lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/tG9

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

31/01/2005 :: Estado español

La fuerza nueva del yerno de Blas Piñar

x Ana María Pascual - Interviú
Han pasado 22 años desde que Fuerza Nueva, el partido de ultraderecha liderado por Blas Piñar, se disolvió por problemas económicos y nefastos resultados electorales. Hoy, un yerno del líder ultra se pone al frente de un nuevo proyecto político, Alternativa Española, que hereda el ideario de Fuerza Nueva y coloca a Piñar en la presidencia de honor, aunque trata de negar cualquier vinculación con la extrema derecha.

Una lámina en blanco y negro que recoge todos los reyes y reinos que ha tenido España -y que incluye al dictador Francisco Franco- es la única ornamentación de la sede de Alternativa Española (AES), un nuevo partido de extrema derecha que se acaba de presentar en sociedad. Ni banderas de España, ni crucifijos, ni retratos de los personajes idolatrados por los más ultras. En la sede de AES, un piso de algo más de 70 metros cuadrados en la calle Capitán Haya de Madrid, nada huele a extrema derecha... hasta que se rasca un poco.

El secretario general del nuevo partido es Rafael López-Diéguez Gamoneda (Madrid, 1958), un abogado asesor de empresas, padre de seis hijos y ferviente católico. Está casado con María Fernanda Piñar Gutiérrez, de 46 años, licenciada en Historia, hija de Blas Piñar, el fundador de Fuerza Nueva. Este partido, creado en 1976 y disuelto en 1982, fue un emblema de la ultraderecha española, que buscaba la continuidad de los principios del franquismo aun muerto Franco.

Blas Piñar, toledano que dentro de unas semanas cumplirá 86 años, notario jubilado, que fue procurador en las Cortes franquistas, consejero nacional del Movimiento, y diputado en el Congreso durante una legislatura, es el presidente de honor de Alternativa Española. "El señor Piñar no tiene ninguna función ejecutiva en AES -indica López-Diéguez-. Es nuestro referente católico, pues es la persona que más ha escrito de religión en el último tercio del siglo XX en España".

La religión católica es uno de los pilares de Alternativa Española. "El voto católico no tiene representación política ahora en España -sostiene el secretario general de AES-. Queremos captar ese voto y defender a los católicos del laicismo beligerante que quiere imponer el PSOE". López-Diéguez argumenta que el PP no representa a los católicos españoles, ni siquiera a los más tibios cristianos: "En su búsqueda del centro reformista liberal, el PP ya no puede defender los intereses de los católicos. Su ideario ahora es incompatible con la doctrina cristiana".

Dice López-Diéguez que los desencantados del PP están llegando poco a poco a Alternativa Española, constituida el 31 de marzo de 2003 con una primera denominación, Alternativa Nacional, y presentada hace 15 días con su nombre actual. Según su fundador, "el 60 por ciento de las bases de AES lo forman ex votantes del PP. También hay ex militantes del PSOE que ya forman parte del partido".

Entre los alrededor de 2.000 afiliados de AES, según López-Diéguez, hay variadas tendencias políticas, "porque el partido recoge principios que no pertenecen ni a la derecha ni a la izquierda, como son la vida, España y las raíces cristianas. Aquí cabemos todos". Se refiere, claro, al no al aborto, no al separatismo y no al laicismo. Pero no todo es pluralidad en AES: precisamente no cabe Fuerza Nueva. López-Diéguez trata de desvincular totalmente su partido del que fundó su suegro: "No estamos ligados en absoluto con Fuerza Nueva, no porque tengamos algo en contra, sino porque son proyectos diferentes", insiste.

Sin embargo, pese a los esfuerzos de Rafael López-Diéguez, y aun obviando su parentesco con su suegro y presidente de honor, sí hay tozudas vinculaciones entre AES y Fuerza Nueva. Para empezar, la primera sede del partido fue la misma que actualmente tiene Fuerza Nueva Editorial, SA, en la madrileña calle de Núñez de Balboa. Fundada por Blas Piñar en 1966, la editorial fue el antecedente del partido político. Hoy sigue editando libros de temática ultraderechista. Otra coincidencia: Luis Fernández-Villamea, vicesecretario nacional de Prensa y Propaganda de AES, es además administrador solidario de Fuerza Nueva Editorial, SA, y autor del libro Gutiérrez Mellado: Así se entrega una victoria, de la misma editorial. Dirigió la revista Fuerza Nueva, y López-Diéguez admite que fue simpatizante del partido de Piñar, "pero no militante", puntualiza.

En la página web de Alternativa Española, hace pocos meses, podían verse fotografías de López-Diéguez con Alessandra Mussolini -nieta del dictador italiano, eurodiputada y líder del partido Alternativa Social- y con otros dirigentes neofascistas italianos antes de las elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en junio pasado.

Al fin y al cabo, el yerno de Blas Piñar no se cansa de repetir que AES nace sin complejos. "¿Tiene complejos Alberto Ruiz-Gallardón de que su suegro, José Utrera Molina, haya sido ministro de Franco? -pregunta López-Diéguez-. ¿O el señor Fraga, que ha vestido el uniforme del Movimiento y ha sido ministro de Interior en la época de mayores represalias? El señor Piñar no ha sido ministro de Franco y además no tiene muertes a sus espaldas, como le ocurre al señor Carrillo con el tema de Paracuellos".

En cuanto a la inmigración, una cuestión desde siempre molesta para la extrema derecha, AES "rechaza cualquier manifestación racista", aunque entienden sus responsables que existen dos tipos de inmigrantes: "Los que se integran, como los suramericanos, y los que no quieren integrarse, como los musulmanes. La actual política de inmigración afecta a la seguridad ciudadana. Proponemos un sistema de cupos que favorezca a la inmigración integradora".

Una buena cartera
A la derecha del PP en cuestiones de moral y a la izquierda del PP en lo económico y social. Así se sitúa a sí mismo Rafael López-Diéguez. Es primerizo en el ruedo político, pero en su trayectoria profesional lleva "25 años de éxitos", dice él mismo. Éxitos que le sientan ahora mismo en los consejos de administración de algunas empresas vinculadas a empresarios de renombre.

En Suala Capital Partners, SL, fundada por Ana Patricia Botín -hija del presidente del BSCH- y dedicada al asesoramiento de fondos de capital de inversión, López-Diéguez es consejero desde marzo de 2002, y secretario a partir de julio de 2003. Portavoces de esa sociedad, que atesora uno de los fondos de capital riesgo más importantes de España (215 millones de euros) indican: "La vida privada de Rafael López-Diéguez no nos interesa, ni los partidos políticos en donde esté. Sólo nos une a él la actividad profesional. Es el director general de la compañía". Ana Patricia Botín fundó Suala en 2000, fue la principal accionista y presidenta hasta febrero de 2002, cuando, al ser designada presidenta ejecutiva de Banesto, dimitió de sus cargos ejecutivos en Suala. En la actualidad, su marido, Guillermo Morenés, es consejero de la sociedad.

El yerno de Blas Piñar ocupa cargos en los consejos de administración en una cincuentena de empresas. Algunas están domiciliadas directamente en su propio bufete, RLD Asociados, del que es accionista su esposa.

Pero sus relaciones profesionales no acaban ahí. López-Diéguez es consejero delegado de Hospes Hoteles, compañía que cuenta con varios hoteles de lujo en España, y en la que Alicia Koplowitz participa a través de varias empresas. También coincide con Alicia Koplowitz en el consejo de Traentro XXI, SL, que explota establecimientos hoteleros y en la que el líder de AES es consejero delegado mancomunado. Un portavoz de estas sociedades ha manifestado a interviú que no comparten el proyecto político de López-Diéguez y que la relación que mantienen con él es sólo profesional.

La familia Revilla forma parte de la cartera de clientes de López-Diéguez, como él mismo indica. Emiliano Revilla, a quien se recordará por su secuestro a manos de ETA, es ahora concejal del PP en ólvega (Soria), su pueblo, y sigue también en los negocios. En Hermanos Revilla, grupo inmobiliario presidido ahora por Ignacio Bayón, ex ministro de Industria de UCD, López-Diéguez fue director general dos años; ahora es apoderado, consejero y vicesecretario. El vicepresidente es Antonio Revilla, hijo de Emiliano, que es consejero junto con sus hijas Margarita y Carmen.

El yerno de Blas Piñar aparece en otras cinco empresas más con Antonio Revilla y con su padre. "Yo les asesoro -se esfuerza en aclarar, preocupado, López-Diéguez-. No tengo ninguna participación accionarial en esas empresas. En todas en las que figuro estoy como profesional, y nada tienen que ver con mis ideas políticas ni religiosas ni con mi partido".

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/tG9

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal