lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS4E

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

22/05/2020 :: Estado español

Una nueva epidemia nos afecta: la de la estupidez

x Izquierda Castellana
Vox, no se sabe si queriendo o sin querer, les sirve en bandeja al Gobierno su línea de defensa, que consiste en que todo aquello que se les critica proviene de la derechona

Además de la pandemia de la Covid-19, enmarcada en la más grave y duradera agudización de la crisis del capitalismo neoliberal, que se inicia en el 2007/2008 y cuyas consecuencias no han hecho más que empezar y que no tiene soluciones ordinarias [Preparando la guerra global como salida a la actual crisis socio-económica-sanitaria ], asistimos en este Estado a la aparición de una nueva “epidemia” que afecta al conjunto de los agentes del Régimen del 78, a los tradicionales y a los nuevos. Esta epidemia puede ser calificada adecuadamente como “epidemia de la estupidez”.

En la gestión de la pandemia Covid-19, el “pensamiento débil” ha sido la esencia que la ha alimentado durante una primera y larga fase. Nada de lo que se venía haciendo en otros países con resultados esperanzadores les parecía útil en el Estado español: controles de temperatura en puertos, aeropuertos, estaciones de tren o metro; uso obligatorio de mascarillas en lugares públicos abiertos o cerrados; realización masiva de test diagnósticos con alta sensibilidad y especificidad, que no son otros que los conocidos como PCR; puesta en marcha de los equipos de rastreadores para investigar los contactos de los casos…Era evidente que la cuestión fundamental que justificaba el no apoyar esas medidas, tal como reconoció los pasados días Fernando Simón, era que no había capacidad para llevarlas adelante.

El Régimen del 78, a medida que ha ido envejeciendo, solo ha cuidado las cuestiones que considera fundamentales para su supervivencia: el holding mediático-político que se esfuerza por mantenerlo con vida día a día y el aparato represivo (policial-judicial) con similares objetivos, pero mediante medios expeditivos.No es casualidad que fueran esas dos “plataformas” las que jugaran -y sigan haciéndolo- un papel protagónico en la gestión de la pandemia y Estado de Alarma/Excepción.A partir del momento que la derechona se sale del pleno consenso inicial y esboza una línea de crítica a la acción gubernamental, la respuesta de éste y su conglomerado es de manual de plató televisivo, utilizando los recursos de los reality show: “y tú más”.

La gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid se convirtió para el Gobierno y su conglomerado en el ejemplo de lo “malo-malísimo”, lo cual se corresponde con la realidad; pero simultáneamente la gestión del Gobierno central, incluyendo la del Ministro de Sanidad y el portavoz epidemiológico -Don F. Simón-, se convirtió en lo “bueno-buenísimo”, lo cual no tiene nada que ver con la realidad.

Aquí la gestión de la pandemia de la Covid-19, tanto por la derecha del Régimen como por su izquierda, ha sido y sigue siendo francamente nefasta. No comprendieron -y siguen sin hacerlo- en qué consiste la lucha contra una epidemia y cómo ello exige entre otras cosas organizar adecuadamente no solo al Sistema Sanitario sino al conjunto de la sociedad, que pasa por una actividad educativa/formativa, entre otras. ¿Pero cómo iban hacerlo si los teóricos encargados de tal cosa no tenían ni idea?Han sustituido un debate científico serio en el que se implicara al conjunto de la sociedad, cosa perfectamente posible, por un debate partidista del más bajo nivel. Porque en el fondo, a unos y a otros, al conjunto de la clase política del Régimen, lo único que les interesa es mantenerse en el poder institucional como forma de seguir viviendo en una situación de privilegios a los que no podrían acceder a través de un trabajo ajustado a sus capacidades reales.

El ejemplo del de Galapagar es totalmente expresivo de lo que decimos.Las sesiones parlamentarias para la renovación quincenal del Estado de Alarma han sido un espectáculo totalmente penoso, por su bajo nivel intelectual, no digamos analítico, dejando al margen cualquier consideración del contenido progresista de las medidas planteadas.Vox hablando nada menos que del Gobierno social-comunista, de Paracuellos y los crímenes del comunismo internacional… algo se tienen que tomar antes de hacer sus intervenciones.

Pero aquellos que defienden el Gobierno no están en un nivel mucho mejor. Evidentemente Vox, no se sabe si queriendo o sin querer, les sirve en bandeja de plata al Gobierno su línea de defensa, que consiste en que todo aquello que se les critica proviene de la derechona. Lo peor es que los talibanes defensores del Gobierno en medios y en redes se toman esta cuestión al pie de la letra y, para sonrojo ajeno, tildan a todas las personas o colectivos que plantean una línea de reflexión y acción crítica por la izquierda al Gobierno de “hacer el juego al fascismo”. Esto era así al menos hasta hace una semana.

Desde hace unos días, y tras comprobar que los llamamientos a salir a la calle para neutralizar al fascismo, pero también para criticar los errores y excesos represivos del Gobierno, especialmente a través de la Coordinadora 25S y las organizaciones sociales, sindicales y políticas, así como los movimientos asamblearios de los diversos pueblos y barrios, y que están teniendo un amplio eco que comenzará a extenderse en estos días a otras localidades de Castilla, ven la necesidad de ajustar su táctica y para ello intentar recuperar un “discurso de izquierdas”.

Es en ese intento en el que enmarcamos el espectáculo bochornoso ocurrido los pasados días y en el que también ha participado Bildu, en relación con la cuestión de la derogación de la Reforma Laboral del PP. Esa derogación, al igual que la de la Ley Mordaza, ya había sido anunciada numerosas veces, sin que tal cosa ocurriera; por supuesto tampoco va a ocurrir en el futuro, al menos mientras dure este Gobierno. Pero los diferentes implicados en este asunto vieron una oportunidad de mejorar su imagen, sin hacer la más mínima reflexión global sobre el asunto, porque su situación de debilidad es tal que les lleva a ser especialmente estúpidos.

El Gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, después de “amenazar” con una prórroga de un mes del Estado de Alarma y comprobando que tenían incluso dificultades para una ampliación de 15 días, se acogieron a cualquier posibilidad que debilitara cuantitativamente el rechazo. Unidas Podemos ha perdido centralidad en los manejos del Parlamento español a costa de Ciudadanos y además las encuestas le dan una constante bajada en el número de votos; y Bildu ha empezado a percibir de forma indudable que una parte de la que era la base social de la Izquierda Abertzale tradicional no solo le da la espalda, sino que de una forma lenta y compleja, pero real, comienza a apoyar líneas alternativas con mayor coherencia con la tradición de lucha de la IA.

Todos los movimientos de apoyo a la huelga de hambre del preso político Patxi Ruiz son una expresión de esto, a pesar de los intentos de las redes de la línea oficial para impedirlo. Las declaraciones de algunos de los portavoces de Bildu nos parecen francamente patéticas.Cuando algo no tiene utilidad para el conjunto de la sociedad y además es estratégicamente inviable solo les queda el recurso al engaño y al autoengaño sistemático; cuando esto ya no da resultado empiezan a caer en la espiral de la estupidez rampante, que no es sino un síntoma de que el principio del fin ha comenzado. En ello andan.

IZquierda CAstellana, 22 de mayo de 2020.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS4E

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal