lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/cW3Y

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

16/09/2022 :: Chile, Chile

Chile: Boric cada vez más a la derecha

x Carlos Aznárez
Entrevista con Marcelo Osses de Radio Plaza de la Dignidad, que nació con la Revuelta del 2019

Una emisora que tiene el pie puesto en esa plaza que miles de jóvenes rebautizaron para hacerla suya cada vez que necesitan manifestarse. Con Osses hablamos del voto por el Rechazo, del devaluadísimo gobierno de Boric y también de lo que está por venir a nivel de luchas populares, como las que ahora libran los estudiantes secundarios.

-¿Te sorprendieron las cifras con que ganó el Rechazo a la nueva constitución?,

-La cantidad de votación que tuvo el rechazo sí fue sorprendente. Pero hay que considerar en esa situación que probablemente la cantidad de votos que le dan esta superioridad aplastante es consecuencia del voto obligatorio. Es un nivel impresionante de nuevos votantes, porque si consideramos el padrón, son 4 millones de nuevo votantes respecto de las votaciones con mayor número de participantes anteriores, o sea, estos nuevos votantes y probablemente son los que han generado este resultado contundente.-

-Cuáles son las razones de que ese votante haya estado en el Rechazo? 

-Las razones hay que estudiarla con mayor detención. Hay distintas razones. Probablemente el voto reformista de este facherío progre que se ha instalado durante estos últimos años al alero de los viejos partidos tradicionales de la izquierda reformista. Ellos mantuvieron la votación que han tenido en las últimas elecciones, tanto en el plebiscito uno como en la presidencial. Lo sorprendente, repito, fue que el nuevo votante masivo enorme votó rechazo. Ese es el tema. Y más aún que ese nuevo votante proviene de sectores medios y populares. Porque como analizan los sectores tradicionalmente ricos de la región metropolitana, que es donde se concentra la mitad de los votos, ya votaban concentradamente por las posturas ultra derechistas en un promedio cercano al 80% de la votación. Ahí no tenían mucho donde más crecer. Simplemente el crecimiento en voto fue en los sectores medios y populares. Esa es la primera impresión que queda. Nadie sabía que iba a pasar con esta obligatoriedad y la obligatoriedad les funcionó efectivamente. Esta es la primera vez en la historia que tenemos voto obligatorio en un padrón universal. Por tanto, no tiene comparación con ninguna votación anterior y no es un gran triunfo tampoco del sistema democrático, porque a punta de amenaza lograron que más del 80% de la gente fuera a votar con la consabida amenaza de llevarlos a los tribunales, con multas en dinero, y eso obligó a que la mayoría fuese a votar.

El resultado es algo a analizar con más profundidad, por qué ese voto popular se fue al Rechazo. Probablemente, mucho de ese voto popular es un voto que estuvo dando pelea en la calle durante todo este tiempo. Y hay mucha expresión ahí de descontentos, de decir, "No, yo no quiero ser parte de esto" y no encontró mejor forma que votando Rechazo. No anulando el voto ni aprobando, sino que su forma de canalizarlo fue a través del voto por el Rechazo. Es decir, aquí no hay una ganancia de la derecha y de los sectores más conservadores, porque la realidad es la siguiente: no tienen estructura político-social en los territorios que hoy pasaron a ser mayoritariamente del Rechazo. Por lo tanto, tiene más que ver con la propaganda, con la capacidad de instalar ideas anti pobres, anti mapuche, anti migrantes, de ciertos grados de terrorismo de ideológico. Por supuesto, el progre aquí le hizo perfectamente el juego a la derecha, haciendo las políticas de la derecha. Todos esos factores se conjugaron para que este sector, hablamos de más de 4 millones de votos sobre un total de 13 millones que votaron.

Ahora bien, puede darse por un lado, que hay un sector de una franja de la población que sigue siendo de derecha, y de derecha pinochetista, y por otro lado, por lo que vos decís, hace pensar que este voto Rechazo, sea también un rechazo a la politiquería, porque evidentemente el discurso de Boric y el de los partidos que están coaligados con Boric, no terminan de convencer a una franja importante de gente y sobre todo, gente joven y gente de las barriadas populares. Está claro que el del Rechazo es un voto equivocado porque hubiera sido mejor que fueron votos nulos o en blanco si estaban rechazando la partidocracia, pero aquí en Argentina también se ha dio algo similar, se votó a Macri en su momento, para patear el tablero de los partidos tradicionales, o sea que esto demuestra la falta de conciencia política en ese sentido. 

Absolutamente, hay una, una falta de conciencia política en ciertos sectores populares, sobre como expresar su opinión de repudio a lo que está ocurriendo. Y claro, el voto nulo, es decir, el que se marginó del proceso, fue bastante escaso, muy disminuido, incluso menos que en votaciones anteriores. Debemos ser muy autocríticos de esa situación, el voto nulo y el voto blanco, la cantidad que se excluyó de participar es realmente muy bajo. Además, tenemos un sector popular, que votó en contra de las políticas del gobierno. ¿Qué hizo este sector socialdemócrata durante todo este periodo? Trató de invisibilizar los problemas que está trayendo esta crisis político, social y económica.  Durante todo este tiempo, escondieron que hay una crisis, escondieron que hay alzas y que hay problemas de hambre y de miseria en muchos lugares, que la cantidad de gente que está viviendo en la calle, sobre todo inmigrantes de distintos países, es enorme en Santiago y en otras regiones. Y ese tema lo escondieron. Si uno ve todos sus discursos, parecen la copia feliz del Edén, como dice nuestra canción, y era un discurso propagandístico exclusivamente centrado en el nuevo Chile que iba a venir producto de la nueva constitución, y no se hicieron cargo de los problemas.

Es más, trataron de desligar toda la campaña por el Apruebo del gobierno, de hecho, a Boric, que es el gestor de todo este proceso institucional de salvataje a la dictadura Piñerista, le dijeron traidor, denunciaron que estaba llegando a acuerdos entre cuatro paredes con los partidos de derecha, los partidos de la concertación y durante todo este periodo trataron de desconocer al gestor de este proceso. Escondieron a Boric, escondieron al gobierno. El gobierno no existió en el lenguaje propagandístico del Apruebo. Entonces se sentaron en el nuevo Chile, no en los problemas, no en lo que ocurría y que hizo el rechazo, fué acentuar los problemas. Lo que a ellos les interesaba, los del vandalismo, de la delincuencia, de la migración, el discurso anti, no los problemas reales de la gente. Y eso caló profundamente, es decir, surgieron discursos como: «necesito mi plata de la AFJP, porque estoy en problemas económicos y si durante el gobierno de Piñera, me entregaron tres veces parte de mi plata, durante este nuevo gobierno se rechazó hacerlo. Además, los apoyos estatales a los sectores más presionados por la crisis fueron casi nulos, míseros. La percepción que hay a seis meses de iniciado el gobierno de Boric es absolutamente negativa, y probablemente una buena parte del voto se expresó en repudio del gobierno y de las políticas oficiales. No todo fue sólo por el tema de la nueva constitución, se conjugaron varios factores y son los que van a empezar a tener importancia durante el periodo que viene. 

-Coincido plenamente con lo que dices de la rapidez con que este gobierno se ha devaluado, mostrando a propios y extraños que es más de lo mismo que gobernó Chile en las últimas décadas. Ahora bien, ¿a que van a recurrir para disimular esta caída?

-Este es un gobierno que va a necesitar el salvataje absoluto de los sectores más fachistoides. Esto no va a sobrevivir sin el apoyo de la derecha, de la concertación, de los sectores ultra derechistas. De hecho, hoy día, el presidente del PC dijo que tenían que llegar a acuerdos, incluyendo al partido Republicano, el más fascista de todo el aspecto que participa legalmente, porque saben que la posibilidad de que este gobierno termine en seis meses, ya terminó. Ya depende absolutamente de la derecha, de lo que hagan otros. No tiene fuerza política ni social para sostener un proyecto que literalmente no existe. Lo escuchamos en marzo de este año a pocos días de asumir el gobierno de Boric, en la voz de Manuel Vergara, padre de los tres hermanos Vergara Toledo, ejecutados durante la dictadura pinochetista, él expresó claramente que este gobierno no tiene proyecto político desde el inicio. y hoy quedó peor aún, tuvo que sacar a varios de los personajes claves de la nueva izquierda reformista que son parte del gobierno, porque ya no resisten. ¿A quienes incorpora?, pues bien, a los sectores de la vieja Concertación, no le queda más que apoyarse en eso y cogobernar con el Parlamento. El desprestigiado congreso chileno pasa a ser nuevamente la vedette porque necesitan estabilidad para un gobierno que, desde mi punto vista, se acabó el domingo pasado. Ahora empieza a ser manejado absolutamente, si ya antes tenía poca posibilidad de maniobra y había demostrado claramente su intención de mantener las políticas neoliberales en lo económico y represiva en lo político, ahora no le queda más que ser marioneta total de los sectores conservadores y fachistoides.

-Tanto Boric como varios conocidos dirigentes del progresismo chileno hablan de que hubo una derrota electoral, pero no hubo una derrota política, y que se va a marchar hacia otra constituyente. ¿Tiene algún sentido real esa predicción?

-Ninguno, lo que es más factible en este proceso institucional es que el poder se lo entreguen a los poderes constituidos, particularmente el Parlamento. Esta idea que planteó Boric hace tiempo de llamar a una nueva elección de convención, tiene poco sentido. La mayor parte de las declaraciones apuntan a que sea el Parlamento el espacio donde radique el nuevo proceso constituyente. Y ya entendemos todos que ese es uno de los espacios absolutamente desprestigiado, probablemente el más desprestigiado de la política chilena, incluso más que la propia institución de la Presidencia. Pero hoy día se siente envalentonado con lo que ocurrió el matonaje facistoide de los 60. Hemos escuchado un montón de opiniones. Por supuesto, han sido días de análisis bastante intensos en los sectores populares, no nos pueden amilanar ni hacernos caer en la trampa del bloque antifascista, liderado por la social-demócracia, que es lo que hemos conocido en varias oportunidades. No puede ocurrir que nuevamente volvamos a ser el furgón de cola del reformismo con el cuento del fascismo que se nos viene encima. alineando a las fuerzas, digamos, para avanzar en este proceso convencional, porque esto de constituyente ya no va a tener nada. La posibilidad cierta de llamar a una nueva elección, de una nueva instancia, es también casi nula. Por otro lado, van a tratar de buscar ciertos mecanismos que le permitan legitimar en alguna medida a este Parlamento ya que de acuerdo a la constitución del 80, tiene poder constituyente y ahora volvieron con el mismo argumento. 

-¿Cómo se sale de esta atolladero fortaleciendo espacios de lucha popular?

-Creo, de acuerdo a todo lo que hemos estado analizando, que nuestra tarea es justamente intentar, con las fuerzas que tenemos, que no son muchas para hacer efectivamente objetivo, oponernos a todo este proceso que se va a iniciar. Me refiero a una nueva fase de este proceso que va a tratar de traspasar el poder de estas instituciones desprestigiadas para este proceso convencional, y además, oponernos a caer en la trampa del reformismo en esta línea. ¿Qué va a ocurrir en lo concreto? No hay ningún otro momento de protagonismo popular. Ahora entendamos que este proceso electoral que venimos viviendo desde el 2020 primero. tuvo el objetivo de desmovilizar a los sectores que estaban en lucha desde el 2019, por otro lado, instalar una nueva institucionalidad que se llamó Convención, representando a un ente etéreo, desconocido en nuestra tradición política y que venía a ser una suerte de poder que no disputaba a los demás, que se les dio una tarea muy acotada dependiente de los otros poderes. Cada vez que tenían que hacer algo, le tenían que pedir permiso al congreso. Es decir, que hiciera una ley que le otorgara cierta facultad a la Convención para hacer algo. Eso, de repente se nos olvida que siempre fue un poder, una instancia dependiente de los poderes constitucionales, tanto del gobierno como del Parlamento y esta idea que crearon finalmente fracasó aquí. Lo que hay es un fracaso de los sectores de este progresismo bastante nefasto, fracasaron en un intento de instalarse como una fuerza que le daba confianza, estabilidad a los sectores del poder económico. Ellos han planteado durante largo tiempo, y ha sido su trabajo decir: "nosotros podemos ser el factor determinante en la conducción política para mantener la estabilidad, el orden neoliberal" y, en ese proyecto están fracasando. Están siendo más efectivos, la derecha y los sectores concertistas que se han proyectado nuevamente.

-Llamó la atención que en plena campaña electoral, estos sectores del Apruebo no hablaban de lo que está ocurriendo en el sur. O sea, la aguda y brutal militarización por parte del ejército chileno y los carabineros contra el pueblo mapuche la detención de los Llaitul, padre e hijo. Escondían todo eso, en aras de un discurso progresista hipócrita, casi mentiroso, porque en realidad, como vos decís, el progresismo llegó a América Latina para aplanar las rebeliones sociales y populares. Ahora, ¿cómo ves que va a seguir este tema de lo que está ocurriendo con los Mapuche? Porque está claro que Boric ha tomado partido por el Piñerismo, en el sentido de reprimir a los mapuches. aumentando la apuesta incluso.

-El apruebismo dejó de tener discurso hace mucho rato, no sólo en el tema mapuche sino también cero discurso de realidad, todo fue propaganda del mundo nuevo de peces y panes, todo fué propaganda de lo que iba a venir, se despegaron totalmente de cualquier descripción de la realidad.Toda su burocracia social y cultural, las que se desplegaron en las calles, no existió nada de la realidad. Fueron a imponer con sus actividades todo un mundo nuevo, pero no describiendo lo que ha sido tradicional del mundo de los sectores, incluso socialdemócrata. En esa instancia, todo les significaba de alguna manera una crítica a Boric, al gobierno y entendían claramente que la ligazón entre gobierno y proceso convencional era muy estrecha, aunque trataron de separarla. Por lo tanto, optaron por no hablar durante estos últimos días, sobre la detención de Héctor Llaitul, nada dijeron en las campañas y lo venían haciendo desde que el gobierno, en marzo, puso por primera vez el estado de excepción.

Ya van siete veces que el gobierno de Boric impone el estado de excepción en el Wallmapu, y Piñera en cuatro años lo puso 10 veces. O sea, vamos cerquita de tener la misma cantidad de tiempo que Piñera tuvo a los milicos controlando el territorio. Esa es la realidad, con una invasión militar en el territorio.Y sobre eso no hablaron, no hablaron tampoco de la detención de Ernesto Llaitul, hijo de Héctor. Volvieron a la consigna de la bandera del folklore mapuche y de los pueblos originarios representados en la convención. Sin ningún sentido real. Si uno piensa la raigambre que tuvieron esos electos es nula, o sea, fueron electos con menos de 1000 votos, muy pobre. Entonces, uno piensa que su posibilidad de representar algo del pueblo mapuche es escasísima. La realidad de ese proceso y de lo que vendrá va a ser evidentemente muy compleja. Vamos a tener a sectores progres, incluyendo a los de la tradicional izquierda socialdemócrata como el PC y otros sectores que fueron de la antigua Unidad Popular, que tuvieron mucha raigambre social y que además siempre estuvieron muy ligados a las reivindicaciones populares, actualmente han caído en un discurso absolutamente vacío. Evitan cualquier crítica, porque toda crítica en este minuto va a terminar rebotando en el gobierno. El tema económico, el tema de cómo las alzas están golpeando a las familias más pobres, lo van a intentar tratar, y lo van a hacer igual que como lo hizo la derecha y la Concertación, como un tema de subsidios estatales, así lo van a tratar de solucionar. Hace pocos días, en publicaciones internacionales, Chile nuevamente quedó a la cabeza del nivel de desigualdad, la riqueza ya es una cosa demencial.

Es una locura para un país tan pequeño el nivel de concentración de la riqueza, por supuesto que esto se va a ir agudizando esta situación de contradicción con el nivel de pobreza que se ha ido acrecentando. La crisis está tapada, tanto por la derecha como por los poderes fácticos, por el empresariado, buscando y tratando de insistir que Chile va despegando nuevamente a nivel económico. Es muy importante que los sectores populares más radicalizados que tienen tienen una visión desde abajo, sigan intentando en Chile y América Latina, en todas partes, rearticularse, reorganizarse, porque son los únicos que van a dar cara y van a dar lucha contra el modelo de dominación. Así que a no decaer, insistimos nosotros siempre que la lucha continua desde abajo en todos los territorios.

Resumen Latinoamericano

compartir

            

Dirección corta: https://lahaine.org/cW3Y

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal