lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dE2x

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

09/03/2012 :: Anti Patriarcado

8 de Marzo: a Isabel Oiarzabal, yo te nombro Libertad

x Maite Campillo
La trayectoria de Isabel Oiarzabal, fue la de una republicana que se queda sin República y, su obra representa la disyuntiva entre lo que tuvo que ser y lo que pudo haber sido


AQUÍ, proa de Europa preñadamente en punta;
aquí, talón sangrante del bárbaro Occidente;
áspid en piedra viva, que el mar dispersa y junta;
pánica Iberia, silo del sol, haza crujiente.

Mujeres que caminan sobre el mundo, trinchera para la libertad.
Quizá, me fuese fácil escribir sobre mi vida, quizá...
Pero intentar narrar una síntesis, de un 'simple' fragmento, de los
muchos que integraron perfil y vida de una eminencia de tal altura,
para nada, pero que nada fácil. Tendría que encajarlo dentro de un
abecedario ceniciento y, eso hay que vivirlo: el país de los ricos
rodeando mi cintura y todo lo demás -como dijo Blas de Otero- Escribo
y callo; mi añoranza y tu lindo recuerdo caminando se encuentran en un
abrazo. Me enamoré de tu perfil como mujer avanzada en su época que
supo como golpear la coraza del conservadurismo inquisitorial
reaccionario, y te tomé como ejemplo desde que me enteré de tu
existencia entre nosotros como activista de primera. Como mujer líder
de un feminismo libertador desperezastes mis días alimentados por tu
inteligencia, intelectualidad y militancia en la II República
(1931-1939). Representaste esa Iberia Republicana en foros
internacionales donde la palabra, importantes, no dignificaría en
suficiencia su contenido, respondiendo en conciencia, defendiste con
astucia e inteligencia la legitimidad de la República frente al
franquismo, como regalo de la Alemania e Italia nazi para matar a un
pueblo que sirviera como símbolo de la fortaleza del nazismo sobre el
mundo a las puertas de la II Guerra Mundial.

Tu desenvoltura y dotes como periodista, escritora, dramaturga,
actriz, profesora, traductora, diplomática y más, marcaron un jalón en
la vida en esa contraofensiva por dignificar la imagen de la mujer y
ponerla en el lugar de los que juzgan la injusticia. Fuiste tránsito
fronterizo desafiando poderosos y acercando vidas. Tu seguridad, tu
independencia han forjado el llanto que voy llorando por tu distancia
y mi cercanía, que vuelco sobre los senderos del ayer para que
florezcan y rehabiliten todas las primaveras que os robaron pero que
inevitablemente, para desgracia del nazismo imperial que nos sigue
imperando y sus verdugos, han seguido perfumando y coloreando
amaneceres sobre cunetas y fosas sobre las que crecen alto jazmines y
amapolas como sabia que nunca muere por lo que las espinas de las
rosas, no cesaremos una y un millón de veces de pelear la
rehabilitación, somos viento que mueve páginas de historia que es tu
propia historia impulsando altivo nuestros cuellos sobre nuevas sendas
con o sin alpargatas, dando luz el día que llegaste por primera vez un
12 de Junio de 1878, como un suspiro en la canción, que aún eriza mi
corazón. Seguiremos, compañera sufragista, pionera del compromiso,
mirándote a los ojos que es como decir mirando y aprendiendo de tus
enseñanzas y basta cultura; el recuerdo de tu imagen sigue perfumando
la casa donde naciste en la ciudad de Málaga, nos irradia. Es la
existencia lo esencial; la conciencia de estar 'en esta clase o la
otra' -como dijo el bilbotarra Otero (en lengua castellana): Es un
deber elemental.

Fuiste tomando forma social, enfrentando las injusticias que ceñían la
cintura a la clase trabajadora, jornalera y, esa guerra perdida de
Cuba, esos muertos y heridos, como sueño que no madura de nuevo
impacto sobre una tierra mojada en lluvia de sangre; todas esas vidas
enviadas a la muerte en América, África...
Típicos señoritos, hijos de padres adinerados, solamente pensaban en
caballos, corridas de toros y en encontrar una esposa rica.> -escribe
en su juventud la Oiarzabal que supo hacer camino al andar...
Venciste el empeño de ser actriz y lo lograste gracias a la
complicidad familiar, rompiendo moldes clasistas, sexistas en una
época difícil para un arte tan liberador en la mujer, viajando para
ello a Madrid y hasta te casate con un crítico de arte!, que pudo
valorarte y admirarte sobre los escenarios. Para escribir como se
habla y siente, compaginaste tu labor como actriz con la de
corresponsal escribiendo para la revista “Laffan News Bureau” y como
colaboradora del periódico “The Standard”. Tu inteligencia como tu
compromiso y personalidad no tubo límites, avanzaron a un mismo compás
contra el concepto capitalista de lindas jaulas para jilgueros
disecados o, que el poeta ha de ser juglar o bufón o no es nada.
La sensibilidad que Isabel desarrolló sobre todo lo concerniente a la
mujer, su parca formación y, escasa educación lectora en aquellas que
sabían leer, la hizo impulsar junto con su hermana Ana Oiarzabal la
revista “La Dama”, creada por ambas y cuyo primer número salió en
diciembre de 1908 siendo la primera publicación periódica editada en
el Estado Español dirigida a un público exclusivamente femenino.
Intentaré bajar la lámpara un poco más, compañera, para que enfoque
con más claridad tu cultura y sobrada inteligencia sobre el inmenso
abanico sin número de conferencias en Montreal, Miami, Nueva York, San
Francisco... Folclore, moda y artesanía formaron parte de su
emancipación económica.

haya en el mundo una palabra cualquiera, habrá poesía. A la
altura de los años 20, ejerció como periodista en diferentes medios
informativos como El Sol (Crónicas Femeninas), Blanco y Negro, La
Esfera, Nuevo Mundo, El Heraldo... como escritora tradujo textos del
inglés al español y publicó relatos, obras de teatro, una novela y la
biografía de una embajadora soviética a la que conoció en su destino
diplomático de Suecia. Isabel fue la primer mujer embajadora del E.
Español. ¿Qué ritmo inquieto mueve a Oiarzabal?
En 1918, comienza su militancia en la asociación feminista ANME, de la
que llega a ser presidenta y en 1920 asiste como delegada al XIII
Congreso de la Alianza Internacional para el Sufragio de la Mujer, en
Ginebra, en calidad de Secretaria del Consejo Supremo Feminista de
España. Es invitada a pronunciar una conferencia en la Casa del Pueblo
sobre “Educación de las Mujeres” donde quedó tan admirada como
sorprendida por esa inteligencia natural de la clase obrera . Ahí
Isabel, crece en entereza, queda prendida de aquellas mujeres obreras
combativas, inteligentes, luchadoras con un concepto de independencia
y personalidad carente de prejuicios en una época donde la mujer tenía
prácticamente todo por conquistar.

Fue esta luchadora mujer polifacética e inquieta, dándose a conocer
por la divulgación de su folclore y, artesanía autóctona en
conferencias, como ya se ha dicho, por Europa y América, que recogió
en un libro y, por los problemas de la infancia recogidos en, “El alma
del niño” (1921), un tratado sobre psicología y derechos de los
menores. Y, la crisis político económica del país acabó con el
Teatro... pero entre la realidad y la prosa se alza el verso, se abre
la rosa.

Abril de 1926, se crea el Lyceum Club Femenino, siendo presidenta
María de Maeztu y Victoria Kent e Isabel Oiarzabal como
vicepresidentas . Club que supuso un gran paso en la cultura y
liberación de las mujeres de la época. Criticadas desde los sectores
conservadores, entre ellos la Iglesia, por su feminismo activo en
defensa del divorcio y demás reivindicaciones de carácter
progresistas. En 1929 preside la Liga Femenina Española por la Paz y
la Libertad y se especializa en Derecho Internacional, en el área del
trabajo de la mujer y de la infancia.

Es nombrada traductora del Comité Organizador de la XX Sesión del
Instituto Internacional, Consejera Gubernamental en la XV Conferencia
Internacional del Trabajo, vocal del Consejo del Patronato del
Instituto de Reeducación Profesional, hasta llegar a un largo etcétera
que la dignificaría como mujer intelectual y destacada en su época,
abrazando compromisos sociales e implicándose políticamente con
relevancia... Y, sobre su cuerpo de rosa, la mariposa juega entre sus
labios y cabellos ensortijados de la primera mujer del Estado Español
que obtiene plaza, por oposición, como inspectora de Trabajo. Única
mujer que forma parte de la Comisión Permanente de la Esclavitud en
Naciones Unidas.

En 1930, consiguió entrar en la cárcel y fotografiar al Comité
Revolucionario Republicano. Sus fotografías se publicaron en el Daily
Herald de Londres. Mujer intelectual de gran entereza, destacó en
varios frente de lucha como la feminista y la de las reivindicaciones
laborales. Participa, como experta en Derecho Internacional, relativas
al trabajo de menores y de mujeres en sedes como la Organización
Internacional del Trabajo (1931) y, en la mentada Comisión Consultiva
de Expertos en Materia de Esclavitud de la Sociedad de Naciones en los
años(1934-1938). Definitivamente actuó para el pueblo, algún día formará
parte de los libros de texto... Y, con la sangre hasta la cintura
avanzó hasta México.

En 1931 se presentó candidata a diputada a las Cortes Constituyentes
por el Partido Socialista. 1933, actúa como delegada en la Sociedad de
Naciones y se le autoriza, en nombre de la República, a ejercer como
ministra plenipotenciaria, es decir, a firmar una convención en nombre
de su gobierno, hecho insólito para una mujer en aquella época.
Avanzando lentamente, sobre el viejo suelo, sobre la tierra a punto de
ser hundida en sangre; involucrándose de lleno en la lucha activa,
forma parte del Comité de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo.
1935, con la derecha en el poder, Isabel se niega a representar a un
“gobierno autoritario” en la Conferencia Internacional del Trabajo y
asiste como representante de los trabajadores.
A Oiarzabal la inquieta la situación y, en palabras del poeta que
camina entre notas: algunas veces sube hasta los ojos y no me deja
ver, algunas veces... Traigo una rosa en sangre entre las manos
ensangrentadas. Porque es que no hay más que sangre. 1936, al comenzar
la Guerra Civil completó una gira de conferencias por 42 ciudades de
los Estados Unidos y Canadá difundiendo la idea republicana. Los
católicos canadienses boicotean algunos de los actos. Y, ya en Estados
Unidos, consigue llenar el Madison Square Garden de Nueva York con
25.000 personas. Tras una gira de más de 50 días la delegación
republicana española es recibida en Washington por Eleanor Roosevelt.
53 días para recabar apoyos a la República... Y, una horrorosa sed
dando gritos en medio de la sangre.

Declarada la Guerra Civil, participa en la Comisión de Auxilio
Femenino. En octubre de 1936 el Gobierno la nombra ministra
plenipotenciaria con destino en Estocolmo y sale con su hija Marisa,
Isabel García Lorca y Laura de los Ríos. Se encuentran en Ginebra con
el ministro Fernando de los Ríos. Propone a Oiarzabal que antes de
incorporarse a su nuevo puesto en Estocolmo, forme parte de una
expedición que recorrerá Norteamérica para difundir las razones de la
España Republicana, que en muchos lugares está siendo acusada de
permitir el establecimiento del comunismo, argumento en el que se basó
la sublevación franquista.
Oiarzabal se embarca hacia Estados Unidos, antes sucederá otro
determinante episodio. Isabel fue enviada para informar a la
Conferencia del Partido Laborista Británico en Edimburgo antes de que
se firmase el Pacto de No-Intervención pero, la avioneta 'es detenida
en París durante cinco horas'. Cuando llega a Londres, el pacto ya se
había firmado.
Oiarzabal ocupó la embajada de Suecia tras un conflicto con el
anterior embajador, que no pensaba abandonar la sede diplomática hasta
la victoria de Franco. Al mismo tiempo, varios fascistas habían
ocupado la embajada sueca en Madrid. La compañera tuvo que hacer
muchas gestiones para solucionar el conflicto y las tensiones con un
país que, además formaba parte del pacto de no intervención.
En Estocolmo se encuentra con una hija y, el recuerdo de los otros
hijos que quedaron luchando por la República... desde la ventana de la
embajada en Suecia, Isabel Oiarzabal pensaba en sus tardes de niña en
Málaga mientras se contempla el azul broncíneo de las fachadas de Estocolmo.
Hay bruma. Es invierno. Todo es frío y grande. La Gamal Stan, la
ciudad antigua, está en silencio. No hay nadie en la calle. Sólo el
viento y su memoria.> El Gobierno republicano la envía a resolver
otros problemas por países nórdicos que habían comenzado a entablar
relaciones con los sublevados: Finlandia, Noruega, Dinamarca.
Considerada como la heroína de una auténtica batalla diplomática.
Pronto llegará la fatal noticia de la imposición de la dictadura sobre
la República. Oiarzabal se entera de que su yerno y su hijo se
encuentran en un campo de concentración francés. La líder republicana
es ya una embajadora sin embajada.

de 1939 abandona dicha embajada y, tras un tiempo entre
campos de concentración, consigue llegar a Veracruz (México) con el
buque Sinaia fletado por el SERE (Servicio de Evacuación de los
Republicanos Españoles) y su vida como la de muchos otros exiliados
después de la Guerra civil (1936-1939), gracias al gran apoyo del
gobierno de Cárdenas, ve un rayo de luz en el camino donde continuar
sin desfallecer la lucha contra el fascismo, su actividad creativa y
su militancia feminista. Así fue como tras la derrota del gobierno
republicano, Isabel Oiarzabal Smich, logra reunirse con los suyos,
liberados tras su paso por distintos campos de concentración franceses
vía México, tierra de acogida, donde vivirá hasta dejarnos un año
antes de la muerte del sanguinario dictador Franco, en 1974. Muere
Isabel sin lograr su mayor deseo, regresar a la tierra por la que
tanto había luchado, amado. Su imagen vive, sus sueños se salvaron
uniéndose a nuestra lucha por ese rayo de luz que hará justicia a su
obra.

DESDE AQUÍ...
Desde “esa proa de Europa preñadamente en punta”...
Un mundo como un árbol desgajado. Una generación desarraigada.
Mujeres y hombres sin más destino que apuntalar las ruinas.
Pero la muerte, desde dentro , ve.
Pero la muerte, desde dentro, vela.
Pero la muerte, desde dentro, mata.
Mujer sin parangón, reconocida como vanguardista que exige libertad y
expresión propias. Su inteligencia fue capaz de evidenciar nuevos
registros que pudo desarrollar en la II República, en parte, gracias
al reconocimiento del derecho de voto femenino en 1933.
Como ella, sus compañeras del Lyceum Club tuvieron que hacer frente a
las posturas contrarias a su emancipación, las cuales se veían
respaldadas por un Código (in)civil, el de 1889, que contemplaba una
minoría de edad de la mujer en la práctica. Junto a los discursos del
esencialismo biológico que argumentaban la inferior capacidad de la
mujer, conocido papel asignado el de 'ángel del hogar'.
Autora de diversas publicaciones, destacan tres obras suyas:
I must have liberty (1940), Smouldering Freedom (1945) y Alexandra
Kollontay (1947). Las tres escritas desde su exilio en México, a pesar
de la dura experiencia del destierro donde evoca con cierta angustia
vital su vida anterior en las tres obras citadas. El desarrollo de su
trabajo de posguerra la "España de las harcas" en expresión del poeta
de León Felipe, coincide con su etapa de madurez consciente de que
<”se ha muerto el pueblo” pero no las personas que lo levantaron, en
alusión a la II República.>

NOTA
Cuentan algunos historiadores que, gran parte de la trayectoria vital
de Isabel Oiarzabal, fue la de una republicana que se queda sin
República y, la plasmación de su obra representa la disyuntiva entre
lo que tuvo que ser y lo que pudo haber sido.
Fue su vida, doblemente silenciada por su condición de “vencida y
mujer” justifica el estudio que otorga protagonismo a un sujeto
histórico que son muchos y, con frecuencia, olvidados: las mujeres.
También cuentan que cuando sale de Noruega, según costumbre
tradicional se la entrega unas serpentinas, para que las arroje desde
el barco hacia las gentes que despiden a las personas que van a
emprender el viaje y, que al parecer 'curiosamente' las últimas
serpentinas, cintas, que quedan entre sus dedos son tres, sus colores:
Rojo, Amarillo y Morado. Hecho significado para una mujer como ella
sentimental «Cuando yo lancé todas las cintas, vi que me quedaban en
las manos los extremos de tres solamente, que me unían a la tierra que
dejaba: roja, amarilla y morada, y siempre he considerado que aquello
fue como una revelación profética de que los españoles al abandonar
Europa seguíamos ligados a nuestro país por la bandera tricolor
republicana. *¡Volveremos allá!. Estoy completamente segura.» Cintas
que tomaron forma de símbolo, vínculo inquebrantable con el país que
deja atrás la combativa Oiarzabal donde nació y luchó junto a miles
de antifascistas algunos aún en el maquis, en los montes, otros camino
del exilio, otros deportados en campos de concentración...
Isabel Oiarzabal Smith, que nació en Málaga hija de madre escocesa de
nombre Ana, y de Juan Oiarzabal Bucelli de origen vasco, guarda estas
cintas como sombra, que vivirá como un preciado recuerdo que no la
abandonará nunca. Por lo que en México continuará la lucha sin
descanso en defensa de la causa republicana y su actividad feminista e
intelectual.
'Guerra civil', 'Exilio en México', en 'Debo tener libertad' (1940 se
refugia en sí como desterrada, con recuerdos de patios malagueños, de
noches de verano y cielos azules. 'Rescoldos de libertad' (1945, en
ella relata los sufrimientos en los campos de concentración del Sur de
Francia, es decir, la historia de los maquis. Aunque como escritora
destaca especialmente su novela “En mi hambre mando yo” (1959), que
narra las peripecias de un grupo de mujeres durante la Guerra Civil.
anarquistas andaluces en la misma época y que, tal y como explicó la
misma autora en el libro, empleó un labriego cuando le ofrecieron un
trabajo que mitigara su necesidad a cambio de que votara al candidato
reaccionario.>
Recuperada en abril de 2005 por Mono Azul, historia en la que
Oiarzabal se reconcilia con su pasado a través de Diana, una joven que
descubre el horror de la Guerra Civil.
Diana, una joven obligada a un matrimonio concertado, descubre desde
su Málaga natal, desde el Madrid de esa Cibeles llamada "la linda
tapada", debido al hormigón que la protege de las bombas. Retrato
ejemplar sobre un ambiente terrorífico de ese Madrid asediado por las
sublevados franquistas, estremecido por la muerte y el hambre -¿Dónde
vamos ahora?, preguntó la desconocida... escrita sobre un hecho real
que ocurrió en la Alpujarra granadina y que Fernando de los Ríos le
contó a su hija Laura. Isabel la sitúa en un pueblo malagueño. «En mi
hambre mando yo» fue la respuesta del campesino a la coacción de un
cacique para que votase. El hambre era lo único que poseía.

s y arcángeles se juntan contra el hombre.
Y el hambre hace presa, los túmulos su agosto.
Tres años: y cien caños de sangre abel, sin nombre...
(Insoportablemente terrible en su arregosto.)
[Fragmentos de Blas de Otero]

PD.
* ¡Volveremos allá!. Estoy completamente segura.
[Oiarzabal, más que una intelectual]
Maité Campillo (actriz)

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dE2x

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal