lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aY4g

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

19/06/2007 :: México

Diez detenidos y dos desaparecidos, saldo de represión contra campesinos de la Otra Campaña en Veracruz. El motivo, desalojo tras toma de tierras.

x Okupazión Auditorio Che Guevara

Los nombres de los detenidos en el Penal de Villa de Aldama son:

1. Domingo Francisco Verónica.
2. Pedro Gutiérrez Hernández.
3. Basilio Villa Antonio.
4. Severo Antonio Hernández.
5. Enrique Flores Colarina.
6. Daniel de la Cruz Antonio.
7. Luis Francisco Martínez.
8. Antonio Santiago Hernández.
9. Audencio Santiago Hernández.
10. Alicio Martínez Cruz.

Los desaparecidos son:
Gabino Flores Cruz, vocero de los Dorados
"Fernando" indígena nahua.

Desde su natal Lomas del Dorado, en Ixhuatlán de Madero, en la Huasteca veracruzana, hasta el frío del Cereso de máxima seguridad de Villa Aldama, en Perote, trasladaron a diez campesinos, indígenas nahuas que lucharon por tener un pedazo de tierra para sembrar.
La policía, elementos de seguridad pública del gobierno veracruzano, disparó armas de fuego. De hecho, uno de los detenidos tiene alojada en el glúteo una ojiva de bala calibre 22.
Todos fueron golpeados, interrogados bajo presencia de los mismos policías que los habían trasladado a garrotazos, patadas y amenazas de matarlos y dejarlos tirados en cualquier parte. En el interrogatorio del ministerio público investigador no participó un traductor de la lengua materna de los campesinos, el náhuatl. Algunos, especialmente los más viejos, no hablan ni entienden bien el español.
La policía les quitó relojes, cinturones, carteras con cantidades de dinero modestas (de ochenta o cien pesos), y a uno de ellos: los anteojos. A casi todos los dejaron sin los zapatos. Están descalzos en el penal, donde al principio los tuvieron incomunicados y cabeza abajo. Uno dijo que no les han dado un jabón para bañarse. No han podido hablar con sus familiares y apenas ayer pudo pasar una abogada de la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos AC a preguntar por ellos y a presentarse para asumir su defensa.
El derecho a ver a sus familiares les fue negado en el penal de Benito Juárez, primer lugar a donde los llevaron antes de trasladarlos hasta Villa Aldama. A pesar de que su caso lo llevará el juzgado de Chicontepec, donde les correspondería ser juzgados, y en su caso absueltos, el juez actuará en Villa Aldama y Jalacingo, más cerca de Jalapa que de su natal Ixhuatlán de Madero.
Los indígenas nahuas presos son:
1) Antonio Santiago Hernández de 34 años, originario de Piedra Grande Chicolito, municipio de Ixhuatlán de Madero, quien tiene una bala en el glúteo y no se la han sacado desde el 14 de junio en que los policías llegaron disparando para apresarlos. Un oído le molesta, por el ruido de las balas que dispararon los policías. Dijo que no se resistieron a la policía pues sabía que si resistían les iría peor. Al igual que todos los campesinos, portaba un machete, su herramienta de trabajo en el campo.
2) Enrique Flores Catarina, de 60 años, de Lomas del Dorado, hablante de náhuatl como todos sus compañeros. Golpeado en el hombro, el pecho, la cintura. No entendía bien en el interrogatorio, porque todas las preguntas se hacían solamente en español. Buscaba un pedazo de tierra para poder mantener a su familia.
3) Audecio Santiago Hernández, de Piedra Grande Chicolito. Sabía que el grupo estaba dialogando con un funcionario de gobierno, para eso era la cita en la que por sorpresa los detuvieron.
4) Severo Antonio Hernández, de 16 años, originario de Lomas del Dorado. Al igual que sus padres, el es campesino y sabía que las tierras son de ellos, de los campesinos. Lo golpearon muy feo en la cabeza.
5) Alicio Martínez Cruz, de 23 años. de Lomas del Dorado.
6) Domingo Francisco Verónica, de 65 años, de Lomas del Dorado, golpeado en las costillas, en la cara, mejillas, nariz y la rodilla izquierda.
7) Basilio Villa Antonio, de 31 años. Le quitaron su licencia de manejo y su tarjeta de circulación. Su camioneta puede ser la que la comunidad vio que destrozaron los policías el 14 de junio.
8) Pedro Gutiérrez Hernández, de 50 años, de Lomas del Dorado, golpeado en hombros, nariz y la cara. Le dieron garrotazos en la espalda. Trabajó como peón para Miguel Faisal. De repente se confundió entre el nombre de la abogada y los nombres que trataba de recordar. Además de los golpes, no traía zapatos como la mayoría de los detenidos, que portan uniformes viejos.
9) Daniel de la Cruz Antonia, de 76 años, lastimado de la cara, las mejillas, las orejas. Le dieron garrotazos en la cabeza. Le duele la zona lumbar y costillas. Es de Lomas del Dorado. Le duele la garganta al intentar comer.
10) Luis Francisco Martínez, de 43 años, de Aguacate de Vinazco, municipio de Alamo. Le quitaron zapatos, cinturón, su machete. Tiene la noción de que a todos los trasladaron a Benito Juárez el 14 de junio, los detuvieron a las 5 de la tarde y a las 5 de la madrugada del 15 de junio, en un lapso de 12 horas, los estaban ingresando en Villa Aldama.
Todos fueron golpeados, amarrados de las manos, trasladados bajo amenazas de que los matarían y tirarían por el camino, interrogados en presencia de los policías que los habían trasladado y golpeado, sin abogado defensor, en español y sin traductor del náhuatl.
La mayoría perdieron los zapatos y están sin calzado en el penal. No han visto a sus familiares y ahora será difícil que los visiten desde la Huasteca hasta Perote, cerca de Jalapa. Una maniobra típica de los gobiernos para dificultar las vistas de los familiares, el apoyo de su organización y la defensa legal a que tienen derecho.
La defensa legal estará a cargo de la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos AC.

Más información en http://zapateando.wordpress.com/


Crecen la tensión y el descontento de los campesinos nahuas de Ixhuatlán de Madero (gobernado por el Partido de la Revolución Democrática, PRD) en el norte de Veracruz, tras las acciones violentas y desordenadas de la Policía Estatal contra el nuevo poblado Diez de Junio, en Lomas del Dorado. Así declararon a La Jornada miembros de la otra campaña en la región de Totonacapan que solicitaron permanecer en el anonimato, pues temen nuevas órdenes de aprehensión tras la ocupación del predio San José del Dorado (entre Lomas del Dorado y Tzocohuite, en la entrada de Zapalote) realizada por 70 familias nahuas el sábado 9 de junio.

Una decena de camionetas de la policía rodeó la zona desde el domingo 10, cuando los campesinos declararon la creación del poblado Diez de Junio, en recuerdo de la represión a estudiantes en 1971. Pistoleros a sueldo de la familia Faisal y agentes policiacos iniciaron recorridos amenazantes a bordo de vehículos particulares, pues ya preparaban el desalojo del día 14, cuando desaparecieron unas 40 personas, 11 de las cuales fueron ubicadas posteriormente en el penal de Villa Aldama, en las inmediaciones de Perote.

Ese día desaparecieron también el delegado de la organización Dorados de Villa, Gabino Flores, y el observador de derechos humanos Javier Islas Cruz. El segundo fue localizado hoy, luego de ser golpeado por la policía y arrojado de un vehículo en movimiento. De Gabino aún se desconoce el paradero, así como de un indígena de nombre Fernando. De los detenidos, todos indígenas y miembros de la otra campaña, dos son menores de edad: Antonio y Audencio Santiago Hernández.

Según Griselda Domínguez Lerio, reportera independiente de Coatepec, los campesinos, "cansados de gestiones burocráticas y del constante hostigamiento gubernamental, después de años de intentar por medio de las vías institucionales les fuera cumplida la resolución presidencial de 1938, que define estas tierras como comunales y ejidales, decidieron recuperarlas de manos de la familia Faisal, originaria del Medio Oriente".

A pesar de que los funcionarios Roberto Alvarez Salgado y Oscar Herrera Torres, de la Secretaría de Gobierno; Jaime Mejía, director Jurídico de Seguridad Pública de Veracruz y Andrés Santos Larios se reunieron con los campesinos y se comprometieron a resolver el caso, la única respuesta que obtuvieron los indígenas fue la represión. En aquel encuentro, los indígenas mostraron los documentos con los que reclaman las tierras en las comunidades Naranjal, La Roca, San José y el Lote 3.

Los funcionarios expresaron que el gobierno veracruzano tenía interés en privilegiar el diálogo; sin embargo, elementos de seguridad pública del estado desalojaron violentamente el predio. Domínguez Lerio señala: "Fidel Herrera, el mismo día 14, en una entrega de recursos al ingenio La Concha, dijo que su gobierno 'a seis meses de que se libere el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, muestra de que es posible una visión social y una administración eficiente de los recursos de la sociedad. El campo veracruzano vive una nueva etapa de aliento, productividad y arraigo, con seguridad jurídica, con visión integral social para aumentar el nivel de vida de las familias'. Herrera miente. Mientras va por el estado en su obsesiva campaña mediática y predica austeridad y justicia, reprime campesinos que sólo buscan tierra para trabajar y vivir con dignidad’.

Curiosamente, este desalojo se da en vísperas de la visita del presidente Felipe Calderón a un municipio cercano a Ixhuatlán. El Ejército federal, que tiene una base de operaciones en La Jabonera, camino a Tlachichilco, ya sitió ese lugar. En la memoria de todos vive el hecho de que hace 23 años los campesinos de Tzocohuite y Lomas del Dorado ingresaron a estas tierras y los soldados de la 19 Zona Militar los desalojaron.

La semana pasada, Gabino Flores había dicho: "Durante años hemos insistido pacientemente por la vía institucional, pero no sólo cerraron los oídos a nuestras demandas, sino que fuimos discriminados y nos enfrentamos a una permanente vigilancia, como si fuéramos delincuentes".

De acuerdo con el colectivo Zapateando de Jalapa, "se supone que a los presos los tienen como indiciados, todavía no como procesados". Los policías fuera del penal divulgan rumores de que los presos políticos podrían ser acusados de "guerrilleros", y hasta "narcotraficantes", al llamarlos "gente nueva", que resulta ser el nombre de un grupo de sicarios de la región.

Fuente: laJornada

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aY4g

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal