empresas VENGAS y TROPIGAS que eran las más grandes, y que el proceso continuara con otras. Pero en cambio, esta llamada desconcentración acaba con la empresa, y no soluciona el grave problema de gas licuado de petróleo que hay en la nación.

Precios de gas luego del proceso de "desconcentración" de PDVSA Gas Comunal

Según su experiencia, ¿cuáles son las causas fundamentales de la escasez de gas?

Las causa fundamental es que no se está produciendo y no se está refinando petróleo suficiente. Lo que nosotros requerimos es un promedio más de 300 mil pies cúbicos diarios, y estamos produciendo 180. La caída de la producción de petróleo es una parte, porque para refinar tenemos que importar petróleo liviano para mezclar con el petróleo extra pesado de la Faja.

Hay que hacer un proceso de reinversión en refinación. Porque tenemos cinco refinerías a nivel nacional, y de esas cinco solo el Complejo Petroquímico José (en Anzoátegui) está produciendo. Cardón está produciendo un poco, en parte para la exportación, con la otra se está atendiendo Mérida, Trujillo y Zulia, a medias.

Ahorita se está trayendo principalmente butano. El gas licuado de petróleo es una mezcla entre propano y butano, y el etilmercaptano, que es odorizante. Pero el butano es muy pesado, muy líquido, y eso ha causado daño en muchos equipos.

Esta desconcentración entonces no es la solución, porque el dinero que se recoge no va a ir hacia reinversión en la refinería.

¿Qué acciones está planteando el sindicato?

El 15 de enero vamos a introducir un pliego conciliatorio para llevar esto a una normativa laboral nacional. ¿Cuál sería la figura? Varios compañeros y compañeras abogados y procuradores que hemos consultado, no nos han dado una respuesta concreta pero sí dijeron que la única solución es un contrato de servicio, o una comisión de servicio.

Esa normativa laboral va a agrupar a los trabajadores de GAS COMUNAL, unos se van a quedar en GAS COMUNAL y otros dentro de las Corporaciones haciendo el trabajo, pero en comisión de servicio. La normativa va a poner todos los reglamentos para los que trabajan en las corporaciones.

¿Hay alguna medida o exigencia de ustedes para que se revise o se detenga este proceso de desconcentración?

Nosotros estamos tratando de llevarlo a los más altos niveles, pero nadie quiere ponerle los cascabeles al gato. Hemos tenido 20 reuniones, con el compañero Piñate, otra gente del Ministerio del Trabajo, gente del Ministerio de Energía y Petróleo. También con Wills Rangel, miembros de la Asamblea Constituyente por varios Estados. Los que más han guerreado han sido los compañeros del Partido Comunista, Pedro Eusse y Oscar Figuera, que han estado en casi todas las reuniones.

Nosotros pensamos hacer un movimiento de trabajadores después del 15, donde se exija definición. Si es que nos tenemos que quedar, hacer sancocho, huelga de hambre, lo que sea, estamos dispuestos. Pero nosotros queremos que esto se defina. Y que el presidente se entere del desastre que hay a nivel de la distribución. Hay un bachaqueo tremendo. Y la desconcentración no lo está solucionando.

¿Cuántos años tiene trabajando en PDVSA Gas?

Tengo diez años trabajando, nueve como líder sindical. Yo me incorporé casi automáticamente al sindicato, porque no me gustan las injusticias de ningún tipo.

El sindicato se llama SINTRAVENGAS MÉRIDA, por ahora, porque nosotros ya no somos VENGAS. Entonces el nombre va a cambiar a SINPROTRAGAS MÉRIDA: Sindicato de profesionales y técnicos del gas Mérida, similares y promedios.

El proceso de privatización es un retroceso terrible en un proceso revolucionario, y cómo Ud. ha explicado, este proceso de desconcentración no será una medida temporal. No sólo eso, sino que tampoco se está solucionando el problema real de escasez de gas. ¿Cómo líder sindical, y más allá del tema laboral, qué mensaje dejaría sobre el tema de la propiedad nacional?

Mi llamado sería a todos los trabajadores y trabajadoras de PDVSA GAS COMUNAL, y a todos los sindicatos a nivel nacional, a que hagamos una lucha como para evitar la privatización y el volver atrás. Como dice el compañero Rafael Uzcátegui del PPT, nosotros vemos también con preocupación que grandes grupos conservadores dentro de la Revolución están haciéndole el juego al movimiento neoliberal, está buscando reconducir hacia el neoliberalismo nuevamente.

Esto lamentablemente ya está pasando en Carabobo. El gobernador es un señor rico de cuna, un neoliberal y un empresario, y está haciendo todo lo posible en este sentido, incluso en materia sindical. Entonces ese es el llamado, para que tomemos conciencia y hagamos acciones rápidas. También le hacemos un llamado a las comunidades a que se denuncie toda esta situación. Se están aumentando los precios, en algunos estados más de 2 millones por ciento, se está actuando en perjuicio del pueblo, no podemos dejarnos.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cT4k

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal