lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eL9F

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

13/11/2021 :: Bolivia, Bolivia, Països Catalans

Un nuevo movimiento golpista amenaza al Gobierno popular de Bolivia

x Agencias / La Haine
El presidente Luis Arce llama a defender la democracia en las calles

El Gobierno de Luis Arce, que recién cumplió un año en el poder, enfrenta desde hace cuatro días un paro nacional convocado por la derecha, la misma que apoyó el golpe de Estado de 2019. Con los departamentos de Santa Cruz y Potosí como sus epicentros, gobernados por el fascismo, los movilizados amenazan con "tumbar" al presidente elegido democráticamente, en caso de que no derogue la ley 1386, aprobada con mayoría parlamentaria oficialista.

Masivo respaldo al gobierno de Luis Arce 

En un multitudinario acto político desde Cochabamba. el centro del racismo, convocado para demostrar que los fascistas no dominan esa próspera zona de Bolivia, el presidente alertó sobre los intentos de la derecha de desestabilizar el gobierno popular.

Evo Morales llama a defender al gobierno de Arce durante el acto en Cochabamba.

Arce, recibió el respaldo de decenas de organizaciones sociales en Cochabamba tras las violentas protestas en contra del gobierno popular. Además, una masiva manifestación en apoyo al mandatario se movilizó hasta la plaza Abaroa en La Paz para denunciar un nuevo intento de golpe de Estado.

Doblegar al pueblo

Los autodenominados comités cívicos de todo el país —que albergan a políticos y empresarios enemigos del actual Gobierno— iniciaron el pasado 8 de noviembre un "paro cívico indefinido" hasta doblegar al presidente. La medida de fuerza, que hoy entra en su cuarto día, no se siente en casi toda Bolivia. Pero sí en Tarija, Cochabamba, Santa Cruz y Potosí, donde se registran cortes de ruta, cierre de comercios, enfrentamientos entre quienes quieren trabajar y los derechistas que obligan a los comerciantes y transportistas a parar parar. Hasta el momento, los racistas han asesinado a un joven campesino en la ciudad de Potosí, que defendía la gestión de Arce.

El presidente indicó que el muchacho no pudo recibir atención médica inmediata porque los cívicos no permitieron el paso de ambulancias, lo cual propició su deceso."Han pedido ambulancia y no ha podido pasar porque los de Comcipo estaban haciendo bloqueos. ¿Quién está provocando la violencia? Nosotros no somos violentos", aseguró Arce.

La ley 1386, de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento del Terrorismo, es utilizada como excusa por la derecha para afectar al Gobierno, manifestó el presidente boliviano.

Las protestas contra su Gobierno son encabezadas por el la oligarquía terrateniente y apoyada por un sector gremial —el de los pequeños comerciantes— porque aseguran que la ley 1386 va a quitarles sus ganancias. Este rumor echaron a correr semanas atrás legisladores de la derecha y cívicos, quienes convencieron a algunos pocos dirigentes de movilizarse.

El expresidente Evo Morales (2006-2019) se expresó en sus redes sociales: "Nuevamente el odio racista a nuestros hermanos indígenas causa muerte y dolor en el pueblo boliviano. Exigimos a las autoridades una investigación urgente para identificar y castigar a los responsables del fallecimiento de un joven a manos de grupos de choque", escribió en Twitter.

Marcha golpista

"Este Gobierno incapaz ya se tiene que ir. En este año han demostrado que solamente buscan venganza por las muertes que ellos mismos se han ocasionado, como en Sacaba", dijo una mujer de clase media durante la marcha realizada en la ciudad de Cochabamba por opositores al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Ella, como el resto de esa clase minoritaria, se mostró convencida de que las masacres de Sacaba y Senkata, en 2019, fueron cometidas por los mismos campesinos, quienes se habrían ido armados y "se dispararon entre ellos".

Es el relato "oficial" del régimen de facto de Jeanine Áñez (2019-2020), que lideró la ejecución de estas masacres, tal como lo aclaró el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).El GIEI fue creado a finales de 2020, a partir de un convenio entre el régimen de Áñez y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), para indagar en las vulneraciones de DDHH cometidos durante ese periodo. Añez pensaba que, al ser un organismo de la OEA, iba a dar un dictamen favorable a su régimen, pero esa vez le salió el tiro por la culata.

El de las masacres no fue el único punto de discordancia entre los manifestantes y el informe del GIEI. Según el informe de las y los investigadores, la Resistencia Juvenil Cochala (RJC, ultraderecha) es un grupo "parapolicial" y por ello debe ser "desarticulado". Totalmente a contramano, en la protesta cívica reclamaron la rearticulación del grupo de jóvenes moteros, asociados a varios delitos cometidos antes, durante y luego del golpe de Estado de 2019, especialmente agresiones públicas a personas provenientes de áreas rurales.

Halagados por el apoyo de los manifestantes, los jóvenes hicieron rugir sus motos al inicio de la no muy concurrida marcha en Cochabamba, que fue desde la plaza de las Banderas hasta la plaza principal, la 14 de Septiembre, entre aplausos de algunos cochabambinos.

Los fascistas expulsaron de la marcha a medios identificados como afines al Gobierno. Fue el caso de la red televisiva ATB. Las agresiones a las y los trabajadores de prensa es una constante en estas protestas del bando golpista. Los líderes de estas movilizaciones ya no ocultan sus intenciones de derrocar al Gobierno elegido democráticamente un año atrás.

¿Cómo defender la democracia?

Consciente de que se abrió un nuevo proceso golpista en el país, el Gobierno popular busca saber quiénes son sus aliados. Semanas atrás, cuando este conflicto comenzaba a encenderse, el presidente Arce había advertido públicamente que a la democracia tendrían que defenderla "en las calles".

En el mismo sentido, el vicepresidente David Choquehuanca aclaró que será indispensable la organización social para defender al Gobierno elegido por el 55,1% de votos. Y anunció que el próximo domingo 14 de noviembre se realizará un gran cabildo en La Paz para rechazar el nuevo intento golpista.

"Nos mostraremos: vayamos por sectores e invitemos a todos. Nos hemos organizado, tenemos que levantarnos en todo el país para defender nuestra democracia, para defender nuestros recursos naturales, para defender a nuestro Gobierno legítimo, democráticamente elegido", afirmó Choquehuanca en una multitudinaria reunión con líderes campesinos.

En este sentido, el presidente Arce sostuvo: "Vamos a defender nuestro proceso, porque les hemos ganado en las urnas, les hemos ganado en la cancha y en las calles. Y ellos, lo que no han ganado en las urnas, quieren arrancarnos con sus movilizaciones, pagando a la gente". Y agregó: "Es necesario reflexionar. Es necesario ver lo que está pasando, porque lo vamos a necesitar, hermanas y hermanos. Lo vamos a necesitar".

Sputnik / La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eL9F

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal