lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aP6L

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

17/11/2017 :: Asia

Corea del Norte: "Con la razón y con la fuerza". La verdad sobre la división de Corea

x CX36 Radio Centenario / Mario Medranda / La Haine
En la mayoría de los círculos académicos y mediáticos en Occidente, la historia de la división de la Península Coreana está simplificada cuando no deformada

La verdad sobre la división de Corea

Mario Medranda

Principalmente debido a intereses políticos que buscan revisar la historia para intentar justificar de alguna manera la presencia militar estadounidense en Corea. En las líneas siguientes tratamos de dar un poco de luz al tema, proporcionando datos históricos que permitan un análisis objetivo de los hechos que han llevado a la división de todo un pueblo y al enfrentamiento fratricida entre coreanos.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, en febrero de 1945, durante la Conferencia de Yalta, la URSS finalmente aceptó declarar la guerra a Japón después de dos o tres meses de la derrota de Alemania. A pesar de ello todavía no se discutía cuál sería el futuro de Corea, en ese momento colonizada por el Imperio japonés. Oficialmente, la URSS declaró la guerra a Japón el 9 de agosto de 1945, iniciando operaciones militares en Manchuria, que barrieron a las fuerzas japonesas estacionadas allí. A su vez, el Ejército Revolucionario Popular de Corea comandado por Kim Il Sung , que llevaba años llevando a cabo acciones militares contra las fuerzas de ocupación, declara un levantamiento general para afrontar la liberación de toda Corea.

No es sino hasta el 15 de agosto, día de la rendición incondicional del Imperio de Japón, que EEUU presente a la URSS un proyecto por el cual Corea se dividiría en dos zonas donde cada ejército aliado aceptaría la rendición de las fuerzas japonesas estacionadas allí, dividiéndose estas zonas a través del paralelo 38. Es importante aclarar que este proyecto tenía la intención de ser sólo provisional, pero las verdaderas intenciones de EEUU eran evitar que la Península Coreana fuera completamente liberada por el Ejército Rojo y los revolucionarios coreanos, y que pudieran así defender sus intereses económicos y geopolíticos en la región.

Después de la guerra, la Conferencia de Moscú tuvo lugar en diciembre de 1945, y en ella se determinó que los ejércitos aliados actuarían juntos para facilitar la formación de un gobierno unificado del pueblo coreano en colaboración con los partidos sociales y democráticos en todo el país, permitiendo así la llegada de la tan deseada independencia.

Pero la realidad era que la actitud de los EEUU antes y después de esta conferencia era completamente contraria a lo que querían decir con sus palabras. El mismo día de la rendición de Japón, el 15 de agosto, se formaron comités populares en todo el país bajo la protección de la autoproclamada República Popular de Corea. Algunos de los puntos esenciales de estos comités eran la reforma agraria, la nacionalización de las principales industrias, la igualdad entre hombres y mujeres y la promulgación de una ley laboral que proporcionaba protección a los trabajadores. Mientras que por un lado la URSS permitió el libre desarrollo de comités populares y la formación del Comité Provisional del Pueblo de Corea del Norte presidido por Kim Il Sung , elegido por unanimidad por su gran prestigio tras la lucha guerrillera, EEUU disolvió la autoridad de los comités desde el momento en que entró en Corea del Sur el 8 de septiembre, y estableció una administración militar que trataba al pueblo coreano como si fuera un pueblo derrotado en la guerra.

En esta situación, hubo varios levantamientos de la población surcoreana. Estos levantamientos fueron brutalmente reprimidos, y no sólo los comunistas y los líderes del movimiento obrero, sino también las personalidades progresistas que favorecían la reunificación y se oponían a la ocupación militar estadounidense fueron objeto de persecución, muchos de ellos asesinados. Por todo esto, los ocupantes estadounidenses confiaron en las clases y sectores más reaccionarios de la sociedad coreana, colocando a muchos de ellos en puestos clave de su administración, incluidos grandes terratenientes, empresarios ricos y antiguos funcionarios del gobierno colonial japonés.

Al mismo tiempo que ocurrían estos acontecimientos en el Sur, en el Norte se aplicaron las medidas progresistas mencionadas anteriormente, como la nacionalización de las principales industrias, la reforma agraria, la ley de igualdad entre hombres y mujeres y el derecho laboral. Esto llevó a una emigración masiva de los terratenientes y los más reaccionarios al Sur, mientras que muchos progresistas y revolucionarios del sur emigraron al Norte.

El punto culminante se produjo en 1948, cuando, a instancias de los EEUU y contra la voluntad de la mayor parte del pueblo coreano, se celebraron elecciones separadas en el Sur, las cuales, además de ser completamente fraudulentas, impedían la participación de candidatos de las clases populares, lo que condujo a la formación unilateral de la República de Corea (Corea del Sur) en agosto de ese año, profundizando la división de Corea.

En respuesta, hubo nuevos levantamientos populares en todo el país, uno de los más importantes en la isla de Jeju, donde los insurgentes fueron brutalmente reprimidos y miles de ellos fueron asesinados por fuerzas títeres recién formadas en Corea del Sur, por supuesto con armamento, entrenamiento y asesoramiento estadounidense.

Por último, antes de la formación unilateral del Estado surcoreano, el 9 de septiembre de 1948, se creó la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte), y las tropas soviéticas, en cumplimiento de los acuerdos, abandonaron el país. A pesar de las propuestas hechas por el Norte para la reunificación pacífica, todo el clima de inestabilidad y hostilidad promovido por EEUU durante esos años conduciría a la Guerra de Corea, que estallaría en 1950, seguida por la intervención masiva de EEUU, resultando ser uno de los conflictos más brutales del siglo XX, sólo comparable con la agresión contra el pueblo vietnamita que liderarían los yanquis en la década siguiente.

________________

Corea del Norte: "Con la razón y con la fuerza"

CX36 Radio Centenario

Nota de La Haine: Este artículo fue publicado en nuestra web originalmente el 12 de octubre de 2006, cuando Pyongyang entendió que su mejor seguro ante una "guerra preventiva", es disponer de armas nucleares y misiles de largo alcance apuntando hacia EEUU y Japón. Hemos creído conveniente reproducirlo hoy, ante una situación en que el bombardeo mediático contra Corea del Norte arrecia.

----

Primera parte: Historia de la guerra "ganada" por Occidente

Los grandes medios de prensa y las Agencias de Noticias Internacionales condenan a Corea del Norte y apuntan todas sus baterías contra el régimen comunista de Pyongyang. Es la misma historia repetida una vez más como tantas otras oportunidades.

Corea del Norte tuvo siempre un trato especial por parte del EEUU y la reacción mundial. Finalizada la Segunda Guerra Mundial el imperialismo yanqui y las Naciones Unidas llevaron a cabo uno de las mayores agresiones contra una pequeña nación independiente.

A finales de la década de 1930 se desató la Segunda Guerra Mundial. Los imperialistas japoneses se apresuraron por dar fin cuanto antes a su guerra agresiva contra China con el propósito de extenderla al continente asiático e intensificaron como nunca la represión y el saqueo fascista contra el pueblo coreano.

Considerando que les era imposible continuar la agresión al continente sin derrotar al Ejército Revolucionario Popular de Corea que les amenazaba desde la espalda, movilizaron grandes efectivos para su exterminación completa. Pero los continuos traslados de efectivos a otras zonas de Asia estimularon el rápido desarrollo de la lucha armada antijaponesa. El pueblo coreano se alzó como un solo hombre contra el imperialismo japonés.

En las paredes de la fábrica de armamento japonesa en Pyongyang y otros lugares aparecieron los carteles en que se leía "Dentro de pocos días llegará el General Kim Il Sung".

El 9 de agosto de 1945 el general Kim IL Sung dio a las unidades del Ejercito Revolucionario Popular de Corea la orden de combate para la liberación de Corea. En seguida los soldados del Ejercito Popular avanzaron como un huracán en contacto con el Ejercito Soviético que participaba en la guerra contra Japón, destruyendo sin piedad la supuesta "línea de defensa inexpugnable" del imperialismo japonés y aniquilando a su paso a los enemigos.

El 15 de agosto de 1945 el pueblo coreano se liberó derrotando al imperialismo japonés y comenzaría a restaurar su patria. El 10 de octubre de 1945 en Pyongyang se fundó el Partido Comunista de Corea. En agosto de 1946 el Partido Comunista de Corea se convirtió en el Partido del Trabajo de Corea del Norte mediante la fusión con otro partido de trabajadores.

Construcción del socialismo

Las reformas democráticas en Corea del Norte abarcaron todos los dominios de la sociedad, la nacionalización de las principales industrias, la implantación de un sistema democrático de protección laboral, el aseguramiento de derechos iguales al hombre y la mujer, la democratización de la justicia, la educación y la cultura.

Para dar solución a la demanda de desarrollo social y satisfacer el anhelo de los campesinos por la tierra, el presidente kim Il Sung promulgó el 5 de marzo de 1946 la "Ley de la reforma Agraria en Corea del Norte".

Esta ley estipulaba confiscar sin indemnización las tierras de los imperialistas japoneses y sus lacayos coreanos y de otros que las daban en arriendo sin cultivarlas ellos mismos. Y las distribuyeron gratuitamente entre los campesinos sin o con poca tierra, convirtiéndolas en su propiedad, sobre la base del principio; "La tierra pertenece a los que la trabajan".

El 10 de agosto de 1946 promulgó la "Ley de la nacionalización de Industrias, Transportes, Comunicaciones y Bancos", e hizo confiscar sin indemnización y nacionalizar todas las fábricas, minas, plantas eléctricas, ferrocarriles, comunicaciones, bancos, comercios, establecimientos culturales etc., que pertenecían a los imperialistas japoneses y los capitalistas coreanos.

Gracias a la nacionalización más de mil establecimientos industriales, más del 90 por ciento de todas las industrias, se convirtieron en propiedad estatal, en propiedad de todo el pueblo.

Como resultado, se liquidó el terreno económico de los imperialistas y los capitalistas, se eliminó en lo fundamental la causa de todos los infortunios sociales en el dominio industrial, se establecieron relaciones socialistas de producción y se crearon los cimientos para desarrollar de modo planificado la economía nacional.

Junto con el cambio de las relaciones de propiedad, se llevaron a cabo otras reformas democráticas tales como la Ley del trabajo el 24 de junio de 1946, para asegurar plenamente a los trabajadores la libertad y los derechos democráticos y la ley de la igualdad de los Derechos del Hombre y la Mujer el 30 de julio de 1946, para liberar socialmente a las mujeres.

En virtud de la aplicación de estas leyes se liquidaron las relaciones que permitían explotar ilimitadamente a la clase obrera y a las mujeres, emancipadas así de la opresión y la subyugación coloniales y feudales, las que llegaron a disfrutar de los mismos derechos que los hombres en todas las esferas de la vida social.

EEUU intenta adueñarse de toda la península

Después de la liberación, los imperialistas norteamericanos que habían ocupado Corea del Sur crearon y reforzaron en gran medida las fuerzas armadas títeres e intensificaron los preparativos para la invasión armada contra la parte Norte oponiéndose de manera abierta a la construcción de un estado unificado e independiente del pueblo coreano.

Estas circunstancias hicieron apremiante e inaplazable la tarea de fundar las fuerzas armadas populares regulares. El 8 de febrero de 1948 el Ejercito Revolucionario Popular de Corea se reorganizó en el Ejercito Popular de Corea, fuerzas armadas revolucionarias regulares, como el nuevo paso hacia su mayor fortalecimiento y desarrollo.

En febrero de 1947 se estableció el Comité Popular de Corea del Norte, primer poder de la dictadura del proletariado, sobre la base de la gran victoria de las primeras elecciones democráticas efectuadas en la parte norte. Casi todo el pueblo coreano eligió Presidente del Comité Popular de Corea del Norte al líder de la revolución Kim Il Sung.

En septiembre de 1948 se convocó en Pyongyang la Primera sesión de la Asamblea Popular Suprema en base del triunfo de las elecciones generales del Norte y el Sur de Corea. En la sesión Kim Il Sung fue electo Presidente del Consejo de Ministros y Jefe de Estado de la república Popular Democrática de Corea, y el 9 de septiembre proclamó ante el mundo entero la fundación de la patria de todo el pueblo coreano.

Mientras impulsaba enérgicamente la revolución y la construcción en la parte Norte, el Gobierno de la república hizo esfuerzos para la reunificación independiente y pacífica de Corea. Pero los imperialistas yanquis, desde los primeros días de su ocupación de Corea del Sur, practicaron una política de agresión militar y subyugación colonial y se entregaron locamente a los preparativos de la guerra con el objeto de minar el régimen de democracia popular estableció en la parte Norte y dominar a toda Corea.

Las fuerzas armadas títeres de Corea del Sur, que constituían 5 brigadas en el tiempo de su formación, llegaron a tener pronto 8 divisiones con 22 regimientos en junio de 1949 y 150 mil efectivos en junio de 1950. Tan sólo en 1949 los imperialistas yanquis suministraron al ejercito de Corea del Sur enorme cantidad de diversas armas mortíferas, más de 105 mil fusiles y carabinas, más de 2 mil ametralladoras pesadas y ligeras, más de 50 millones de balas, muchos morteros, obuses y otros cañones con proyectiles necesarios, 5 mil camiones de uso militar, 79 buques de diversos tipos y 20 aviones.

Además terminaron de elaborar ya en 1949 el plan de agresión a la parte Norte de la República e instigaron a las autoridades surcoreanas a que perpetraran incesantemente la provocación armada a lo largo del paralelo 38. De modo que durante 1949 tuvieron lugar dos mil seiscientos ataques armados contra la parte Norte de la República.

En enero de 1950 firmaron con Corea del Sur el "acuerdo de defensa y ayuda mutuas surcoreano-estadounidense", en base al cual se apoderaron de toda prerrogativa de mando sobre el ejército títere surcoreano y ubicaron en él a sus asesores militares para que dirigieran y controlaran las maniobras preparatorias de la guerra.

Con el objeto de desatar lo más pronto posible la contienda Mac Arthur, comandante de las tropas norteamericanas en el extremo Oriente, llamó con urgencia a Syngman Rhee, primer "presidente" de Corea del Sur, a Tokio en febrero de 1950, le dio la instrucción de once puntos encaminada a provocar la guerra coreana y le ordenó que la iniciara antes de julio y recibiera la dirección y la ayuda del gobierno japonés en cuanto a sus preparativos.

Por orden de Truman. presidente de EEUU, volaron a Tokio Louis A. Johnson, secretario de defensa, Omar Nelson Bradley, jefe de Estado Mayor Conjunto y Allen Dulles, enviado especial del presidente norteamericano y jefe de la CIA de entonces, que se reunieron en secreto con MacArthur. En esta reunión de cuatro personas se discutió en realidad el problema coreano y el problema de Taiwan a contrapelo de su declaración oficial de que iban a discutir el problema del tratado de paz norteamericano japonés.

El infame belicista Dulles que pasó entonces a Seúl inspeccionó el 18 de junio de 1950 las zonas del Paralelo 38, el estado de preparación bélica del ejercito surcoreano e instigó a sus oficiales y soldados a la guerra. Les instruyó secretamente a que emprendieran una campaña propagandística para hacer pasar por agresora a Corea del Norte dándo un pretexto a EEUU para inmiscuirse en la conflagración en nombre de la ONU.

El 24 de junio se impartió a los oficiales y soldados del ejército surcoreano la orden de pasar a estado de combate, prohibiéndoles la salida del cuartel y la licencia, aunque era sábado. Precisamente, con esa preparación minuciosa y bien planificada, los imperialistas yanquis desataron el 25 de junio de 1950 la guerra agresiva contra el Ejército Popular Democrático de Corea.

Ofensiva comunista

Las unidades del Ejército Popular de Corea del Norte pasaron a la ofensiva en todo el frente y el 28 de junio, tres días después de iniciada la guerra, liberaron por completo Seúl, centro de dominación colonial del imperialismo yanqui.

Desconcertados ante el avance victorioso del Ejército Popular, los yanquis introdujeron gran número de sus fuerzas de tierra, aire y mar con armas de último tipo. Al mismo tiempo, utilizando maquinaria de votación en el Consejo de Seguridad de la ONU, hicieron aprobar una resolución injusta encaminada a movilizar hasta tropas de sus países satélites bajo el escudo de las "Fuerzas de la ONU". De acuerdo a esta resolución MacArthur fue nombrado comandante de las fuerzas de la ONU y las tropas agresoras del imperialismo norteamericano hicieron abiertamente su presencia en la guerra coreana bajo el casco azul de la ONU.

En un mes y medio de contraofensiva el ejército comunista liberó más de 90 por ciento de todo el territorio del Sur con más del 92 por ciento de la población, propinando golpes mortales a los enemigos y acorralándolos en un estrecho ángulo de las provincias del sur.

Al entrar en el mes de septiembre de 1950 se tornó muy tensa la situación en el frente. Los agresores imperialistas estaban a punto de ser expulsados definitivamente de Corea cuando opusieron un contraataque desesperado movilizando hacia el Pacífico una parte de su flota del Mediterráneo, las tropas de sus países satélites y sus buques de reserva a fin de recobrar su prestigio.

A mediados de septiembre de 1950 emprendieron una gran operación de desembarco con más de 50 mil efectivos, mas de 300 buques y unos mil aviones. También pasaron a la ofensiva general introduciendo sumando de 200 mil efectivos y gran número de cañones y tanques.

La guerra tomó un carácter prolongado y el pueblo coreano tuvo que enfrentarse a otra prueba severa. A mediados de junio de 1951 el frente se fijó en lo fundamental a lo largo del paralelo 38. Las unidades del Ejército Popular de Corea pasaron a la defensiva.

Convirtieron en seguida sus posiciones en una fortaleza inexpugnable creando en la línea ya ocupada un sólido sistema de defensa constituido principalmente por túneles. Tomando firmemente la iniciativa en la guerra y apoyándose en las posiciones de defensa, infligieron una tras otra serias derrotas al enemigo que lanzaba ataques desesperados.

En medio de un aprieto sin salida el imperialismo norteamericano se vio obligado a proponer a Corea del Norte en junio de 1951 un armisticio. Las negociaciones se iniciaron el 10 de julio de 1951. Los imperialistas se presentaron con insistencias y estratagemas absurdas a fin de esquivar su derrota militar en la guerra con un ardid político y diplomático.

Los agresores yanquis interrumpieron unilateralmente las negociaciones y emprendieron nuevas ofensivas militares de gran envergadura. Lanzaron ataques en olas con 130 mil soldados, más de mil aviones y una flota de buques arrojando diariamente decenas de miles de bombas y proyectiles sobre las posiciones del Ejército de Corea del Norte.

La batalla de la cota 1.211 tuvo particular importancia para frustrar la ofensiva de verano y otoño. Los norteamericanos descargaron sobre esta cota un promedio diario de unos 3 o 4 mil bombas y proyectiles poniendo en acción todos sus equipos técnicos de combate. En la cota se pulverizaron las rocas, se arrancaron de raíz los árboles añosos y su altura se mermó en un metro en toda su extensión. Los defensores de la cota 1.211 salvaguardaron con sus vidas esta montaña de Corea sin doblegarse aun en medio de las llamas, en gran parte gracias a los túneles, derrotando a los soldados imperialistas que atacaban decenas de veces al día.

Nuevo intento y nueva derrota

A fines de 1952 Eisenhower, fanático guerrerista, que luego ocupó la presidencia de EEUU, emprendió una nueva ofensiva de gran porte confiando en la superioridad numérica y técnica de sus fuerzas armadas, pero no pudo evitar otra amarga derrota.

El General Kim Il Sung señaló en aquella oportunidad "El pueblo coreano alcanzó la victoria en heroica lucha de tres años contra los invasores armados, los imperialistas yanquis y en defensa de la libertad y la independencia de la Patria. Los agresores imperialistas norteamericanos sufrieron ignominiosa derrota en su aventura militar encaminada a convertir nuestra Patria en su colonia y esclavizar al pueblo coreano". El 27 de julio de 1953 la guerra de liberación de Corea que duró tres años terminó con la histórica victoria del pueblo coreano.

En esa guerra EEUU y sus aliados perdieron más de un millón quinientos sesenta mil efectivos, incluidos 405 mil soldados del ejercito yanqui. Y una enorme cantidad de equipos técnicos y materiales bélicos, doce mil aviones, 564 buques de diversos tipos, 3.255 tanques y carros blindados, 7 695 cañones de varios calibres y 925 mil armas ligeras, despilfarrando un gasto militar de 195 millones de dólares de aquellaq época.

En la guerra coreana se hizo añicos el mito de "invencibilidad’ de EEUU. En su libro "Desde el Danubio hasta Amrok", el entonces comandante de las Fuerzas de la ONU, Clark escribió: "Lo que he ganado cumpliendo las instrucciones del gobierno [de EEUU] es mi infamia como el primer comandante norteamericano que firme el acuerdo de armisticio, un documento de derrota".

Durante años Corea del Norte se dedico a construir el socialismo a su manera y estilo, lo que no lo incluyó dentro del sistema socialista mundial bajo la influencia soviética. Tal vez debido a ello tampoco lo afectó la caía del socialismo real y la política de la Perestroika.

----

Segunda parte: Historia del desarrollo nuclear en Corea

Corea del Norte anunció haber efectuado con éxito un ensayo nuclear subterráneo, calificándolo como un "acontecimiento histórico"

Para comprender el porque de este ensayo nuclear se debe conocer en profundidad la historia del pueblo coreano y de todas las agresiones sufridas por esta nación, primero por el imperio japonés y después por los norteamericanos. El anuncio provocó que las distintas voces de la comunidad internacional condenaran la iniciativa, mientras el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) evalúa que medidas tomar al respecto.

La agencia oficial norcoreana KCNA señaló: "El ensayo nuclear fue realizado con éxito del 100 por ciento de nuestra sabiduría y tecnología". A su vez afirmó que "nuestro centro de investigación científico procedió con éxito y en forma segura a un ensayo nuclear subterráneo el 9 de octubre de 2006", y agregó que la prueba no generó ninguna emisión radiactiva.

Los argumentos esgrimidos por Corea del Norte, según la agencia KCNA fueron "la extrema amenaza de EEUU de desencadenar una guerra nuclear" y que la prueba "contribuirá a defender la paz y la estabilidad en la península coreana y su región". Según el ministro ruso de Defensa, Serguei Ivanov, la bomba atómica probada por Corea del Norte tuvo una potencia de "5 a 15 kilotones".

Por un lado, el primer ministro japonés, Shinzo Abe llegó ayer a Seúl para una histórica cumbre de reconciliación con el presidente Roh en la que, precisamente la amenaza nuclear norcoreana constituía el tema principal de la agenda. Por otra parte, la ONU se reunía con el fin de elegir al canciller surcoreano Ban Ki-Moon para suceder a Kofi Annan como próximo secretario general a partir del 1 de enero de 2007.

A todo esto, cabe destacar que EEUU, Gran Bretaña y los vecinos asiáticos de Corea del Norte, en particular Corea del Sur y Japón, condenaron el ensayo nuclear. Incluso China, estrecho aliado del régimen norcoreano, expresó su "firme oposición" a un ensayo efectuado de "manera desvergonzada". Y el resto de la comunidad internacional también demostró su condena.

Según el diario The Washington Post, que cita a un alto funcionario próximo al servicio de inteligencia de EEUU, la administración Bush está evaluando la posibilidad de enviar buques de guerra hacia las costas norcoreanas, como respuesta a la prueba nuclear realizada por Pyongyang. "No será un embargo naval precisamente, porque ello equivaldría a un acto de guerra, pero sí podríamos detener y someter a una inspección todos los buques que vengan de Corea del Norte o vayan en dirección a ella".

Antes, el 5 de julio, Corea del Norte lanzó siete misiles de prueba, entre ellos un Taepodong 2 intercontinental capaz, en teoría, de alcanzar Alaska.

Es bueno tener en cuenta que a finales de agosto el Departamento del Tesoro de EEUU anunció que en adelante consideraba todas las actividades financieras de Corea del Norte como "sospechosas". "Dada la falsa acuñación de moneda con la cual se maneja el régimen", declaró el viernes 25 de agosto, Stuart Levey, Subsecretario del Tesoro encargado del terrorismo y la criminalidad financiera.

Un dato a tener en cuenta en esta situación, es que Washington no haya distinguido del todo entre cuales son las actividades legales e ilícitas de Pyongyang, tomando como principio septiembre de 2005, donde el Banco Delta Asia (BDA) de Macao fue acusado de blanqueo de dinero por cuenta de Corea del Norte. Según varios analistas la criminalización de todas las transacciones financieras del régimen demuestra la voluntad estadounidense de hacer subir la presión aún más.

Este hecho provocó y exacerbó a los norcoreanos. En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores denunció esta medida como "un acto teñido de gangsterismo". Recordó que EEUU colocó bajo investigación "las cuentas abiertas por Corea del Norte en una decena de países en el sudeste asiático así como en Mongolia y Rusia".

La posibilidad de una prueba nuclear norcoreana estaría destinada a reforzar sus capacidades de defensa personal si EEUU acentuaba sus represalias. China y Corea del Sur también destacaron los riesgos de acorralar un régimen estrangulado por las sanciones impuestas por Washington y sus aliados. De ese modo, Pyongyang declaró que no regresaría a la mesa de negociaciones a seis, China, las dos Coreas, EEUU, Japón y Rusia, sobre sus ambiciones nucleares, mientras La Casa Blanca no haya levantado las sanciones.

Cabe destacar, que en septiembre de 2005 las negociaciones habían desembocado en un acuerdo de principio. Sin embargo, días más tarde, Washington acusaba el BDA de blanqueo terminando con las negociaciones nuevamente estancadas.

Proliferación nuclear a gusto de EEUU

En el mundo sólo cinco países, casualmente miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: EEUU, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña tienen legalmente armas nucleares y han realizado pruebas con ellas. Demostrando con esto una clara situación desequilibrada para el resto de la comunidad internacional.

Y no esta solo el hecho de poseer armas nucleares, también a partir de la creación del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), estos cinco miembros del selecto club atómico se comprometieron a apoyar el desarme y a ser garantes de que el resto no pudiera tener armamento nuclear. Sin embargo, Israel, India y Pakistán son potencias nucleares no declaradas y ninguno de ellos es firmante del TNP.

A todo esto se suma, el ya conocido doble discurso de EEUU que meses atrás firmó un acuerdo nuclear con India por el que le proveerá tecnología a su desarrollo nuclear. Mientras, con un alto grado de hipocresía juzga y condena el desarrollo nuclear de Irán.

Además, es muy importante tener en cuenta que el 9 de julio, sólo tres días después de los lanzamientos de Corea del Norte, India, sin que los grandes medios hegemónicos quisieran percatarse de eso, efectuó su propia prueba con misiles de largo alcance. Desde la visión de muchos expertos, por primera vez Nueva Delhi cuenta con un misil que podría impactar directamente en China. Lo curioso es que esa prueba con misiles no fue denunciada por nadie como una provocación. Es mas, periodistas al servicio de Washington hablaron de ella como "un paso estratégico para mantener a raya a China".

Norcorea es un país con 23 millones de habitantes. Al mismo tiempo, cuenta con 1,2 millón de hombres en su Ejército. Además soporta distintas sanciones económicas y esta señalada, junto con Irak e Irán, en el grotesco "Eje del Mal" inventado por los halcones de Washington.

Entonces, ante la recalcitrante retórica belicista de la administración Bush después del 11S, y tomando en cuenta la experiencia del ataque y la ocupación militar de Irak, muchos sostienen que Pyongyang ha entendido que su mejor seguro ante una "guerra preventiva", es disponer de armas nucleares y misiles de largo alcance apuntando hacia EEUU y Japón, y el lenguaje atómico es una gran manera de hacerlo saber.

Por el momento la cuestión norcoreana a dado una vuelta de hoja de gran magnitud. Washington ahora sabe que Corea del Norte posee esa herramienta de disuasión tan importante como lo es un arma atómica. Ante esto, la madre de estas interrogantes es si Washington ¿aceptará una Corea del Norte con armamento nuclear, o los hombres ultra belicistas de Bush se atreverán a desatar una nueva guerra de conquista?

Evolución de la situación

En 1993, Corea del Norte estremece al mundo con su anuncio de que renunciaría al tratado que busca evitar la proliferación de las armas nucleares. Más tarde da marcha atrás en su decisión.

En 1994, Corea del Norte y EEUU firman un acuerdo en Ginebra. Pyongyang se compromete a suspender y desmantelar sus programas atómicos a cambio de ayuda para construir dos reactores nucleares con el fin de generar electricidad.

El 17 de septiembre de 1999, El presidente estadounidense Bill Clinton accede a relajar por primera vez las sanciones económicas impuestas a Corea del Norte a raíz de la Guerra de Corea, librada en 1953.

En Julio del 2000, Corea del Norte amenaza con reanudar su programa atómico si Washington no la compensa por la pérdida de electricidad atribuida a los retrasos en la construcción de las plantas nucleares.

En Junio del 2001, Corea del Norte advierte que reconsiderará la suspensión de ensayos de misiles si Washington no reanuda las conversaciones para normalizar las relaciones bilaterales.

En Julio del 2001, el Departamento de Estado reporta que Corea del Norte desarrolla un misil de largo alcance.

En Diciembre del 2001, el presidente George W. Bush advierte que Irak y Corea del Norte serán responsabilizados si desarrollan armas de destrucción masiva.

El 29 de enero del 2002, Bush dice que Corea del Norte, Irán e Irak, forman el "eje del mal".

El 4 de octubre del 2002, Corea del Norte dice a una delegación estadounidense que tiene un segundo programa de armas nucleares, informa Washington.

El 11 de noviembre del 2002, EEUU y sus aliados asiáticos Japón y Corea del Sur suspenden el suministro de petróleo prometido a Corea del Norte mediante un acuerdo suscrito en 1994.

El 10 de enero del 2003, Corea del Norte señala que se retirará del Tratado de No Proliferación Nuclear.

El 16 de abril del 2003, funcionarios estadounidenses, chinos y norcoreanos anuncian una serie de conversaciones en Beijing para poner fin al conflicto por el programa nuclear.

El 24 de abril del 2003, Corea del Norte afirma que tiene armas nucleares y podría probarlas, exportarlas o usarlas, dependiendo de las acciones estadounidenses, informa Washington.

El 27 al 29 de agosto del 2003, Corea del Norte se une a la primera ronda de conversaciones en Beijing, en la que participan además China, EEUU, Japón, Rusia y Corea del Sur.

El 25 al 28 de febrero del 2004, segunda ronda de conversaciones entre seis países.

El 23 al 26 de junio del 2004, tercera ronda de conversaciones entre seis países.

En Septiembre del 2004, Corea del Norte se niega a asistir a la cuarta ronda de conversaciones, tras acusar a EEUU de políticas "hostiles".

En 10 de febrero del 2005, Corea del Norte anuncia que tiene armas nucleares.

En 26 de julio del 2005, comienza la cuarta ronda de conversaciones entre seis países. Concluye con un receso después de 13 días, sin acuerdo alguno.

El 13 de septiembre del 2005, Se reanudan las conversaciones.

El 15 de septiembre del 2005, EEUU menciona en una lista negra a un banco con sede en Macao, por su presunta participación en actividades ilícitas de Corea del Norte, como "lavado" de dinero y falsificación. El banco congela los activos norcoreanos.

El 19 de septiembre del 2005, Corea del Norte promete desmantelar sus programas nucleares a cambio de ofertas de ayuda energética. EEUU promete no invadir a Corea del Norte y respetar su soberanía, en un acuerdo que pone fin a las conversaciones.

El 9 al 11 de noviembre del 2005, quinta ronda de conversaciones entre seis países.

El 3 de enero del 2006, Corea del Norte advierte que no regresará a las conversaciones a menos que EEUU levante las restricciones financieras que le impuso por presuntas actividades ilegales, incluido "lavado" de dinero y falsificación.

El 7 de marzo, funcionarios norcoreanos y estadounidenses se reúnen en Nueva York para sostener conversaciones sobre las restricciones financieras.

El 5 de julio, Corea del Norte lanza siete misiles al Mar de Japón, incluido un modelo Taepodong-2 de largo alcance, lo que genera críticas internacionales y una resolución de condena por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

El 26 de septiembre, Corea del Norte rechaza sostener más conversaciones sobre su programa nuclear. Afirma que Washington quiere sojuzgar al mundo.

El 3 de octubre, Corea del Norte informa que realizará un ensayo nuclear, ante "la amenaza extrema de una guerra nuclear por parte de EEUU".

El 9 de octubre, Corea del Norte informa que ha realizado el primer ensayo de una explosión atómica en su historia.

La historia demuestra cómo Irak se desarmó, permitió el ingreso de la Comisión de Armas Nucleares de Naciones Unidas, y finalmente el régimen de Sadam Hussein cercado, embargado económicamente y financieramente fue acusado de tener armas destrucción masiva que nunca aparecieron, invadido y ocupado.

Irak esta inmerso en una verdadera guerra civil con más de cien mil soldados norteamericanos ocupando el país, adueñados de su petróleo, destruidos sus museos y antiguedades, llevados a la edad de piedra.

Mientras que hasta ahora Corea del Norte sigue en pie invencible e inclaudicable ante el imperialismo norteamericano.

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aP6L

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

©2017 by La Haine.

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal