lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/uX2

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

28/02/2005 :: Uruguay

Uruguay: Sobre Raúl Sendic

x Reconstruyamos la historia
Relatos y pensamientos del ya fallecido fundador, en los años '60, de la organización guerrillera Tupamaros, que muestran las abismales diferencias con sus ex-compañeros de militancia y hoy a punto de ser ministros y dignatarios de un gobierno social-liberal

"La descentralización está en el centro del pensamiento de Sendic, se puede rastrear en sus iniciales y juveniles prevenciones contra el concepto leninista de organización y que en el mano a mano, lejos de la frase elaborada, se resumía en: "Hay que dejar a la gente hacer" una fórmula que reiteraba sin cesar. En este aspecto Sendic también se apartaba del clásico esquema de la fórmula guerrillera. Así como no advertía una oposición frontal entre guerrilla rural y guerrilla urbana, y no concebía un antagonismo entre lucha armada y lucha de masas, tampoco adhería al principio totalizador del centralismo inherente a la jefatura guerrillera. La propuesta de centralismo estratégico y autonomía táctica se tradujo inmediatamente después del simposio de setiembre de 1968 en la creación de siete columnas. La columna era 'concebida como unidad orgánica político militar que reúne en sí misma las posibilidades (todas) de autonomía (servicios, grupos de acción, agitadores, infraestructura, periferia, etc).' Cada columna debe estar en condiciones de 'mantener la lucha en nombre del MLN, aun cuando el resto de la organización haya sido destruida. Y contar con los medios internos como para reconstruir lo destruido.(.)

Contra la opinión de algunos, en el sentido de que quienes habían brindado información en la tortura eran objetivamente traidores, Sendic opinaba que "el que cantó es objetivamente flojo. Lo que tenemos que averiguar es porque es flojo y porque aflojó, y apoyarlo para que se afirme." La represión adquiere un ritmo de vértigo pero Sendic se les escapa.

El Bebe no tiene hada madrina, ni estrella buena, ni amuleto de la suerte. A veces esquiva el zarpazo por segundos, a veces toma decisiones arbitrarias, aparentemente irracionales y por supuesto inconsultas, que lo colocan siempre unos metros por delante de la represión(..)

Buena parte de su 'suerte' debe adjudicarse a sus propios criterios de funcionamiento y otra buena parte, a su costumbre de alternar el uso de la estructura del MLN con su propia e intransferible red de apoyo. "Raúl solía buscar su propia red para dormir y 'recular'. El mantenía contactos con una serie de mujeres ancianas o de edad madura. Tenía una gran capacidad para reclutar gente mayor de los partidos tradicionales. Había un viejito que decía ser gente de Aparicio (Saravia) que vivía por Peñarol y para quien era un honor tener a Sendic en su casa", cuenta Graciela Jorge. "Se movía por fuera. Lograba adhesiones incondicionales de gente que provenía de los partidos tradicionales, porque tenía una forma muy atractiva de plantear la idea de que él Sendic, no concebía separarse de un blanco o un colorado por cuestiones electorales".(..)

Zabalza sabe que Sendic pernocta a veces en un apartamento de la calle Colonia, donde vive una enfermera(..) y sólo Bentín conoce la casa de Yenny Itté, hermana de Xenia(..) Sendic se ha quedado a dormir a pesar de que Yenny comparte su casa con otras estudiantes universitarias. "Lo conocí cuando tenía veintiún años. En 1970 cuando quedé embarazada, pasamos a vivir juntos, primero en la calle Santa Rosa y después en un local de Colonia Nicolich. Estaba con él el día que leyó en el diario el aviso fúnebre anunciando la muerte de su madre", cuenta Yenny. "No nos veíamos todos los días pero pasamos juntos el día que cumplió 45 años; le hice una torta en forma de estrella de cinco puntas". Yenny hacía de correo: "Me daba contactos en cualquier lugar, el Cerro, camino Maldonado, el centro, la costa, conocía Montevideo al dedillo. Al principio los contactos eran un pretexto para verme. Cuando pasaba una 'chanchita' (camioneta de la policía..) me abrazaba, como cobertura y yo le decía 'mirá que ya pasó el peligro.(..)

El Bebe tenía sus propias tatuceras (cuevas en la tierra. AJL) en Montevideo, a veces dormíamos en la playa en verano, pero en tatuceras. Yo daba cobertura en los locales, hice un esfuerzo por mantenerme legal, pero él igual, vivía unos dos meses en un local y después se los dejaba a otros compañeros." (..) En el patio de recreo (del penal. AJL) Sendic debía hacer sociabilidad con los llamados presos comunes, que querían conversar con el 'caudillo', siempre accedía a los 'trillos' (caminatas alrededor de las canchas) y se lo veía caminando con su tranco desgarbado, las manos a la espalda, mirando hacia abajo y escuchando; conversaba particularmente con viejos presos del interior, gente humilde de campo que soportaba largas condenas por 'duelos criollos' o represalias en 'cuestiones de honor' y que los diferenciaba de los delincuentes profesionales. También jugaba al fútbol, en un equipo, el Cristóbal Colón de la divisional C de la liga de la cárcel. "Jugaba de defensa y tenía la costumbre de despejar, en el área chica, de taquito. La hinchada aullaba." (1)

Raúl Sendic murió en París el 28 de abril de 1989.

1.- Sendic - Samuel Blixen -Ediciones Trilce -Montevideo
Recopilado por Alberto Jorge Lapolla

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/uX2

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal