lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/fX8k

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

12/07/2022 :: EE.UU., EE.UU.

EEUU: El derecho a la autodefensa

x Editorial Workers World-Mundo Obrero
Emboscada en una celebración pública del Orgullo en Idaho

Todavía estábamos conmovidos por la masacre racista en Buffalo, Nueva York, la matanza de niños en Uvalde, Texas. Luego llegó la noticia de un intento de emboscada el 11 de junio por parte de supremacistas blancos en una celebración pública del Orgullo en el Parque en Coeur d’Alene, Idaho.

Más de 30 hombres blancos del Frente Patriota acudieron al ataque desde estados de todo el país, como Alabama, Arkansas, Colorado, Idaho, Illinois, Michigan, Missouri, Oregón, Dakota del Sur, Texas, Utah, Washington y Wyoming. El grupo de odio se formó después de la mortal manifestación neofascista “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia, en 2017.

Con rostros enmascarados y vestidos con “uniformes” de camiseta, pantalón y gorra de béisbol, llamaron la atención de un transeúnte, que dijo que parecía que “un pequeño ejército estaba subiendo a una furgoneta», que llevaba material antidisturbios, granadas de humo, un “plan de operaciones” y quizás otro armamento.

Se llamó a la policía, que detuvo al grupo. No hubo ataque. Y aquí quizás alguien podría decir: “Oh, bien, la policía estaba haciendo su trabajo”.

Pero este no es el resultado casi nunca -¡nunca! – de lo que ocurre cuando se llama a la policía a un incidente que involucra a una persona o grupo oprimido.

¿Recuerdan al veterano negro en las garras del TEPT, fuera de la realidad y desnudo en Atlanta, sin nada en las manos, que fue muerto a tiros por un policía? ¿Recuerdan cuando los policías rastrearon al supremacista blanco Dylann Roof después de que éste masacrara a nueve personas afroamericanas en el culto de su iglesia de Charleston, Carolina del Sur, y lo arrestaron sin hacerle ningún daño, invitándolo incluso a una hamburguesa de Burger King de camino a la cárcel? Estos ejemplos son interminables. Interminables.

Porque proteger a las personas no es el “trabajo” de la policía. De hecho, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó el 27 de junio de 2005 que “la policía no tenía el deber constitucional de proteger a una persona de cualquier daño”. Ese caso se refería a una mujer que llamó a la policía después de que su marido, del que estaba separado, violara una orden de protección, secuestrara a sus tres hijas pequeñas, condujera hasta un lugar fuera de la ciudad y las matara a todas. La mujer había dicho a la policía dónde estaba él, y ellos no hicieron nada. (New York Times, 28 de junio de 2005)

Protesta contra el grupo supremacista blanco Proud Boys, Filadelfia, Nov. de 2018.

¿Cuál es el papel de la policía en el Estado capitalista? Proteger la propiedad, a los jefes y a las instituciones y organizaciones reaccionarias que sostienen ese sistema capitalista.

No podemos confiar en la policía para que nos proteja de los supremacistas blancos, de los fanáticos del género, de los queer bashers, de los que odian a las mujeres o de los que atacan a los discapacitados. A menudo, ¡son los policías de los que tenemos que defendernos!

Como dijo Leslie Feinberg en “El derecho a defenderse”: “Desde el violento desmantelamiento de la Reconstrucción Negra revolucionaria después de la Guerra Civil, la policía, en gran número, es llamada a proteger el derecho de los supremacistas blancos y los fascistas a reunirse y hacer públicamente su llamado al genocidio racista”. (Workers World/Mundo Obrero, 7 de diciembre de 2012)

Los trabajadores y los oprimidos tenemos derecho a defendernos. La primera línea de autodefensa -en las calles, en el trabajo- es la solidaridad entre nosotros.

La segunda es tener un plan entre nosotros sobre qué hacer en caso de ser atacados – ya sea por el jefe con intimidación o amenazas en el trabajo, o por supremacistas blancos en un evento del Día del Orgullo.
Planificar con antelación y comunicarse; ser conscientes; ser solidarios; estar preparados. Es nuestro derecho defender nuestras vidas.

La mejor preparación para la autodefensa es la conciencia revolucionaria. En “Seize the Time”, Bobby Seale del Partido Pantera Negra para la Autodefensa dijo: “No combatimos el racismo con el racismo. Combatimos el racismo con solidaridad ... Combatimos el capitalismo con el socialismo básico. Y no combatimos el imperialismo con más imperialismo. Combatimos el imperialismo con el internacionalismo proletario”.

compartir

            

Dirección corta: https://lahaine.org/fX8k

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal