lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fW3G

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

18/01/2021 :: Estado español

Patrimonio Nacional pagó gastos de la casa de Corinna, a 100 empleados de Zarzuela y la tripulación

x Luna Izquierdo
Se confirma lo que todos y todas sabíamos: la monarquía cuesta mucho más de los 8,4 millones de euros que reflejan los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

Patrimonio Nacional pagó gastos de la casa de Corinna, a 100 empleados de Zarzuela y la tripulación del Fortuna.

La monarquía cuesta mucho más de los 8,4 millones de euros que reflejan los Presupuestos Generales del Estado de 2021 y es que en esta partida no figuran los pagos por multitud de servicios que asumen otras administraciones.

Por ejemplo, los gastos de seguridad que cubren los ministerios de Interior y Defensa, los actos oficiales y la agenda en el extranjero que cubre el Ministerio de Exteriores y existe, además, tal y como explica elDiario.es el cajón de sastre de Patrimonio Nacional, en donde van a parar diversas facturas de la familia real.

Tal y como informábamos este jueves, Patrimonio Nacional paga los sueldos y gastos del personal que asiste a Juan Carlos I en Emiratos Árabes Unidos. elDiario.es era el encargado de desvelar que Juan Carlos de Borbón cuenta con tres ayudantes de cámara, personal de libre designación contratado por Patrimonio Nacional que ejerce labores de asistencia al emérito.

Además de esos tres salarios, Patrimonio Nacional asume, además de los gastos derivados de su estancia en Emiratos Árabes Unidos. elDiario.es lo confirma gracias a que tiene en su poder facturas emitidas por la empresa Viajes El Corte Inglés. El total del gasto solo en viajes de sus asistentes de cámara ronda los 4.000 euros desde que el exjefe del Estado salió de España. A mayores habría que sumar el alojamiento y las dietas.

Pero a este organismo se han cargado indemnizaciones por despidos improcedentes a la tripulación del yate Fortuna, el mantenimiento de la casa donde se alojaba Corinna Larsen en Madrid y los seguros de los Ferrari, Rolls Royce y otros coches de lujo que el emérito había recibido como regalos.

Se desconoce además cuál es el importe en gasto de personal que asiste a la familia real (amas de llaves, ayudantes de cámara, jardineros) y que no entra dentro de los 3,8 millones en gastos de personal que reflejan sus cuentas y que también sufraga Patrimonio Nacional, tal y como apunta el citado medio digital.

En el último informe, correspondiente al ejercicio 2013, del Tribunal de Cuentas sobre Patrimonio Nacional, cuestionó los pagos adelantados por la Casa Real por un importe de 20.676,59 euros por este concepto.

«Estos pagos se justifican con facturas de una agencia de viajes a nombre de la Casa de S.M. el Rey, por el coste de billetes de barco, avión y hotel. No se considera justificado este atípico sistema, que distorsiona el procedimiento de pago y la justificación nominal de estos gastos», recogía el informe del Tribunal de Cuentas.

El organismo argumentó ante el organismo fiscalizador que «en algunas ocasiones, estos desplazamientos se hacen con total confidencialidad por motivos de seguridad». «En estos casos no se informa previamente a Patrimonio Nacional de la realización de los mismos e incluso los interesados son avisados de la prestación del servicio con escaso tiempo, por lo que las gestiones y el pago de la reserva de hoteles, barcos y aviones se realizan directamente por la Casa de S.M. el Rey».

En 2017,el PSOE planteó en el Congreso en 2017 que Patrimonio dejara de pagar a trabajadores de la Casa Real, pero una vez en el Gobierno defiende esa prerrogativa al estar prevista «en la legislación vigente».

Monarquías como la británica publica desde cuánto le cuesta el protocolo o el mantenimiento de sus propiedades pasando por gastos como la calefacción, la luz o la comida y la bebida (incluido el vino), mientras la española se limita a responder que «son asuntos que se articulan a través del Portal de Transparencia».

Patrimonio Nacional pagó gastos de la casa de Corinna, a 100 empleados de Zarzuela y la tripulación del Fortuna

Propiedades de Patrimonio Nacional

Patrimonio Nacional es propietario de los edificios que usa la Corona y, por tanto, responsable de financiar su conservación, como el Palacio Real de Oriente y el Parque de Campo del Moro, el Palacio de la Almudaina (Palma de Mallorca), el Palacio de El Pardo, con la Casita del Príncipe y el Palacio Real de la Zarzuela y el predio denominado «La Quinta», con su Palacio y edificaciones anexas.

La finca La Angorrilla, a 19 kilómetros del Palacio de la Zarzuela y donde se instalaron Juan Carlos I y su amiga Corinna Larsen, también está a nombre de Patrimonio Nacional que se encargó de la reforma integral de la casa por un importe de dos millones de euros, según la revista Lecturas.

La residencia de La Mareta en Lanzarote es otro de los inmuebles de Patrimonio Nacional y destino de vacaciones de la familia real.

Por otra parte, el yate «Fortuna», que solo en combustible suponía unos 26.000 euros por depósito, al que renunció Juan Carlos I en 2013 y Patrimonio procedió a su devolución, tuvo que indemnizar por despido improcedente a los trabajadores del barco. Patrimonio pagó la mitad del despido de la tripulación, 671.720 euros.

Juan Carlos de Borbón también recibió dos Ferrari del jeque de Dubai, cuyo mantenimiento fue a parar a Patrimonio Nacional. Además, esos no eran los únicos vehículos de alta gama al servicio del rey. La Guardia Real alberga una colección de 55 automóviles que incluyen desde Mercedes-Benz, Ford, Cadillac y Rolls-Royce a motos Harley-Davidson y BMW y que son propiedad del ejército y de la institución dependiente de Presidencia.

Desde la llegada al trono de Felipe VI, la Casa Real publica información relativa a sus altos cargos y los documentos presupuestarios en los mismos términos que el resto de administraciones del Estado, aunque en su caso no es obligatorio.

También aprobó un código de conducta que hace una referencia expresa a la recepción de regalos por parte de los miembros de la Casa del Rey en la misma línea de lo que dispone la ley para cualquier empleado público: «Rechazará cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía». Ante los escándalos precedentes, Felipe VI optó por que se difundiera anualmente el listado de regalos institucionales recibidos.

Fuente

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fW3G

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal