lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fQ3P

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

21/01/2020 :: Estado español, Pensamiento

Frente Popular, PSOE-UP, antifascismo y amnesia

x Pablo Hasel
La dignidad pasa por organizarnos al margen de sus partidos y sindicatos, para plantar cara en las calles de las que quieren alejarnos

Con el fin de ganar votos y confundir, haciendo creer que la izquierda la representan estos farsantes vendidos, quienes abiertamente se reconocen de derechas han lanzado una campaña para calificar a este gobierno de “Frente Popular” e incluso “comunistas”. Cosa que en un Estado que se ha encargado de ser una fábrica de analfabetos políticos, cala en amplios sectores. Lo cierto es que este gobierno no llega ni a socialdemócrata y basta compararlo con las tan idealizadas socialdemocracias nórdicas, donde las libertades políticas y los derechos son muy superiores. Pero como Estados capitalistas que son, permanecen las desigualdades abismales, la explotación, las organizaciones fascistas, el imperialismo, etc. Además cabe recordar que su riqueza también nace del crimen, del saqueo y de la brutal explotación en otros países. Basta como ejemplo la extracción del coltán en África con explotación infantil incluida, del que se benefician multinacionales nórdicas, o la conocida H&M cuya mano de obra en diferentes países no difiere de esta. Por tanto, aunque la riqueza esté algo mejor distribuida que aquí, no es legítima por su procedencia. La oligarquía fascista española es tan reaccionaria, que no toleraría ni una socialdemocracia en la que el poder seguiría sin ser de la clase obrera y los sectores populares. Pero están tranquilos porqué este gobierno no va a pelear ni por eso.

Desde los medios afines al PSOE-UP, se manipula igual agitando el miedo de que “la derecha quiere un golpe de Estado”, conscientes de que VOX les ha servido para que los partidos de gobierno no se hundieran electoralmente y frenar la temida abstención masiva. No explicarán que si el fascismo dio un golpe contra el Frente Popular, fue porqué sí se estaban produciendo transformaciones profundas, se conquistó la Amnistía total para todos los presos políticos, un partido verdaderamente comunista tenía un gran peso, etc. Desde su victoria, no han perdido el control del Estado, por lo tanto no necesitan golpe alguno para recuperarlo. Los mismos partidos del gobierno actual, PSOE y PCE, precisamente facilitaron la impunidad ante todos sus crímenes, la aceptación de la monarquía impuesta por el fascismo, la Constitución redactada por fascistas, la legitimidad de la legalidad que no suponía ruptura con el fascismo, etc. En definitiva el “atado y bien atado” que esté quien esté en el gobierno, perpetúa el poder de la misma oligarquía que tiene los tribunales, el ejército y los cuerpos represivos, a su disposición para frenar cualquier cambio profundo. Pero mientras no quede claro quien ostenta el verdadero poder y de donde nace este, se seguirá cayendo en la trampa de sus farsas electorales para legitimar un régimen con el que desde VOX a Unidos Podemos, cierran filas a la hora de defender a sus pilares y criminalizar a todo aquel que se salte la tan ilegítima como injusta legalidad opresora. Quedó muy claro cuando UP no apoyó el referéndum por estar fuera de la legalidad (la misma legalidad que defiende el llamado “trifachito”), dijo en boca de los A. Garzón de turno que “los independentistas no pueden salir de rositas” o criminalizó a los manifestantes que se defendían de la brutalidad policial tras las sentencias.

Mientras el Frente Popular daba la Amnistía y garantizaba las libertades políticas para el antifascismo, este gobierno no sólo no ha intentado frenar la represión, sino que junto al resto de partidos ha impuesto la “ley mordaza digital” que amplía aún más la censura en internet. Ni van a vaciar las cárceles llenas de antifascistas, muchos de ellos en condiciones de tortura en aislamiento y exterminio al serles negada la asistencia médica o mantenerlos presos gravemente enfermos (saltándose su propia ley penitenciaria, pero de esa legalidad no dicen nada), ni van a intentar tumbar la ley de partidos aprobada por el PSOE entre otros, que tiene ilegalizado al PCE (r) por comunista además de otras organizaciones antifascistas. Curioso gobierno con “comunistas” que mantienen a comunistas en prisión e ilegalizados, curioso “frente antifascista” liderado por un PSOE que impulsó el peor terrorismo de Estado y guerra sucia calificada de excesiva hasta por el fascista Abascal, aunque a la hora de la verdad haría lo mismo. La estafa llega a tal punto que se califica de antifascistas a los asesinos de antifascistas y un condenado por repetidas torturas hasta por el tribunal europeo como Marlaska, dirigiendo el ministerio de Interior, es llamado «progreso». El ignorante tiene excusa, pero como decía el comunista Bertolt Brecht, “el que sabe y calla, es un criminal”. El Estado más reaccionario de Europa, en el que se expulsa a militares sólo por firmar un manifiesto antifranquista o juzgan hasta a sus cuerpos represivos si se salen un poquito de lo dictado como Trapero y su cúpula de los Mossos, no permitiría a un solo comunista en los ministerios. El PCE no fue legalizado, fue legalizada la claudicación, el abandono de sus principios históricos y la integración en el régimen. Por eso ocupan el ministerio de trabajo, porqué van a perpetuar la sobreexplotación y el terrorismo patronal, así como la represión de luchas obreras. Anticomunismo en la práctica.

Este gobierno, especializado en campañas de marketing tan falsas como las mencionadas anteriormente, intentará vender las insultantes limosnitas como grandes logros. La miseria que ofrecen como “subida de las pensiones”, seguirá sin asegurar una vida digna a millones de personas. Así con todo, pero igual que intentan ocultar con folklore la represión actual contra el antifascismo, intentarán tapar la ausencia de buenas condiciones para la mayoría, con el cuento de que “los otros son peores”. Como si no fueran ellos quienes han hecho más daño a los movimientos sociales, desactivando muchos con falsas promesas o criminalizando toda combatividad en las calles, donde sí se pueden conquistar las importantes mejoras que su gobierno no va a otorgar. Los podemitas que hace años impulsaban escraches contra el PSOE, hoy quieren vendernos que ser su muleta y resucitarlos (tras el nefasto gobierno de ZP se estaban hundiendo) es la solución. Los mismos que se llenan la boca de “memoria histórica”, que como mucho llega hasta la muerte de Franco, son quienes nos quieren sumir en la amnesia para olvidar las reformas laborales del PSOE y todas sus fechorías. Pues sin esa amnesia quedarían retratados como lo que son: los salvavidas de un régimen putrefacto que en los años posteriores del estallido de la crisis capitalista, padecía una profunda crisis que se hubiera agudizado mucho más si no hubiera aniquilado en las urnas tanta rabia que empezaba a estar las calles.

Parte de esa amnesia consiste en reducir el fascismo a VOX. Resulta que antes de su aparición como escisión del PP fundado por el criminal fascista Manuel Fraga al que P. Iglesias ha alabado en más de una ocasión, aquí se había derrotado al fascismo y había habido ruptura y depuración. Como si la Audiencia Nacional no llevara décadas condenando por señalar lo que es la monarquía impuesta por el fascismo, defender derechos y libertades democráticas e incluso por chistes sobre Carrero Blanco. Una vez más, debemos fiarnos del antifascismo del PSOE que considera delito de odio despreciar al nazismo. Pero es que aunque VOX sólo sea una parte del fascismo, UP no se enfrenta ni a estos, en el congreso los calificaron como “escaños legítimos”. Ya advertían los clásicos del comunismo que “la socialdemocracia es la pata izquierda del fascismo” y si estos no llegan ni a socialdemócratas, no digamos ya. Irrumpieron diciendo que iban a asaltar el cielo y han acabado viviendo ellos en el cielo a costa de seguir perpetuando un infierno para tantos. De infierno sabe bien el jefe de gabinete de Iglesias, el ex JEMAD del ejército español que con gobierno del PSOE dirigió la participación del Estado español en la invasión de Libia que tras un genocidio, convirtió uno de los países con más calidad de vida de África en uno de los peores, cuya población se ahoga en el Mediterráneo tratando de huir ante la mirada impasible de la UE imperialista de la que UP tampoco plantea salirse, igual que de la OTAN, la mayor organización realmente terrorista del mundo.

Estos oportunistas no son ni republicanos, sus repetidos halagos a la familia real, así lo confirman. Ante tanto olvido, urge la memoria para que en las próximas elecciones se juzguen los hechos y no los discursos. Para poner fin al “si hay que tragar una mierda, me trago esta”. No queremos ni merecemos ninguna mierda y la dignidad no pasa por apoyar a un gobierno que va a perpetuar en esencia lo mismo con un poco más de perfume, la dignidad pasa por organizarnos al margen de sus partidos y sindicatos, para plantar cara en las calles de las que quieren alejarnos.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fQ3P

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal