lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cD9C

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/06/2019 :: Medio Oriente, EE.UU., Medio Oriente

El terrorismo será el pretexto de Trump para fabricar el 'casus belli' contra Irán

x Nazanín Armanian
Los excesos de un presidente con una importante deficiencia no sólo política sino también de inteligencia

Ya no cuelan las armas de destrucción masiva ni el envío de antrax a EEUU en sobres, por lo que el Gobierno de Trump se está centrando en mostrar al mundo que Irán -otra nación reserva mundial de oro negro y con una ubicación estratégica- es el país más terrorista del planeta al que la especie humana debe aplastar para salvarse.

El Secretario de Estado Mike Pompeo ha confesado ante el Senado que los abogados están buscando vínculos entre Teherán y Al Qaeda: su objetivo es desempolvar la Ley de Autorización para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF) – aprobada después del 11-S- que permite al presidente atacar a las fuerzas terroristas sin el consentimiento del Congreso. Da igual que estudios como el realizado por Nelly Lahoud en 2018 para el Think tank New America, y basado en unos 470.000 archivos desclasificados relacionados con Bin Laden, no hayan mostrado contactos entre la República Islámica (RI) y al Qaeda para cometer actos terroristas. El comandante general del Ejército británico de la coalición anti-ISIS, Chris Ghika tampoco ha visto provocaciones de Irán contra las tropas aliadas [al régimen de EEUU] en Oriente Próximo. Y aun así, Trump ha incluido al ejército de los Guardianes de la Revolución Islámica (GRI) de Irán en su lista de grupos terroristas, por ende, objetivo de ataques militares.

Paralelo a los extraños y repentinos sabotajes a los intereses de EEUU y de sus aliados en Oriente Próximo, Pompeo acusa a Teherán de haberlos cometido: es consciente de que la verdad la posee el primero que la cuenta y que los demás sólo podrán confirmarla o desmentirla. El exjefe de la CIA dispara primero e interroga después al cadáver. Así, ha vinculado a Irán con un atentado reivindicado por los talibanes con coche bomba el 31 de mayo que hirió a cuatro soldados de EEUU y mató a varios civiles afganos; otro con misiles a la sede de unas empresas estadounidenses en Basora, Irak; y, la guinda, el sabotaje con minas y torpedos a cuatro barcos en el Golfo de Omán de propiedad saudí, emiratí, noruega y japonés. Lo curioso es que Shinzo Abe -aliado japonés de Trump, que el día después del incidente estuvo en Teherán- ni siquiera lo mencionó en sus encuentros con las autoridades de la RI.

Está por ver cómo un poderoso ejercito como el iraní, en vez de hundir dichos petroleros, envía a unos buzos para colocarles minas lapa, como si se tratase de unos terroristas aficionados. Sin embargo, uno de los buques había sido golpeado por un torpedo, no por una mina: ¡Que los satélites aclaren su procedencia! Es más, si aceptáramos la versión chapuza de Pompeo de los hechos, GRI sería un grupo terrorista nada al uso, al negar su participación. Pues dichas bandas siempre reivindican sus atentados justamente para mostrar su poderío y obtener algo del enemigo.

Afortunadamente, en estos incidentes no ha habido muertos, pero la coalición saudí-emiratí bombardea desde el 2015 y a plena luz del día no solo a los barcos de refugiados, hospitales, escuelas, mercados o viviendas de los yemeníes, sino que ha matado, en colaboración con EEUU, Israel y Reino Unido, a decenas de miles de ciudadanos del país, y los criminales de esa guerra siguen impunes.

¿Habrá un megaatentado?

Los atentados de falsa bandera han sido muy recurrentes en la historia, aunque algunos han sido reconocidos y otros no: el incidente del Golfo de Tonkin, en el que EEUU simuló un inexistente ataque de fuerzas de Vietnam del Norte a su armada con el fin de justificar su invasión de Vietnam; la “Operación Susannah” (nombre de la novia de uno de los implicados) lanzada por Israel en 1954 contra el Egipto de Jamal Abdel Nasser, en la que puso bombas en las propiedades de EEUU y Gran Bretaña (sí, ¡sus aliados!) en El Cairo, culpando a la organización Hermandad Musulmana. Su objetivo era arrastrar a dichas potencias a una confrontación bélica con Nasser y provocar una guerra civil en el país. Israel reconoció la autoría en 2005, o sea, 51 años después. El atentado más famoso, el 11-S, sigue siendo investigado por El Movimiento por la Verdad del 11-S (9/11 Truth Movement). Las mentiras utilizadas para apoderarse de los recursos y el suelo de Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Sudán, Yemen y Siria destruyendo decenas de millones de vidas, muestran hasta qué punto la verdad siempre es la primera víctima de las guerras.

Ahora hay que esperar la noticia. El régimen de Trump es consciente de que la única forma de reclutar la opinión pública de EEUU en favor de otra terrible guerra es un gran atentado con víctimas mortales estadounidenses que muestre lo cruel y lo peligrosa que es la RI, no sólo para sus ciudadanos o para Oriente Próximo, sino para el mundo mundial. Atención al tuit del senador Lindsey Graham: “Está claro que en las últimas semanas Irán ha atacado a oleoductos y barcos de otras naciones y ha creado corrientes de amenaza contra intereses estadounidenses en Irak … Si se activan las amenazas iraníes contra el personal y los intereses estadounidenses, debemos ofrecer una respuesta militar abrumadora”. Por lo que, la (aun mayor) militarización del Golfo Pérsico no responde a una “diplomacia de cañonera” para disuadir a Irán; de hecho, la expulsión de Rex Tillerson del Gobierno, fue el fin de la diplomacia del Gobierno de Trump.

Sería la culminación de las guerras políticas, económicas e incluso cibernéticas -que podrán intensificarse- contra Irán: en 2012 el virus Stuxnet fue enviado a las instalaciones nucleares de Natanz, inhabilitándolas en gran parte. Aquella ciberarma formaba parte de Nitro Zeus, un proyecto de un masivo ciberataque militar contra Irán, que inutilizaría la red eléctrica del país así como su defensa aérea.

EEUU y la RI no siempre han sido enemigos

Es obvio que la República Islámica y EEUU tienen una percepción errónea mutua del otro. Trump ha convertido en su fuente de información a la secta religiosa-militar de extrema derecha Muyahedines del Pueblo, a la que Bolton -otro fanático religioso- prometió en 2018, llevar al poder “antes del 2019”. Se han eliminado a todas las personas y figuras que podrán paliar los excesos de un presidente con una importante deficiencia no sólo política sino también de inteligencia, convirtiéndole en un peligroso hombre con poder ilimitado. Richard Nixon, el inventor de la Teoría 'Madman' “el Presidente chiflado” (loco por imprevisible) para forzar a los soviéticos a ceder ante sus exigencias bajo la amenaza de apretar el botón nuclear, tenía a su lado a Melvin Laird, su Secretario de Defensa, moderando sus decisiones. Aquel Madman, deprimido por el Watergate y que abusaba del alcohol, mandó desplegar a los B-52 con carga nuclear rumbo la Unión Soviética. Hoy individuos como Bolton, que ocupan la "trumplandia", son los que pueden empujar al mundo a una guerra total.

EEUU ha provocado una enorme tensión con su salida del acuerdo nuclear, violando además el Artículo 2.4 de la Carta de la ONU que prohíbe amenazar la integridad territorial de otras naciones y poniendo en serio peligro la seguridad alimentaria de 80 millones de personas que viven de la venta de su petróleo, ¡y encima se hace la víctima!

Por su parte, el ayatolá Jameneí no es ningún suicida. De hecho, no ha autorizado a los GRI a responder a los cerca de 200 ataques de Israel a las milicias proiraníes en Siria.

La RI, desde la realpolitik, ha entablado relaciones de interés muto con otros presidentes de EEUU, aunque casi siempre de forma secreta. Ya en 1985, recibió en Teherán al coronel Robert McFarlane (uno de los actores del escándalo Irán-contra), enviado por Ronald Reagan. El militar entregó a las autoridades islámicas una Biblia, un pastel en forma de llave (como símbolo del deseo de apertura), una propuesta de venta de equipamiento militar y de una relación estratégica, en un intento de evitar un acercamiento entre Moscú y el Gobierno islámico. La RI ya había cooperado con Reagan en 1980 saboteando la reelección del presidente demócrata Jimmy Carter, al no liberar los rehenes de la embajada de EEUU antes de las elecciones.

Pero las autoridades de la RI no tienen la paciencia de Job, si no pueden exportar el petróleo y así mantener la paz social en Irán, impedirán que los árabes vendan el suyo y lo harán sin camuflarse. Sería la batalla final: “¡Que mueran conmigo los filisteos!”.

blogs.publico.es. Extractado por La Haine.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cD9C

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal