lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aR5F

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

02/09/2017 :: Argentina, Argentina

250 mil manifestantes reivindicaron aparición con vida de Santiago Maldonado

x Carlos Aznárez
Exigieron la renuncia de la ministra Patricia Bullrich

La Plaza más emblemática de la Argentina, la de tantos actos multitudinarios, represiones, patriadas y festejos populares, este viernes reunió a más de 250 mil personas, mayoritariamente jóvenes, que demostraron al mundo que a pesar de los pesares existen anticuerpos en Argentina cargados de solidaridad y repudio. Así pudo verse a una multitud deseosa de abrazar a la familia de Santiago Maldonado y expresarles “estamos con ustedes”, con la convicción de que hay que mover cielo y tierra para que aparezca con vida este joven que eligió desde hace tiempo ser hermano de los pueblos originarios y de los que más sufren y no bajan la cabeza. Hermano de los Mapuche y su amor por las tierras ancestrales que les robó Beneton. Compañero de los pescadores de Chiloé que lucharon contra la contaminación de las aguas del Pacífico. Un gran tipo, como todos los que lo conocen lo describen.

En esta oportunidad, la foto de Santiago se mimetizó en un río imparable de gente que corrió libre desde el Obelisco. bajó por Avenida de Mayo y también por Diagonal Norte, y finalmente su rostro barbado se convirtió en bandera de protesta en toda la Plaza. En el mismo sitio donde desde hace 40 años se pide castigo a los culpables de otros 30 mil chicos y chicas como Santiago, pero también de compañeros entrañable como Jorge Julio López.

Fue emocionante darse cuenta que a pesar del dolor que significa la desaparición forzada de Santiago Maldonado se logró gestar el inmenso marco de unidad que se dio en esta ocasión. El repudio comenzó con los tradicionales estribillos de “Macri basura, vos sos la dictadura”, continuó en un “in crescendo” con “como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar” y el clímax se logró exactamente a las 19 horas, cuando Sergio, el hermano de Santiago, expresó desde el palco del acto en medio de un silencio impresionante, que “la señora ministra de Seguridad debía dar un paso al costado y dejar su cargo …” . Fue el momento justo en que la Plaza estalló en un estruendoso rugido. “Que se vaya, que se vaya” apuntaban con sus puños, dirigiendo la frase a Patricia Bullrich, y sin duda también a su ladero Pablo Nocetti.

El acto había comenzado a pura música con bandas como “Arbolito” que hicieron cantar a todos y todas “Pará la mano”, aludiendo a Macri y sus políticas neoliberales. Lo mismo ocurrió cuando un importante grupo de músicos solidarios, entre los que estaban integrantes de Saltá la Banca, Arbolito, La Renga e individualidades como Liliana Herrero y Teresa Parodi, entonaron como un himno un tema escrito de urgencia por uno de los hermanos de Santiago. El coro preguntaba “Dónde estás, Santiago, dónde estás…” y los manifestantes coreaban estribillos contra la Gendarmería (“Asesinos, asesinos”) y los funcionarios del Gobierno macrista. Todo ello coronado con aplausos cuando alguien señaló: “el está aquí con nosotros, sin duda”.

La parte discursiva estuvo esta vez, por decisión de todos los organismos de Derechos Humanos convocantes del acto, a cargo de varios integrantes de la familia de Santiago. Todos ellos homenajearon la ternura, el amor por la naturaleza y el espíritu comprometido y solidario del joven desaparecido, pero fue Sergio, quien puso el dedo en la llaga y arremetió contra las mentiras del Gobierno sobre el caso y las defecciones visibles de la investigación oficial.

Al finalizar el acto y cuando ya se había retirado la mayor parte de los manifestantes, estallaron varios incidentes cuando la policía cargó duramente contra quienes trataban de alejarse del lugar, produciéndose heridos por golpes, gases, gas pimienta y cachiporrazos. “Decenas de policías de civil se lanzaron a una verdadera cacería contra todo aquel que les resultara sospechoso, o sea la gente más joven”, declaró una mujer que al salir de la Plaza fue prácticamente arrollada por las motos policiales. Además, varios jóvenes fueron detenidos e introducidos en los vehículos policiales con evidente brutalidad. Tal fue la magnitud del accionar policial que un diputado del FPV denunció a los gritos, después que le pegaron varios uniformados, que era incomprensible que la policía, por orden de la ministra Bullrich, haya actuado con tanta violencia. Versión diferente a la que se escuchaba en los medios hegemónicos estigmatizando a “los violentos”, “inadaptados” y “sospechosos” que habían “arruinado” la concentración en Plaza de Mayo.

Por último, en todo el espectro político la pregunta del millón es cómo hará la Bullrich para no renunciar, después de semejante y masivo repudio dirigido a su actuación cómplice con quienes están denunciados como los secuestradores de Santiago Maldonado. Es cierto que esta sostenida por Macri, por la embajada de EEUU y por los israelíes, que le agradecen los buenos servicios prestados durante la compra de armamento en sus viajes a Tel Aviv. Armas que ahora se utilizarán seguramente contra las protestas populares. La ministra y Nocetti (quien dirigió el operativo represivo en el Lof Cushamen donde desaparecieron a Santiago) están contra las cuerdas, mucho más ahora que el caso ha logrado trascender fuertemente en el exterior, donde se registran reclamaciones de esclarecimiento del caso e importantes manifestaciones de solidaridad con quienes reclaman la aparición con vida de Maldonado.

Un dato final, a los 250 mil manifestantes que se congregaron en Plaza de Mayo hay que sumar cientos de miles en todo el país, y una buena cantidad de protestas en las principales ciudades del mundo. Ahora no hay que bajar los brazos y seguir reclamando y saliendo a la calle hasta que Santiago Maldonado deje de ser un desaparecido. Y quienes lo detuvieron paguen por el dolor causado.

Resumen Latinoamericano

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aR5F

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

©2017 by La Haine.

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal