lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dC6P

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

27/01/2012 :: Uruguay

En la hora de todas las autonomías

x Semanario Alternativas
Crónicas de Luna

“Ámbitos de autonomía

El ámbito es el lugar dónde se participa, se aprenden los hábitos y se practican los valores de la sociedad futura; es decir, estos ámbitos sólo suponen los lugares donde se reconstruye el sujeto social no alienado, dónde se entrena y forma el ser social que está construyendo una vía hacia la nueva sociedad. Así como en la sociedad feudal, los gremios, los artesanos y la burguesía (materialismo histórico) se convertían en los sujetos de la lucha de los contrarios (materialismo dialéctico), así los ámbitos convertidos en sujetos sociales han de cumplir este papel en la sociedad capitalista.

Las experiencias colectivas a iniciar pueden ser las tradicionales: comunas, colonias, comunidades: desde el comienzo, en ellas se ha de cuidar el avanzar hacia la aplicación de aquellas características del criterio mínimo anti capitalista que sean factibles; es decir, la horizontalidad en la participación, el consenso en las decisiones (comunismo de gestión), un sistema claro de valores comunitarios, y la practica del comunismo de bienes.”( http://www.nodo50.org/tortuga/Hay-alternativas-al-capitalismo)

Seguimos inmersos en una sucesión de luchas reivindicativas en donde casi todas apuntan a mejorar las condiciones de los trabajadores pero sin cuestionar al sistema capitalista que las engendra. Así ocupaciones, marchas, proyectos de mejoras puntuales en los barrios se suceden, pero sin que ello permita dar un salto cualitativo en la construcción de autonomías en relación al estado. Si bien en muchos aspectos estas experiencias dejan un cúmulo de conciencia y de conocimientos, una vez concluidas, los individuos continúan sus vidas cotidianas pautadas culturalmente por los valores del sistema capitalista. Nos podemos preguntar muchas cosas como por ejemplo:

¿Qué enseñanza queremos para nuestros jóvenes?, ¿qué modelos culturales les transmitimos? O ¿cómo nos relacionamos en nuestro cotidiano con los demás?, ¿poseemos una cosmovisión propia?, ¿cuales son nuestros referentes culturales? , ¿Qué compartimos con otras personas que piensen parecido a nosotros? ¿Qué proyectos comunes somos capaces de llevar adelante?

Estas interrogantes las planteamos porque llega un momento en que para crecer hay que dar los primeros pasos y echarse a andar, mismo si tropezamos, mismo si nos equivocamos, pero es importante modificar la realidad desde nuestra propia cotidianidad.

El sistema ha calado hondo en todos por igual y su primer logro es que las personas lleven adelante una vida fragmentada, rutinaria y que al fin una vez instalado el hastío resulte más cómodo refugiarse en el individualismo que arriesgar una experiencia colectiva. Esto mismo baja la potencia creadora de las personas y ello repercute en la falta de iniciativas y de participación. Esto trae tras de sí una cierta apatía, una falta de alegría que contamina todos los espacios que frecuentamos. No hay que ir a buscar muy lejos el porqué de la fragmentación dentro del movimiento social; ello mismo nos está mostrando uno de los mayores logros del sistema capitalista.

¿Cómo salimos de este pantano? ¿Es decir de la tristeza, del aislamiento, de la inercia?

Se nos ocurre en este momento de la reflexión pensar algo elemental que haga posible caminar hacia las autonomías y es La Comunidad.

Hablar de comunidad no nos refiere necesariamente a una experiencia anticapitalista, dado que la comunidad designa un grupo de personas de afinidad. Ahora bien hablemos de la comunidad anticapitalista, hablemos de una comunidad de afinidades en valores, modos de vida, ideas, culturales, cosmovisiones.

Una comunidad se afirma, además de los principios éticos y culturales en común, en una economía que la sustente; de lo contrario ninguna comunidad y por ende ninguna autonomía son posibles. Estamos hablando aquí de un proceso, de un mientras tanto, de algo que debería pre figurar un nuevo mundo, una nueva sociedad. Por lo tanto no es un proyecto cerrado, ni una verdad absoluta si no una utopía que permite avanzar.

“si la utopía es un país que visitamos todas las noches, nos falta aún obtener el permiso de residencia o decidirnos a habitarla sin permiso.” (Gelman)

Ahora bien, términos como los que estamos utilizando: comunidad, autonomía, horizontalidad, etc., están siendo utilizados por el propio sistema, con el propósito de vaciarlos de contenido. Por eso es que vivimos tiempos de re significar las palabras en cuanto a su real contendido o esencia. Así cuando hablamos de comunidad o de autonomías convengamos que debemos agregar “autonomías anticapitalistas”

Volvemos entonces a plantear lo de la economía como sustento de toda comunidad y en ello debemos pensar. Pero además no hay comunidad sin una estética propia y en este caso debemos entender, una estética de la liberación, que debería ser elaborada por los miembros de de las comunidades. Sin estos componentes no hay identidad y si no hay identidad se cae en el vacío; esto es precisamente en donde vivimos y es de este “no lugar” de donde debemos salir a fin de liberarnos plenamente de toda dominación.

“El primer aporte estético del zapatismo se dio el mismo día primero de enero de 1994, cuando por primera vez aparecieron a la luz pública enfundados en su uniforme café y negro, con pasamontañas negro y paliacate rojo. La impresionante figura de los zapatistas con esta peculiar vestimenta, se convirtió inmediatamente en un símbolo y en un regalo para los ojos. Además de ello, muy pronto habríamos de recibir las primeras muestras del interés especial que tiene el EZLN en el fomento a la cultura y el arte”. (http://itzcuintli.tripod.com/h.html)

Concluimos estas reflexiones planteándonos preguntas, sugiriendo avanzar desde la alegría juntos, dentro de nuestras singularidades; recuperando memoria y saberes, para enriquecernos como comunidad de individuos que desean un cambio radical de sociedad. La comunidad, las autonomías y la resistencia; podrían constituir algunos de los pilares desde donde construir un cultura anticapitalista.

Luna

25 01 2012

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dC6P

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal